¡Zuckerberg nos la aplicó!

Internet
Opinionez lunes, 11 octubre, 2021 12:10 PM

Las redes sociales pertenecientes al consorcio de Mark Zuckerberg nos dieron una “probadita” de la brutal dependencia de la humanidad a aplicaciones digitales como Facebook, WhatsApp, e Instagram. La caída de estos medios alternos generó molestia en algunos, desesperación e impotencia en otros y en muchos casos pérdidas económicas relevantes.

Más allá de las anécdotas y lugares comunes como las frases “me sirvió para desconectarme o fue una especie de détox”, lo cierto es que quedó de manifiesto lo vulnerables que somos al estar inmersos en una cultura comunicacional dependiente de este tipo de servicios. Si bien varios encontramos consuelo en otro tipo de red social como Telegram o Twitter, la realidad es que la interconexión ordinaria en la sociedad se vio severamente dañada.

Fueron tan solo 6 horas de “apagón” y hay algunos datos interesantes:

1.-3.5 mil millones de personas en el mundo fueron afectadas.

2.-En México se calcula que 80 millones de habitantes sufrieron los estragos por la caída de WhatsApp; se incluye 72.5 millones de Facebook y 32.5 millones por Instagram.

3.- Hay diversos y diferentes reportes que las empresas de Zuckerberg perdieron entre 6 mil millones de dólares a 47 mil millones de dólares.

4.- Sus acciones cayeron 4.6%.

5.- Aún no hay un cálculo preciso, pero las pérdidas para las pequeñas empresas o microempresarios que utilizan estos medios como puntos de venta fue enorme.

Como estas cifras, hay muchas más que ejemplifican la potencia de estas redes sociales no solo en lo económico sino en la cotidianidad de todos nosotros.

Surgen algunas dudas que preocupan por lo indispensable que se convirtieron estos medios de comunicación, por ejemplo: ¿Qué pasaría si en lugar de 6 horas que se “cayó el sistema” hubieran sido 24 horas, tres días o una semana? ¿Qué hubiera pasado si se presenta hace un año justo en los peores días de pandemia, donde las redes sociales eran la única forma de convivencia y en muchísimos casos una herramienta elemental de trabajo?

Las preguntas anteriores deben representar un foco rojo no solo para los usuarios, sino para todas las empresas que damos como un hecho que las redes sociales son infalibles; los riesgos de mantener incomunicada a una sociedad dependiente quedaron más que demostrados.

Afortunadamente hay varias alternativas que pueden suplir a otras en una situación similar pero algunas de ellas son incipientes o simplemente cuentan con menos usuarios. Tan solo Telegram ganó más de 70 millones de nuevos seguidores en esta minicrisis.

También es de esperarse que después de lo que pasó en el “lunes negro de Zuckerberg”, las compañías tomen sus precauciones y asuman medidas preventivas más eficaces para evitar en la medida de lo posible efectos negativos como los que se presentaron. No creo que pretendan seguir perdiendo dinero.

Pero lo que considero como el principal llamado de atención es la burbuja en la que nos encontramos. Debemos tener un plan alterno, principalmente a aquellos jóvenes, que les permita tener una comunicación más allá del mundo de las redes sociales. No podemos (adolescentes, jóvenes, adultos) estar “encajonados” de la forma en la que estamos. Se deben crear espacios para la interacción y reflexión más allá de la inmediatez de las plataformas digitales.

Pero en lo que encontramos la fórmula hay que reconocer que Mark Zuckerberg nos puso a todos a regresar a esquemas convencionales de comunicación, como por ejemplo utilizar los celulares para que lo que originalmente fueron creados (es decir llamadas telefónicas).

Por 6 horas fue interesante sostener conversaciones presenciales viéndonos a los ojos sin la eterna distracción por necesidad o por ansiedad de los celulares.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en comunicación y políticas públicas.

@CasoAlejandro

Comentarios

Tipo de Cambio