SEDESOL ignora necesidades en colonias


 
Noticias del día Domingo, 11 Enero, 2015 08:00 AM

Habitantes de Colinas de La Mesa piden pavimento en sus calles. No lo tendrán porque carecen de drenaje; entonces demandan se les instale el desagüe sanitario, pero también se les niega sin mayor explicación. En la Xicoténcatl piden red eléctrica y se las instalan en diversos tramos, mas no donde siempre la han solicitado. La no cobertura de las necesidades en las colonias de Tijuana, tiene tres motivos: 1.- El retraso en la liberación de los dineros del Ramo 33 por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) federal. 2.- El catálogo de obras que elaboró el Gobierno de la República para la inversión de esos recursos, que queda corto ante las necesidades reales de la población en materia de infraestructura urbana. 3.- El Gobierno de la República impuso topes en la cantidad de recursos para liberar a los municipios para acciones sociales. En 2014 -y para el próximo año no cambiará la situación-, la infraestructura social se enfocó en proyectos para abatir en menor grado los índices de pobreza, y así cumplir con los indicadores del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL). Muestra de ello, los 294 millones de pesos que del Ramo 33 se programaron para los cinco municipios de Baja California. El 30 por ciento se etiquetó para vivienda digna, acción que beneficia a una familia en particular y deja de lado las obras de alcance masivo. De esta manera, con piso firme cimentado generalmente en una endeble habitación -algunas incluso de solo tres paredes-, o la construcción de un dormitorio de cuatro por cuatro con techo de madera y piso de cemento, el gobierno de Enrique Peña pretende dignificar la vivienda en colonias donde la demanda mayor es drenaje, electrificación, agua potable y vialidades de acceso. La nueva estrategia de SEDESOL no satisface las prioridades de quienes habitan en zonas marginales. Así lo manifiestan a ZETA. Peticiones ignoradas Por más de una década, vecinos de las calles Tecate y Cerrada, ambas en la colonia Colinas de La Mesa, han solicitado la instalación de un sistema de drenaje sanitario. Su demanda ha sido atendida solo en papel al ser incluida en el listado general correspondiente al programa del Ramo 33 durante tres años consecutivos, tiempo en el que ha sido cancelada o cambiada por otra, sin el consenso de los colonos que no se cansan de requerirla. En 2014 no fue la excepción, compartió a ZETA la señora Oliven Montes, consejera Ciudadana de Desarrollo Municipal. De acuerdo a las reglas de operación del Ramo 33, son los consejeros, por acuerdo de los vecinos que representan, quienes deben decidir los proyectos para su comunidad y, en caso de carecer éstos de factibilidad, proponer las modificaciones. Pero no es el caso de este asentamiento, ni de esta obra de drenaje sanitario tan requerido por los más de 80 vecinos que se estarían beneficiando con ella, ya que los representantes del Consejo se dicen ignorados con los cambios. “Nosotros pedimos el drenaje y la pavimentación de las calles Cerrada, Rosarito y Mexicali, y solo nos han pavimentado  una vialidad, estamos esperando que completen el programa”, apuntó Doña Yolanda. Entre las principales demandas expuestas por los vecinos a las autoridades, está la construcción de una escalera en el callejón Tijuana, de la misma colonia: “Ya  nos dijeron que esta obra carece de factibilidad porque la CESPT (Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana) debe primero corregir su tubería para poder realizarla, pero en el caso del drenaje, no hay razón para cambios”, enfatizó. La señora Yolanda se dolió de la falta de comunicación por parte de las autoridades de la subdelegación Los Pinos, perteneciente a la delegación La Mesa, a la que corresponde su colonia: “Deben entender que para nosotros ese drenaje es prioridad, porque el no tenerlo es ya un problema de salud que amerita ser atendido”. Como en Colinas de La Mesa, quienes habitan en las colonias Flores Magón o Fausto González, en la subdelegación Salvatierra, siguen esperando la pavimentación en la calle Maquiladoras. En el caso del primer asentamiento, o la introducción del drenaje sanitario, en el caso del segundo. La instalación de pavimento de concreto hidráulico en la citada vialidad es una acción etiquetada en el listado del Ramo 33 como obra modificada, mientras que la del drenaje continúa en el programa de obra; ninguna de las dos registra el mínimo avance. Ruth Hernández, una de la líderes de los colonos y nombrada delegada para dar seguimiento a las obras de tipo social, asegura que no se han dado cambios en las obras propuestas por los vecinos. De las acciones programadas, consideró la de drenaje como la más prioritaria, toda vez que beneficiará directamente a la primaria de ese asentamiento, la Escuela “Baja California”. “De hecho su construcción debió iniciar desde noviembre, así nos informaron en una reunión que tuvimos en septiembre de este año, pero hasta la fecha no se ve movimiento, ni nadie ha venido a informarnos el porqué de la demora”, expuso Ruth Hernández. De las acciones del Ramo 33 a las que sí han dado cumplimiento, es la instalación de piso firme, informó, al tiempo que indicó que en tres viviendas de esa demarcación se han instalado rudimentarios pisos de cemento, cuya medida en promedio es de cuatro por cuatro. Recursos tardíos… De las 267 acciones de obras programadas a ejecutar en 2014 con recursos del Ramo 33 para el municipio de Tijuana, solo 15 han sido edificadas al cien por ciento, debido a que apenas en septiembre, el Gobierno de la República canalizó los recursos. La demora con la que se entregaron los 101 millones de pesos etiquetados para obras del Ramo 33, obliga al Municipio a licitar, contratar y realizar los proyectos en tan solo cuatro meses, ya que las acciones deben estar concluidas para el 31 de enero de 2015. Caso contrario, los recursos deberán retornarse a la Federación, además de que se corre el riesgo de que la partida de 2015, para este rubro, sea limitada por no cumplir con lo programado. Y aunque para acelerar su ejecución, el gobierno municipal optó por repartir los proyectos del Ramo 33 entre las empresas que integran el padrón de contratistas, 115 en total, en un recorrido realizado por ZETA, el avance aún se observa lento. No obstante, Roberto Sánchez Martínez, secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, dependencia municipal que a partir de 2014 se hace cargo de ejecutar las acciones de infraestructura social, aseguró que éstas registran un avance global del 65 por ciento, por lo que confió que para finales de enero de 2015 estarán concluidos los 267 proyectos. Ante el riesgo de que el recurso tenga que ser regresado por no aplicarse, “financieramente se hicieron los mecanismos para que los recursos queden aprovisionados y poder pagar a las empresas sin ningún contratiempo en el mes de enero”, dijo el funcionario. … y limitados Pavimentación, drenaje sanitario, instalación de red eléctrica y de agua potable, así como mantenimiento a instituciones educativas, son enumeradas como las principales demandas de los ciudadanos. Los recursos se deben repartir en forma equitativa entre los proyectos programados, los cuales, en el caso de Tijuana, se dividen en: construcción o ampliación de red de drenaje, red eléctrica, aulas escolares, acciones de mejoramiento de vivienda, pavimentación, alumbrado público y mantenimiento de instituciones educativa, anota Javier Camarena Salinas, secretario de Desarrollo Social. Sin embargo, de acuerdo a Roberto Sánchez Martínez, secretario de Desarrollo Urbano y Ecología de Tijuana, existen limitantes en los montos determinados por SEDESOL. “Por reglas de operación del Ramo 33, de los 101 millones de pesos que aproximadamente se van a ejercer, solo se permite ejecutar el 20 por ciento en pavimentación de concreto hidráulico, alrededor de 20 millones de pesos”. Otra restricción es el inventario de obras programado por la Secretaría, en el que, por ejemplo, se ha dejado fuera la construcción de accesos a asentamientos humanos. “Hay casos en que los colonos quieren y ocupan una obra, y no se pueden realizar por no estar contempladas dentro del catálogo”, confirmó el funcionario municipal. La delimitación de los espacios etiquetados como marginales, es otra de las restricciones que impide llevar las obras sociales adonde se demandan, “pasa que están fuera del polígono y no alcanzan a entrar, aunque sean vecinos”, detalla Sánchez Martínez. Finalmente, las obras de mayor prioridad o más requeridas son cambiadas por otras que sí se enumeran dentro del catálogo de SEDESOL y se realizan en colonias dentro del polígono delimitado por la dependencia. — ¿Limita SEDESOL la ayuda social?, se planteó al funcionario. “Limita en infraestructura, el recurso se va más a lo social en vivienda, antes no se tenían ni techos, ni piso firmes, porque esas acciones se iban por otro ramo”. Mover indicadores, prioridad de SEDESOL Los programas de tipo social van encaminados a modificar los principales indicadores de extrema pobreza de CONEVAL, ese es su objetivo, admitió Marco Antonio Bolaños Cacho, delegado de la Secretaría de Desarrollo Social en Baja California. Para logarlo, SEDESOL busca conciliar sus programas con las metas de los estados y municipios, para que éstas se apeguen al catálogo predeterminado de acciones sociales. “Si cumplen con los lineamientos recibirán aumentos en las partidas de 2015”, enfatizó. — Pero se dejan de lado obras de mayor demanda y de beneficio más generalizado. “Sí, pero estamos enfocados en la vivienda, la asistencia social lleva un orden, empezamos por las familias, en sus casas y de ahí nos enfocaremos a la comunidad. No podemos construir una calle cuando sus pobladores habitan en casas que carecen de piso o techo firme”. De esta manera, aseguró Bolaños Cacho, la política social de gobierno cambia: “Pasa de ser asistencialista, a ser un gobierno productivo”. Si lo indicadores han variado o no, “aún es muy pronto para saberlo, los recursos sociales se están aplicando, es muy pronto para medirlo”, acotó.    

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio