Feminicida identificado y prófugo

Foto: Antonio de Jesús Cervantes G..- Incertidumbre es lo que sienten las mujeres de Los Cabos, fueron tres feminicidios cometidos en Los Cabos en 2020
Edición Impresa martes, 12 enero, 2021 1:00 PM

La PGJE busca al presunto feminicida de Daniela Lino Ramírez, de nombre Jesús Ernesto Chinchilla Coronado; se dedica a la carga y descarga de materiales de construcción y fue pareja sentimental de la joven

Sin ser detenido, fue identificado el agresor de Daniela Lino Ramírez, crimen que causó conmoción en Los Cabos y todo Baja California Sur el 16 de diciembre de 2020, cuando la joven de 18 años y estudiante del Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati) fue atraída por su captor para ser asesinada.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó el feminicidio y la búsqueda del presunto asesino. Se trata de la ex pareja sentimental de Daniela, Jesús Ernesto Chinchilla Coronado, apodado “El Chuy” y/o “El Salchicha”.

Hasta el cierre de edición, el feminicida se encuentra prófugo de las autoridades; presuntamente se dedica a la carga y descarga de materiales de construcción.

“‘El Chuy’ ya tenía todo preparado para el asesinato a sangre fría, la molestia del agresor derivó después de que la joven de 18 años terminara la relación sentimental que sostenían, el agresor fue por ella hasta su casa, casi, casi la obligó porque ella ya no quería seguir con él, la lleva y la priva de la vida, para posteriormente quemarla. Ya se está buscando al agresor por el delito de feminicidio”, reveló a ZETA una fuente de la Mesa de Seguridad Pública en Baja California Sur.

De igual forma, se emitió una alerta de búsqueda de presunto feminicida, titulada “Por una sociedad justa y con valores”, exhortando a la población, denunciar al presunto delincuente y, si lo han visto o saben dónde está, no quedarse callado.

Además, proporcionan el número 800-474-5327 para alertar a la PGJE y aplicar el operativo de captura de Jesús Ernesto Chinchilla Coronado.

El cuerpo de Daniela fue encontrado totalmente calcinado, entre un montículo de piedras junto a la base de un árbol, allí fueron colocadas veladoras y recuerdos por familiares y amigos. En el suelo aún se aprecian indicios de tizne y cenizas, la autoridad no ha revelado el acelerador utilizado para prenderle fuego a la víctima de 18 años.

Desde luego que el atentado contra la joven, ha desencadenado una serie de manifestaciones para exigir justicia, el caso ha sido llevado con absoluto cuidado, ya que se trata de un hecho de alto impacto que ha repercutido considerablemente en la percepción de inseguridad para las cabeñas.

Familiares y diversos colectivos de defensa de los derechos de la mujer, así como de búsqueda de personas, han externado diversas peticiones para que la autoridad blinde a las mujeres y acabe con los feminicidios, y sobre todo, se logren sentencias ejemplares contra quien cometa esta clase de delitos.

Foto: Cortesía.- Jesús Ernesto Chinchilla Coronado, conocido como El Chuy o El Salchicha, el cual se encuentra prófugo por el feminicidio de Daniela / Daniela Lino Ramírez, cabeña asesinada por su expareja para después ser calcinada

Apenas en noviembre, la PGJE reveló que se obtuvo sentencia condenatoria de 33 años cuatro meses de prisión y reparación del daño por 519 mil 663 pesos en favor de las menores hijas de la víctima. El feminicida Felipe de Jesús golpeó a su víctima en repetidas ocasiones en cara y cráneo, provocando la muerte.

Los hechos tuvieron lugar el 8 de abril de 2019 en un departamento ubicado en el Kilómetro 193+500 del tramo carretero Loreto-Santa Rosalía, municipio de Mulegé; fue hasta el 24 de noviembre de 2020 que pudieron sentenciarle por homicidio agravado por feminicidio cometido con ventaja; ya está en la cárcel.

 

MANIFESTACIONES POR DANIELA

Desde el 19 de diciembre de 2020, grupos de mujeres y familiares de Daniela Lino Ramírez han organizado marchas y colocación de mantas para exigir justicia a las autoridades de los tres niveles de gobierno que se sancione al feminicida y autor material del artero asesinato.

La última manifestación se realizó el jueves 7 de enero de 2021 en la explanada del Palacio Municipal de Los Cabos, la petición es que se castigue con todo el peso de la Ley a “El Chuy” y/o “El Salchicha”, que la muerte de Daniela no quede impune y, sobre todo, no haya una mujer más asesinada en Los Cabos.

“El día 7 de enero de 2021 volveremos a ser tu voz, Daniela Lino. Esa voz que nunca te debieron haber quitado de manera tan cruel. Exigiremos justicia, la cual desde el 16 de diciembre de 2020 no hemos tenido, exigiremos hechos y no palabras, exigimos que hagan su trabajo como debieron hacerlo desde un principio, ya que fue un acto atroz el que se cometió en tu contra, y al cual debieron de haberle dado prioridad para que el responsable de tu feminicidio estuviera pagando su crimen y no disfrutando una libertad que no merece”, advirtió Nena Lino, familiar de la joven.

Familiares, amigos y colectivos afirmaron que se mantendrán en pie de lucha hasta que haya justicia para Daniela, pues dicen que la vida de la joven nadie se las regresará, pero sí está en ellos el evitar que otra mujer pueda correr con la misma suerte y ser víctima de un feminicida.

“Así tengamos que hacer mil marchas más y llenar todo San José de lonas, lo haremos hasta que tengamos la justicia que mereces. En verdad lo pensé, que cuando fuera a visitarlas estarías ahí como siempre, con tu música a todo volumen, cantando y bailando”, recordó Lino.

En diversos estados de redes sociales, se han solidarizado con terrible asesinato de Daniela. Diversas mujeres han publicado parte de la historia de la joven, quien padecía autismo, no escuchaba bien y tenía dificultades de lenguaje.

“Para los que no me conocen, me llamaba Daniela Lino Ramírez, nací el 20 de julio de 2002, fui la más chica de tres hermanos, nací con autismo, por lo cual no escuchaba bien y no entendía algunas cosas, motivo por el cual siempre utilicé aparatos auditivos, pero ese no fue impedimento para asistir a una escuela normal como todos. Siempre me encantaron los animales, de hecho tengo varios gatos, conejos, pollos y perros, los cuales eran mis preferidos, en especial mi Muñeca, una perrita que adopté de cachorrita, la cual el día de hoy no come y está triste por mi ausencia”, se lee en la publicación.

Nena Lino también hizo publicaciones sobre Daniela, manifestando la etapa tan difícil por la que está atravesando la madre de la joven, las dificultades a las que se ha enfrentado, el espacio vacío que siente en casa y en el interior de su corazón.

Daniela fue una buena hija, buena estudiante, buena amiga y sobre todo buena persona. Pese a sus limitaciones era una mujer muy alegre, su discapacidad nunca fue impedimento para llevar una vida como cualquier jovencita.

“Siempre estuve acompañada de mi mamá, éramos muy unidas, y hoy que ya no estoy, veo que sufre inmensamente, que aún no asimila que ya no estoy, que lamentablemente su compañera de vida ya no la levantará por las mañanas dándole los buenos días, porque alguien tomó el destino de mi vida en sus manos el 16 de diciembre, fecha que no podré ni podrán olvidar nunca las personas que me quisieron, especialmente mi madre”, describió.

Familiares lamentaron la indolencia de muchas personas, que se han burlado de la desgracia de la joven, de la familia y de todos aquellos que están en el movimiento, de todas las mujeres que han exigido justicia y respeto hacia las féminas con movimientos sociales, topándose con burlas, acoso y demás.

“Espero que realmente se haga justicia y dejen de ser tan corruptos en esta sociedad, porque lamentablemente te pueden matar ante los ojos de la gente y nadie hace nada”, lamentó Nena Lino.

Es desgarrador el sentimiento que tienen los familiares y amigos, incluso la propia sociedad que ha estado de cerca, viven en incertidumbre, ya que lo ocurrido con Daniela “le pudo pasar a cualquiera”.

Cercano a la fecha en que la joven fue privada de la vida, otra fémina de nombre Ana Gómez fue encontrada sin vida en el hotel Hard Rock de la Riviera Maya, su cuerpo presentaba signos de violencia.

“Ana ya tiene la justicia que merecía al detener a su feminicida. Ahora esperemos que la justicia haga su trabajo y no lo dejen libre, le ruego a Dios porque Daniela Lino también obtenga su justicia al caer su feminicida muy pronto”, lanzó Salvador Lino.

La indignación hoy forma parte de la vida diaria de las mujeres de Los Cabos, sobre todo porque el asesino de Daniela está libre, aunque le siguen de cerca la pista.

 

ALTO A LOS FEMINICIDIOS EN LOS CABOS

Oficialmente en Baja California Sur se registraron tres feminicidios en 2020, uno más que en 2019. Asociaciones de defensa de los derechos de la mujer han manifestado que se tiene que poner un alto a los feminicidios, que no se conviertan en algo cotidiano, que se sepa que en Sudcalifornia se aplica todo el peso de la Ley.

El temor se ha apoderado de los habitantes, previo a fechas decembrinas y la crueldad con que se cometió el asesinato de Daniela, son factores que mantienen consternación y preocupación.

“Es difícil, todos andamos así. Tenemos que seguir adelante, porque a ella no le gustaría vernos así”, externó Libe de Jesús.

Lo preocupante de los registros de feminicidio es que, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, hasta noviembre de 2020 se habían registrado dos casos, a los cuales se suma el de Daniela. Hasta ese mes, 581 mujeres fueron víctimas de lesiones dolosas, lo que coloca a BCS en cuarto lugar nacional por tasa de lesiones dolosas en mujeres por cada 100 mil habitantes (146.8), casi el doble de la tasa nacional.

“En los primeros siete meses de 2020 asesinaron a más de 2 mil 240 mujeres en México. En Baja California Sur, según datos oficiales, se registraron 39 mujeres desaparecidas; dos víctimas de feminicidios, 77 de lesiones culposas y 485 de lesiones dolosas, posicionando al Estado como el segundo a nivel nacional con las tasas de lesiones y de violaciones sexuales más altas en el país: 122.6 víctimas y 53.3 por cada 100 mil mujeres. Al momento hay 269 reportes por violencia a niños, niñas y adolescentes, de los cuales 59 fueron víctimas de violencia sexual. Las llamadas de emergencia han sido 23 por abuso sexual, 29 por acoso u hostigamiento sexual y 13 por violación. Tres mil llamadas de auxilio fueron por violencia familiar y mil 462 por violencia por parte de la pareja. En este mismo momento y, a contra derecho, en BCS hay siete mujeres procesadas penalmente por haber accedido a la interrupción de embarazos”, señaló Rosalba Rodríguez, diputada por Morena.

La Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) emitió un pronunciamiento, en el cual solicitan a las autoridades justicia para que las cabeñas estén seguras, sobre todo porque hay miles de trabajadoras, gran parte de ellas son madres solteras que salen a buscar el pan para sus hijos, y por ellas se debe garantizar la tranquilidad.

Isaías González Cuevas, dirigente nacional de la CROC, afirmó que deben blindar a las cabeñas y que la seguridad retorne a los hogares, “lamento que sigan ocurriendo hechos lamentables como los de la joven Daniela Lino, de 18 años de edad, quien con engaños habría sido llevada por su ex pareja sentimental a un cerro a espaldas del fraccionamiento Country del Mar en San José del Cabo, donde horas después sería hallada sin vida. Desde aquí nuestra solidaridad con los familiares y decirles que no están solos, que como sindicato vamos a exigir a las autoridades competentes el total esclarecimiento de los hechos que lleven a la detención y condena de los responsables”.

GRITOS DE AYUDA

Entre los tres feminicidios cometidos en BCS durante 2020, en el caso de Daniela, sus familiares denunciaron que el asesinato fue cruel, no pudo pedir ayuda, fue un grito en silencio. Su muerte está cargada con todas las agravantes posibles y el responsable debe ser castigado.

“Daniela no era como nosotros, Daniela era especial, Daniela no pudo gritar y no se pudo defender. Daniela era un ángel y no merecía lo que le hicieron, se ensañaron con ella, fue la muerte más espantosa que se vivió aquí, todos saben quién era ella. Nada nos va a regresar a nuestra niña, pero queremos que se haga justicia”, expresó una de las manifestantes.

El golpe fue muy duro para la familia Lino Ramírez, quizá nunca se recuperarán, la manera en que les arrebataron a Daniela fue bestial, doloroso e impotente.

Los grupos organizados, familiares y amigos hicieron el compromiso de seguir todos los días pidiendo justicia, orando para que el responsable pague con cárcel y que la familia pueda descansar de este dolor profundo: “Que se haga justicia, porque ella era una jovencita a la que le quedaba mucho por vivir, seguir adelante y no se puede quedar esto así, porque él (Jesús Ernesto Chinchilla) puede quedar libre y hacer lo mismo con alguna otra mujer. Es lo que no quiero, quiero que se haga justicia por lo que le pasó a mi hija, es lo único que estoy pidiendo”, lanzó la madre de la víctima.

“Este año fue mi prima, tal vez, Dios no lo quiera, el día de mañana podrá ser otra”, dijo Alondra, otra consanguínea de la joven.

Con el clamor “Justicia para Daniela Lino. Somos y seremos tu voz, hermana. ¡Nos queremos vivas! ¡Que caiga con fuerza el feminicida!”, grupos organizados de mujeres lanzaron sus peticiones, que, así como se exige el respeto a la mujer, haya justicia, las autoridades estén al servicio de los habitantes, que no haya necesidad de manifestaciones, que sean las propias autoridades las que busquen castigar y se termine la impunidad.

“Ni siquiera deberíamos estar haciendo estas marchas, no es justo que nos estén matando, que para todos sea más fácil un carpetazo a todos los casos de asesinato inconclusos, no deberíamos tener miedo al salir de nuestras casas; la mamá de Daniela ahorita debería estar con su hija, no llorándole a una lona colgada afuera del Palacio de Gobierno, nada de esto debería estar sucediendo”, compartió la fundación Armadas del Desierto.

Comentarios

Tipo de Cambio