Tsunami

Cartaz domingo, 27 marzo, 2022 11:09 PM

“La costa que vemos hoy es solo una instantánea en el tiempo”.

-Robert Young

 

Recuerdo a mi padre contarme sobre la otra playa, aquélla que seguía con más casas, locales, cabina de salvavidas y hasta otra calle para transitar en carro… y luego más playa. Cuántos mares a lo largo de la historia no nos han mostrado los vestigios de otras civilizaciones y conocimientos inauditos, como que el desierto del Sahara antes fuera agua, o historias míticas, como la desaparición de Atlantis bajo el océano.

Sin embargo, no necesitamos de historia antigua ni mitología para saber que frente a la puerta de México y Latinoamérica hace poco tuvimos más playa; que probablemente nuestros padres, abuelos y generaciones anteriores se pasearon por arena hoy invisible, antes incluso de que se construyera el famoso muro fronterizo.

Falta rato para que llegue el 18 de septiembre, fecha en que el Instituto Nacional de Estadística (INE) celebra el día mundial de las playas, para “resaltar la importancia de cuidar y mantener limpios estos espacios para su disfrute”. No obstante, no tiene que llegar tal conmemoración para recordar que pronósticos recientes han revelado que para finales de este siglo la mitad de las playas del mundo podrían desaparecer, así como en la actualidad nos seguimos enterando de tantas islas tropicales y costas que están dando sus últimos respiros. La naturaleza no perdona… ni se espera al calendario gregoriano.

Quizás a las costas bajacalifornianas no nos llegue un maremoto (como los que en distintos años hemos temido) y lo más intenso que continuemos viviendo sean oleadas de turistas o -tristemente- fugas del drenaje, pero es melancólico darse cuenta que incluso sin grandes desastres naturales inmediatos, otro día, en un futuro demasiado próximo, seamos la siguiente generación en explicar que no hace tanto tuvimos también playa.

 

Atentamente,

Andrea López González.

Tijuana, B.C.

Comentarios

Tipo de Cambio