21.5 C
Tijuana
jueves, julio 25, 2024
Publicidad

Intensifican violencia La Chapiza, Los Salazar y Los Rusos

Ataques terroristas, enfrentamientos con policías y Ataques asesinatos en Zona Poniente de Mexicali, resultado del enfrentamiento por dicho territorio entre Los Salazar, brazo armado aliado de La Chapiza y Los Rusos

La guerra intestina que sostienen células del Cártel de Sinaloa desde hace cinco años en la región que comprende San Luis Río Colorado, Mexicali y San Felipe, se ha intensificado en los últimos meses tras la entrada criminal de Los Salazar, brazo armado de La Chapiza, célula integrada por los hermanos Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar.

Tal territorio entre Sonora y Baja California, lo disputan al grupo delictivo Los Rusos, encabezado por Jesús Alexander Sánchez Félix y/o José Ponce Félix alias El Ruso, también del Cártel de Sinaloa, pero del ala criminal de Ismael “El Mayo” Zambada García; en marzo de 2024, a balazos, “tomaron” la ruta del fentanilo hacia Estados Unidos en el Golfo de Santa Clara.

En la intervención criminal asesinaron a Samuel Ibarra Peralta alias El Pía, lugarteniente de La Chapiza en el Golfo de Santa Clara y uno de los principales enemigos de Los Rusos en la región, lo que resultó en el control criminal de la zona.

A partir de ese enfrentamiento, las células de Los Salazar y de La Chapiza iniciaron una serie de actos violentos en San Luis Río Colorado con la intención de recobrar el control delincuencial en zonas de San Felipe y Mexicali, donde operan Los Rusos.

Uno de los crímenes más notorios fue el asesinato, en el mes en curso, del comandante Gerardo Camacho Ramírez, presuntamente por parte de dichas organizaciones criminales ante la sospecha de su supuesto involucramiento con el grupo delictivo radicado en Mexicali.

Armas largas

De acuerdo a investigadores, Los Salazar y La Chapiza han financiado sicarios para asesinar narcomenudistas del Ruso en Mexicali; también sospechan, son quienes están detrás de un frustrado acto terrorista, cuando arrojaron una bomba molotov a un bar en la Zona de Antros de Mexicali, misma que no prendió fuego.

En ese contexto de violencia, elementos tanto la Fiscalía General del Estado (FGE) como de la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana (FESC), han tenido encuentros con grupos criminales foráneos, desde enfrentamientos, cateos domiciliarios e incluso la captura de objetivos prioritarios.

El más importante en las últimas semanas es Óscar Federico Soberanes Ramiro alias El Gorila, capturado junto con su célula en el puerto de San Felipe, otro de los puntos considerados estratégicos para el traslado de fentanilo de acuerdo a las autoridades.

Pese a haber sido asegurado con armas de fuego y sin arraigo en la ciudad, un juez federal le permitió llevar su proceso en libertad, con la única condición de acudir a firmar cada semana.

 

CÉLULAS DE LOS SALAZAR EN MEXICALI

La alianza Salazar-Chapitos radica en su relación familiar, pero también en el interés común de eliminar al Ruso, quien dirige las operaciones ilícitas en la Capital bajacaliforniana y comunidades aledañas.

Las células del Ruso fueron exhibidas recientemente cuando dos patrullas de la Policía Municipal de Mexicali fueron captadas por cámaras del Residencial Antares, protegiendo un convoy criminal encabezado por Josué Godinez Fernández el Pitufo la madrugada del 14 de junio.

Bombas molotov

Esto confirmó que algunos elementos de la corporación local estarían involucrados o trabajando activamente para el grupo delictivo local, lo cual fue reforzado con otros videos donde presuntamente policías están involucrados en privaciones de la libertad.

El lunes 24 de junio, la fiscal María Elena Andrade Ramírez encabezó una conferencia de prensa donde anunció la captura de cinco integrantes de una célula delictiva que había perpetrado un ataque contra un centro nocturno en la Zona de Antros de Mexicali, cuando arrojaron bombas molotov, pero ninguno de los hechizos artefactos prendió fuego y uno de los cuales se quebró antes de ser arrojado, muy cerca del conocido bar La Conse, el cual era el objetivo de los sujetos.

Andrade Ramírez comentó que los hampones fueron capturados tras concretar una orden de cateo en un domicilio rentado, en el cual se encontraban todos los implicados. La fiscal mostró videos de la intervención y presumió que estos sujetos estarían relacionados con otros actos ilícitos.

Fuentes de seguridad confiaron a ZETA que los cinco sujetos conforman una célula delictiva de Los Salazar y La Chapiza, los cuales fueron contratados para cometer estragos y asesinar a objetivos específicos.

Dentro de la vivienda cateada se aseguró a Emanuel Reynoso Castro, de 40 años, originario de Mexicali; Arsenio Flores López, de 44, oriundo de Mocorito, Sinaloa; Luis Andrés Valdez Patiño, de 24, nativo de Yuma, Arizona; Iris Ariana Velázquez Arciniega, de 39, originaria de Tepic, Nayarit; y Litzy Yamilee Estrada Silva, de 23, nacida en Mexicali (Se presumen inocentes en tanto no se determine su responsabilidad mediante la sentencia de un juez, según Artículo 13 del CNPP). Tenían a su resguardo un arsenal conformado por rifles de asalto calibre .223 y 7.62×39, tanto R-15 como AK-47, además de gran número de cartuchos útiles y cargadores.

Según información oficial, también localizaron alrededor de 10 artefactos explosivos caseros (bombas molotov con botellas de caguama), como los que se utilizaron para perpetrar el ataque frustrado al bar La Conse.

Tras las primeras indagatorias, la FGE confirmó que algunas de estas armas fueron relacionadas directamente con otros hechos delictivos cometidos días atrás en la colonia Colosio, donde fue atacada la de nombre Yadira Guadalupe, de 40 años, a quien el grupo delictivo asociaba como narcomenudista de Los Rusos; otros dos episodios más en la misma Zona Poniente estarían directamente vinculados a estas armas, por lo que se inició la investigación por homicidio y se notificó a la Fiscalía General de la República para unirse a la indagatoria por el tema de las armas de fuego.

Según fuentes de Inteligencia, los sicarios de la agrupación sonorense conformaron dos grandes células que no se conocen entre sí, pero tienen instrucciones específicas para perpetrar sus crímenes en contra de Los Rusos.

Los sicarios rentan viviendas de hasta 30 mil pesos al mes como casas de seguridad, lo que confirma están bien financiados. Su objetivo es -según refieren- desestabilizar y presionar a las autoridades para que se vean obligadas a intervenir por la seguridad de la región.

El 17 de mayo, elementos de la FGE del área de Homicidios Dolosos se enfrentaron con una célula de Los Chapitos-Salazar, que se escondía en una casa de seguridad ubicada en el fraccionamiento Hacienda del Río, ubicado detrás de la Plaza Nuevo Mexicali.

Los agentes custodiaban la vivienda por varios frentes, pero cuando observaron la unidad que coincidía con las características en las que viajaban los matones, decidieron intervenirlos.

En ese momento se inició un enfrentamiento armado en el que resultó herido un agente investigador; por el otro lado, un sicario fue abatido y otros dos detenidos; una semana después, el mismo grupo operativo de la FGE, acompañado por elementos de la Secretría de la Defensa Nacional, reventaron un motel conocido como Las Flores, ubicado en el cruce de Río Nuevo y Héctor Terán Terán, debido a que tenían información de que había otra célula de matones en una de las habitaciones.

Óscar Federico Soberanes Ramiro, El Gorila

Los detectives ingresaron con la venia del gerente, pero los sicarios ya se habían retirado del lugar. Se sabe que también pertenecían a Los Salazar-Chapitos y tenían la misma instrucción.

Fuentes locales y federales identifican que las instrucciones provienen directamente de mandos criminales de Caborca, Sonora, desde donde se operan las acciones en contra de Los Rusos, quienes han respondido a los ataques perpetrando asesinatos de narcomenudistas y traficantes de personas que han cambiado de bando para responder a La Chapiza.

 

DETIENEN Y LIBERAN AL GORILA

Óscar Federico Soberanes Ramiro alias El Gorila fue detenido por elementos de la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana (FESC) el 9 de junio durante un operativo especial en San Felipe, junto con otros tres individuos de nombres Carlos Eduardo Hernández, de 23 años de edad; Roberto Miranda Palomares y Jonathan Eduardo Morales Zayas, de 26 y 27, respectivamente (Se presumen inocentes en tanto no se determine su responsabilidad mediante la sentencia de un juez, según Artículo 13 del CNPP).

Tras la muerte de Samuel Ibarra Peralta alias el Pía en marzo de este año, tras la ocupación criminal realizada por El Ruso en el Golfo de Santa Clara y la captura de Aurelio Ibarra Ramiro, conocido como Comandante Aurelio -considerados los lugartenientes de La Chapiza en el Golfo de Santa Clara, San Luis y San Felipe-, la gerencia criminal en la región fue ocupada por El Gorila y su presencia en Mexicali se debía a reforzar la seguridad de la zona ocupada por La Chapiza, al ser San Felipe es uno de los puntos estratégicos para el arribo de embarcaciones con fentanilo y cristal para los hijos del capo Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera, recluido en una prisión estadounidense.

El Gorila llegó para reforzar las filas ante la posibilidad de que Los Rusos intentaran apoderarse del puerto, tal y como lo hicieron con Santa Clara. Con su presencia en el puerto se han registrado varios asesinatos y desapariciones relacionadas con la misma pugna criminal del Cártel de Sinaloa.

El miércoles 26 de junio, la gobernadora bajacaliforniana Marina del Pilar Ávila Olmeda fue cuestionada por esta intervención y la posterior liberación del Gorila, a lo que respondió con un nuevo ataque hacia jueces del Poder Judicial federal.

Marcelo Silvestre es el nombre del juez federal que al principio otorgó la prisión preventiva en contra del Gorila, debido a que además de ser un objetivo prioritario, fue capturado con un arsenal, refirieron las autoridades.

El Gorila fue resguardado en el Centro de Reinserción Social de Mexicali, y por lo que parece, se trata de un juicio de amparo. Se le modificó su medida cautelar, permitiéndole además continuar su proceso judicial en libertad, con la única condición de acudir cada 15 días a firmar.

El General Leopoldo Tizoc Aguilar Durán mostró su molestia al respecto, pues -según dijo- el acusado ni siquiera tiene arraigo en la entidad, por lo que no había motivos para cambiar su decisión ni para pensar que el presunto generador de violencia regrese a Mexicali para cumplir con dicha medida de firmas.

Sin mencionar su nombre, la gobernadora aseguró que -extrañamente- el juez que decretó la libertad del Gorila fue cambiado de adscripción al Estado de Oaxaca justo después de su decisión.

Pese a ello, la FGR, según dijo Aguilar Durán, presentó una apelación en contra de la determinación del juez.

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas