La herencia

Foto: Internet/Amador, implicado en los "moches"
Opinionez lunes, 8 noviembre, 2021 12:00 PM

Una retrospectiva reflexiva del gobierno de Morena buscará evitar los mismos errores. El silencio y la complacencia tienen mal y de malas a muchos. La corrupción de los empresarios que dieron comisiones fuera de la ley a los funcionarios que autorizaron los desayunos escolares. Sonaron 26 millones que les dieron a tres funcionarios estatales: el oficial mayor, Soberanes, la secretaria de Bienestar, el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, son mencionados; nunca se investigó en serio por la encargada de fiscalizar esas tropelías y menos se sancionó a los responsables, ni se supo dónde quedó del moche.

Obviamente todos protegidos por el gobernador beisbolero y amigo del Presidente. En las “mañaneras” hubo silencio sobre esta corrupción de la casa. La retención del presupuesto a los alcaldes que no se alineaban a sus caprichos. El caso más increíble, penoso, trágico y ridículo fue el intento de detener y encarcelar a la alcaldesa de Tecate, por su negativa a obedecer los innobles dictados del gobernador. Un sitio político más propio de delincuentes peligrosos que de una dama que gobernó el pueblo mágico. Una mancha lamentable; avergüenza ver a decenas de policías ministeriales cazando la salida de la funcionaria, mujer que se mostró superior a las presiones instrumentadas propias del asalto de caciques medievales.

La clase renegada de la ciudad es la que vive como desplante de lujo, miedo, falta de solidaridad con la ciudadanía de Tijuana. Su poder económico los instala plácidamente en San Diego, con una exigencia económica que tiene a miles de emigrados viviendo en Tijuana y protegiendo sus economías. El gobernador y muchos empresarios hacen su vida allá, pero viven de explotar sus negocios y trabajadores en las fronteras sur, con sueldos de miseria. Este hecho es incongruencia cívica, ausencia de compromiso social, sensibilidad y solidaridad elemental.

El problema vertebral de Tijuana es el transporte público -de quinta-, cuando la ciudad crece y los tiempos de traslado se vuelven estresantes que desmoronan la calidad de vida. La ruta troncal es un planeado fracaso, congestiona el centro y estorba. No hay unidades suficientes ni el servicio adecuado; las solitarias y vandalizadas estaciones fueron un desperdicio.

¿Cuántas escuelas se construirían con esos recursos?

Posible, si se gestiona profesionalmente la continuidad del Trolley de San Diego y que cubra la ruta conforme el crecimiento de Tijuana hacia Tecate y Rosarito. Hay la necesidad, pero no se tocan los intereses de voraces concesionarios.

La relación con el alcalde electo de Tijuana fue tormentosa guerra, acusado en las sombras por no alinearse a los dictados del gobernador, hostilizado  hasta penalizar, por un extraño crimen y presionarlo a dejar el gobierno. Después de destronar, vino el silencio absoluto de prensa y gobierno; el crimen es impune porque es ficha del gobernador.

Una de las aventuras más publicitadas fue el amago de expropiar el Campestre. Fue un rotundo fracaso porque se enfrentaba a las familias más poderosas que gobiernan y coexisten negocios sanos y de todo lo que puede el dinero. Ahí topó con pared porque tienen los mejores contactos en el centro y abogados a su servicio.

Los grandes amigos del gobernador fueron personajes que por sus resultados y trayectoria son reconocidamente rechazados por la sociedad, lucían como hermanos Bonilla, Castro Trenti y Leyva Mortera.

Haber elevado La deuda pública un 42% sin reflejarse en obras públicas importantes… debe auditarse el destino de los miles de millones, además de pagar los platos rotos que dejó otro gobernador funesto e impune, como Vega de la Madrid.

De donde viene la fortuna que permite comprar estaciones de radio y televisión en California y en nuevas en Baja California. Donde saco los recursos para, junto con sus amigos priistas para relanzar al ahora presidente. Un funcionario público de México o Estados Unidos, no gana tanto dinero y capital que lo permite. Provienen de un régimen de privilegios y oscurantismo, al que juró destruir.

A lo largo de 24 meses de gobierno, se registra derroche de tiempo, recursos humanos y finanzas públicas para cumplir sus caprichos contra la ley y reglas establecidas. Por suerte para el pueblo de BC, la Suprema Corte de Justicia puso orden.

Inquieta que hayan hecho preparatorias militarizadas, no es el mejor camino para saciar el hambre de conocimiento, preparación técnica y cultura a la juventud.

 

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio