Delitos menores, impunes

Foto: Cortesía.- El robo de vehículo se ha disparado en Los Cabos, con un incremento del 13% en 2018; dos vehículos por día desaparecen en la comunidad cabeña y nada lo ha podido impedir
 
Edición Impresa Martes, 30 Octubre, 2018 01:40 PM

Mientras que los homicidios han disminuido un 59 por ciento en lo que va de 2018, comparado con 2017, el robo a casa habitación, asaltos, lesiones, violación y violencia intrafamiliar siguen siendo los focos rojos del delito en BCS

“Los homicidios no es lo único que nos afecta, en la colonia constantemente pasan a visitarnos los rateros. Yo no vivo aquí, pero tengo mi negocio y ya me fue mal, se metieron al negocio y vencieron los candados, se llevaron lo que pudieron del negocio, ya después vinieron y se llevaron mi bolsa mientras atendía. No nos escapamos de ninguna, a toda la calle Limón nos traen de encargo y lo peor es que viven en la Toronja, para allá por la misma calle, o sea que tenemos a los ladrones a sólo unos metros y la autoridad hasta platica con ellos”, así lo dijo la señora Rosario A. habitante de la colonia Las Garzas en el municipio de La Paz.

Los delitos de alto impacto han atraído la total atención de las instituciones de los tres niveles de gobierno. Incluso se mandaron traer más de dos mil efectivos militares y federales, gran parte de los que llegaron a Baja California Sur pertenecen a fuerzas especiales y células de inteligencia.

Si bien es cierto que los homicidios dolosos no desaparecieron, sí se tuvo una baja del 59% comparando los primeros 9 meses de 2017 con 2018; en 2017 se cometieron 354 homicidios de enero a septiembre, mientras que en 2018 el registro fue de 149.

Pero las autoridades han desatendido otros delitos en foco rojo. En algunos casos las lesiones dolosas, violaciones, robos a casa habitación, a negocio, de vehículo, extorsión, violencia intrafamiliar y el narcomenudeo están en rojo y con miras a seguir creciendo.

Foto: Cortesía.- Habitantes de la colonia Miramar en La Paz han decidido abandonar su patrimonio por la alta incidencia en robos a casa habitación, de vehículo, asaltos a mano armada y demás, ante la falta de atención
de las instituciones

“Desde que los delitos de homicidio generados principalmente por bandas delincuenciales organizadas, mantuvieron la atención de las instituciones y que hoy han ido a la baja o ya dejaron de ser la atención de las autoridades, delitos como las violaciones, violencia intrafamiliar, lesiones dolosas y el narcomenudeo, se dispararon en los últimos meses, lo que atrae la atención y preocupación, sobre todo, por ello se requieren programas de contingencia urgente”, manifestó el representante legal del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito.

La denuncia se ha agravado en la capital del estado, la falta de alumbrado público en colonias como Miramar, Agustín Olachea, Indeco, Las Garzas y otras, ha generado que aumenten los delitos de robo a casa habitación y a negocio. Sin embargo, los ciudadanos mantienen el dedo en el renglón.

“Resulta que hace casi un mes que estamos en total oscuridad, y mira que te pido ayuda porque hay muchachas que tienen que pasar por estas dos cuadras que los focos mercuriales no prenden, en servicios públicos no hacen caso. Hace un mes que puse mi reporte, que es el 55035 y jamás han venido a revisar, por favor ayudamos a que esto se solucione, es por la calle Limón entre Granada y Piñón, de la colonia Indeco, han pasados cosas malas”, fue una denuncia anónima que llegó a ZETA.

Los vecinos de la zona solicitaron la intervención ante la falta de sensibilidad de los encargados de servicios públicos municipales, y con justa razón, de acuerdo a los reportes de parte de la Policía Ministerial, la zona es conocida como “zona caliente”, debido a que “no sólo hay delitos de robo, hay múltiples registros de narcomenudeo en la zona. Se tienen archivadas algunas riñas producto de venta de droga, es muy complicado que los ciudadanos denuncien, debido a que ellos mismos conocen a los delincuentes y se los topan a diario, lo que da pie a que haya impunidad”, reconoció el elemento de investigación de la Policía Ministerial del área de narcóticos.

 

EN ROJO, VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

Según las últimas estadísticas del observatorio ciudadano Semáforo Delictivo, se reveló que a inicios de este año 2018, Baja California Sur se encontraba en amarillo en el índice de violencia intrafamiliar, en la comparativa de incidentes de violencia de 2017 vs 2018, se registraron mil 982 y en lo que va del año se han registrado mil 392, respectivamente.

Para la asociación civil, cambió en mayo de este mismo año a color rojo, con un mayor número de incidentes de esta índole, según revelan las denuncias interpuestas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

De acuerdo con Semáforo Delictivo, en el mes de mayo se presentaron 187 incidentes contra los registros de agosto con 167, por lo que la media península continúa en luz roja.

Foto: Cortesía.- Guillermo “N” despojó a empresarios de dinero en efectivo, artículos de perfumería, bisutería y un automóvil en el centro de Ciudad Constitución en Comundú, donde el robo a negocio se disparó en un 800%

El mapa delictivo comparado entre 2017 y 2018, en el mes de agosto se incrementó un 9% vs la media registrada, lo que da un ligero aumento en las cifras de violencia en el hogar.

La información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expone que la violencia familiar se ejerce contra las mujeres, los menores de edad y adultos mayores, este tipo de coerción se reporta en 8 de cada 10 hogares en México.

Se considera violencia intrafamiliar, todo el maltrato físico, sexual o psicológico, que viven los integrantes de una familia y que es generado por alguno de sus miembros, sin importar el espacio donde ocurra. Según las cifras de Semáforo Delictivo, en el 2014 los incidentes eran tan pocos que no se tenía registro de Baja California Sur, siendo hasta enero del 2015 que se empezaron a estudiar los casos de violencia intrafamiliar en el estado.

También las víctimas sexuales son un motor importante para las diversas asociaciones civiles, buscan concientizar a las personas agredidas, un gran número menores de edad, tratan de tocar su conciencia para que denuncien a sus victimarios, pero “no denuncian para no terminar o romper la familia, no fracturar la relación y en algunos casos no sentirse responsables”, argumentan expertos, en referencia de los hechos.

“Lamentablemente muchas de las víctimas de violación, acoso sexual y ese tipo de delitos, no son denunciados, y es que en su mayoría, te puedo confirmar, los responsables son los familiares. La mayor parte ocurre en Los Cabos y le sigue La Paz, consideramos que mientras las personas no acudan a demandar la atención de las diversas instituciones, los hechos van a continuar, en algunos casos vemos un patrón, no era la primera vez que ocurría la violación”, expresó el representante del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito.

Además de que las víctimas que no lo denuncian, no reciben atención por el daño psicológico. Esto, según expertos, al crecer son serios prospectos a cometer el mismo delito contra una persona.

 

DELITOS DE BAJO IMPACTO EN LA MIRA

“Pareciera que las fuerzas del orden, encargadas de la seguridad del estado, amparan, en los tres ámbitos de gobierno, para centrar la lucha de erradicar los delitos de alto Impacto, aquellos que tienen que ver con muertes violentas, con exhibicionismo criminal, donde aparecen ejecutados, desmembrados y letreros amenazantes entre un cartel y otro, se concentraron en desaparecer eso, simular o, al menos, ocultarlo, para generarnos una sensación de seguridad, para decir que recuperamos la tranquilidad”, puntualizó el experto en delincuencia organizada consultado por ZETA.

Se desvió la atención de las fuerzas del orden, eso ha quedado muy claro; la oleada sangrienta entre grupos criminales como Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), de Sinaloa, movilizaron miles de elementos militares, federales, estatales, municipales y ministeriales.

Los hechos atrajeron la atención de organismos internacionales, el Departamento de Estado de Estados Unidos y la prensa mundial, el ojo del huracán se centró en Los Cabos, Baja California Sur. Sin embargo, también llevó a que los esfuerzos y el avance en la lucha por la desintegración familiar se vinieran abajo.

Tan sólo en los primeros siete meses del año se produjeron mil 238 matrimonios, de esos se registraron 621 divorcios, es decir que cada año más del 50% de las nuevas familias se convierten en “familias disfuncionales”, lo que eleva la probabilidad de problemas en el hogar, drogadicción, delitos y abusos.

“Los delitos de alto impacto no han bajado, lo que ha bajado información al respecto porque te voy a decir que ya no tenemos ejecutados o ya no sabemos ejecutados, pero todos los días desaparecen personas y eso es tan grave”, agregó el experto en delincuencia.

La sensación de que habrá disparos de arma de fuego en la calle disminuyó considerablemente, así lo denota la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) que  coloca a los destinos de Baja California Sur, La Paz y Los Cabos, como las ciudades que más bajaron en percepción de inseguridad.

Pero, el detalle se centra en los delitos de homicidios dolosos, porque en las calles aún se respira el miedo de regresar a casa y no encontrar sus pertenencias.

“Así que digas que se recuperó la tranquilidad en el estado, sólo es en base una estadística específica, no un hecho concreto, qué te digo yo, que revises una estadística que no menciona en ninguno de los esquemas de Semáforo Delictivo. Por ejemplo, de Índice de personas desaparecidas, tenemos un índice muy alto, todos los días desaparecen, sobre todo mujeres, entonces no hemos recuperado la tranquilidad del todo”, lanzó el experto en materia.

Es preocupante que los delitos como lesiones, violación, robo en sus diversas modalidades, violencia intrafamiliar y el narcomenudeo siga afectando gravemente a los ciudadanos. No se ha puesto el alto que realmente espera la población, como se dice comúnmente: se les ha dado “un mejoralito” y no se ha tomado al toro por los cuernos.

 

MUNICIPIOS EN RIESGO

Los cinco municipios de Baja California Sur están experimentando una crisis importante de delincuencia, no la organizada, sino la de bajo impacto que les sigue doliendo a los ciudadanos todos los días.

Las cifras a nivel estatal pudieran colocar sólo a delitos como el narcomenudeo, lesiones dolosas y la violencia intrafamiliar con foco rojo. Sin embargo, en los municipios la situación es crítica y preocupante.

“Robo casa habitación, la extorsión, las agresiones sexuales, estamos en los primeros lugares nacionales, y pareciera que no se está haciendo nada al respecto, y sabes que es muy notorio. La descoordinación, perdón, la falta de coordinación entre las corporaciones policiacas, me refiero a las municipales, estatales y federales, por ejemplo, las instituciones militares, el hecho de que la inteligencia naval no comparta con inteligencia militar sus planos geo-criminales, es una referencia de la falta de comunicación que hay entre esas corporaciones”, explicó el experto en delincuencia.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en comparación de los primeros 9 meses del 2017 vs 2018, el municipio de Mulegé, el municipio más al norte de Baja California Sur, registró los delitos de extorsión y la triplicación de incidentes por narcomenudeo; Loreto tuvo un ligero aumento de denuncias por lesiones dolosas, el aumento del 22% en robo a casa habitación, el triple de extorsiones y el doble de reportes por violencia intrafamiliar; Comondú no se queda atrás con el aumento en lesiones dolosas, el doble de denuncias por narcomenudeo, así como 800% en robos a negocios.

En cambio, los municipios más grandes del estado como La Paz y Los Cabos, por el lado de la capital paceña aumentó un 24% el delito de lesiones dolosas, además de un deslice importante en violencia intrafamiliar; en Los Cabos, las violaciones siguen siendo el Talón de Aquiles, subieron un 11% los robos de vehículo, además se disparó el robo a negocio en más de un 2 mil 500%, lo que deja en claro que los delitos menores, ahora son la mayor preocupación para los ciudadanos.

PESE A BAJA PERCEPCIÓN,  LOS DELITOS SIGUEN

“El año más desastroso para sudcalifornia sin duda es el 2017, los índices de homicidios se fueron por los cielos, el semáforo se fue a más de 600 homicidios. A partir de ello inició una especie de reconstrucción, desde células delictivas como las mismas autoridades, buscaron la manera de bajar la intensidad y que se deje de perseguir y que los estándares se normalicen”, al menos en el aspecto de alto impacto, porque los delitos menores continuaron, afirman especialistas en criminología a ZETA.

Durante el 2017 Baja California Sur, se vio altamente afectada por la ola de violencia derivada al choque entre bandas del crimen organizado, al grado que durante ese último año fueron más de 600 homicidios dolosos registrados oficialmente, sin embargo, se estima que la cifra haya superado las mil muertes.

BCS es la entidad en el país que más ha reducido los índices de homicidio y muertes relacionadas al crimen organizado.

“Baja California Sur es la entidad que más ha reducido los índices de homicidio y muertes relacionadas con el crimen organizado y, los delitos del fuero común afortunadamente también van a la baja”, puntualizó Carlos Mendoza Davis, Gobernador de la entidad.

Asimismo, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Seguridad Urbana, la percepción ciudadana sobre la seguridad bajó considerablemente, se colocó a La Paz y Los Cabos como el sexto y octavo lugar de la lista de los destinos donde la gente se siente segura.

Foto: Cortesía.- Los homicidios dolosos atrajeron la mayor atención de los cuerpos de seguridad de los tres niveles, labor que ha conseguido la disminución del 54% en homicidios dolosos en comparación a los primeros nueve meses de 2017 contra 2018; este año van 223 muertos

Dicha percepción desde luego que beneficia a los destinos turísticos de sudcalifornia, que al final de cuentas, es la estrategia buscada por el gobierno mexicano y el local. Por ello, se dispuso la presencia de fuerzas de seguridad federal y militar, especialistas en delincuencia organizada e inteligencia militar.

“La percepción ciudadana sobre la seguridad ha mejorado considerablemente, es decir, la gente comienza a sentirlo. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana Pública realizada hace apenas un par de días por el INEGI, esta ciudad de La Paz y Los Cabos se ubican en el lugar sexto y octavo de los municipios en donde la gente siente mayor seguridad de vivir”, celebró el mandatario estatal.

Anteriormente, La Paz se ubicaba con un 85% en el mes de diciembre del 2017, mientras que ahora se encuentra con un 48% en septiembre del 2018, números importantes que vienen a mejorar la percepción ciudadana.

Por su parte, la joya de la corona; Los Cabos, su inseguridad era del 70% y ahora es solamente de 44%. Es por ello que el Gobernador del Estado aseguró que no se escatimará en recursos para garantizar la seguridad.

“Dentro de las limitaciones que tiene el presupuesto que ejercemos, no escatimamos, ni vamos escatimar recursos para garantizar la seguridad de las y los sudcalifornianos”, finalizó.

Cabe mencionar, que los índices están por debajo de la media nacional que es del 75% de percepción. Sin embargo, pese a las campanas al vuelo, los delitos menores están por encima de la media nacional, y la entidad es ahora el centro de atención de organizaciones civiles que investigan los índices de criminalidad.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio