19.1 C
Tijuana
jueves, mayo 23, 2024
Publicidad

Complicidad en concentración de riquezas y poder

Es correcto apuntar la mirada al adeudo tributario de Ricardo Salinas Pliego de 67 mil millones de pesos después de un ajuste del SAT, quien ha de ser uno de los principales personajes a los que envanece violar la ley y priva a millones de mexicanos de sus derechos humanos y sociales (agua, educación y salud). Pero hay que ver a este individuo acaparador de recursos de la nación (sociedad) en un contexto global, histórico y creciente, en el que la evasión fiscal es producto de las contradicciones inherentes al capitalismo rapaz.

La acumulación de riqueza en manos de unos pocos a expensas de la mayoría trabajadora es un rasgo del capitalismo. La evasión fiscal mediante la cual los ricos evaden contribuir con su parte justa de impuestos socava servicios públicos y agudiza desigualdades, pobreza y violencia. La evasión fiscal no constituye sólo una serie de actos aislados de fraude, sino que revela las trampas estructurales del capitalismo: una arquitectura fiscal y “legal” diseñada desde los partidos, congresos para privilegio de la capa de ultra ricos.


Publicidad


Sarah Anderson, del Institute for Policy Studies, y Zachary Tashman y William Rice, de Americans for Tax Fairness, analizan las ganancias de ejecutivos más importantes del país, y demuestran “cómo la evasión fiscal de las empresas y los paquetes salariales de los ejecutivos se han desbordado hasta que un número significativo de grandes empresas estadounidenses están pagando a directivos más de lo que pagan en impuestos sobre la renta”.

Durante 2018-22, más de 35 corporaciones pagaron a sus altos mandos más de lo que saldaron en impuestos: Ford, Netflix y Tesla, verbigracia. La retribución total a su élite de ejecutivos alcanza nueve mil 500 millones de dólares; mientras sus impuestos federales combinados fueron de un negativo de mil 800 millones de dólares. Por ingeniería de despachos fiscales o contubernio “legal” no pagan impuestos, pero reciben reembolsos.

El reporte agrega que “18 empresas, a pesar de haber tenido ganancias netas durante esos cinco años, pagaron cero dólares en Impuestos Sobre la Renta, pero recibieron devoluciones, para poder prodigar a sus ejecutivos con un acumulado de 5.3 mil mdd. El total de 64 empresas estudiadas registraron ganancias antes de impuestos de 657 mil mdd, entre 2018 y 2022, pero pagaron impuestos por 2.8 por ciento (cuando la tasa legal es 21 por ciento), mientras pagaron a sus ejecutivos más de 15 mil mdd”.


Publicidad

 


La evasión fiscal de las empresas despoja de miles de millones de dólares en ingresos empresariales “que podrían usarse para mejorar los servicios públicos”. Si las empresas, propiedad de los ricos, pagaran lo justo, los servicios de salud y educación serían accesibles, se reduciría el desempleo y pobreza, disminuiría la criminalidad, aumentarían salarios, contratarían especialistas médicos, profesores, construirían viviendas, etc. “La evasión y elusión fiscal, contribuye a enormes diferencias de renta y riqueza”, que descomponen la economía, la sociedad y distorsionan democracias, engendrando delincuencia y dictaduras genocidas.

“Estos recursos robados a la nación se fugan del país o se dilapidan en bienes y servicios suntuarios”, en vez de aplicarse a programas sociales que han liberado a millones de la pobreza. Los lujosos paquetes de remuneración empresarial y el criminal pago de impuestos para retribuir a las sociedades están vinculados. “Hasta que se rompa este ciclo de complicidades, tendremos una estructura fiscal y de gobierno corporativo excluyente que funciona solamente para altos ejecutivos”. Por este motivo discriminatorio y clasista, financian los empresarios tiburones a partidos como PRIANRD.

Si el Congreso de EU aumentara la tasa de impuesto a la renta a 28 por ciento, generaría 1.3 billones de dólares en nuevos ingresos en la próxima década. En Latinoamérica sería un gran paso para la justicia social y las democracias.

La evasión fiscal atropella derechos humanos y sociales fundamentales. Combatir la evasión fiscal es tema económico, pero también enfocarse en justicia social y erradicar la impunidad y saqueo que pueblos como México y EU que sufren por siglos. Ha contribuido a que, desde el Covid-19, el número de ricos en Estados Unidos con fortunas superiores a mil millones de dólares haya pasado de 614, con caudales promedio dos mil 947 billones, a 737 con patrimonios de cinco mil 529 trillones; un aumento del 87.6 por ciento en cuatro años.

Han sido unos cuantos años infernales para la gente de a pie, pero no para la casta empresarial del uno por ciento. Para frenar guerras y combatir el cambio climático, los Estados deben acabar con el acaparamiento de la riqueza mundial tributando proporcionalmente a su riqueza. (Con información de La Jornada: “Criminal acaparamiento de riquezas”, Manuel Pérez Rocha L.)

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Previous article
Next article

Autor(a)

Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ortiz Ramírez Héctor Ortiz Ramírez Hector O 37 cygnus9304@hotmail.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas