20.8 C
Tijuana
miércoles, julio 24, 2024
Publicidad

La ventana legislativa de septiembre

Los comentaristas discuten, a menos de cuatro meses que le restan al sexenio, sobre la realidad de una base calificada a favor de Morena y aliados, calculando equilibrios en la inversión de los grandes capitalistas (mercados), evitando espantarlos a donde expriman la fuerza de trabajo y los recursos de producción. Para ello, apalanca el superpeso, y que México tiene grandes ventajas con el mercado más demandante y contaminante del planeta.

La prioridad es la reforma judicial, donde la historia de privilegios y corrupción del poder “autónomo” acató cambios cosméticos del expresidente Ernesto Zedillo de reducir en cantidad magistrados, pero con privilegios insostenibles en un país con 60 por ciento, en pobreza. Sueldos, pensiones, prestaciones insultantes para la marginación de millones de mexicanos.

Refugio para usar la justicia como mercancía monopolio del alto poder económico, la venta de amparos que les permiten a la burocracia tener ingresos de clase media alta. Cómo explicar la no transparencia y rendición de cuentas a los que jueces que viven como reyes en El Paso Texas, Laredo Texas, Calexico, Nogales Arizona, San Diego, comprando mansiones con alberca, autos de lujo y siendo intocables por la judicatura de la SCJ. Y el colmo; ambas instituciones en las mismas manos de la presidente, Norma Piña, juez y parte con conflicto de intereses. Gravísimo: miles de sentencias a detenidos por décadas, por negligencia, ineficiencia del aparato cuyo centro es la justicia.

La urgente reforma judicial conlleva una revisión en los Ministerios Públicos y policías locales en descomposición, para practicar justicia para el ciudadano de a pie. Eso implica castigar con base en la ley a delincuentes, incluyendo los de cuello blanco, evasores de impuestos como Ricardo Salinas, y cárteles criminales. Y liberar a gente inocente, que está sin razón detenida en prisiones envilecidas.

Existen dos lenguajes de comentocratas en medios de desinformación: trampas, compra de votos, proteger canonjías y putrefacción decadente de elites, agregando mentiras y distorsiones en guerras sucias. El discurso de la derecha prianista se cuida de informar los lodazales del Poder Judicial y las razones, en bien generalizado e impulsar la economía al limpiar el Poder Judicial y frenar violencia e impunidad creciente, donde la justicia mexicana se prostituye.

Si la violencia de los estupefacientes no se regula con una estrategia legal de liberación y control en producción y comercialización de las drogas, causantes de 180 mil crímenes, será imposible contener la delincuencia con el paso de 600 armas diarias a carteles mexicanos. Y la entrada a EUA de toneladas de cocaína, para los excombatientes y millones de usuarios norteamericanos.

Que no asustar que una Reforma Fiscal administrada inteligentemente provocaría un golpe de Estado, pero la gradualidad de esta propuesta desde 1960 ha sido desechada por el PRIAN, que desde el poder defienden al capital extranjero y banqueros transnacionales ciegos a plan de educación, salud, agua, energías y la infraestructura que mejore la calidad de vida de obreros del campo y la ciudad.

El “pueblo” es concepto de la derecha como discurso electoral acrítico. Es una falsedad, como lo fue que el incremento del salario produce inflación. Aplicar leyes fiscales a la mitad de grandes usuarios apenas pagó una parte, en trenes (Maya y Transístmico), presas, sistemas de riego, universidades Benito Juárez, Becas, aeropuerto Felipe Ángeles, la refinería de Dos Bocas, cientos de caminos vecinales, distritos de riego en regiones indígenas, justicia social a los adultos mayores, etc.

La socialdemocracia morenista, lejana a la izquierda, es atacada por los medios de desinformación, las cuatro televisoras nacionales y cadenas de radio, así como los medios escritos carecen de pluralidad y respeto a la libertad de expresión genuina. Donde el libre pensamiento de espectro ideológico se manifieste, sino se está en la línea editorial retrógrada de los patrones, es parte de la lista negra incluso las mejores plumas.

Los ciudadanos tienen derecho humano a la información panorámica y se anula por la concentración del poder mediático por la oligarquía -dueña de Televisa y TV Azteca, que ni impuestos paga- que no quiere que haya una opinión pública con contenidos de calidad y pluralidad que refleje el espejo de la realidad social.

¿Construir el balance de medios capitalistas incluyentes cuando, ante la real dictadura de los dueños de la incomunicación, sólo se interpone la mañanera? Los canales de TV del Estado, que no compiten con la estupidez y anacronismos de la TV privada. La propuesta es dividir en tercios sin simulación:

1.- Radio TV comunitarios laicos,

2.- Estado; y

3.- Medios comerciales.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Autor(a)

Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ortiz Ramírez Héctor Ortiz Ramírez Hector O 37 cygnus9304@hotmail.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas