En juego la Presidencia, el cambio y la paz

Foto: Internet
 
Opinionez Sábado, 31 Marzo, 2018 12:00 PM

Morena no la tiene fácil para ganar; quienes pelean por el Congreso tampoco. Los tres meses serán sorpresas con inventario a la vista.

1. Las estrategias de 90 días que desplegarán los cuatro actores políticos en la boleta presidencial y sus gobernadores, más los candidatos al congreso federal y local; faltando todavía por saber si Margarita no será sancionada por el INE ni por el tribunal por haber metido más de 700 mil firmas apócrifas, que ameritan una penalización por la intentona de burlarse del instituto y de los ciudadanos electores con esa magnitud de intenciones de fraude de credenciales y falseada voluntad de apoyarla en su “hazaña” de figurar.

2. Las estrategias de Peña Nieto, que actuará con el “Duch” del aparato institucional como aplanadora para detener con inimaginables obstáculos legales, ilegales a Anaya y Andrés. El uso de la PGR para acusar y hacer ruido y pocas nueces, sin proceder con sustancia jurídica contra Ricardo Anaya, dio una evidencia del juego sucio, ilegal, hasta ahora de mera propaganda que fue un disparo por la culata porque perdieron puntos ambas derechas, es decir, la Prianismo, en las mediciones de encuestas más influyentes.

3. El tema del segundo lugar en las encuestas de preferencias está muy peleado, porque quien llegue con esa posición, claramente competiría con Andrés Manuel con el plan B y el voto útil, pero solo si se dan ciertos escenarios. La esperanza del segundo lugar, la cifran en este tema.

4. Si queda en segundo lugar el desangelado Meade, esta tribu neoliberal asume que ante el aparente desencanto de los panistas “leales” al azul, se volcarán por el “ciudadano”. Pero si alguien le tiene odio al PRI, son los conservadores y éstas se pueden abstener, anular el voto y quizás entonces, la apuesta es que Meade les ofrezca incorporar a su programa, algunas demandas panistas.

5. Otro escenario es si Anaya, a finales de junio, conserva el segundo lugar y los priistas operan masivamente el plan B; ante un discurso antipejista lo apoyan para que NO llegue Andrés a Palacio Nacional. El papel del voto útil no es cualquier cosa por otro factor. Porque los priistas del sur, por su ADN, se abocan hacia Morena y quizás el norte se divida el voto entre AMLO y Ricardo.

6. Los ciudadanos hasta ahora indecisos-pragmáticos, conforman un grupo definitorio en el último momento, a reserva de investigaciones electorales con variables más refinadas, tienen algunas características que no tienen partido ni compromiso ideológico y deciden a última hora las disyuntivas en números fríos. Los indecisos significan una reserva que puede dar sorpresa por ser al menos un 40% que daría un giro a la foto final.

7. Las encuestas de por sí orientan y generan un tsunami del voto popular, si la distancia generalizada del puntero es de más de dos dígitos, entonces la partida estaría ganada a favor del tabasqueño. Pero las encuestas se manipulan con mucha lana.

8. La situación del priismo es desesperada porque están en juego no solo su “proyecto histórico” reaccionario, las reformas estructurales, la energética e “inversiones”. Su tranquilidad y pellejo corre peligro con la investigación a fondo de los escándalos, de los 43 normalistas, la Casa Blanca, Maninalco; los oscuros contratos de OHL e HIGA, los sobornos de 10.5 mdp de Odebrecht, que implican penalidades a Pena, Lozaya, Videgaray y el PRI.

9. Consecuencia de la “Reforma” educativa, con movilización sindical de la Coordinadora y de Gordillo, anuncia un choque de trenes este 1 de julio. El batallón magisterial puede operar todo el territorio a favor de “ya saben quién”, el triunfo en las urnas o negociar pactos. La demagogia de Aurelio Nuño, Emilio Chuayffet y EPN es tal que pocos cuestionan la inexistencia de edificios, electricidad, drenaje, aulas, maestros, desayunos escolares, horarios completos, maestros actualizados como calidad educativa real.

10. La compra masiva de votos, la guerra sucia de la SHCP, el dinero negro del narco, las difamaciones y falsedades, incluyendo potenciales magnicidios que inyecten entre pánico y miedo y hasta el golpe de Estado, según Muñoz Ledo, son espadas listas. Carlos Salinas de Gortari y sus capos, responsables crónicos de la violencia política, está más vivo que nunca.

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana. Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio