13.3 C
Tijuana
miércoles, abril 10, 2024
Publicidad

La clave está en la participación ciudadana

Una vez que han iniciado formalmente las campañas electorales en México, es importante recordar que so se puede subestimar la relevancia de ejercer el derecho al voto en una democracia. El desenlace del proceso electoral de este año depende, en muy buena medida, del grado de asistencia a las urnas el primer domingo de junio.

Votar es un derecho fundamental y una piedra angular de la gobernabilidad democrática. Empodera a los ciudadanos para influir en las políticas y decisiones gubernamentales y en la selección de líderes que representen sus intereses.


Publicidad


Entre las razones por las que ejercer el derecho al voto es crucial en una democracia se encuentran las siguientes que nadie debería olvidar:

1. Voz en la gobernanza: el derecho de voto, cuando es ejercido por la ciudadanía, permite que todos opinemos sobre cómo se nos gobierna. Al elegir representantes que se alineen con sus puntos de vista y valores, los votantes pueden influir en la dirección de su gobierno y sus políticas.

2. Legitimidad del gobierno: el acto de votar otorga legitimidad al proceso democrático y al gobierno que surge de él. La alta participación electoral a menudo se considera un testimonio de la fortaleza y la salud de una democracia, lo que indica que el gobierno tiene el mandato del pueblo.


Publicidad

 


3. Rendición de cuentas: las elecciones periódicas proporcionan un mecanismo para responsabilizar a los funcionarios electos por sus acciones y decisiones. Los votantes tienen la oportunidad de recompensar a los partidos por su buen gobierno o cambiar de rumbo partidista si es que no cumplieron con sus expectativas.

4. Protección de derechos: el voto es un medio a través del cual los ciudadanos pueden proteger sus libertades y derechos. Al participar en las elecciones, pueden apoyar candidatos y políticas que salvaguarden sus intereses y oponerse a aquellas que podrían amenazar sus libertades.

5. Promoción de la participación cívica: la votación anima a los ciudadanos a participar con su comunidad y el proceso político. Este compromiso fomenta una ciudadanía más informada y activa, capaz de contribuir a los procesos de deliberación y toma de decisiones en la sociedad.

6. Influencia en las políticas futuras: los resultados electorales afectan directamente la formulación e implementación de políticas que impactan todos los aspectos de la vida, desde la atención médica y la educación hasta las políticas económicas y la protección ambiental. La votación es una oportunidad para moldear el panorama político de acuerdo con las preferencias colectivas del electorado. La experiencia reciente de nuestro país demuestra el impacto que nuestras decisiones electorales tiene sobre nuestra calidad de vida.

7. Inclusión social: la votación promueve la inclusión al garantizar que todos los segmentos de la sociedad, independientemente de su estatus socioeconómico, origen étnico o creencias, tengan las mismas oportunidades de expresar sus opiniones a través de las urnas. Esta inclusión fortalece la cohesión social y garantiza una representación diversa. El voto universal y directo es una de las grandes conquistas civilizatorias en la historia de la humanidad.

8. Prevención de la autocracia: las elecciones periódicas, libres y justas son una defensa contra el ascenso del autoritarismo. Al participar en las elecciones, los ciudadanos pueden evitar la concentración del poder en manos de unos pocos y garantizar que su gobierno siga siendo del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. En los tiempos actuales, el evitar sesgos autoritarios es más importante que nunca. Ojalá los tiempos del “carro completo” hayan quedado atrás en la historia de México.

En suma, el ejercicio del derecho a votar es esencial para el mantenimiento de los principios democráticos, incluida la libertad, la igualdad y la búsqueda del bien común. Es tanto un deber cívico como un derecho humano según lo establece la Constitución mexicana, crucial para la preservación y mejora de las sociedades democráticas.

El doctor Miguel Carbonell, licenciado en derecho por la UNAM, es Director del Centro de Estudios Jurídicos Carbonell AC, institución de vanguardia que se dedica a formar abogados de excelencia en México y el extranjero.

Autor(a)

Miguel Carbonell
Miguel Carbonell
El doctor Miguel Carbonell, licenciado en derecho por la UNAM, es Director del Centro de Estudios Jurídicos Carbonell AC, institución de vanguardia que se dedica a formar abogados de excelencia en México y el extranjero.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas