Gris

Foto: Cortesía
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 13 Febrero, 2017 12:00 PM

Durante su campaña, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, actual alcalde de Tijuana, vendió a su candidata a síndico procuradora como una  excelente abogada, con experiencia en el Poder Judicial y sin temor a proceder en lo que sus funciones se trata. Una mujer intachable, valiente y totalmente profesional. La antítesis, pues, del ex síndico del Partido Verde, Arturo Ledesma Romo. Entrando a su tercer mes, a la ahora síndico Ana Marcela Guzmán Valverde, los panistas en el Ayuntamiento dicen que nada más no le ven las cualidades. Incluso, las banderas de campaña, como la transparencia de gobierno y exhibir la corrupción de las luminarias en las dos anteriores administraciones del PRI, no se ven ni se ondean administrativa o políticamente. Los cercanos a Gastélum no saben qué le pasó a la mujer maravilla que recomendó. Ahora sí que un cargo tan demandante como la Sindicatura Profesional, lo que se requería más que una recomendación de candidato, era un hábil abogado para cumplir con las promesas de campaña y supervisar la transparencia y el manejo eficiente de recursos y programas. A ver si en los próximos meses Guzmán saca la casta y mejora en un área donde especialmente los gobiernos panistas se han distinguido por elegir -en el pasado- síndicos aguerridos, con férrea convicción a inspeccionar a pasadas y presentes administraciones, como José Guadalupe Zamorano (qepd), Francisco García Burgos, Martín Domínguez Chiu o Marco Antonio González Arenas, que obligaron y establecieron mecanismos para la rendición de cuentas. Y si de mujeres se trata, la síndico procuradora priista Yolanda Enríquez de la Fuente con Carlos Bustamante como alcalde, sí que empapeló a los del anterior Ayuntamiento encabezado por Jorge Ramos Hernández. Ojalá no se tarde la abogada Guzmán.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio