23.9 C
Tijuana
domingo, septiembre 24, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

El poder traiciona

El poder es una tentación. No para todos, pero sí para muchos, los suficientes. En el pasado, el poder casi absoluto concentrado en el característico presidencialismo mexicano fue sujeto de la más inquisitiva crítica, particularmente por aquellos que se identificaban -o por lo menos presumían- de izquierdistas.

Hoy no es f√°cil identificar la izquierda ni la derecha en la geometr√≠a pol√≠tica. Incluso en un pa√≠s tan polarizado como el nuestro, en el que, si no eres ‚Äúfif√≠‚ÄĚ o conservador, eres ‚Äúchairo‚ÄĚ o liberal. Todo parece ser centro e inclinarse hacia un lado u otro, dependiendo las intenciones o conveniencia de cada decisi√≥n que los institutos o personajes pol√≠ticos toman. 


Publicidad


As√≠, en la actualidad somos testigos de que, como dir√≠a el Presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador: ‚ÄúLa historia se repite. Hay, desde luego, cambios, matices, pero, al final de cuentas, es la lucha de siempre‚ÄĚ. Como lo dije antes, en esto s√≠ estoy de acuerdo con el Presidente.

Recordemos c√≥mo, durante la d√©cada de los 60, 70 y 80, el Gobierno Federal centralizaba todo: el poder, las decisiones, las instituciones, el tiempo, la econom√≠a. Basta hacer un poco de memoria para tener presente c√≥mo el Presidente en turno decid√≠a hasta el tipo de cambio que se aplicaba entre nuestra moneda y las divisas. El autoritarismo fue tal que, cuando Hugo B. Marg√°in, secretario de Hacienda y Cr√©dito P√ļblico entre 1970 y 1973, le inform√≥ al Presidente Luis Echeverr√≠a que la deuda p√ļblica hab√≠a llegado a su l√≠mite, como respuesta, obtuvo su remoci√≥n; para luego, en su lugar, colocar a su entra√Īable amigo de la infancia y amplio desconocedor del sistema financiero mexicano, Jos√© L√≥pez Portillo. No conforme, Luis Echeverr√≠a declar√≥: ‚Äúahora s√≠, las finanzas se controlar√°n desde Los Pinos‚ÄĚ.

Lo anterior fue resultado del mal manejo econ√≥mico del Presidente: triplic√≥ la deuda externa, alent√≥ la inflaci√≥n, se confront√≥ permanentemente con el sector empresarial que no se somet√≠a a la autoridad presidencial, cay√≥ el salario m√≠nimo real y desalent√≥ la inversi√≥n extranjera. El Presidente no dejaba hacer su trabajo a los especialistas; opt√≥ por el ‚Äúamiguismo‚ÄĚ, en lugar de la profesionalizaci√≥n de la administraci√≥n p√ļblica. Cientos de millones de pesos se invirtieron en obras improductivas y se destinaron a fondo perdido. Como sucesor, eligi√≥ a quien supon√≠a como un perfil d√≥cil, excesivamente leal y con poca experiencia en el sector gubernamental, de tal suerte que administr√≥ mal la riqueza que signific√≥ abundancia petrolera.


Publicidad

 


¬ŅLe suena familiar? Han transcurrido casi 50 a√Īos desde que Echeverr√≠a le entreg√≥ la banda presidencial a su amigo ‚ÄúPepe‚ÄĚ L√≥pez Portillo. Con el ascenso de este √ļltimo al poder, vino un declive econ√≥mico con resultados sociales catastr√≥ficos. Un personaje muy ilustrado, pero poco apto para gobernar. Por fortuna, cont√≥ con la mano izquierda de Jes√ļs Reyes Heroles, quien, como una retribuci√≥n a la fraudulenta elecci√≥n presidencial de 1976, decidi√≥ impulsar la Reforma Pol√≠tico-Electoral que sentar√≠a las bases para el desarrollo democr√°tico mexicano y el sistema del que hoy gozamos.

A partir de ah√≠, la evoluci√≥n de las leyes e instituciones p√ļblicas fue constante. Por ello, resulta lamentable que, en pleno siglo XXI, luego de ser beneficiario de ese mismo progreso democr√°tico, el gobierno actual opte por ‚Äúromper los cauces legales‚ÄĚ (AMLO, Fraude: M√©xico 2006). Prueba de ello es el adelanto de las actividades electorales de su partido y de sus aliados. Parecer√≠a que el Presidente no est√° satisfecho con las cifras que se avizoran para 2024, las cuales, de no ser abrumadoras, representar√≠an una mala evaluaci√≥n de su gobierno y significar√≠an perder el control absoluto en el Congreso federal. Queda claro que el poder, si no sabe manejarse, aturde, traiciona y corrompe.

Post scriptum: ‚ÄúSi quieres probar el car√°cter de un hombre, dale poder‚ÄĚ, Abraham Lincoln. 

Atentamente,

Francisco Ruiz; escritor, catedr√°tico, doctor en Derecho Electoral y asociado del Instituto Nacional de Administraci√≥n P√ļblica (INAP).

Contacto: strategia.y.poder@gmail.com

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas