Sin educación y salud, ¿primero los pobres?

Foto: Internet/Urge modernizar por completo el transporte en Tijuana
Opinionez lunes, 25 octubre, 2021 12:00 PM

¿Por qué no construir al menos un hospital general en el este de la ciudad, que cuesta menos de mil millones? Duplicando costos que exhibe AMLO. ¿O en el periférico, en bien de Rosarito, que tanto lo requiere el crecimiento demográfico? Existe un fideicomiso de 85 mil millones de pesos de aduanas. Qué congruente sería que se utilice en fortalecer la parte más crítica de la economía y su productividad; la inversión social, incluyendo el puente de 11 kilómetros.

No se puede olvidar la raíz de los problemas que es la formación humana, de habilidades productivas; este es el resorte clave de una sociedad sana en la producción y la mejor convivencia. Faltan técnicos calificados, capacitados, especializados; faltan pequeñas y medianas empresas rentables. Mal haríamos si aplaudimos o callamos las decisiones del poder y sus decisiones cuestionables. Proponemos alternativas en beneficio de largo plazo para bien social. La bandera de la 4T fue “Por el bien de todos, primero los pobres”, y los pobres requieren educación y salud. Y es una luz muy clara. ¿En qué beneficia a los pobres un puente de 11 kilómetros?  El beneficio neto es para las constructoras.

¿El tráfico urbano? Requiere ordenar, acabar con los intereses creados y modernizar el transporte y la mentalidad explotadora de los concesionarios, con unidades retacadas de pasajeros, como sardinas, y un metro. Eso es estratégico, pero nadie toca esas lacras.

Trágicamente Tijuana ocupa la lista de ciudades más inseguras, contaminadas, con miedo, stress y violencia en cualquier parte de la ciudad. Incide la delincuencia con homicidios y feminicidios, cobros de derecho de piso de las mafias o autoridades encubiertas. Esta práctica de lustros, tiene azotados y encarecidos a los negocios y a la economía. Finalmente, el consumidor paga las extorsiones. ¿Estarán dentro del gobierno? Claro.

Una ciudad con creciente drogadicción, con casas de rehabilitación de terror, narcomenudeo, picaderos y tienditas que venden droga hasta en los “sobreruedas”. En un contexto de miseria material y moral, ignorancia, ineptitud y corrupción. La FGR no ve nada.

La inversión en un programa social de salud, educación y cultura del trabajo eficiente y honestidad aterrizada en la realidad es la respuesta urgente, inteligente y correcta para pacificar estas fronteras en manos de los carteles y sus cómplices en los gobiernos.

Las declaraciones del Presidente en las “mañaneras” son el sentido de la corrupción y la impunidad. Veo que hay una discrepancia entre discurso y realidad: no hay el trato igual de procesados a pesar de los excesos inauditos de muchos exgobernadores que endeudan a niveles críticos, sin ver que esos préstamos reditúen en el bienestar de sus regiones. ¿Dónde vemos los beneficios de la enorme deuda? Y el desvió de recursos a causas innobles se refleja en el abandono de las necesidades sociales fundamentales.

César Duarte está congelado y sus bienes se le han regresado por la bizarra justicia panista en un acto de cinismo institucional. Kiko Vega y su esposa hicieron tropelías; ella tuvo la vergüenza de regresar el dinero robado, pero Kiko está disfrutando de la paz. Y el bonillismo se ha convertido en cómplice que incluye la decisión de apoyo y “elogios” presidenciales.

El aún gobernador por una semana, no debe ir a una función de responsabilidad. Ha demostrado ser desaseado e incapaz. Debe ser investigado de delitos que se han documentado, denunciado y congelado en la administración estatal del bienio.

Las Fiscalías federal y estatal, siguen igual o peor; ahí no llegó la 4T. Campea a sus anchas el continuismo corrupto y la simulación. Están desesperados de que en dos años van a hacer sus negocios particulares que no pudieron servirse con la cuchara grande. Hay aciertos, efectivamente, pero hay grandes manchones que son una vergüenza y una traición.

Tatiana Clouthier en la Secretaría de Economía. Inquieta su entrevista con Montserrat Caballero y la ausencia de Bonilla se entiende como un desencuentro o ninguneo. Imágenes elocuentes, lanzan mensajes envenenados del choque de trenes. La gobernadora electa, a dos semanas de tomar las riendas del Gobierno del Estado, tendrá que limpiar la negra herencia. La Federación debe explorar y valorar el conflicto creciente. Hay división y debilidad en Morena, con alto costo político y al erario de todos. ¿Qué sigue en la lucha de poder entre Bonilla y Marina?

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio