Denuncian maltrato animal y robo de medicamentos en perrera municipal


 
Ezenario lunes, 22 septiembre, 2014 07:00 PM

Desatención a perros bajo el cuidado del Centro de Control Animal de Tijuana, prácticas de eutanasia fuera de procedimiento, robo de medicamentos y hasta la sustracción y venta de perros de razas cotizadas, son prácticas que denuncia la activista Gloria Beltrán, quien tuvo acceso a estas instalaciones municipales.   Como pruebas, presenta videos y fotografías que constan las pobres condiciones en que viven los animales ahí resguardados y el maltrato perpetrado por empleados como Marcos López –encargado de recibir las denuncias de maltrato animal– al momento de sacrificar la vida de tres perros. Beltrán, representante de la organización “Defensores de Animales de Estados Unidos” en el Centro de Control Animal en Tijuana, era la encargada de administrar y vigilar el uso apropiado de los medicamentos para la eutanasia de perros, que la asociación proveía a esta dependencia. La activista se desempeñó en ese cargo durante tres años, pero en agosto de 2014 denunció ante Sindicatura Procuradora y la asociación que representa, el robo de un frasco de medicamento. En Sindicatura, la denuncia no procedió porque el medicamento no era propiedad del Ayuntamiento, le comentaron a Beltrán. Por su parte, la asociación norteamericana dejó de donar el medicamento a raíz de las irregularidades. De ahí que el 1 de septiembre, el doctor Luis Alonso Villegas, director de la Dirección Municipal de Salud, pidiera que la activista fuera expulsada del Centro. La activista denuncia que el procedimiento de eutanasia, por lo general, es realizado sin la presencia de un veterinario y de manera grupal, por lo que los animales sufren estrés y miedo. Incluso, asegura que en ocasiones algunos de estos perros continúan vivos cuando el camión de la basura los recoge para depositarlos en un relleno sanitario. Además de que las inyecciones contra garrapatas contienen ivermectina, medicamento controlado y de uso exclusivo para veterinarios, son aplicadas, en recorrido a colonias, por empleados de Control Animal a cambio de 40 pesos. En entrevista con ZETA, el titular de la Dirección de Salud Municipal, Luis Alonso Villegas y el responsable del Centro de Control Animal, Marco Antonio Tapia señalaron a Beltrán como una persona conflictiva y niegan las irregularidades de que se les acusa. Tapia confirmó que las eutanasias a perros se realizan en forma grupal, pero sin maltrato y bajo “la presencia continua” del veterinario Rigoberto Martín del Campo. Respecto al señalamiento de robo de medicamento para realizar eutanasia, Villegas menciona que Gloria Beltrán era la única que administraba las dosis del fármaco, por lo que personal de Control Animal no pudo tener acceso a él. Sin embargo, la organización estadounidense ha dejado de suministrar el medicamento al Ayuntamiento. Por esto, la administración municipal reservó una partida presupuestal por 220 mil pesos para la compra de éste. Por la adquisición de 120 frascos requeridos en agosto y septiembre, se erogaron 33 mil pesos. De igual manera, Tapia señaló que se lleva registro de todo perro que ingresa, se adopta, se reclama o se sacrifica en la perrera municipal, por lo que negó conocer de casos de venta de animales ahí cautivos. El director de Salud Municipal afirma que se comunicó vía telefónica con la representante de la organización pro animal para dialogar sobre las peticiones que ella hizo al alcalde Jorge Astiazarán, que incluían incremento de presupuesto para campañas de vacunación, adopción y esterilización de animales. Durante la llamada, sostiene que Gloria Beltrán lo acusó de tratar de manera déspota a sus empleados, por lo que el doctor Villegas se comunicó con la asociación “Defensores de Animales de Estados Unidos” para solicitar el cambio de su represente en Control Animal, el cual se efectuó el 4 de septiembre de 2014. En lo concerniente al cobro por la aplicación de vacunas realizada por empleados durante horario de trabajo y con medicamento hurtado de la dependencia, Villegas y Tapia mencionaron haber escuchado señalamientos al respecto, pero no una denuncia o queja formal que señale fecha, lugar e implicados. En Tijuana viven seis perros por cada diez habitantes, la mitad de ellos en situación de calle. El incremento al presupuesto del Control Animal no se ha efectuado por la falta de liquidez en el Ayuntamiento. Esta dependencia funciona con una plantilla integrada por director, veterinario responsable, cuatro rescatadores y tres voluntarios, además de dos unidades vehiculares para recolección.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio