14.3 C
Tijuana
jueves, febrero 15, 2024
Publicidad

Arbitraje y Poder Judicial

En los albores de la sociedad, el primer esquema de administraci贸n de justicia, descansaba en las decisiones de las personas de mayor edad, a quienes se consideraba los m谩s sabios y justos.

Con la evoluci贸n de la humanidad, se fueron sentando las bases de un sistema judicial, con el esp铆ritu de darle a cada quien lo que le corresponda.


Publicidad


La sociedad transit贸 desde la ley del tali贸n y la del m谩s fuerte, a una estructura justiciera suficientemente madura como para conocer formalmente y resolver las diferencias surgidas entre los ciudadanos.

La formalizaci贸n de los procedimientos y la esperanza de obtener resoluciones favorables, llev贸 a una excesiva carga de casos en que se reclama justicia, saturando el aparato judicial y retardando las sentencias definitivas.

Por una parte, el poder judicial se vio rebasado en hacer realidad en todos los casos una justicia 鈥減ronta y expedita鈥, surgiendo la contundente frase 鈥渏usticia que no es pronta, no es justicia鈥, por lo que por otro lado, los 鈥渏usticiables鈥 reclaman con leg铆timo derecho el retardo existente en la administraci贸n de justicia.


Publicidad


Por todo lo anterior, a pesar de que a lo largo de la historia ha habido reticencia por parte del Poder Judicial hacia medios alternativos para dirimir controversias, deseando preservar el monopolio de la administraci贸n de justicia, la realidad hizo necesaria la aparici贸n de otras opciones legales para que se buscara una resoluci贸n pronta y justa.

Es as铆 que la mediaci贸n y el arbitraje han ido ganando terreno, robusteciendo su presencia.

Sin embargo, aunque exista una justificada motivaci贸n para la creciente popularidad en 茅pocas recientes de los medios alternativos de soluci贸n de conflictos, es insuficiente el marco jur铆dico que los regula, as铆 como los medios a su alcance para que se eviten irregularidades que obstaculicen el debido proceso; a la vez que se requiere la fuerza del Poder Judicial para que se cumplan cabalmente las resoluciones no judiciales.

Por ello, en particular respecto del arbitraje en materia comercial, si bien hay un gran avance en el desarrollo de sus procedimientos y el efecto vinculatorio de sus laudos, sigue siendo menester un complemento, basado en la legislaci贸n y el Poder Judicial.

Es as铆 que, para que se cumpla con el debido proceso, as铆 como con la ejecuci贸n de los laudos arbitrales, se debe atender al reglamento de la C谩mara de Comercio Internacional (CCI) y la convenci贸n de Nueva York, de 1958, pero adem谩s, llega a requerirse la participaci贸n del Poder Judicial, materializando, en el caso de M茅xico, el C贸digo de Comercio, espec铆ficamente su t铆tulo cuarto, enfocado en el arbitraje comercial, a partir del art铆culo 1415, con 茅nfasis en el art铆culo 1422, destac谩ndose el respeto a la materia, contundentemente establecido en el art铆culo 1421.

Todo es cuesti贸n de definir la relaci贸n entre arbitraje y Poder Judicial.

Alberto Sandoval ha sido educador de adultos, profesor de bachillerato, catedr谩tico universitario, servidor p煤blico, consultor, conferencista, deportista y activista ciudadano.

Correo: AlbertoSandoval@AlianzaCivil.Org Internet: www.AlianzaCivil.Org Facebook: Alberto Sandoval. Twitter: @AlSandoval

Autor(a)

Alberto Sandoval
Alberto Sandoval
Alberto Sandoval Alberto Sandoval Alberto Sandoval 3 albertosandoval@boltmedia.com.mx
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas