Al rescate del superhéroe mexicano

Fotos: Cortesía/Encarna Guillermo Quintanilla a "El Halcón"
Espectáculoz lunes, 18 julio, 2022 12:00 PM

Dignificando la cultura de la lucha libre mexicana y la época dorada de íconos como Blue Demon y El Santo, filman en Baja California “El Halcón”, historia asentada en el relato de vida de un enmascarado en inactivo, ópera prima de Eduardo Valenzuela, quien muestra la vulnerabilidad, decadencia y lucha constante de un héroe y padre a la vez, encarnado por Guillermo Quintanilla

Apegado al rito cultural de la lucha libre nacional, e inspirado en el arte cinematográfico de Robert Rodríguez (“Del Crepúsculo al Amanecer”) y Quentin Tarantino (“Pulp Fiction”), el cineasta mexicano Eduardo Valenzuela creó un nuevo superhéroe alejado de los estereotipos hollywoodenses, centrado en mostrar la vulnerabilidad, decrepitud, y a su vez, la sencillez, honradez y tenacidad de “El Halcón”, personaje central de su ópera prima retratada entre Ensenada, Rosarito y Tijuana.

Protagonizada por el consagrado histrión Guillermo Quintanilla (Ramón/“El Halcón”) y el actor en constante crecimiento Ianis Guerrero (Pancho), acompañados por Ana Jimena Villanueva (Consuelo Reyes), Manuel Paulin (Comandante Acosta), Said Sandoval (Freddy Fender), Héctor Soberón (El Capitán) y Miguel Pizarro (Salvador Belafonte), el filme salta al rescate del superhéroe mexicano.

Salvador Belafonte

“Es una película-homenaje a todo el cine mexicano de antaño, los gringos lo clasifican como B Movies. Decidimos hacer una historia irreverente, que tenga que ver con lucha libre, muy mexa. ‘El Halcón’ era un ex luchador que se volvió taquero, junto a su hijo Pancho, al cual terminan secuestrando, y a partir de ahí se vuelve a poner la máscara para repartir chingazos por toda Tijuana”, subrayó a ZETA Valenzuela, titular del cortometraje “El tiempo pasa” (2016).

El también guionista y productor indicó que su película es el retrato de Ramón, un hombre viudo de 60 años, borracho, alburero y dueño de la taquería El Cuadrilátero, al cual tras una riña con la pandilla de motociclistas “Los Maniacos”, le es secuestrado su hijo, por lo que abre la puerta del retiro como luchador y vuelve a ponerse la máscara de “El Halcón”.

Filman en Ensenada, Rosarito y Tijuana

Envalentado, se lanza junto a la policía Consuelo Reyes y su mejor amigo “El Sinaloense” para recuperar a su primogénito, y así continuar su legado.

“Lo que quiero con esta película es crear al nuevo héroe mexicano, nosotros no tenemos a ‘Los Vengadores’, ‘Spider-Man’ o ‘Superman’, lo más apegado son los héroes enmascarados, y ese fue un punto inicial para escribir el guion. Me basé en este personaje que no fue muy reconocido, pero tuvo grandes habilidades, luchó contra los mejores y fue campeón mundial. El Santo, Blue Demon, fueron nuestros héroes durante los 70, y lamentablemente muchos de la nueva generación no los conocen, sus películas eran a blanco y negro, y a los jóvenes les da flojera ver sus películas.

“Con El Halcón’ quiero representar al nuevo superhéroe de la vida real, gente luchona, y los mexicanos somos eso: no nos rendimos pese a las circunstancias, y de eso va la película, retrata a la sociedad actual de una manera muy humana, desde una óptica sincera y auténtica”, subrayó el cineasta.

Nostalgia por la lucha libre mexicana

Sobre su participación en la filmación, la lucha libre y su personaje, Guillermo Quintanilla ahondó: “Soy este luchador que regresa del retiro para hacer justicia treinta años después, una cinta donde se hace un homenaje a las clásicas películas de enmascarados, y en ese sentido, volvemos al heroísmo de antaño, con un personaje que le ha tocado vivir cosas dolorosas en su vida, ya en decadencia, lento, pero siempre con un gran espíritu”.

Ramón “nació en una familia muy pobre, y básicamente se crió en la calle, donde aprendió a usar las manos para trabajar duro y pelear por causas justas, y que por causas injustas del destino abandona la lucha libre, poniendo un puesto de tacos para sobrevivir. Es una oportunidad para volver a creer que puede existir un héroe anónimo, porque lamentablemente estamos escasos de héroes, y los que teníamos ya no existen: un Santo, un Chapulín Colorado; necesitamos creer en otras personalidades mexicanas”, añadió el también productor de 63 años, quien asuma el rol de padre de Pancho, personaje interpretado por Ianis Guerrero.

“Lo interesante de esta propuesta es que está hecha con muchísima libertad, con una estructura sólida y servicio a la historia, que te muestra a seres humanos tales como los veríamos afuera, con los mismos problemas sociales que gente como tú y yo podríamos tener”, precisó Guerrero.

Sobre las bondades de Baja California para llevar a cabo la filmación de película, “siempre se me ha hecho una ciudad con mucha energía, vibra, muy similar a Ciudad de México, con muchas culturas y migrantes entremezclándose. Estratégicamente también aportó para que la cinta tuviera varios escenarios, la playa, el barrio, así como gente capaz que ha trabajado para producciones de Hollywood. Hay experiencia y es un lugar estratégico. Toda película está enteramente filmada en Baja California, indicó Eduardo Valenzuela, a lo que Ianis sumó:

Retrata a la sociedad de una manera muy humana

“El personaje protagonista de la historia es Tijuana, con locaciones en calles, bares, antros, casas, playas, que a la película le da un sabor y color único, junto con la música. La cultura mexicoamericana también es muy importante, y realmente eso ayudó mucho”.

Marcada por Valenzuela como una narrativa de redención con la cual muchos mexicanos pueden identificarse, “El Halcón” es acertada en el ambiente de un México controlado por pandilleros.

“Siento que dentro de la película tocamos puntos sociales, problemas como el secuestro, violencia y narcotráfico, sin ser tan enfáticos. Es parte de nuestra cultura, pero realmente en la trama no le damos mucha importante como lo veríamos en las películas de narcotráfico, simplemente son temas que se sabe, existen tanto aquí como en la vida real”, expuso el cineasta sonorense, quien después de varios años en la producción, asume su primera película de larga duración.

“Vengo de una clase media, creo mucho en la ética del trabajo, en proponer las cosas, y amigos que estudiaron cine siguen con la esperanza que llegue alguien de Hollywood y les dé millones de dólares para su ópera prima. Decidí hacerla con bajo presupuesto, pero sabiendo lo que quiero transmitir. Está balanceada, es lo suficientemente artística con la fotografía y actuaciones para ganar en cualquier festival de cine, y es lo suficientemente comercial para que a todo México le encante”, acotó Valenzuela sobre “El Halcón”, a estrenarse en 2023.

Comentarios

Tipo de Cambio