Caos vial por falta de infraestructura en garitas

Fotos: Jorge Dueñes
Edición Impresa lunes, 7 marzo, 2022 12:00 PM

Las condiciones socioeconómicas en la región, el fenómeno migratorio, nulas vías de acceso adicionales a las aduanas de lado mexicano y la subutilización de la recién modernizada Garita de San Ysidro, agudizan la espera en el cruce fronterizo

A 13 años de haberse iniciado la modernización de la Garita de San Ysidro, los beneficios del proyecto no se ven reflejados en menores tiempos de espera para miles de trabajadores transfronterizos y viajeros. A la par, la falta de infraestructura vial que dé más accesos tanto a la Garita de San Ysidro como a la de la Mesa de Otay, genera congestionamientos viales en Tijuana, afectando  la movilidad de la ciudad.

“Llegar a la garita puede llevarte de 40 minutos hasta una hora y 20 minutos. Por lo regular, en cruzar tardas de una hora y media a 2 horas con 40 minutos por Ready Lane”, dijo el empleado de una tienda, quien señaló que el tiempo de traslado afecta su calidad de vida, pues “todo el tiempo está cansado”.

“Aunque salgo de casa con tiempo, si no estoy a la altura del Hospital General con una hora de anticipación a la entrada a mi trabajo es alarmante, y comienzo a tener ansiedad, porque no sabes qué esperar y cuánto tiempo llegarás tarde”, describió.

Económicamente repercute porque se trabajan menos horas e incrementa el costo de la gasolina al haber más gasto en los embotellamientos viales. El tiempo que se invierte en el traslado y cruce puede ser mayor cuando se tiene un horario matutino y las personas deben salir de madrugada para cruzar la frontera y regresan a México en la hora pico, donde hay más tránsito, observó el ciudadano.

Compartió con ZETA que ha trabajado en Estados Unidos y vivido en Tijuana por casi 10 años. En ese lapso, el tiempo de espera para cruzar ha cambiado paulatinamente, porque “se vino más gente” y no se aprovechan todas las casetas de inspección en las garitas, aunque en fechas recientes, al cruzar por Otay, la autoridad norteamericana utiliza un sistema de reconocimiento facial.

En 2009, cuando se iniciaron los trabajos de modernización del Puerto de San Ysidro, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) registró alrededor de 30 millones de cruces por la aduana más transitada del Hemisferio Occidental

Diez años después, cuando el gobierno de Estados Unidos concluyó la modernización del Puerto de San Ysidro (que consistió en la ampliación a 34 carriles, la colocación de 64 casetas de inspección para procesar el flujo vehicular, así como la construcción de edificios administrativos y para procesar el flujo peatonal), se registraron 40 millones de viajeros.

En ese entonces, la infraestructura en la que se invirtieron 741 millones de dólares no pudo ser aprovechada en el área vehicular, ya que el gobierno mexicano no había concluido los trabajos de acceso a los ocho carriles adicionales.

Infraestructura cercanas a las aduanas y en las garitas de Tjuana

En el segundo semestre de 2020, México hizo la obra en la que invirtió alrededor de 40 millones de pesos, según datos de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT). Luego vino la pandemia de COVID-19 y, derivado de las restricciones a viajes no esenciales, disminuyó el flujo de cruces.

Actualmente, no se pueden abrir los ocho carriles debido a la falta de personal de CBP, comentó Gustavo de la Fuente, director ejecutivo de San Diego-Tijuana Smart Border Coalition. “Sabemos que la Agencia de Aduana de Estados Unidos tiene un gran reto por contratar a personal”, porque no sólo es para esos ocho puntos, sino personal en general para la Garita.

“La Garita de San Ysidro tiene alrededor de mil 200 empleados y se ocupa mucho más personal que el de las casetas”, pues también hay necesidades en el PedWest y el Cross Border Xpress (CBX).

Ante la falta de personal en CBP, no hay fecha para abrir los ocho carriles, ni el PedWest, añadió De la Fuente.

Otro factor que ha incidido para incrementar el tiempo de espera, es que “sigue habiendo incidentes de personas indocumentadas que utilizan vehículos de pasajeros para cruzar, por eso también al llegar a las casetas uno ve a los oficiales pidiendo que mostremos nuestros documentos por la ventana, para que podamos tomar la recta final de los carriles”, indicó.

En cuanto a la implementación del Centro de Control e Información de Tránsito que medirá los tiempos de espera a través de una aplicación que usará tecnología WiFi, De la Fuente comentó que no está operando de lado mexicano; sin embargo, la SICT emprendió un proyecto para instalar lectores de tiempos de cruce hace doce meses.

En 2012, cuando al entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa inauguró la Garita de El Chaparral con una inversión de 582 millones de pesos, se consideró que la modernización de la Garita de San Ysidro implicaría la alineación de la Carretera Interestatal 5 para mejorar la infraestructura hacia Tijuana.

Recientemente, el CBP anunció que a partir del 28 de febrero de 2022 cerraría cinco de los diez carriles por un lapso de hasta 10 días, excepto fines de semana; sin embargo, los trabajos fueron pospuestos hasta nuevo aviso.

Por otro lado, información proporcionada por la SICT señala que la dependencia federal sabe del daño que presenta el puente El Chaparral que conecta la garita con la Vía Rápida; sin embargo, ni siquiera hay fecha para hacer un análisis que determine las causas del daño, menos aún, para repararlo.

El puente presenta una separación “grave” de 15 centímetros en las juntas que unen la estructura, declaró a ZETA Marco Antonio Campoy, integrante del Colegio de Ingenieros Civiles. Los problemas con el puente son añejos, ya que a casi 20 meses de que la empresa Arca del Pacífico, S de RL de CV  lo construyera y fuera inaugurado por Calderón, comenzaron a observarse las separaciones en sus juntas. En 2014, la entonces SCT destinó 2 millones de pesos para repararlo.

 

GOBIERNO DE EU MODERNIZARÁ ADUANA DE OTAY

Gustavo de la Fuente, director ejecutivo de San Diego-Tijuana Smart Border Coalition, comentó que en 2022 la administración del Presidente Joseph Biden hará una inversión de alrededor de 130 millones de dólares para ampliar la Garita de Mesa de Otay, para procesar a viajeros peatonales y en el área de carga, “no para los vehículos de pasajeros en este momento, en eso va a quedar igual”, advirtió.

“La Garita de Otay va a tener un crecimiento de 70% de los carriles de cruce de carga. Se van a ir de 10 carriles a 16”. En el caso del área para peatones, se duplicarán y hará un remozamiento de los espacios para que la gente haga trámites.

En contraste, el gobierno mexicano “no tiene contemplado hacer ninguna inversión en la garita de Otay actual”, confirmó.

En un recorrido hecho por ZETA, se constató que el corredor de exportación y la calle 12, principales vías para ingresar a la Aduana de Otay, están en malas condiciones, ya que en el primer caso la vialidad es de terracería y en el segundo, tiene innumerables baches.

Israel Delgado, vicepresidente de Canacar Región Noroeste, compartió que el corredor de exportación no ha sido pavimentado porque lleva años en posesión del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), “y por lo tanto se encuentra en tierras neutrales, porque no está a cargo ni del Ayuntamiento de Tijuana, ni de la recién creada Agencia Nacional de Aduanas de México”, y sin concluir la entrega del mismo, no se puede rehabilitar, según lo manifestado por las autoridades.

Recorrido por las zonas donde se supone se van a construir las vialidades de acceso a Otay II y el Viaducto Elevado, (Cañón Zapata).

En entrevista con ZETA, Delgado comentó que, desde el año pasado, los operadores han reportado 15 incidentes de migrantes que se suben a los camiones para cruzar hacia la Unión Americana. No obstante, “esa condición es diaria y constante, y los operadores con temor pasan por esta zona todos los días”.

En una reunión con el nuevo titular de la Aduana de Tijuana, el funcionario informó que existe un plan para resguardar el corredor de exportación, el cual no se sabe cuándo se ejecutará, refirió el líder transportista.

De enero a marzo, aproximadamente cruzan de 2 mil 500 a 3 mil vehículos con mercancías para exportar a EU. Normalmente, el tiempo de espera promedio es de dos horas, pero en los últimos días -por asuetos y fallas en sistemas tanto de la aduana mexicana como americana- “hemos tenido algunos retrasos de más de cinco horas”, lo cual  afecta a la industria de la exportación que trabaja bajo un sistema llamado Justo a Tiempo y al sector transportista a su efectividad; “es decir, en lugar de hacer tres movimientos por unidad por día, terminamos haciendo uno, y si nos fue bien, hacemos dos”.

Consideró que la ciudad presenta “muchos daños en su infraestructura”, particularmente en el corredor de exportación, por lo que la concreción de la Garita Otay II representa “una esperanza” de poder trabajar en esa zona y brindar a los transportistas una mejor ruta. Además del corredor de exportación, la calle 12 y el Bulevar 2000 son las vialidades que requieren de mayor atención.

ACCESO A GARITA OTAY II SERÁ ELEVADO

Arturo Espinoza Jaramillo, secretario de Infraestructura y Reordenamiento Territorial, indicó que el acceso a la Garita Otay II será una vialidad elevada y con un acceso exclusivo; es decir, sólo se usará para ir a la aduana, en la que el cruce fronterizo tendrá un costo. La decisión de hacer una vía elevada es con el fin de que la colonia no se vea afectada.

El derecho de vía para esta obra y el recinto fiscal es de 31 hectáreas y se estarán afectando alrededor de 100 predios, con una inversión de 680 millones de pesos. Datos de la SICT reportaron un avance del 90% en la liberación de la vía, que podría concluir a finales de este mes.

Sobre lo que sería la parte media de Avenida de las Torres, se moverán hacia el Oriente tres torres de alta tensión y un gasoducto de gas natural de la empresa Ienova. De acuerdo con Espinoza Jaramillo, actualmente se está terminando el convenio con la Comisión Federal d Electricidad para que comience a colocar las estructuras que sustituirán a las torres de alta tensión, y se espera que entre mayo y junio inicie el movimiento de estas.

La vialidad de acceso a la Garita Otay II, tendrá una longitud de 1.2 kilómetros, por Avenida de las Torres. Conectará con un distribuidor de tres gazas con Bulevar Limón Padilla.

El funcionario reveló a este Semanario que el gobierno estatal pidió a la Federación la ampliación de un carril, para que el Bulevar Limón Padilla quede en tres. “Estamos en esa negociación”, confirmó.

Los trabajos de la obra ocasionarán severos congestionamientos viales, por lo cual el gobierno estatal está haciendo un estudio para tomar medidas que disminuyan el impacto vial y definir las obras de infraestructura para mejorar el área cercana a la Garita Otay II.

ZETA acudió a Avenida de las Torres para conocer la opinión de algunos residentes sobre el proceso de compra de predios por parte del Gobierno Federal. María, ama de casa y residente, comentó que hace unos meses autoridades le informaron que tiene que dejar la casa donde vive y que le pagarán por ello, aunque dijo desconocer el monto, o cuándo sucederá.

Si bien, no le dieron un plazo para salirse, “nos van a afectar mucho, porque ya ves los terrenos en cuánto están, no sabe uno para dónde se va a mover”, expuso, además de mostrarse preocupada de que el dinero que le den, le alcance para comprar un terreno por la misma área de la ciudad, ya que sus tres hijos van a la escuela cerca de donde vive.

Comentarios

Tipo de Cambio