Gobierno de AMLO, menos extradiciones; van 161

Juan Francisco Sillas Rocha, "El Sillas", "El Ruedas" / Fernando Sánchez Arellano "El Ingeniero", "El Alineador" / Eduardo Teodoro García Simental "El Teo"
Edición Impresa lunes, 7 marzo, 2022 12:00 PM

México ha extraditado a Estados Unidos a mil 142 presuntos delincuentes en 15 años. En el sexenio de Andrés López Obrador han sido entregados 161. El año próximo pasado fue el que menos extradiciones tuvo en los últimos años. Felipe Calderón entregó a 587 sujetos reclamados por el país vecino y Peña Nieto a 394. Objetivos prioritarios no han sido detenidos: Caro Quintero, “El Mayo” Zambada, “El Mencho” Oseguera, Fausto Meza “El Chapo Isidro” y “Los Chapitos”. Decenas de sujetos aguardan en cárceles mexicanas su extradición a la Unión Americana

Durante los primeros tres años completos de la administración de Andrés Manuel López Obrador, autoridades mexicanas extraditaron al menos a 161 delincuentes que eran reclamados por la justicia de Estados Unidos; sin embargo, 2021 fue el que menos entregas tuvo en los últimos 15 años, con 43 personas consideradas como fugitivas por el gobierno norteamericano.

Las últimas dos personas en ser extraditadas hacia la Unión Americana a inicios del presente año fueron Jorge Carlos Ruiz, presunto operador del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) bajo cargos de narcotráfico y lavado de dinero, pues la Corte Federal para el Distrito del Este de Texas lo señala de administrar y supervisar las actividades del grupo criminal; y María Crisol Zúñiga Alvarado, requerida por la Corte Federal para el Distrito Oeste de Texas para ser juzgada por asociación delictuosa, tráfico de armas y contrabando.

De acuerdo con un informe del Congreso estadounidense, durante el actual sexenio se ha extraditado a 58 criminales, entre narcotraficantes, homicidas y abusadores sexuales, en 2019. Para 2020 la cantidad de sujetos entregados por la Fiscalía General de la República (FGR), tras la respectiva aprobación de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), fue de 60. Pero en 2021, la cifra de reclamados puestos del otro lado de la frontera norte de México fue de 43 individuos.

Marco Antonio García Simental “El Cris”, CAF / José Manuel García Simental, “El Chiquilin” / Rodolfo López Ibarra “El Nito” /Ismael Quintero Arellanes, “El Fierro”, sobrino del capo Rafael Caro Quintero / Rubén Velázquez Aceves, “El Ingeniero” / Juan Manuel Abouzaid El Bayeh “El Árabe”

El año próximo pasado destacó por esa baja en la cooperación de las autoridades mexicanas, puesto que, en 2013, al principio de la administración de Enrique Peña Nieto, se habían dado 54 extradiciones, y era considerado el año más “flojo” en la relación bilateral entre México y Estados Unidos con relación al tema. En total, durante el sexenio de Felipe Calderón fueron extraditados 587 presuntos criminales, mientras que con Peña Nieto se contabilizaron 394 durante su mandato.

El 8 de octubre se firmó un nuevo acuerdo entre ambos países que sustituye a la Iniciativa Mérida, bajo el nombre de Entendimiento Bicentenario sobre Seguridad, Salud Pública y Comunidades Seguras entre México y los Estados Unidos, con la intención de fortalecer la cooperación para investigar y llevar ante la justicia a redes financieras de corrupción y delincuenciales, además de incrementar la cooperación en materia de extradición.

A la fecha, existen decenas de solicitudes de extradición del gobierno estadounidense para juzgar en su territorio a delincuentes mexicanos y de otros países que se esconden en el país, algunos de los cuales ya se encuentran privados de la libertad en diversas cárceles del territorio azteca, mientras que otros aún son considerados prófugos y son parte de los objetivos prioritarios de la nación vecina.

 

LOS PRÓXIMOS

De los presuntos criminales que aguardan su extradición en prisiones de máxima seguridad o reclusorios de la Ciudad de México, y luchan para evitar que se consume la entrega material, por lo menos tres de ellos perdieron algunas de las batallas jurídicas en días recientes, aunque algunos aún cuentan con la posibilidad de que se revoquen sus fallos. Se trata de Rodolfo López Ibarra “El Nito Amavizca”, Alberto David Rubio Zamora “El Mudo”, e Ismael Quintero Arellanes “El Mayel”, sobrino del narcotraficante Rafael Caro Quintero.

En el caso del “Nito”, reclamado por la Corte Federal de Distrito para el Distrito de Columbia bajo los cargos de asociación delictuosa para la distribución e importación de cocaína a EU, un Tribunal Colegiado en Materia Penal confirmó en la revisión de un juicio de garantías la negativa de ampararle en contra de la declaratoria de procedencia de extradición. Testigos le señalan como el encargado de la transportación de cocaína procedente de Colombia hacia México y la Unión Americana para la organización de los hermanos Beltrán Leyva.

Por su parte, Quintero Arellanes, cuya extradición fue autorizada por la cancillería mexicana el 12 de abril de 2021, también recibió un revés judicial por parte de un Juez de Distrito Especializado en la Capital del país. Al “Mayel”, preso en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte CDMX, le procura la Fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito de Nueva York para ser procesado por conspirar para fabricar y distribuir heroína, cocaína, metanfetamina y marihuana, además de posesión ilegal de armas como parte de la organización de tráfico de drogas de su tío Rafael Caro Quintero.

Por su parte, Alberto David Rubio Zamora “El Mudo”, internado en el Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito en Mazatlán, como presunto miembro del Cártel de Sinaloa, es solicitado en extradición para ser juzgado por la Corte Federal para el Distrito Sur de California, bajo cargos de asociación delictuosa para importar y distribuir más de 500 gramos de metanfetamina y asociación delictuosa para cometer el delito de para cometer lavado de dinero. Un juez federal adscrito al Reclusorio Norte le negó el amparo en contra de la extradición concedida por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) el 16 de abril de 2020.

En similares circunstancias se encuentran encarcelados los militantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Rubén Velázquez Aceves “El Ingeniero” y  Juan Manuel Abouzaid El Bayeh “El Árabe”; los señalados como integrantes del Cártel Arellano Félix (CAF), Fernando Sánchez Arellano “El Alineador”, Juan Francisco Sillas Rocha “El Ruedas”, Teodoro García Simental “El Teo” y sus hermanos Marco Antonio “El Cris” y José Manuel “El Chiquilín”, todos en establecimientos de máxima seguridad en diferentes estados.

También en Centros Federales de Readaptación Social (Cefereso), son extraditables los miembros de la organización criminal de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales “Z-40”, Omar Treviño Morales “Z-42”, Alfredo Rangel Buendía “El Chicles”, Carlos Cerda González “El Puma” y Jaime González Durán “El Hummer”. Sus contras, del Cártel del Golfo: Mario Cárdenas Guillén “El Gordo”, Eleazar Medina Rojas “Chelelo” y Enrique Arballo Talamantes “El junior”, son esperados por fiscales y jueces estadounidenses.

De los cárteles de Juárez y Sinaloa, en algún tiempo aliados en el tráfico de drogas, enfrentan procedimientos de extradición: Vicente Carrillo Fuentes “Viceroy”, Carlos Arturo Quintana Quintana “El 80”, Eduardo Ravelo Rodríguez “El Tablas” Luis Gerardo Méndez Estevane “El Tío”, Valentín Sáenz de la Cruz, Adán Salazar Zamorano “Don Adán”, su hijo Jesús Alfredo Salazar Ramírez “El Muñeco” y Octavio Leal Hernández “El Chapito”. Ernesto Rafael Fonseca Carrillo “Don Neto”, que en apariencia ya no es buscado por EU, continúa entre los perfiles de “Los Más Buscados” de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

 

LOS FUGITIVOS

Sin duda los personajes que mayor interés despiertan al gobierno de Estados Unidos, son los presuntos narcotraficantes que se encuentran prófugos e ilocalizables. Figuran los líderes y jefes de células de los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación. También aquellos que ya estaban sujetos a procedimientos de extradición y por negligencia o complicidad lograron escapar de las prisiones en que se encontraban, pero que han tenido mejor suerte que Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera, pues no han sido recapturados.

El gobierno norteamericano ofrece importantes recompensas a cambio de información que lleve a la localización del paradero y detención de personajes como Ismael “El Mayo” Zambada García, líder del Cártel de Sinaloa (15 millones de dólares), y de otros miembros de la misma organización criminal como los hijos de su ex socio Guzmán Loera: Iván Archivaldo Guzmán Salazar “El Chapito”, Jesús Alfredo Guzmán Salazar “El Alfredillo” y su hermano Ovidio Guzmán López “El Ratón”, a quien las autoridades mexicanas detuvieron momentáneamente el 17 de octubre de 2017 en Culiacán y después lo liberaron ante amagos de violencia en contra de familias de militares.

También buscan detener y extraditar a Ismael Zambada Sicairos “Mayito Flaco”, hijo del “Mayo”; Jorge Serrano Payán “El Doctor”; Alfonso Arzate García “El Aquiles” y su fraterno René Arzate García “La Rana”. Están prófugos otros miembros del cártel sinaloense como Víctor Manuel Félix Beltrán “El Vic”, cuñado de “Los Chapitos”; Luis Fernando Meza González, Yael Osuna Navarro, Alfonso Limón Sánchez “Chubas” y Rafael Guadalupe Félix Núñez “Changuito Ántrax”.

Los últimos escaparon de cárceles mexicanas. En el caso de “Chubas” y Félix Núñez, se fugaron el 16 de marzo de 2017 del penal de Aguaruto, en Culiacán, junto con Juan José Esparragoza Monzón “El Negro” y Francisco Javier Zazueta Rosales “Pancho Chimal”, ambos ya fallecidos, así como Jesús Peña González “El 20”.

En cambio, “El Vic”, Osuna y Meza, se evadieron del Reclusorio Sur de Ciudad de México el 29 de enero de 2020, a bordo de un vehículo, luego de burlar cinco rejas que debían estar cerradas con un candado cada una. Serían extraditados por delitos contra la salud pública y asociación delictiva.

Rafael Caro Quintero es la prioridad de los norteamericanos por su participación en el secuestro, homicidio e inhumación clandestina del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar. Fue liberado por un error judicial el 9 de agosto de 2013, cuando apenas había cumplido en México 28 años en prisión de una condena de 40. Sin embargo, al momento de su excarcelación no existía la orden de detención provisional con fines de extradición y se esfumó. Desde entonces lo buscan. El gobierno estadounidense ofrece una recompensa de 20 millones de dólares por el sinaloense.

Recompensa de 10 millones de dólares también por Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del CJNG, y por su hijastro Juan Carlos Valencia González “El Pelón” y su lugarteniente Audías Flores Silva “El Jardinero”, por quienes se ofrecen 5 millones de dólares por su captura. Otra retribución económica de 5 millones de la moneda norteamericana se entregaría por la detención de Fausto Isidro Meza Flores “El Chapo Isidro”, de la organización de los hermanos Beltrán Leyva. Otros fugitivos extraditables son Amado Núñez Meza “M-11”, Ángel Fuentes Chaidez y Jesús González Peñuelas “El Chuy”.

 

Comentarios

Tipo de Cambio