Sinaloenses lavan dinero en casas de cambio de Tijuana


 
Noticias del día martes, 22 septiembre, 2015 08:26 PM

En menos de dos años, Omar Guadalupe Ayón Díaz y Osvaldo Contreras Arriaga lavaron más de 45 millones de dólares, producto de la venta de droga perteneciente al Cártel de Sinaloa en Estados Unidos, a través de casas de cambio en Tijuana y empresas en Sinaloa. Fichados por la Interpol, buscados por la Fiscalía Federal de Estados Unidos y la Procuraduría General de la República (PGR), los dos hombres estaban lejos de mantener un bajo perfil. Viajaban de Culiacán, Sinaloa, a la frontera de Tijuana y hacia Estados Unidos, se paseaban en California, comían langosta en la zona turística de Puerto Nuevo en Baja California y se hacían cuidar por un grupo de escoltas.                                 Osvaldo Contreras Arriaga, acusado de traficar cocaína. Pero en su más reciente viaje, fueron detenidos. En diferentes días, los socios llegaron al puerto de Cartagena, en las aguas del Mar Caribe, al norte de Colombia. La entrada de Osvaldo Contreras Arriaga, el miércoles 19 de agosto de 2015, al Aeropuerto Internacional Núñez de Cartagena, activó alertas en el Departamento de Migración de Colombia. Procedente de Panamá, el joven de 27 años fue identificado como miembro del Cártel de Sinaloa, de acuerdo con la Circular Roja de Interpol emitida por el gobierno de Estados Unidos. Fue entonces que se buscó la ubicación de su socio, Omar Guadalupe Ayón Díaz, quien se encontraba alojado en un hotel a las afueras de la ciudad de Cartagena. Oficiales colombianos lo detuvieron por “los delitos de blanqueo de capitales, organización, asociación o grupo delictivo”, informó la autoridad colombiana. Al igual que Contreras Arriaga, contaba con una Circular Roja de Interpol. Los dos hombres permanecen en Colombia, desde donde esperan su extradición a Estados Unidos para ser procesados en una Corte Federal.   Dinero del narco escondido en carros   En marzo de 2015, un Gran Jurado del Distrito Sur de California radicado en San Diego, presentó una acusación en contra de Omar Ayón Díaz y Osvaldo Contreras Arriaga por los delitos de conspiración internacional para lavado de dinero y tráfico de cocaína. También conocido como “Ahijado”, “Ahijado VIP”, “Thor” y “Cejas”, Ayón Díaz es propietario y administrador de varias casas de cambio en Tijuana. El hombre de 36 años inició como cajero en una de las más de 15 casas de cambio propiedad de Miguel Ángel “Micky” Márquez Treviño, preso desde 2009 y acusado de lavar dinero para el Cártel Arellano Félix. Desde abril de 2013, los detenidos en Colombia, en colaboración con un tercer hombre identificado como Joel Acevedo Ojeda, alias “El Peludo”, “El Peludín”, “Bisholo” y “Manuel”, conspiraron para transportar y transferir instrumentos monetarios y fondos entre México y Estados Unidos para sostener una red de narcotráfico. Osvaldo Contreras Arriaga (de blanco) y Omar Guadalupe Ayón Díaz. Detenidos en Colombia, serán extraditados a EU Así lo indica la formulación de cargos aceptada por la Corte Federal del Distrito Sur de California, de la cual ZETA tiene copia. “El objetivo de esta conspiración era mover grandes volúmenes de dólares, producto de las ganancias ilícitas de la venta de drogas traficadas de México hacia Estados Unidos”, señala el documento. A la par que introducían grandes cantidades de droga desde México a casas de almacenamiento en California para su distribución en la Unión Americana, Ayón Díaz y Contreras Arriaga dirigían el contrabando de millones de dólares para ser lavados en casas de cambio de Tijuana. Para esto utilizaban mensajeros, quienes escondían fajos de dólares en compartimentos secretos en automóviles al salir de Estados Unidos para no ser detectados por agentes aduanales. “Estos mensajeros también contrabandeaban dólares desde México a bancos de Estados Unidos para hacer depósitos y luego realizar transferencias bancarias electrónicas en México con el dinero ya convertido a pesos”, indica la acusación. El dinero, que no era depositado en cuentas bancarias en México, se entregaba directamente a los cárteles de la droga, explican documentos presentados ante la Corte. A pesar de que los inculpados utilizaban mensajes codificados mientras se comunicaban a través de radios Nextel y teléfonos celulares BlackBerry para organizar el movimiento de droga y de dólares, la autoridad norteamericana descubrió sus estrategias. Por el delito de lavado de dinero, la pena máxima en Estados Unidos es de 20 años. En lo individual, a Osvaldo Contreras Arriaga se le acusa de dirigir una red de tráfico de cocaína dentro del Distrito Sur de California. Además de esto, la acusación solicita que de ser encontrados culpables, los tres hombres entreguen al Gobierno Federal “cualquier propiedad, cuenta o inmueble involucrado en ese delito y cualquier otra propiedad rastreable a tales bienes por no menos de 45 millones de dólares”, cantidad calculada en ganancias obtenidas por los acusados.   Casas de cambio de “El Atlante” En Tijuana, Omar Guadalupe Ayón Díaz se presentaba como casacambista, asistía a reuniones públicas y acompañado de sus escoltas, se trasladaba entre sus diferentes casas de cambio para supervisar su funcionamiento. Una de estas casas de cambio es Centro Cambiario Titán, localizada en un pequeño centro comercial de la colonia El Prado, al frente del Auditorio Municipal. En una demanda interpuesta ante la Junta de Conciliación y Arbitraje en Tijuana, con número de expediente 6124/14, un ex empleado señala como propietario de este centro cambiario a Omar Guadalupe Ayón Díaz. La parte demandante desistió del litigio laboral en junio de 2015. Meses antes, en marzo, se había desahogado la última audiencia. A su vez, Ayón Díaz trabaja para Alfonso Lira Sotelo “El Atlante” y su familia, quienes manejan una de las principales plazas del Cártel de Sinaloa en esta frontera. Áreas de Inteligencia del Consejo Estatal de Seguridad Pública ubican a Omar Guadalupe Ayón Díaz y a Osvaldo Contreras Arriaga como subordinados directos de la familia Lira Sotelo. Alfonso Lira Sotelo se inició en las filas del narcotráfico en 2007 junto a Teodoro García Simental “El Teo” y, tras la detención de éste, empezó a escalar posiciones en el trasiego de droga hasta que en septiembre de 2014 fue detenido en Zapopan, Jalisco. Después de esto, el Grupo Coordinación de Baja California informó que la familia Lira Sotelo se reestructuró para continuar con las actividades relacionadas con el narcotráfico como ejecuciones, lavado de dinero, extorsiones y secuestros.  Como encargado de la célula quedó otro hermano del narcotraficante, Javier Lira Sotelo “El Carnicero” o “El Hanibal”, esto de acuerdo con información en poder del Consejo de Seguridad, por lo que ya han tenido por lo menos dos intentos fallidos por capturarlo en Tecate en lo que va del año 2015. Las propias autoridades aseguran que Alma Delia, hermana de ambos, continúa con la operación financiera, sin embargo, fuentes ministeriales consultadas indicaron que no existe ninguna acusación formal en contra de la mujer, ni orden de aprehensión. A ellos dos, los asiste el principal socio de “El Atlante”, Jorge Joaquín Valbuena Álvarez “El Español”, mientras que Tecate está bajo el control de Francisco Javier Payán Pérez “Nanis”, refirieron desde las áreas de Inteligencia del Estado. Mediante el organigrama de esta célula criminal, autoridades de Seguridad Pública explican que para la operación de las casas de cambio, el flujo de capital y el lavado de dinero, la familia Lira Sotelo contrató los servicios de Contreras Arriaga y Ayón Díaz. Sin embargo, fueron detectados por corporaciones policiales, las cuales capturaron en más de una ocasión a los dos acusados cuando se encontraban en Tijuana. Incluso, Ayón Díaz se presentó en la Policía Estatal Preventiva (PEP) el 2 de enero de 2014 para solicitar no ser molestado, ya que por ser casacambista se le detenía constantemente, argumentó.   Negocios perfectos para lavado de dinero   En Tijuana hay alrededor de 300 centros cambiarios, una cuarta parte de los establecidos en todo el país, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Como mínimo, cada ventanilla de estas casas de cambio realiza operaciones diarias por 15 mil dólares, ya sea en venta o compra de divisas. Expertos antilavado consultados por este Semanario, explicaron que para lavar dinero a través de una casa de cambio, se fragmentan operaciones a transacciones menores a 500 dólares y así se evita el llenado de reportes ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), como lo marca la Ley. Como segundo paso, las divisas son exportadas a Estados Unidos por medio de empresas dedicadas a la compra de dólares, las cuales otorgan el equivalente en pesos de estas cantidades. “Los centros cambiarios, por definición, no pueden lavar dinero porque tiene que internar ese dinero al sistema financiero, pero si ya tienen cuentas bancarias, entonces se depositan esos pesos en ellas”, refiere otra de las fuentes consultadas. Y así lo hacían los acusados. Documentos elaborados por autoridades estadounidenses, revelan que las cuentas bancarias a las que eran transferidos los fondos lavados, pertenecían a los cárteles del narcotráfico. Uno de los centros cambiarios ligados a “El Atlante” Además del Centro Cambiario Titán, a Omar Guadalupe Ayón Díaz y a Alma Delia Lira Sotelo, se les relaciona con otras casas de cambio localizadas en el fraccionamiento El Florido en la Zona Este de la ciudad, en el Bulevar Insurgentes y varias más sobre el Bulevar Agua Caliente. A nombre de Alma Delia Lira Sotelo, la SHCP expidió la clave de identidad financiera 0CCBI0. Mientras que Omar Guadalupe Ayón Díaz aparece en el catálogo de transmisores de dinero, emitido en octubre de 2007 por la Secretaría de Hacienda.   Buscado y amparado en México   Fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR) confirmaron que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) mantiene una indagatoria abierta contra Ayón Díaz por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y lo que resulte. Se trata del expediente UEIORPIFAM/AP/202/2014, abierto el 30 de octubre de 2014 por la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda. Por este motivo, desde esa fecha se congelaron cuentas de ahorros, cheques y fideicomisos, entre ellos una cuenta bancaria en Scotiabank, así como contratos, créditos y valores en las instituciones que integran el Sistema Nacional Financiero. En esta averiguación previa aparecen también las empresas Acuícola Castper y Cote Corporación Técnica Empresarial, localizadas en Sinaloa, al igual que 29 personas más. Un día después de que se inició la indagatoria, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) registró la renovación de Centro Cambiario Titán, en Tijuana, con el número de oficio 178484 en su padrón de entidades supervisadas y cuyo primer registro se remonta al 1 de noviembre de 2011. De hecho, información del Tablero de Control del CNBV -actualizada el 24 de agosto de 2015- indica que esta casa de cambio, cuyo propietario es identificado como Omar Guadalupe Ayón Díaz, cumplió satisfactoriamente con todos los instrumentos de control, como reportes de operaciones en efectivo con dólares y auditorías. No obstante a que en apariencia, esta casa de cambio operaba dentro del marco legal, Ayón Díaz acumuló amparos para él y su familia. Sin resolver, está el proceso 68/2015, interpuesto en los primeros meses de 2015 en el Juzgado Primero de Distrito en Materias de Amparo y de Juicios Federales en Tijuana, contra el presidente de la CNBV. Le sigue el proceso 222/2015 en el Juzgado Segundo de Distrito de Amparo y de Juicios Federales, también en Tijuana, presentado el 10 de abril de 2015 por una posible orden de presentación en contra del titular de la SEIDO, pero al no existir ésta, se sobreseyó el juicio de amparo. De igual forma, se amparó contra el embargo, aseguramiento e inmovilización de cuenta bancaria, en relación a la indagatoria que la PGR mantiene en su contra. Un juicio de amparo promovido adicionalmente, es el proceso 947/2015 en el Juzgado Primero de Amparo y de Juicios Federales, contra el secretario de Seguridad Pública de Tijuana, presentado el 11 de agosto de 2015, en amparo de privación de libertad y orden de detención. En éste, los amparados son tanto Omar Guadalupe como su hermano Alexis Ayón Díaz. Aunque el asunto todavía no se resuelve, se le concedió la suspensión provisional del acto reclamado y se le fijó una garantía de 2 mil 500 pesos. Mientras que Pedro Iván Ayón Díaz, uno más de sus hermanos, detenido por la Policía Estatal Preventiva el 31 de agosto de 2013 por no poder comprobar la procedencia de 270 mil pesos en efectivo, promovió el juicio de amparo 982/2015 en contra del procurador general de la República. Este proceso tiene fecha del 24 de agosto de 2015, cinco días después del arresto de su hermano en Colombia.   Propiedades en Tijuana y Sinaloa   De manera adicional, autoridades investigan la relación entre las actividades ilícitas de Osvaldo Contreras Arriaga y una de sus hermanas, quien se desempeña como controladora aérea en el Aeropuerto de Tijuana y que, tras la detención de su consanguíneo, ingresó a Colombia para visitarlo. La familia Contreras Arriaga es originaria de Culiacán, Sinaloa. Osvaldo Contreras nació el 18 de febrero de 1988 en esa ciudad, y algunos de sus hermanos, así como él, tienen residencia en Tijuana. Las celebraciones y fiestas de la familia del joven de 27 años, identificado como miembro del Cártel de Sinaloa, aparecen constantemente en las secciones de Sociales de diarios locales de Sinaloa. Unidades de Inteligencia del Consejo Estatal de Seguridad Pública, identifican dos domicilios de Osvaldo, el primero en la colonia Paseos del Florido de la Zona Este de Tijuana. Mientras que en Culiacán, Sinaloa, tiene otro domicilio en el fraccionamiento Villas del Río. En esa ciudad recibió un permiso de construcción de la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología, con fecha 24 de abril de 2013. Por su parte, su hermana cuenta con un departamento valuado en 930 mil pesos, adquirido en 2013 en un fraccionamiento de lujo de Tijuana. Además, en 2014 compró una propiedad en la delegación La Mesa. Respecto a las propiedades Omar Guadalupe Ayón Díaz, nacido el 12 de diciembre de 1978, las autoridades localizaron una en la colonia Mariano Matamoros. De manera adicional, en 2010, Ayón Díaz adquirió un crédito por 50 mil dólares, otorgado por un empresario textil de la ciudad, bajo la garantía de un terreno en la delegación San Antonio de los Buenos, el cual había sido comprado cuatro años antes por 132 mil pesos. Pese a que durante años, la autoridad estadounidense siguió los pasos de Omar Guadalupe Ayón Díaz y Osvaldo Contreras Arriaga, la acusación en su contra se mantuvo reservada hasta los primeros días de septiembre, tras la detención de ambos. Y es que dentro de México, los miembros del Cártel de Sinaloa viajaban y vivían bajo la imagen de hombres de negocios. Ahora se encuentran bajo disposición del Despacho del Fiscal General de la Nación en Colombia y en espera de ser extraditados a Estados Unidos.  

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio