23.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Siembran armas y droga a rancheros

La familia Talamantes Geraldo, del Rancho “El Olivo” en el Ejido El Centenario, municipio de La Paz, posesionaria por más de 30 años, está siendo víctima de intimidación, amenazas, daños y ahora abuso de poder por parte de elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Así lo denunciaron los afectados bajo la carpeta de investigación LPZ/1244/2024/NUC.

Fueron detenidos el pasado 23 de febrero: Antonio Talamantes Higuera, Rodrigo Antonio Talamantes Geraldo y Ángel Gabriel Talamantes Hernández, miembros de una familia reconocida en la comunidad, muy humilde y trabajadora y que ese día, dijeron los afectados, los agentes de la PGJE les “sembraron drogas y armas de fuego”.


Publicidad


“Hicieron un cateo en su domicilio y le sembraron droga, le sembraron un arma, un cuerno de chivo, y ahorita se encuentran ellos presos en el Cereso; se pasó a la Fiscalía General de la República. Sí creemos que a lo mejor viene por un tema de venganza, por un tema de que ellos son posesionarios de estas tierras nacionales”, así lo denunció Francisco González, abogado de la familia Talamantes. 

Ese día un comando armado, integrado por elementos de la Agencia Estatal de Investigación Criminal, se presentaron en la propiedad, afirmaron que contaban con una orden de cateo a un rancho conocido como “Las Chivas” y que les habían informado de la presencia de drogas y armas, por lo cual estaban en el sitio.

Pese a la solicitud de la orden y del informe de la confusión, los agentes entraron a la fuerza y los despojaron de celulares; a sus familiares los esposaron de inmediato y dijeron que después los policías entraron con un maletín, donde presumen estaban el arma y la droga.


Publicidad

 


“Le dije que mi rancho no se llamaba Rancho de las Chivas, el nombre del rancho es otro. Ahora por una denuncia supuestamente anónima, que hicieron, que nosotros estamos vendiendo drogas… Oiga, señor, ¿cómo vamos a vender si vivimos de lo que trabajamos en el rancho?, eso es una injusticia lo que están haciendo. Es una injusticia lo que están haciendo. Hago un llamado al señor gobernador y la Procuraduría: que tomen cartas en el asunto, que revisen todo el expediente”, solicitó María Luisa Geraldo Espinoza, madre y propietaria del Rancho “El Olivo”.

Aseguró María Luisa que seguramente se trata de una estrategia más, de muchas que han utilizado para intimidarlos para que abandonen el rancho, pues en otras ocasiones les han tumbado portones, les han tirado bombas de gasolina, les han disparado y ahora la intromisión de elementos de seguridad.

Pero aún con todo esto, se mantendrán firmes, pues asegura que llevan 30 años siendo posesionarios del predio y aquí se han criado todos sus familiares.

“Cada vez que hay un hecho y lo denunciamos, hay represalias de esas personas. Nos quieren sacar a la fuerza… ya nos han tirado bombas, nos han tirado balazos en dos, tres ocasiones; nos han tumbado los portones, han hecho y deshecho, y aquí las autoridades dormidas. No procede ninguna demanda de las que tenemos nosotros; hay de 6 a 7 demandas, si no es que más, en contra de estas personas”, denunció la señora María Luisa Geraldo Espinoza.

LAS TIERRAS DE “EL OLIVO”

Todo parece indicar que los Talamantes están siendo empujados por otra familia que se hace llamar los dueños de la tierra, que ha estado en posesión por más de 30 años de la familia Talamantes.

Vivir en estas tierras, que hoy en día han subido su plusvalía, les ha significado que presuntos interesados estén urgidos en apoderarse de la propiedad, lo que ha desencadenado diversas denuncias por acoso, amenazas, daños

“Ya está en trámite la regularización de sus tierras, y llevan un año, más o menos, ellos pasando por amenazas, hostigamiento de parte de esas personas que se ostentan como dueños; ya hay como unas 8 o 10 carpetas aquí en la Procuraduría por las amenazas y el despojo, pero no se han judicializado”, indicó Francisco González, abogado de la familia Talamantes.

Lamentó la señora María Luisa la situación, pues en la última ocasión fueron detenidos su esposo de 71 años, su hijo que tiene 38, y su nieto -el más pequeño- de 21 años, todos ellos imputados por la presunta posesión de un rifle de asalto AK-47, una pelota con droga y una báscula gramera.

Para la señora Geraldo Espinoza, ésta es una táctica más que busca amedrentarlos y que desistan de la propiedad para cederla a las personas de apellido Carballo, encabezados, dijo, por Francisco Javier Carballo Olachea, su sobrino de nombre Andrés y su hijo Francisco, que son las personas que los han amenazado.

“No hallan cómo sacarnos, quieren vender las tierras que no son de ellos. Tenemos 30 años viviendo ahí, son tierras nacionales, posesión que tenemos desde hace 30 años. Ya me atendió el procurador, falta que me atienda el señor gobernador y le pido que ahora me escuche él, que me apoye con la libertad de mi familia; mi hijo, mi esposo y mi nieto son inocentes de los cargos de los que los están acusando”, lanzó María Luisa.

PGJE DA RAZÓN A RANCHEROS

Daniel de la Rosa Anaya, procurador de Justicia en el Estado, apuntó que este predio ya está en la mira de las autoridades, que por años han tenido la problemática los Talamantes debido a que hay muchas personas interesadas en ese terreno.

Aseguró que a esta familia la han intentado despojar de su propiedad, y es que dijo que son muchas familias las que están disputando el rancho, y ante la problemática, ya se ordenó seguir con una vigilancia cercana para evitar una desgracia.

“Es un predio donde se han realizado diversas invasiones, inclusive fraudes; tenemos varias denuncias por venta de predios sin tener el derecho, ya inclusive tenemos vinculado a proceso a algunas personas relacionadas con estos hechos. Prácticamente ahí en la zona del Centenario, son varias de las hectáreas que se están ahí controvertiendo, y en este caso, pues son también varios los que están disputando los mismos”.

“Uno de ellos es por supuesto la familia, que ya la habíamos atendido, a él y a su hijo; su caso va muy avanzado, que él tiene una denuncia por despojo, otra denuncia por daños en un portón, otra por amenazas, inclusive nosotros le decretamos medidas de protección”, explicó Daniel de la Rosa.

Reiteró que sí recibieron una denuncia anónima, pero no informó si se contaba con una orden para catear Rancho “El Olivo”, sin embargo, explicó que se ha venido atendiendo a la familia para deslindar responsabilidades.

“Hubo una detención derivada, también, de una orden de cateo y una denuncia que se presentó también por otras personas, en torno a algún arma de fuego que se tenía, que se fue puesto a disposición de la propia autoridad competente, en este caso FGR. Hay otras personas, lo reitero, que ya están vinculadas a proceso, que son los que han venido engañando ahí a compradores de buena fe. Hay una denuncia que se acaba de presentar donde se le vendieron a una persona alrededor de 600 metros cuadrados ahí, hizo ya la vivienda, una casa también muy grande, y pues resulta que no tenía la documentación en regla para poder vender; entonces también se está judicializando ese caso”, añadió De la Rosa.

Por último, el Procurador comentó que la familia Talamantes posee el título de posesión, y menciona a los Carballo, que están presuntamente intentando despojarlos de la propiedad.

“Los propietarios originales, que se han venido presentando y es históricamente que es esa zona son los que han acreditado la propiedad; sin embargo, hay unas personas de apellido Carballo, que son los que están siendo denunciados. Se está siguiendo su curso, su procedimiento legal pertinente, también en el caso del señor Talamantes: ellos tienen una posesión, entonces está también están siguiendo el procedimiento correspondiente”, finalizó.

Autor(a)

Antonio Cervantes
Antonio Cervantes
Antonio Cervantes Antonio Cervantes Antonio T 42 antonio@zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas