22.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Revolucionarios comunistas de internet

“La clase obrera, como clase, crece de año en año y se desarrolla políticamente. Es fácilmente susceptible de organización, gracias a las condiciones de su trabajo en la industria, y es, además, por su misma situación proletaria, la clase más revolucionaria, pues no tiene nada que perder con la revolución socialista, como no sean sus cadenas de esclavos asalariados. Y tiene en cambio un mundo entero que ganar”.

-José Stalin. Historia del Partido Comunista (Bolchevique) de la URSS. 1938. P. 16.


Publicidad


Cibernautas “comunistas”. En realidad, pequeñoburgueses reformistas y comodones. Cobardes por añadidura.

Ya las prácticas revolucionarias bolcheviques, de realizar agitación y propaganda entre las masas, a través de volanteos masivos, de colocación de carteles (pegas) y la realización de pintas en bardas, muros y paredes, han quedado en el olvido. Mejor decir, han sido lanzados al bote de la basura. ¿Por qué echar a la basura esos métodos de propaganda y de agitación que dieron tan jugosos frutos a la acción revolucionaria proletaria décadas atrás? La joven generación de obreros de ideas progresistas y revolucionarias ha caído en la trampa, en ese torbellino reaccionario del internet. Todo mundo, para cualquier cosa, quiere echar mano del herramental cibernético. ¡Qué insensatez!


Publicidad

 


El internet es un instrumento burgués de dominación. De chismografía. De diversión política masiva.

El tratar, desde una computadora, de realizar la educación política de la clase trabajadora sin tener que ir durante la madrugada o por las noches a las fábricas a repartir volantes o a vocear a la entrada o salida del trabajo de los proletarios, es el colmo de la imbecilidad. Ya nadie se plantea aprovechar la obscuridad de la noche para realizar pintas o pegas. “¡Esos son métodos obsoletos!” rebuznan los cobardes y eunucos de los partidos y organizaciones pseudocomunistas. Y agregan: “¡Para qué exponerse a los garrotazos de los malditos genízaros policiacos cuando podemos ‘hacer lo mismo’ desde la comodidad de una computadora!”. He ahí a los “valerosos comunistas” que con espadas de cartón “intentan” liberar a la clase obrera del yugo capitalista.

Mil veces malditos sean esos pequeñoburgueses reformistas disfrazados de comunistas que menosprecian los admirables métodos revolucionarios bolcheviques.

La joven generación proletaria, no está pegada a la computadora como lo están los comodones jóvenes de la clase media sólida. El joven proletario tiene que salir de su casa a las cinco-seis de la mañana y regresar a ella a las seis-siete de la tarde (recordemos que actualmente la jornada laboral en fábricas y maquiladoras es de 12 horas diarias). Además, su raquítico salario no le alcanza para tener internet en su casa o comprar tiempo aire constantemente.

Esos comunistas trasnochados (verbigracia el FPR y el PCM) olvidan la sentencia del gran Carlos Marx, “El obrero vive para trabajar (para producir plusvalía para el vampiro capitalista que le chupa la sangre) no trabaja para vivir”. De ninguna manera nosotros, los comunistas stalinistas, estamos en contra del uso del internet (de forma absoluta) o de cualquier otra herramienta que nos pudiese servir (aunque fuese mínimamente) para la agitación y la propaganda. Hasta donde se pueda. Sin ilusión alguna. Sin pretender hacer la revolución socialista a través del internet.

¿Pero es que existe organización marxista-leninista-stalinista a la cual la burguesía imperialista le permita el libre acceso al internet? Más dura una cucaracha en un gallinero, que un blog o cuenta comunista en Facebook. Por ejemplo.

La garra implacable del gorila fascista nunca tarda en aparecer y destruir el susodicho sitio comunista. Prueba irrefutable de la soez falta de libertades que impera en nuestro país. La “democracia” burguesa no es más que un taparrabo de la dictadura del capital.

Libre acceso al internet (a las “redes sociales”) sólo existe para los socialdemócratas y revisionistas. Pequeñoburgueses que presumen ser comunistas pero que en realidad son unos fantoches. “Comunistas” que tiempo atrás se abrazaron y se besaron con Cuauhtémoc Cárdenas y su PRD, y que hoy se abrazan y se besan con el sátrapa López Obrador y con su partido Morena. Qué cosa más repugnante.

Estamos firmemente en contra del “olvido” que se ha hecho de los métodos, tan eficaces y fructuosos, como el volanteo y el voceo a puerta de fábrica, así como la realización de pintas y pegas. Hay que combinar acertadamente y de forma juiciosa todos los métodos y medios a nuestro alcance para llevar la savia de la agitación y de la propaganda revolucionaria a los barrios proletarios. A fábricas, y maquiladoras. Fundamentalmente. Que los pequeñoburgueses del Frente Popular Revolucionario (FPR)/ Partido Comunista (Marxista Leninista) de México, que los del Partido Comunista de México (PCM), asimismo los trotskistas, y otros “comunistas” de igual calaña se queden aplastados frente a la computadora. Nosotros no.

Los revolucionarios proletarios combinaremos reflexivamente los medios cibernéticos (casi vedados, como lo indicamos arriba, para los verdaderos revolucionarios proletarios) con los métodos tan exitosos usados por los viejos, respetados y gloriosos revolucionarios bolcheviques.

Atentamente,

Javier Antuna.

Correo: gloriaproletaria@gmail.com

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas