19.7 C
Tijuana
miércoles, julio 17, 2024
Publicidad

Así fue la explosión

Mi novia estaba estudiando por ella, había muchas cosas, había muchas promesas, mucho que dar… Es algo doloroso, algo inesperado que pasó, la verdad, y que nos tomó de sorpresa. Estaba en horario laboral, salía a las 2:00 de la tarde, mi novia estudia y estaba esperando a su mamá y nunca llegó”, comentó Iván Gutiérrez, yerno de María Guadalupe Cejudo Ochoa, una de las víctimas fatales de la explosión en la gasera Silza ocurrida el 11 de abril en Tijuana.

Lupita, junto con Karina Adelita Rodríguez Varela, Aracely González y Lua Yamileth Almengor, acudieron a trabajar de manera habitual a la gasera ubicada en el Kilómetro 27.5 de la Carretera Libre a Tecate.

Gudelia Nájera, representante del departamento de Recursos Humanos de la empresa Silza

Las cuatro se desempeñaban en el área de call center de la empresa, eran quienes hacían los pedidos, registraban quejas y daban atención a clientes. Las primeras llamadas de auxilio se registraron a las 12:38 horas, a las empleadas les faltaba poco más de una hora para terminar el turno y salir de la oficina localizada al interior de la gasera.

Alejadas alrededor de 80 metros del área central que fue la zona de la explosión, se albergan cinco enormes recipientes para contener gas LP tipo no transportable -minas comúnmente identificadas como salchichas-, todas enfiladas, acomodadas de norte a sur, con capacidad 22 mil 500 litros.

Vista de frente, desde la carretera, al costado derecho, está la plataforma de maniobras identificada como área de carga y descarga de recipientes transportables -una gran plancha de cemento con techo-, la mina estacionaria que explotó, estaba del lado izquierdo, parte baja y trasera de esa plataforma.

De acuerdo a las primeras versiones, al momento del estallido que convirtió el tanque en dos enormes balas -una de los cuales impactó a las trabajadoras-, nadie la estaba manipulando.    

LA EXPLOSIÓN Y LA ESCENA

A las 12:38 horas del martes 11 de abril, ingresó el primer llamado al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo, originalmente el reporte fue de un “estallido”. Después, vecinos de la zona y los mismos trabajadores de la planta de gas informaron fue “una explosión”.

La escena de la emergencia era la planta matriz de Gas Silza, fundada en 1993 y ubicada en la Carretera Libre Tijuana Tecate, Kilómetro 27.5, con capacidad de almacenamiento de un millón 250 mil litros de gas LP al 100 por ciento.

“Esta mina se encontraba a un costado, en la parte baja, pegada a la plataforma de maniobras, donde vacían todos los tanques – que traen los repartidores de las casas- que tienen alguna avería, alguna fuga. Sacan el gas restante de esos tanques y los trasiegan a la mina, ese contenedor fue el que falló. Al momento de fallar, tanto las válvulas o probablemente alguna soldadura, lo que hace es salir como proyectil”, dijo a la prensa en el sitio Rafael Carrillo Venegas, director de Bomberos de Tijuana.

La mina que explotó tenía un diámetro aproximado de 1.5 metros por 3 metros de largo y capacidad de 2 mil litros. Saben que no estaba llena porque el daño hubiera sido mayor, pero las autoridades aún no reciben el informe de la cantidad del contenido al momento del accidente.

Personal de contingencia de la misma empresa, se abocó primero a apagar el incendio, las víctimas no fueron notadas en los primeros momentos. De hecho, el reporte de personas fallecidas se hizo cinco minutos más tarde de la primera llamada.

El enorme tanque estacionario estaba cosido -soldado- por en medio, fue ahí donde se separó. “Se abrió, tal como debería hacerlo en cualquier contingencia, están hechos así, como medida de seguridad, para que, si explotan, se partan y no estallen en miles de esquirlas, causando mayores daños” detalló un especialista.

Por la ubicación de la mina, la empresa podía prever que, en caso de explosión, un pedazo saldría volando al norte rumbo a la carretera, y otro al sur, hacia la zona de oficinas. También, por la capacidad de las minas, conocen el alcance de una ola expansiva, que en este caso fue de un radio de 300 metros, de acuerdo a la versión de Bernardo Villegas, director de Protección Civil Municipal.  La oficina estaba a 80 metros al sur del punto de explosión, conforme al informe pericial de la Fiscalía General del Estado (FGE). 

De acuerdo a la laxa Norma Oficial Mexicana NOM-001-SESH-2014 para Plantas de Distribución de Gas LP, Diseño y Construcción y Condiciones Seguras en su Operación, a pesar de las olas expansivas y los riesgos, las oficinas de las gaseras deben estar a 15 metros del recipiente de almacenamiento más cercano, de la llenadera de recipientes transportables y de la boca de toma de recepción, suministro o carburación más cercana. Y a 100 metros de otros almacenes de combustibles, de explosivos, de casas habitación, escuelas, hospitales, iglesias y lugares de reunión, así de insegura la Norma.

Ilógico, considerando que si un tanque de gas de 45 kilos se incendia, el protocolo indica que se debe evacuar un área de por lo menos 1600 metros.

Tres de las cinco minas con capacidad para almacenar 22 mil 500 litros de gas cada una, fueron flameadas por la explosión, Foto: Ramón T. Blanco Villalón

Cuando la mina en la gasera Silza falló, a pesar de las múltiples válvulas de protección, de acuerdo a lo encontrado en la escena por peritos estatales y municipales, sucedieron dos cosas:

1.- El combustible que estaba líquido dentro del tanque, y del cual se ignora la cantidad, con el aire pasó a estado gaseoso y su peligrosidad se potencializó. Para tener una idea, un litro de gas líquido se convierte en 270 litros de gas y vapor, incluso esa cantidad tiene la capacidad de carbonizar a un ser humano si lo impacta directamente, detallaron peritos locales.

Cuando se separan los pedazos del tanque, cualquier fricción del metal hace chispa y genera incendios, esas flamas fueron las que alcanzaron y dejaron marcas negras de carbón a un camión cisterna y tres de los cinco enormes tanques estacionarios instalados a un costado de la plataforma de maniobras.

2.- El tanque se dividió en dos fragmentos que salieron disparados, uno quedó al norte, frente a la barda frontal de la empresa y viajó alrededor de 120 metros, de acuerdo a la versión de Bomberos. El otro fragmento que se proyectó al sur, alrededor de 50 metros, golpeó y tumbó una palmera, lo que cambió su rumbo hacia la derecha. Unos metros adelante, golpeó y partió un pequeño árbol y entró por la ventana del call center.

Originalmente ese fragmento se dirigía contra una fuente y otras oficinas localizadas al fondo del terreno y a mayor distancia.

Lo que aún desconocen autoridades de la FGE, que investiga la muerte de las cuatro trabajadoras, son las causas de la explosión. En Protección Civil y Bomberos refieren varias: el golpe de otro tanque, de un camión, un tema de mantenimiento, de supervisión, un error humano o una falla del equipo. De acuerdo a las primeras versiones, al momento del incidente, la mina no se estaba usando y no había gente a su alrededor.

Pero estos son temas que la FGE espera aclarar una vez esté en posesión de los videos de la empresa, los testimonios del personal, el análisis pericial de los restos del tanque y sus válvulas, de las trayectorias, así como los reportes o agendas de mantenimiento de la mina y los dictámenes de Bomberos y  Secretaría de Energía  

Con una estación de tragahumos justo frente Silza, en el fraccionamiento El Refugio, las primeras bomberas llegaron tres minutos después de la solicitud de auxilio. Al lugar llegaron los primeros respondientes: las estaciones 3, 8, 11, 13, 16, así como la División de Materiales Peligrosos de la Dirección de Bomberos, Protección Civil Municipal, Policía Municipal, Cruz Roja Tijuana, Ejército y Guardia Nacional.

Las flamas también alcanzaron por fuera, a un camión tipo pipa para transporte de gas LP, Foto: Ramón T. Blanco Villalón

Los bomberos comentaron que, a su llegada, el personal de contingencia de la empresa ya había controlado el incendio con agua y polvo extintor, que generó una gran nube blanca que se podía ver de lejos.

Como dijeron que la emergencia ya estaba controlada, se les preguntó por qué los bomberos del Ayuntamiento fueron grabados lanzando agua sobre la hilera de seis enormes tanques, de los cuales los tres más cercanos a la plataforma estaban “flameados” por el estallido, a lo que aseguraron: “Porque cuando llegamos todavía se sentía el calor”.

VÍCTIMAS MORTALES

“Debió ser una cantidad mínima de segundos los que transcurrieron entre el estallido y el impacto, es muy probable que las trabajadoras que perdieron la vida ni siquiera hayan tenido tiempo de reaccionar después de escuchar la explosión”, mencionó un integrante de los cuerpos de rescate.

La imagen dantesca atestiguada por socorristas, bomberos y peritos lo corrobora. La escena indica que las mujeres estaban frente a sus equipos de trabajo, cuando el enorme fragmento del tanque entró por la ventana, las golpeó por la espalda y las derribó, después se impactó contra una pared que estaba frente a las trabajadoras, dejando un enorme hoyo, para al final quedar reposando sobre una repisa, con las victimas abajo.

La oficina estaba dividida en dos espacios y ambos quedaron destruidos, “fue como si una granada hubiera explotado, se reventaron vidrios y volaron esquirlas de los objetos impactados por el fragmento de tanque”, indicó un investigador.

De acuerdo a lo reportes del procesamiento de la FGE, las otras tres víctimas que resultaron con lesiones, raspones y esquirlas estaban en la misma oficina, pero no en el área que recibió el disparo de lleno, “porque en las imágenes de video vigilancia, se muestra cómo salen corriendo del inmueble”.

Todas las víctimas mortales quedaron bocabajo, prácticamente juntas en una esquina, dentro de un espacio de aproximadamente 4×4 metros.

Tres estaban sin vida en el suelo, con fragmentos de computadoras, pedazos de muebles, piezas de cemento y partes de la pared encima. La primera de ellas quedó tendida justo debajo de la repisa sobre la cual reposaba el enorme pedazo de mina; más al frente, también debajo de la punta del pedazo de mina, fue encontrada la segunda; y el cuerpo de la tercera víctima estaba entrelazado con el de su compañera; la cuarta empleada fallecida, permanecía sentada frente a la computadora, con el objeto que le quitó la vida justo detrás de su cabeza. 

POLITRAUMATISMO, CAUSA ÚNICA

Las victimas ingresaron a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) a las 20:00 horas del 11 de abril, después que servicios Periciales de la FGE procesara la escena.

“Lo que se encontró en el examen externo fue básicamente lo mismo en todos los casos, con mayor o menor grado de lesiones, pero todos los cuerpos presentan golpes, contusiones, equimosis al exterior, todos están golpeados. Son lesiones contundentes, contusas provocadas por cuerpos romos sin filo”, informó el director de Semefo, doctor César González Vaca.

Conforme al examen interno, “Se corrobora que sean compatibles con lo que se vio al exterior. En los órganos encontramos laceración de varios órganos, algunos fueron hígado, bazo, pulmones, corazón. Con diversas fracturas, la mayoría de los cuerpos presentan traumatismo torácico, abdominal y craneal”.

La tarde del miércoles 12 de abril, se cumplió el protocolo de necropsia en las cuatro víctimas. Las familias se acercaron a Semefo a identificarlos, pero como estaban en proceso, la liberación de cuerpos a través de la autorización del Ministerio Público, se programó para el jueves 13.

LOS SIETE LESIONADOS POR LA EXPLOSIÓN REQUIEREN DE TRATAMIENTO

Contrario a los registros de la fiscalía, que contabiliza sólo tres personas con lesiones y heridas por esquirlas, el área de Urgencias del IMSS Tijuana reportó algunas víctimas por quemaduras de segundo grado en rostro y brazos.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó haber atendido a seis mujeres y un hombre.

El día de los hechos, fueron trasladados a las instalaciones de la Unidad Médica Familiar (UFM) número 18 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de la colonia El Laurel, a menos de cinco kilómetros del fatal siniestro, para su valoración.

Antes de la una de la tarde llegaron los primeros cuatro lesionados al área de emergencias médicas; minutos más tarde arribó una segunda ambulancia con otros tres lesionados que, tras ser valorados, reportaron no presentar heridas de consideración.

Personal de salud que atendió a los pacientes de emergencia, comentó a ZETA que las lesiones más graves se reportaron en rostros y brazos de las mujeres lesionadas. En urgencias les suministraron desinflamatorios, analgésicos y antibióticos; estuvieron en observación por seis horas.

Al ser dados de alta, se les dio un tratamiento que debe ser acompañado de cuidados de la piel y extremar condiciones de higiene para evitar infecciones y complicaciones en la salud de los sobrevivientes de la explosión.

Oficialmente, el IMSS se reservó la identidad de las siete víctimas de la explosión, así como de los tratamientos específicos que seguirán cada uno de los implicados.

Uno de los médicos que atendió el reporte inicial de la urgencia, advirtió que los lesionados deberán buscar alternativas de atención de salud mental, ya que sobrevivir a un accidente en el cual las víctimas fatales son sus compañeros, amigos o personas cercanas, puede atraer consecuencias de estrés post traumático que requerirá de terapia psicológica.

Familias quieren que la empresa les responda, Foto: Ramón T. Blanco Villalón

HORAS DE INCERTIDUMBRE

Afuera, tras la barda de la gasera, conforme se esparció la noticia, familiares de los más de 50 empleados que no se habían reportado y no contestaban el celular comenzaron a llegar, porque temían que fueran las víctimas mortales o los heridos del accidente.

Al inicio, empresa y autoridades decidieron sólo dar números; horas más tarde se justificaron diciendo que esperaban a la Unidad Municipal de Apoyo Social (UMAS) para dar la noticia.

“Le he estado llamando, pero no contesta el celular, ya tengo rato aquí y no nos dicen nada, nadie sale, sólo el de Bomberos nos dijo que las fallecidas eran cuatro mujeres, pero nada más”, comentaban entre sí.

Los minutos parecían eternos, caminaban de un lado a otro y, cada vez que aparecía alguien con chaleco de seguridad, se acercaban a la reja en busca de información.

Cada que entraba una camioneta, se les reflejaba en el rostro el miedo de recibir la mala noticia, sobre todo cuando llegó el Semefo para hacer el levantamiento de cuerpos.

El incidente fue controlado alrededor de las 13:25 horas, pero las familias que esperaban afuera de la gasera tuvieron que esperar casi tres horas más.

A las 14:46 horas salió Gudelia Nájera, de Recursos Humanos de Gas Silza, para decirles a las familias que no darían información, pues las autoridades aún se encontraban analizando la situación.

Preocupados, comenzaron a pedirle de favor que al menos les dijeran el paradero de sus familiares, que no contestaban el celular y sólo querían saber de ellos.

Nájera dudó, luego dijo que, al evacuar a los 54 empleados, muchos habían salido sin sus pertenencias, incluyendo el celular.

Cuando familiares de Guadalupe Cejudo y Karina Rodríguez preguntaron por ellas directamente, la mujer de Recursos Humanos calló y les informó que revisaría sus registros.

EL DOLOR

A las 15:36 horas, finalmente Gudelia Nájera, acompañada por personal de UMAS, se acercó a la reja y dio instrucciones precisas; después de nombrar a las empleadas, sólo debía pasar un familiar por cada una de ellas.

La primera fue Karina Adelita Rodríguez, a lo lejos se escuchó “ya valió madre”, la tensión creció.

Todos fueron llevados a la parte de atrás de una ambulancia de Medik estacionada a la entrada, la cual permitía privacidad y seguridad. Después siguió Lupita Cejudo, Araceli González -no estaban sus familiares- y Lua Yamilet.

También nombró a Natalia Solís, Karen Salgado Suárez y Luis Alonso Castañeda, estos tres últimos, con lesiones.

Alrededor de 15 minutos después salió el familiar de Lua, ecuánime, intentando contenerse, pero en cuanto se acercó a su acompañante no pudo más y estalló en un llanto desgarrador. El resto de las personas que esperaban afuera lloraron junto con ella, con la esperanza de no ser los siguientes, pero no fue así.

Gasera Silza.- explsion de tanque estacionario, familiares de las personas fallecidas Foto: Ramón T. Blanco Villalón

Cuando ya casi todos salían, llegó un familiar de Araceli, de inmediato la hicieron pasar, a los minutos se escuchó “No, no, no…”, gritos y llanto que se replicaron entre las demás familias presentes.

La familia de Lupita acudió el miércoles 12 de abril a las instalaciones de Semefo para dar inicio con los trámites y despedirla. “Viene familia de todos lados, la verdad mi suegra era muy querida por todos… viene su familia de Sonora”, dijo Iván Gutiérrez, su yerno.

En el lugar también estaban presentes dos empleados de Recursos Humanos de la gasera, en representación de la empresa, para apoyar en lo que necesitaran.

“Hemos estado en contacto con ellos -la empresa- y por ahora están respondiendo, pero hay cosas que aún falta por ver”, declaró Iván.

GASERA CLAUSURADA POR AFECTACIONES DE LA EXPLOSIÓN

Bernardo Villegas Ramírez, director de Protección Civil de Tijuana, detalló que tras la evaluación, detectaron problemas en el andén de maniobras donde ocurrió la explosión, así como en las oficinas de call center, por lo que por protocolo, Gas Silza estará clausurada hasta que se revisen todos los permisos por parte de Bomberos, Dirección de Administración Urbana y la dependencia a su cargo.

Villegas Ramírez precisó que le corresponde revisar que la empresa cuente con programa interno de Protección Civil, infraestructura, que se haya actuado de acuerdo al protocolo; mientras que Bomberos corroboró que, en cuanto a la regulación municipal, la empresa cumple con la normatividad y los permisos vigentes, así como las brigadas de emergencia.

Toca a la Dirección de Administración Urbana emitir los permisos de uso de suelo, licencia de construcción y de operación; asimismo, informaron a ZETA que Silza se instaló hace 20 años.

Trabajadores de Silza realizaban trasiego de gas LP en vivienda particular de Tecate …seguir leyendo

LLEGAN AUTORIDADES FEDERALES

Por ser de su competencia, el miércoles 12 de abril arribaron autoridades federales para hacer más revisiones a la gasera, “a partir del día de hoy está gente de Semarnat y de la Secretaría de Seguridad y de Riesgos para hacer la revisión y el dictamen específico de las causas”, expresó Catalino Zavala, secretario general de Gobierno, durante la conferencia matutina celebrada en Rosarito el 12 de abril.

“Esto es para saber el origen -del incidente-, no podemos adelantarnos en este momento, pero también se giraron instrucciones junto con gobierno municipal para revisar todas las instalaciones que se encuentran en Tijuana y se pueda garantizar que estén en cumplimiento correcto de todas las normas de seguridad, de impacto y de protección necesaria”, agregó.

Y respaldó la manera en que la empresa y primeros respondientes atendieron a las familias, al tenerlos horas afuera del lugar esperando noticias, ya que por la delicadeza de estas, no debían actuar de forma imprudente.

“Era complicado el tema del riesgo hasta que se generó por parte de Bomberos y Protección Civil, el mismo acceso a las instalaciones era un tema de seguridad y de protección”, dijo.

Cabe destacar que frente a la gasera instalada a principios de los noventa, los gobiernos locales autorizaron la construcción de varias zonas comerciales y fraccionamientos tan extensos como El Refugio, el cual cuenta con una población aproximada de 20 mil 546 personas en 6 mil 325 viviendas, de acuerdo a datos del Instituto Metropolitano de Planeación de 2020. (Con información de Ernesto Eslava)

Autor(a)

Ángela Torres Lozano
Ángela Torres Lozano
Soy licenciada en Comunicación por UABC, periodista desde 2008, reportera en ZETA de temas generales y especializada en periodismo de ciencia y salud, también soy miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas