Hasta 33 años de cárcel a pareja por intentar asesinar a hijo, menor sigue grave


 
Ezenario Lunes, 5 Enero, 2015 08:00 PM

Miguel, de siete años de edad, no ha recobrado la conciencia desde que recibió tres heridas con un pica-hielos en la garganta y tórax. En estado de gravedad, el pequeño continúa entubado en la Unidad de Urgencias del Hospital General de Tijuana. Aunque sobrevivió al ataque planeado por su madre, Karina Luna Sandoval y la pareja de ella, Gonzalo del Río Hernández, para quitarle la vida, los médicos no han reportado una mejoría en su estado de salud. Miguel fue atacado por su padrastro, Gonzalo del Río, de 23 años, quien había conocido a la madre del menor cuando ambos trabajaban el hotel Holiday Inn, siete meses atrás. Se trataba de un plan para deshacerse del menor, ya que “les estorbaba” para hacer una vida juntos, aunque no tuvieran dinero suficiente para pagar una renta. “Lo íbamos a hacer el 20 de diciembre y ése sería el mejor regalo para él (papá), que su hijo muriera en esa fecha y le quedaría en la memoria para siempre”, declaró el atacante. En sus declaraciones ministeriales, la pareja confesó su crimen. Por el delito de tentativa de homicidio, en el caso de Gonzalo del Río y de tentativa de homicidio agravado por razón de parentesco consanguíneo, en el caso de Karina Luna, podrían recibir condenas de entre 13 y 33 años de prisión. El caso se guarda bajo la causa penal 849/2014 en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y por la cual, el Juez Sexto de lo Penal dictó auto de formal prisión para los acusados. Los detalles del ataque fueron proporcionados por la propia pareja. El 20 de diciembre de 2014, los cómplices y el menor se encontraban en la casa de la familia de Karina, en la colonia Anexa Buena Vista de Tijuana. Miguel esperaba a su padre, quien llegaría por él. Fue entonces que Karina recibió una llamada por celular de Gonzalo. Con el pretexto de informarles de un supuesto embarazo, la mujer reunió a su familia en una habitación. “Aproveché que estaban encerrados en el cuarto para dejar afuera al niño y en ese momento, Gonzalo lo pudiera matar”, se lee en la declaración ministerial. “Me topé al niño en las escaleras, él quiso gritar, le tapé su boca con mi mano izquierda y con la otra mano le di una cuchillada en la parte frontal del cuello a la altura de la garganta y en la parte extrema del tórax, dejando al niño en el suelo”, declaró Gonzalo. La mujer describió los gritos de su hijo como “de horror”. Al escucharlos, el tío del menor salió a su auxilio y en persecución de Gonzalo, quien logró huir. Cuando regresó, ayudó a llevar al menor hasta la sala de la casa. Treinta minutos después, llegó una ambulancia de la Cruz Roja. La madre recuerda “el niño gritaba desesperado y asustado que Gonzalo lo había matado, que él no se quería morir porque él quería jugar fútbol”. Una vez que el menor fue internado en el Hospital General de Tijuana, Karina y Gonzalo se refugiaron en un taller de carrocería en la colonia Cerro Colorado. El 21 de diciembre, cambiaron de domicilio, hasta que dos días después, fueron detenidos por la policía y presentados ante el Ministerio Público. De acuerdo al subprocurador en Tijuana, Gilberto Cota Alanís, la pareja actuó de una manera “sorprendente y brutal, pero con voluntad y conciencia”. Ninguno había sido denunciado por violencia familiar o maltrato infantil, pero su confesión fue suficiente para su consignación. Tanto Gonzalo del Río Hernández como Karina Luna Sandoval fueron internados en la Penitenciaría de Tijuana, mientras continúa el proceso penal en su contra, en tanto que el pequeño continúa grave. Del 1 de enero al 30 de diciembre de 2014, se denunciaron 4 mil 525 casos por violencia familiar en Tijuana, 702 más de los reportados en 2013.           

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio