La desgracia en el servicio exterior


 
Noticias del día Miércoles, 21 Octubre, 2015 07:02 PM

Fidel Herrera Beltrán es un hombre con suerte. No solo por ser priista en un momento donde su partido ejerce el poder desde la Presidencia de la República y hacia el resto de los Poderes que integran el Estado Mexicano, sino porque en dos ocasiones de plano se ha sacado la lotería. Una vez fue con fecha indefinida pues el ex Gobernador de Veracruz solo lo aceptó públicamente cuando en 2008 ganó por segunda vez el premio mayor, entonces de 25 millones de pesos, que –dijo él- repartió en cachitos -literalmente- entre amigos y peticionistas que se le acercaron a solicitarle apoyo siendo él mandatario de aquel estado. La lotería política también se la ha ganado Fidel Herrera. Fue Gobernador de Veracruz de 2004 a 2010, es decir era Mandatario y se sacó la lotería (1 probabilidad de 250 mil, por lo menos). Veracruz es uno de los Estados más golpeados por la criminalidad, y más endeudados; acumula en los primeros 32 meses de Enrique Peña Nieto 2 mil 244 ejecutados (de 57 mil 410 registrados en ese periodo en toda la República Mexicana) y una deuda reconocida por Javier Duarte de Ochoa (el actual Mandatario) de 44 mil millones de pesos. Aunque de acuerdo a la revista de finanzas y economía, Forbes, en el primer trimestre de 2015 Veracruz ocupaba el deshonroso tercer lugar de la lista de los Estados con mayor deuda pública con 49 mil 952 millones de pesos, solo antecedido por Nuevo León (61 mil 77 millones de pesos) y el Distrito Federal con 65 mil 765 millones de pesos). De esa deuda Fidel Herrera Beltrán no es ajeno. Él entregó el poder a Javier Duarte de Ochoa, y lo hizo con una deuda de unos 20 mil millones de pesos. De acuerdo a reportes periodísticos de aquel Estado, en la agonía de su administración el Congreso del Estado le autorizó una línea de crédito de diez mil millones de pesos que se sumaron a los más de 9 mil millones que ya traía de deuda. Fidel Herrera además apareció en otra no muy honrosa lista. La realizada en 2013 por la periodista Dolia Estevez y que tuvo como objetivo detectar a los 10 políticos más corruptos de México. El listado lo encabezó la hoy presidiaria y ex dirigente del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo Morales. Herrera Beltrán ocupó la posición número 8. La periodista Estevez justificó la inclusión del ex Gobernador priista así: “…durante su administración (2004-2010) las actividades criminales del cártel de Los Zetas incrementaron. Hubo señalamientos de sus conexiones con los Zetas, que se habrían dado en abril en Texas. Un agente del FBI testificó que Francisco Colorado Cesa, un contratista de Pemex, había actuado como intermediario entre Herrera y un miembro fundador de Los Zetas. Colorado Cessa fue procesado. Supuestamente Herrera fue sobornado para permitir a Los Zetas operar libremente. Herrera ha negado estas acusaciones y no está siendo investigado en México. Reportes no confirmados indican que él podría ser enviado como Embajador a Grecia”. En efecto, Fidel Herrera envío una carta a la revista Forbes para exigir que su nombre fuese eliminado de la lista de los 10 políticos más corruptos –cuestión que no sucedió- alegando que Colorado era un empresario y que el resto de la información no tenía sustento, por tanto era falsa. En la página electrónica de la norteamericana Forbes, el listado aun es visible. Y Fidel Herrera no fue enviado a Grecia en 2013, sino de Cónsul de carrera a Barcelona en 2015. El Presidente Enrique Peña Nieto, decidió que el señalado ex gobernador era el perfil más adecuado para representar a los mexicanos en aquel país. Aun con los señalamientos, la deuda, el incremento de la inseguridad, heredados al no menos descalificado Duarte de Ochoa; el priista que ha ganado en dos ocasiones la lotería, que se precia de controlar un Estado que no ha perdido el PRI y de una cercanía fraternal al Presidente Enrique Peña Nieto, fue enviado a Barcelona. Periodistas de España han reaccionado de la manera más lógica: impugnando públicamente las credenciales de las cuales carece Herrera para ser representante en aquel País del Gobierno mexicano. Luego que el lunes 19 de octubre de 2015 el priista sin experiencia en el servicio diplomático, sin carrera en relaciones exteriores, ni formación consular, tomó posesión del cargo como Cónsul de México en Barcelona, las reacciones en España fueron más duras que las vertidas en México. Primero porque dentro del cinismo político que caracteriza a esta administración federal, de hacer y tomar decisiones “legales” pero políticamente incorrectas, el Presidente, o su nueva Secretaria de Relaciones Exteriores, la también inexperta ex Secretaria de Turismo, Claudia Ruiz, le quitaron la categoría de Consulado General de México en Barcelona, dejándolo solo como Consulado de México en Barcelona, porque en el primer caso se requiere de la ratificación del Senado de la República para el nombramiento, y en el segundo, solo el mandato del Presidente. Y no es que pensaran que el Senado, solícito como es con Enrique Peña Nieto, no aprobaría el nombramiento de Fidel Herrera como Cónsul General de México en Barcelona, sino porque, ante el inminente nombramiento de dos Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en noviembre próximo, a partir de una terna enviada por el Presidente a la Cámara de Senadores, las consignas sociales, las manifestaciones y el rechazo a los –se asume- propuestos por el Presidente, se han mantenido en alerta política. Enviar el nombre de Fidel Herrera Beltrán para ratificación en el Senado habría despertado otra serie de manifestaciones de inconformidad, y evidenciado una vez más, el servilismo de la Cámara Alta hacia los designios del Presidente. Y pues la situación en la cancha presidencial no está para otro escándalo más debido a nombramientos más por amiguismo, cuatismo o compadrazgo, que por capacidad y experiencia. El diario español El País determinó su posición editorial con una nota cuyo título se lee “Un polémico exGobernador es el cónsul mexicano en Barcelona”, en el texto asentaron: “El Consulado mexicano en Barcelona es uno de los más importantes para México fuera de los que mantiene en Estados Unidos. Herrera, que carece de experiencia diplomática, será el encargado de gestionar los intereses de los mexicanos en Cataluña que, además, atraviesa un proceso soberanista que ha desafiado su encaje en España”. Es una desgracia para los mexicanos que el Servicio Exterior, al igual que otros organismos de corte autónomo o incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se estén integrando con priistas en el retiro, derrotados, denostados o simplemente sin chamba. Aun cuando carezcan de la elemental experiencia que se solicita para cualquier empleo, cargo o comisión. El Gobierno de Enrique Peña Nieto está acabando con el respeto que algunas instituciones todavía tenían. Llenándolas de cuates y sospechosos comunes sin importar el gran daño que le hace a nuestro México.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio