27.1 C
Tijuana
sábado, junio 22, 2024
Publicidad

Disculpe el señor

“…Que el mundo fue y será una porquería, ¡ya lo sé! En el 506… y en el 2000 también… Todo es igual, nada es mejor. Lo mismo un burro que un gran profesor”.

-Serrat, “El Cambalache” (Tango de Santos Discépolo).


Publicidad


Para asustar a la gente con el Petate del Muerto, olvidamos el pensamiento de San Agustín: “La Biblia no engaña, si el hombre no se engaña”. “Nadie sabe ni el día ni la hora”, expresa Jesucristo, cuando nos creemos dioses al interpretar la Palabra de Dios. Un negociazo con el miedo de la gente. Hace poco al llegar el año 2000, mucha gente se fanatizó y regaló hasta los calzones; y mandaron hacer bunkers subterráneos aquí en California y otras geografías.

La falsedad: la guerra como negocio, y el hambre en la tierra

Alguien inteligente como el cantautor Joan Manuel Serrat, nos hace descubrir un poco la verdad sobre el tema de las Caravanas de Migrantes en todos los continentes. De Siria a Grecia o Europa; de África a España; de Latinoamérica a México y USA.

“Disculpe el señor, pero este asunto va de mal en peor. Vienen a millones y curiosamente, vienen todos hacia aquí. Traté de contenerles, pero ya ve, han dado con su paradero. Estos son los pobres de los que le hablé. Le dejo con los caballeros. Y entiéndase usted: si no manda otra cosa, me retiraré. Y si me necesita, llame. Que Dios le inspire o que Dios le ampare. Que esos no se han enterado que Carlos Marx está muerto y enterrado”. (“Disculpe el señor”, Serrat).


Publicidad

 


Es risible que en todo el mundo se hable o escriba de la ultraderecha, y no de la ultraizquierda.  De los sionistas como los mochaorejas. Un grupo -este- de católicos que a cuanto profesor marxista o de izquierda denunciaban, como el Bronco de Monterrey; no la mano, sino le mochaban una oreja. Señal de desprecio a algún comunista.

Tras la guerra de la pandemia, inició la confrontación bélica entre Rusia y Ucrania. Hay confrontaciones que duran cuatro años, y otras hasta 70 u 80. Y como bien advierte San Agustín en la Ciudad de Dios, el asunto es la avaricia de dinero y poder. Quienes financian la actual guerra entre ucranios y rusos, son los magnates de los que canta el buen José Luis Perales en “Me han contado que existe un Paraíso”.

“No hay soberbios ni terroristas, ni tratantes de blancas, ni de negros; que no hay violadores, traficantes de niños ni de sueños; ni lobos disfrazados de corderos. Que a medida que crece su fortuna, el camino hacia el cielo es más estrecho… me han contado que existe un paraíso”.

La corrupción latinoamericana, causa de las caravanas migrantes

Tras dos años de encierro mundial por la pandemia, ahora la neurosis, la angustia, la paranoia de no saber si uno de estos días caerá sobre nuestras ciudades o pueblos algún misil hipersónico ruso, como el que acaban de derribar los ucranianos con un equipo norteamericano Patriot; misil con alcance de 2 mil kilómetros lanzado a Odesa.

“Un niño tiene hambre, y canta su canción, y es que le damos sólo bombas de neutrón. Y una esperanza inexistente, que es como un grito que le esfuerza el Corazón. Quiere vivir… pero con amor”, expresa una balada de Mexicanto (1983).

Germán Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas