16.1 C
Tijuana
lunes, noviembre 28, 2022
Publicidadspot_img

Maestros se organizan contra Federación

Después del paro laboral ocurrido en la preparatoria Lázaro Cárdenas, maestros de otros sistemas de educación media superior, como Conalep y Cecyte, han alzado la voz en contra de lo que consideran atropellos a sus derechos por parte de la Federación. Y a ellos se les unen los docentes de la sección 37 del SNTE, que aunque es estatal, también exigen el pago de sus prestaciones y auditoría al Issstecali.

Las protestas se dieron apenas en este ciclo escolar, sin embargo, desde mayo de 2022 comenzó lo preocupante para los maestros de la sección 2 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), cuando recibieron un oficio por parte de la Secretaría de Educación, en el que se les informaba que no habría más contrataciones de docentes; tampoco se entregarían más plazas, y además, debían cubrir la horas clase donde faltaban maestros con el tiempo destinado a la formación académica. Todo eso sin goce de sueldo adicional.


Publicidad


El 16 de mayo del presente año, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República, con motivo del Día del Maestro, anunció la implementación de la “Nueva Escuela Mexicana”,  la cual implica una serie de cambios en todos los niveles educativos.

En lo que concierne a educación Media Superior, se va a basar en cuatro ejes principales: Lengua y Comunicación, Pensamiento Matemático, Conciencia Histórica y Cultura Digital, priorizando la formación socioemocional, de acuerdo con el Marco Curricular de la Educación Media Superior (MCCEMS).

Sin embargo, todo esto se pretende aplicar sin la contratación de más maestros, por lo que los que ya están laborando deberán cubrir esas horas clase, sin importar que la asignatura que den no esté relacionada con su especialización, y en el tiempo que tienen destinado para otras actividades académicas o incluso utilizando sus horas de comida; todo ello sin un pago extra.

Ricardo Color Romero

Alfredo Quintero, delegado de la sección 2 del SNTE en Baja California, dio a conocer que desde que se les informó sobre esos lineamientos intentaron un diálogo con la Federación, sin éxito, razón por la que el 10 de octubre realizaron paro de labores en la preparatoria federal Lázaro Cárdenas en Tijuana.

El dirigente sindical señaló que en aras de la “austeridad franciscana” que pregona el Ejecutivo federal, se han hecho cambios y retenido pagos a docentes que sacaron calificación sobresaliente en el concurso K1, el pago de estímulo de antigüedad, así como los finiquitos y jubilaciones.

“No merecemos, los maestros de México, que se nos exhiba de la manera en que quieren; quieren que se den clases de arte, de inglés, de matemáticas, cuando ellos -docentes- tienen asignados sus cargos y adicionalmente les están dando materias con un número de horas y grupos, ante la disposición de austeridad franciscana”, afirmó.

Y es que mientras López Obrador anunciaba el incremento del 1, 2 y 3 por ciento a los sueldos del Magisterio, por otro lado, aplicaba la retención de salarios, se frenó la convocatoria de promoción vertical y horizontal a maestros, así como de promoción a administrativos; además se limitó la entrega de plazas, basificaciones y compactaciones a los docentes sobresalientes.

El paro laboral duró una semana, en la que lograron que la Dirección General de Bachilleres asignara recurso para la contratación de 37 docentes que cubrirían las horas clase extra, que era el principal reclamo de los sindicalizados, pero solo fue un “curita” en la herida.

Esto debido a que solo se resolvió uno de los puntos que más apremiaban y que los docentes consideraban “explotación laboral”, que era el trabajo extra y no remunerado, y solo por lo que resta del semestre; es decir, que el contrato de estos 37 maestros interinos se termina el 31 de diciembre.

Hasta el cierre de edición, Alfredo Quintero, dirigente de la sección 2 del SNTE continúa en la Ciudad de México en reuniones con líderes del sindicato, así como con autoridades educativas, para darle seguimiento a las demandas de los maestros afectados.

Lucha en común

Tras el paro de “La Lázaro”, los maestros de Conalep y Cecyte hicieron lo propio; aunque sus exigencias fueron un tanto diferentes a los de la sección 2 del SNTE, tenían algo en común, el aumento de salarios.

En entrevista exclusiva con este Semanario, Ricardo Color Romero, representante sindical del sindicato Justo Sierra en Baja California para Conalep, señaló que su problema inició desde 2018, cuando les prometieron un incremento al presupuesto de la institución y nunca se lo cumplieron.

“El movimiento es a nivel nacional de todos los subsistemas de educación media superior, Cecyte, Cobach, telebachillerato y Conalep… estábamos solicitando que el Congreso de la Unión o la Secretaría de Educación Pública, o fuera quien fuera, hiciera una transferencia de recursos para Conalep”, dijo.

Este recurso es para homologar los salarios de los docentes a nivel nacional, agregó, con el resto de los maestros de la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial (DGETI), ya que el Conalep es el que tiene los sueldos más bajos en todo el subsistema de educación Media Superior.

Fue hasta hace ocho meses cuando comenzaron a ser atendidos por el Congreso de la Unión, el Subsistema de Educación Media Superior y autoridades nacionales de Conalep, en el que se contempló el aumento salarial, pero nada se concretó.

El 25 de octubre, los docentes tanto de Conalep como de Cecyte, hicieron paro laboral y una marcha en la Cámara de Diputados en la Ciudad de México, en la que pidieron audiencia, exigiendo un aumento al presupuesto.

“El día de ayer [7 de noviembre] se llevó a cabo en la Cámara de Diputados y hoy se nos avisó que se aprobó el presupuesto para el 2023; entonces a partir del siguiente año vamos a poder contar con una homologación salarial los docentes del Conalep a nivel nacional”, aseveró.

El Conalep tiene cuatro categorías para el pago de maestros; el nivel más bajo percibe alrededor de tres mil 800 pesos a la catorcena, por 20 horas de trabajo a la semana, precisó, en comparación con los sueldos de Cecyte, donde el ingreso es 30 por ciento más, aproximadamente.

Por otro lado, Aidee Mijangos, delegada en Baja California de la Confederación Nacional de Sindicatos de Cecytes, comentó que ellos hicieron paro de labores intermitente, de acuerdo con las indicaciones de los dirigentes nacionales; es decir, unos días hacían paro, y trabajaban otros tantos.

Sin embargo, tanto Conalep como Cecyte comparten quejas, ya que los docentes de Cecyte también exigían que se realizaran las mesas de trabajo para darle continuidad a los procesos de homologación de la promoción docente, además de pedir ser incluidos en el incremento salarial.

El 19 de octubre iniciaron el paro; de ahí en adelante, han sido intermitentes, pero al igual que los del sistema Conalep, el 7 de noviembre se les resolvió lo del aumento salarial.

Su recurso de homologación ya estaba en trámite, por lo que hacía falta gestionar 440 millones de pesos, mismos que ya fueron concedidos, contra los mil 800 millones que solicitó el Conalep.

“En total se aprobaron tres mil 100 millones [de pesos] que serán repartidos para Cecyte, Conalep, Cobach y telebachilleratos”, dijo Color Romero.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

- Publicidad -spot_img
Ángela Torres Lozano
Soy licenciada en Comunicación por UABC, periodista desde 2008, reportera en ZETA de temas generales y especializada en periodismo de ciencia y salud, también soy miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas