Están desaforados

Foto: Internet/La delincuencia azota a todo el Estado
Opinionez lunes, 11 octubre, 2021 12:15 PM

Lógico que las nuevas autoridades del estado estén poniendo atención en los nombramientos más urgentes: secretarías general de gobierno y seguridad pública. Los demás nombramientos se están informando, no hay sorpresas ni decepciones. Inician, se les da el beneficio de la duda, con la confianza de que sabrán responder a quienes los nombraron. Serán los responsables principales.

Solo hay un nombramiento de la alcaldesa Monserrat  (escribe su nombre con una sola “t”) que ciertamente ha sorprendido.  No porque a la persona que conocimos como hombre y ahora se presenta como “trans”,  le creó una mini cartera para ¿quedar bien?, ¿hacer justicia a ese sector tan respetable? Las dudas surgen porque durante su vida de hombre, dejó muchos rastros que hacen dudar de su correcto actuar.  Ojalá que la joven alcaldesa explique -como abogada que es- cuáles fueron las bases para dicho nombramiento. Servir a la ciudad, en este caso Tijuana, debe ser un honor y tener un pasado digno, respetuoso y por lo mismo confiable.

Ya se sabe que en Mexicali, Tecate, Ensenada y Rosarito la delincuencia está desenfrenada.  Que los intocables “cárteles” de la droga y otros delitos están imparables. Que en Tijuana, la ciudadanía tiene miedo de salir a los centros comerciales o de diversión. No por el Covid-19, sino por los delincuentes que pistola en mano llegan, tiran, matan y huyen. Menudo trabajo tienen los encargados de la seguridad pública. El problema está en todo nuestro estado. Los delincuentes están desaforados destruyendo vidas, negocios, comunidades y todo tipo de orden. ¿Se benefician con tanta destrucción? No es creíble. Están enfermos.

No hemos llegado a la situación que impera en Michoacán, ese estado con tantas bellezas naturales, historia de honor, hombres y mujeres de bien. Lugar de cultura, en todas sus áreas, y con festivales musicales de enorme calidad. Gran dolor nos causa escuchar a quienes viven por la llamada zona de “tierra caliente”. El ejército y la guardia nacional, simplemente están empequeñecidos, les jalan las barbas y bigotes, y prácticamente se disculpan con los delincuentes. La orden es no hacer nada, no quejarse, no defender a la ciudadanía. Pobres soldados nuestros, les han arrebatado su dignidad.

Habrá tiempo de hablar sobre la desgracia de Tijuana: está siendo invadida por la basura, los malos olores, los invasores de calles, cerros, cañadas, playas y hasta drenaje donde han decidido con cartones y láminas “construir” sus hogares, sin autoridad que los obligue a cumplir reglamentos y propiedades privadas. “Los pobres también tienen derechos” dicen algunos juristas aficionados. ¿Y los que cumplimos con leyes y reglamentos? ¿Y los que hemos trabajado por nuestra ciudad y gente? ¡También merecemos respeto!

Nota 1.  El nombramiento de Catalino Zavala a muchos nos pareció bien. Otros lo criticaron. El “Cata”, como le dicen de cariño los cuates, tiene una larga vida de trabajo, de lucha y esfuerzo. De acuerdo, no es perfecto. Pero… ¿quién lo es? Adiós Amador, bienvenido Cata.

Nota 2. El Centro de Gobierno Estatal en Tijuana debe volver a sus propietarios honoríficos. Basta con que la gobernadora decida hacer un recorrido para realizar un trámite y se dará cuenta de la estupidez cometida por Bonilla.

Nota 3.- Mantenemos la esperanza de que la razón y justicia se impongan.

 

Luz Elena Picos es directora de Red Social de Tijuana.

Correo electrónico: redsocialtijuana@hotmail.com www.lagacetaredsocial.org

Comentarios

Tipo de Cambio