18.3 C
Tijuana
viernes, julio 12, 2024
Publicidad

Ni necesidad tenía

Todo lo que significa pérdida para el ser humano, es muy doloroso. Trátese de propiedad, salud o la misma vida. Dependiendo la edad y lo que se le ha arrebatado, es el tamaño del dolor. Platicando con un pequeño vendedor de chicles, que en una banca del Parque México, se le veía devastado por la pena, preguntamos la causa. “Unos vagos me acaban de arrebatar mi celular”.

Cuando escuchamos su historia de trabajo, esfuerzo y sacrificio, sólo acertamos a decir: “tengo tres que ya no uso, si me esperas 15 minutos, voy casa… y escoges el que quieras”. Así le hicimos. Le gustó el Alcatel One Touch y caminando fuimos a uno de los muchos que atienden esos aparatos. Se limpió, se quitó la memoria, otro día acudiría a Telcel para darlo de baja. Imposible olvidar la sorpresa y alegría de Paquito.

Esa oportunidad de conocer la gran tragedia de un niño pobre, trabajador que ayuda a su mamá para salir adelante, nos hizo desear conocer al infeliz rata que se ensañó con una criatura para robarle; seguramente ni necesidad tenía. Todo eso sucede porque estamos viviendo una época que ya casi nadie voltea a su alrededor para ver a quienes tenemos cerca y ayudar si vemos la necesidad.

El delincuente público y los mismos funcionarios se pasan la ley por el arco del triunfo. El primero arrebata al débil o lo que está mal puesto, porque quiere o piensa que lo necesita. El segundo porque teniendo “la autoridad de los votos”, hace y usa los bienes que debería proteger y no se ha ganado con el sudor de su frente. Las malas conductas, los abusos del poder y el creer que eso les durará para siempre, los convierten en delincuentes con patente de corso.

Y en esto de arrebatar vida y propiedades, miles de padres y madres de familia sufren ante la ausencia forzada de sus familiares. Por toda la república hay grupos con la pena y el dolor a cuestas; abandonan todo para iniciar la búsqueda de sus seres queridos. Y la pregunta: ¿Qué placer encuentran esos delincuentes? Arrebatar una vida totalmente desconocida, ¿les hace feliz? De ser así, demuestran su enfermedad mental. Y las autoridades deberían esforzarse más para encontrar a los culpables y castigarlos con todo rigor.

Nota 1.  Ojalá que Hugo López-Gatell, cuando concluya su trabajo, sea llamado a cuentas por todo el daño que ha hecho a los mexicanos.

Nota 2. El sector empresarial informa que tienen unas miles de vacantes en sus empresas, especialmente para ayudar a los migrantes.

Nota 3. Haga patria y borre la publicidad adelantada de los políticos.

Luz Elena Picos es directora de Red Social de Tijuana.

Correo electrónico: redsocialtijuana@hotmail.com www.lagacetaredsocial.com

Autor(a)

Luz Elena Picos
Luz Elena Picos
Luz Elena Picos Luz Elena Picos Luz Elena 16 luz@boltmedia.com.mx
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas