Veritas Latinus

Foto: Internet/Joan Manuel Serrat
Opinionez lunes, 21 febrero, 2022 12:00 PM

No, no me llames extranjero. Traemos el mismo grito, el mismo cansancio viejo que viene arrastrando el hombre desde el fondo de los tiempos, cuando no existían fronteras, antes que vinieran ellos los que dividen y matan, los que roban, los que mienten los que venden nuestros sueños. Ellos son los que inventaron esta palabra, extranjero”.

-Alberto Cortez, “No me llames extranjero”

 

En el mundo de la música se cuenta que una de las víctimas del dictador español Francisco Franco fue el cantautor Joan Manuel Serrat, a quien expulsó de Cataluña en los años 70’s, cuando éste a sus diecisiete años ya había musicalizado poemas como Cantares de Antonio Machado y La Saeta de Manuel Machado. Víctimas del generalísimo que perpetró el crimen de Guernica, y cuyo régimen encarceló a poetas como Miguel Hernández y causó el martirio de innumerables personas de la vida política, cultural e intelectual de la España Invertebrada.

Para los regímenes autoritarios de Franco y Pinochet, individuos geniales como Serrat eran “tóxicos” por el mensaje de sus cantos. De España lo echó el régimen, y a Chile no le permitieron entrar en 1985.

Cuando uno está intoxicado mental y espiritualmente; cuando uno está acostumbrado a comer sanamente o a cualquier taco le llama cena, tiene uno trastornos del gusto; o en el plano musical y artísticamente uno no ha descubierto la grandeza e importancia de autores como el catalán Serrat.

Es admirable que gracias a las tecnologías digitales se encuentra más de lo que uno busca en este sentido. De Serrat ve uno en YouTube el Homenaje a Antonio Machado; Homenaje a Miguel Hernández; El Sur también existe (Mario Benedetti) y la discografía de los 1960’s, 70’s, así como lo más actual de este y otros autores que son geniales porque Dios les concedió todo o casi todo: letra, música, interpretación y ejecución.

Prácticamente se necesita ser un tarugo para etiquetar a cantautores de todo el mundo que no son comunistas o burgueses: Roberto Carlos, Alberto Cortez, John Denver, José Luis Perales; Bob Dylan; Tania Libertad, U2; Napoleón, Mexicanto, etcétera.

La peste que hemos vivido desde 2020, o nos libera o nos trastorna al obligarnos al encierro, al confinamiento. Ante la ventaja de las redes sociales, muchísimas cosas ahora no tienen frontera; ya no son extrañas o Extranjeras. Hay un infinito tan cerca de nosotros para aprender y reflexionar.

Nuevamente naciones como México se han salvado gracias a nuestros hermanos, los Verdaderos Latinos. Normalmente desde 1996, el dinero que envían los hispanos o latinos, fluctúan entre los 19 y 25 mil millones de dólares; recientemente se ha informado de la cifra récord de envío de remesas por 50 mil millones de dlls, y eso -en palabras de don Mario Moreno Cantinflas- es lo que sacrifican los paisanos trabajadores en Dolaronia. (USA).

No deja de ser admirable que los latinos bailan al son que les toquen; nomás que los dejen bailar. Estados Unidos es un país de oportunidades, la grandeza de México es porque millones de mexicanos y latinoamericanos que buscan mejores condiciones de vida digna, regresan a sus casas, sus países, para compartir lo que han ganado con su trabajo, y que no pudieron realizar en sus naciones.

Solo los migrantes que han dejado su patria saben lo difícil que es vivir lejos del hogar. Admirables porque nunca se olvidan de su gente; sacrifican ahorrando parte para socorrer a sus familias.

En su canto Amazonia Roberto Carlos expresa que aquel Río es la insomnia do mundo, el insomnio del mundo. Recordando Quien daña a la naturaleza, envenena su propia mesa.

Habrá que agradecer a todas las personas religiosas de toda la humanidad que siguen rezando para evitar una confrontación apocalíptica entre naciones que gastan inmoderadamente en armamentismo, mientras su gente padece tantas necesidades.

“No me llames extranjero, piensa en tu hermano y el mío; el cuerpo lleno de balas, besando de muerte el suelo. Ellos no eran extranjeros, se conocían de siempre por la libertad eterna. E igual de libres murieron”.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio