Democracia política, social, económica

Foto: Internet
Opinionez lunes, 21 junio, 2021 12:00 PM

¿La mayoría de los mexicanos decidió en los últimos comicios o las minorías debido al abstencionismo?

¡Fuimos la totalidad de los mexicanos!

Debido al ejercicio democrático del 6 de junio, es oportuno recordar el significado de democracia y cómo surgió la democracia social y económica, concluyendo quién decidió las elecciones recientes: la mayoría, minorías, el abstencionismo o la totalidad de los mexicanos.

En la obra ¿Qué es la democracia? de Giovanni Sartori, se aborda la importancia de definir la democracia; lo más sencillo es definir el vocablo, proveniente del griego, que literalmente significa poder (kratos) del pueblo (demos), in embargo, democracia es mucho más que lo que significa etimológicamente.

Considera el autor que democracias son de hecho un gobierno ejercido por muchos; de ahí que un sistema democrático trata los deberes y principios que afectan la nación, desarrollándose entre el deber ser y el ser con base a ideales, generalmente.

Se piensa que es problema definir la democracia porque requiere de una definición prescriptiva y descriptiva para que sea lo más apegada a la realidad, empero sin dejar de lado el ideal, porque equivale a los sentimientos de la nación (es decir, del pueblo). Encontramos primeramente su definición legal, no significando que el deber ser de la democracia sea la definición legal literal de democracia; esto llevaría a caer en interpretaciones erróneas como, por ejemplo, que por siglos se ha creído que las democracias eran dos: occidental y comunista, conclusión debido a una comparación sesgada entre el ser y el deber ser.

¿Cómo estaríamos en posibilidad de compararlas y definirlas de manera objetiva?, confrontando los ideales y hechos de cada pueblo, solo así definimos democracia en México. Dicho de otra manera, el concepto de democracia en Estados Unidos de Norte América no es el mismo que en México, debido a que los ideales de los pueblos son distintos.

Importante reconocer a la democracia social, refiriéndose a conjunto de democracias primarias compuestas por pequeñas comunidades y asociaciones voluntarias concretas, encargadas de inyectar fortaleza a las democracias desde la base, a partir de sociedades civiles conocidas como sociedad multigrupal, estructuradas grupalmente, autogobernándose. La democracia social está en la infraestructura de las microdemocracias, que sirven de base a la macrodemocracia de conjunto, a la superestructura política.

Democracia económica es igualdad económica, así como democracia política en igualdad jurídico-política y democracia social en igualdad de estatus; la democracia económica persigue eliminar extremos de pobreza y riqueza, por redistribución, bienestar generalizado, característico de la democracia industrial.

En la obra Industrial Democracy por Sidney y Beatrice Webb, definen a la democracia económica como la democracia en el lugar de trabajo y dentro de la organización y la gestión de trabajo, en la sociedad industrial el trabajo se concreta en las fábricas y es en este lugar donde consideran se hace necesario situar la democracia. De esta manera, el miembro de la cuidad política lo sustituye el miembro de una comunidad económica concreta, el trabajador, de tal suerte que se reconstruye la microdemocracia que actualiza la titularidad y el ejercicio del poder.

Así en su forma acabada, la democracia industrial se representa como el autogobierno del trabajador en la propia sede del trabajo, en concreto del obrero en la fábrica; por ende, un autogobierno local debería estar integrado a nivel nacional por una democracia funcional, por un sistema político fundado sobre criterios de representación funcional de representación del trabajo y la competencia.

Ejemplos exitosos de ella son las formulas de la participación obrera en la conducción de la empresa en Alemania, sus prácticas institucionalizadas de consulta entre la dirección empresarial y los sindicatos (y como vía alterna, la acción obrera en la implicación de la copropiedad y participación en las ganancias, más que en la democratización), aunque se considera la visión marxista de la democracia, en función de la política; sin embargo las “teorías económicas de la democracia” que surgen con Anthony Downs (1957) provienen de economistas sin influencia marxista valiéndose de conceptos y analogías de la ciencia económica para interpretar procesos políticos. (Buchanan y Tullock, 1962; Riker, 1982).

En la segunda parte recordaremos la diferencia entre democracia política, social y económica, su relación y si unas son condicionantes de las otras, o se complementan.

Porque “el conocimiento es poder”. Thomas Hobbes.

¡Continuará!

 

La abogada María de Lourdes Molina Morales es catedrática en Derecho y jueza del Juzgado Décimo Civil de Tijuana.

Correo: molina.morales@msn.com

Comentarios

Tipo de Cambio