19.6 C
Tijuana
lunes, mayo 6, 2024
Publicidad

Expropiación petrolera: despreciable farsa

“Estatizaciones se han hecho y siguen realizándose por una u otra razón, pero no han modificado ni jamás podrán modificar la naturaleza capitalista del sistema vigente; no podrán eliminar la explotación capitalista, el desempleo, la pobreza, la falta de libertades y de derechos democráticos”.

Enver Hoxha. Eurocomunismo es anticomunismo. (1980. P.151).


Publicidad


El pasado 18 de marzo, día de la “expropiación petrolera”, el sátrapa del partido Morena, López Obrador, fiel al repugnante ritual priista que año tras año recuerda la odiosa pantomima, expresó unas palabras que, en aquel entonces (1938), pronunció el reaccionario militarote Lázaro Cárdenas: “Quien entrega los recursos naturales a extranjeros es traidor de la patria”.

Ni ayer el generalote priista Lázaro Cárdenas, ni hoy el reaccionario parlanchín morenista López Obrador, se mordieron la lengua. Los reaccionarios vendepatrias en el poder no sólo han entregado el petróleo. Sátrapas priistas y panistas y otros del mismo pelambre han sido rastreros lacayos de los imperialistas. Principalmente norteamericanos.

Minas, mares, bosques. Toda nuestra patria ha sido entregada a los todopoderosos monopolios internacionales. Nuestro país es un entero enclave de la oligarquía financiera, es decir, de la banca internacional. Las palabras “soberanía” e “independencia” han sido utilizadas para ocultar la realidad. Para engañar al pueblo.


Publicidad

 


La susodicha “expropiación” no fue más que una riña de perros. De dos colosos petroleros (Inglaterra y Estados Unidos), donde el feroz guardián que antes cuidaba las propiedades de ambas potencias se convirtió en bravo chacal solamente de una de ellas. De Washington. Hasta la fecha.

La ruda arremetida del régimen cardenista contra la Corona inglesa (contra la petrolera Shell) fue tal que rompió relaciones diplomáticas con la Gran Bretaña. Mientras que con la Casa Blanca las mantuvo.

Lázaro Cárdenas no fue un gobernante popular ni de izquierda, mucho menos socialista, como muchos coolíes de la pluma lo pintan. Fue el referido militarote, un fiero mastín de los intereses de la Casa Blanca. Hasta su muerte. Además, no debemos de olvidar que fue el “socialista” Cárdenas el artífice de la maldita CTM y de la CNC. Verdaderas cárceles de obreros y de campesinos pobres. Prueba irrefutable de su servilismo a la clase patronal capitalista.

Tampoco al “expriista” y después “experredista” López Obrador se le puede catalogar de ser un gobernante de izquierda, socialista. Ha sido AMLO, toda su vida, un gran admirador de la “democracia” yankee, y, hoy, más que admirador, es un recio capataz de los monopolios extranjeros. Principalmente de los de Wall Street. ¿O es que acaso el echarle migajas (“apoyos”) a las masas paupérrimas trasforma a un reaccionario politicastro en socialista?

También el pasado 18 de marzo, el morenista manifestó: “Adolfo Ruiz Cortines (el feroz tirano, de horca y cuchillo, que reprimió al campesinado rebelde, a los profesores insurgente del Movimiento Revolucionario Magisterial (MRM) y encarceló a su dirigente Othón Salazar), Adolfo López Mateos (déspota que bañó en sangre a los obreros petroleros durante la huelga general de 1959 y que asesinó al líder campesino Rubén Jaramillo junto con su familia) e incluso Gustavo Díaz Ordaz (el chacal que perpetró la masacre de Tlatelolco) supieron aplicar la enseñanza del general Lázaro Cárdenas de utilizar el petróleo sólo en beneficio del pueblo México”. ¿Qué tal?

Entonces, ¿por qué después de casi un siglo de “expropiación” más de la mitad de los 135 millones de mexicanos “viven” en la más espantosa miseria? Se han tardado los malditos mussolinianos de la “Cuarta Transformación” en levantarle, a todos y cada uno de los sátrapas priistas mencionados arriba, un gran monumento. Al menos.

Lo mismo deberían hacer los “marxista-leninistas” del Frente Popular Revolucionario (FPR) y los del Partido Comunista de México (PCM). Ya que todos ellos también adoran al criminal gorila Lázaro Cárdenas. Asimismo, dichos “comunistas” veneran a Juárez, a Hidalgo, a Madero y a Villa.

Los verdaderos marxista-leninistas-stalinistas no glorificamos a los héroes de la burguesía. Nosotros tenemos nuestros propios héroes. Hombres de una sola pieza. Valerosos. Que sacrificaron su vida para liberar al proletariado del yugo capitalista.

La lucha contra los falsos comunistas es la condición sine que non para poder levantar en revolución a las masas proletarias. A esta clase de “comunistas” el gran Lenin los tildaba de “agentes de la burguesía en el seno del Movimiento”.

Que los revisionistas y socialdemócratas se unan. Que todos ellos le canten hosannas a Cárdenas, a Madero, a Juárez, y a todos los íconos sagrados de la burguesía explotadora. Todo eso confirma lo que siempre hemos señalados. Que tanto unos como los otros son títeres del mismo patrono. Ahí están los hechos. Incontrovertibles.

Atentamente,

Javier Antuna

Tijuana, B.C.

Correo: gloriaproletaria@gmail.com

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas