El new deal de AMLO (Cuarta parte)

Foto: Ramón T. Blanco Villalón/Andrés Manuel López Obrador
 
Opinionez Lunes, 9 Abril, 2018 12:00 PM

Para Andrés Manuel, el origen de todos nuestros males es la corrupción, y es muy probable que tenga razón. El impacto es tan grande que según cálculos de la OCDE, alcanza a disminuir hasta en dos puntos porcentuales el crecimiento económico. La cleptocracia que padecemos parece haber alcanzado a todas las instituciones económicas, sociales, jurídicas, políticas y sociales de nuestro país, así como a la inmensa mayoría de su clase política. El resultado es una economía robusta, pero estancada, generadora de multimillonarios y millones de pobres que tiene a la ciudadanía divorciada de su clase dirigente y al país al borde de una crisis política profunda. Las elecciones llegan como bálsamo para paliar la furia de una sociedad agraviada, por eso el éxito de AMLO y las dificultades de Anaya y Meade para crecer electoralmente; por ello sus propuestas para salir del atolladero moral y económico, concentran la atención de los contrincantes y de todos los agentes sociales económicos y políticos mexicanos; por eso a él y no a otros se le exigen con tanta virulencia los cómo, desde luego, por quienes no tienen cara para plantear con credibilidad un cambio.

López Obrador plantea crecer económicamente a un promedio sexenal del 6%, lo que sin duda llevaría prosperidad a todas las familias mexicanas, ¿cómo?, reactivando el mercado interno y utilizando el presupuesto público, bien gastado y sin endeudamiento para reactivar la economía nacional y aminorar los problemas económicos de las clases más desprotegidas; para tal efecto propone construir un gran acuerdo nacional entre empresarios, gobierno y sociedad, buscando terminar de una vez por todas con la corrupción e instaurar el Estado de derecho que nos adeudan los gobiernos de la alternancia. Esa parte de su propuesta económica está ya recomendada por la OCDE, pues a dicha organización le ha quedado claro, el costo tan alto que hemos tenido que pagar por la torpe disminución del carácter regulador del Estado Mexicano.

AMLO también propone aumentar los salarios, cuestión propuesta también por la Coparmex y exigida por los Estados Unidos y Canadá, precisamente, nuestros principales socios comerciales, y no es para menos; el hecho de habernos insertado a la globalidad mediante la oferta de mano de obra barata para la manufactura, ha desplomado el empleo y los salarios de la clase trabajadora de Norteamérica. ¿Cómo puede lograr tal cosa? ¿Por decreto? Sí, en primera instancia, pero esto no funcionaría si no va de por medio un acuerdo regulado, conducido y sancionado por el gobierno, entre clase obrera y la empresa; por eso pretende reactivar al sindicalismo mexicano y liberarlo del yugo del sindicalismo charro y blanco. Esta apuesta es la que causa más urticaria al sector empresarial, que hasta ahora se ha desarrollado bajo la premisa de que el gobierno debe someter y doblegar a la clase trabajadora con el argumento de que si se maximizan las ganancias de la empresa, se multiplica el empleo mal pagado, pero empleo al fin. El problema es que se han maximizado las ganancias, concentrado la riqueza obscenamente, sin embargo, el crecimiento del empleo ha sido mediocre tanto que el flujo migratorio no ha cesado y los cinturones de miseria se han multiplicado al ritmo de una actividad delincuencial desbordada.

Requerimos un gobierno regulador de los legítimos y diversos intereses económicos de los mexicanos; un gobierno que sea árbitro honesto. El combate a la corrupción y un Estado fuerte es la clave del éxito, no es una ocurrencia o un disparate, ha sido asunto medular de una multiplicidad de naciones desarrolladas a las que el neoliberalismo globalizador no derrotó ni sometió.

 

Jesús Alejandro Ruiz Uribe es Doctor en Derecho Constitucional, ex diputado local, rector del Centro Universitario de Tijuana en el estado de Sonora y coordinador estatal de Ciudadanos Construyendo el Cambio, A.C. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio