11.4 C
Tijuana
viernes, enero 27, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

EU tiene nuevas evidencias contra el general Cienfuegos, pero dio “carpetazo” por razones políticas: NYT

La Fiscalía General de Estados Unidos tiene nuevos indicios respecto a los posibles nexos de Salvador Cienfuegos Zepeda, General de División en Retiro, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, con grupos delincuenciales.

Sin embargo, los gobiernos encabezados por Joseph Biden y de Andrés Manuel López Obrador, han decidido dar carpetazo al asunto por “razones políticas”, sin considerar que la seguridad nacional de ambos países puede estar “más amenazada que nunca” por el crimen organizado, según lo indicó un reportaje publicado, el 8 de diciembre de 2022, por The New York Times Magazine y la agencia de noticias independiente Propublica.


Publicidad


El mando militar mexicano fue detenido el 15 de octubre de 2020, durante un viaje a Los Angeles, California, acusado de nexos con bandas del narcotráfico. No obstante, Cienfuegos Zepeda regresó a México el 19 de noviembre de ese mismo año. La Fiscalía General de la República (FGR) exoneró, el 14 de enero de 2021, exoneró al ex titular de la SEDENA, de los delitos que se le imputaron en EE.UU.

La investigación, firmada por el periodista Tim Golden, está basada en docenas de entrevistas con funcionarios en activo y ex servidores públicos, así como en miles de páginas de archivos judiciales y documentos gubernamentales, que no habían sido publicados previamente y que ponen al descubierto las negociaciones entre autoridades y presuntos delincuentes.

Según el reportaje, pocos meses después de iniciado el Gobierno de Biden, fiscales del Distrito Este de Nueva York propusieron volver a acusar a Cienfuegos Zepeda de nuevos cargos, ya que habían reunido nuevas e importantes pruebas, recabadas de al menos tres narcotraficantes, que afirmaban haberse reunido directamente con el entonces titular de la SEDENA, en diferentes momentos y en diferentes partes de México, para hablar respecto a la protección de sus cargamentos de drogas.


Publicidad

 


“Tenían otros testigos que podrían iluminar los supuestos tratos del general con los Beltrán Leyva. Pero los funcionarios del Departamento de Justicia [de Estados Unidos] rechazaron la idea de un nuevo gran jurado”, según apuntó el reportaje titulado ‘The Cienfuegos affair: Inside the case that upended the drug war in Mexico [El caso Cienfuegos: entrañas del caso que alteró la guerra contra las drogas en México]’.

La investigación llegó a la conclusión de que los intereses políticos son más fuertes que el combate a la corrupción. “Lo que ninguno de los dos gobiernos ha reconocido públicamente, es que la seguridad nacional de México, y la de Estados Unidos, pueden estar más amenazadas que nunca por el crimen organizado”, alertó.

“El Gobierno mexicano se ha alejado de enfrentar a las bandas criminales sin reducir su poder o violencia. La pérdida de confianza entre los dos gobiernos ha socavado los ya problemáticos esfuerzos para reformar el sistema de justicia mexicano. Muchos analistas mexicanos vieron la exoneración de Cienfuegos como un mensaje especialmente poderoso de impunidad para los militares justo cuando estaban tomando un control aún mayor de la aplicación de la ley”, agregó el reportaje.

Según la investigación, el Gobierno de EE.UU. pidió a su homólogo de México no menospreciar la evidencia contra Cienfuegos Zepeda. No obstante, días después del arresto del mando militar mexicano, Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), convocó a una reunión, en su oficina, al entonces embajador estadounidense, Christopher Landau.

“Nunca había visto a Marcelo tan enojado […] Habíamos pasado por algunas negociaciones complicadas: el comienzo de la pandemia, la política de ‘Quédate en México’, pero nunca había visto algo así. Se lo tomaron mucho peor de lo que esperábamos”, señaló el diplomático estadounidense, citado por el reportaje de la NYT Magazine y Propublica.

Según la investigación, el canciller mexicano dijo a Landau que la presencia de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), la relación con México estaba “decididamente en riesgo”.

“Le dije al embajador que el arresto había destruido cualquier base de confianza, cualquier base de cooperación […] Actuaron con engaño y sin ninguna consideración por el peso de México. Le pregunté: ‘¿Actuarías de esa manera con Francia o algún otro aliado?’”, indicó Ebrard Casaubón, citado por el mismo reportaje.

De vuelta en la Embajada de EE.UU. en México, Landau llamó al fiscal general estadounidense, William Barr, por una línea segura. “Ebrard estaba furioso, dijo. Los militares estaban alborotados. Esto es muy importante para ellos”, destacó, en su llamada, el entonces embajador.

Landau le insistió a Barr que no estaba seguro de si la acusación valía el costo potencial de poner en riesgo la relación con México. Fue entonces que el canciller mexicano habló con el fiscal general estadounidense, para informarle de las posibles represalias del Gobierno mexicano y la fractura en la cooperación bilateral.

“Personalmente, sentí que el caso de Cienfuegos no valía la pena echar por tierra cualquier perspectiva de una cooperación más amplia con los mexicanos”, escribió Barr en sus memorias, respecto a las valoraciones que hizo antes de ordenar la liberación de Cienfuegos Zepeda.

Según dos funcionarios informados sobre la llamada, citados por el reportaje, Barr pidió a las autoridades mexicanas que no menospreciaran públicamente la evidencia de la DEA contra el ex titular de la SEDENA y expresó su esperanza por la captura del capo sinaloense Rafael Caro Quintero -fundador del ahora extinto Cártel de Guadalajar, el primero que existió en México-, algo que ocurrió semanas después.

¿QUIÉN ES EL GENERAL SALVADOR CIENFUEGOS ZEPEDA?

El general Salvador Cienfuegos Zepeda estudió la Maestría en Administración Militar para la Seguridad y Defensa Nacionales en el Colegio de Defensa Nacional. Ingresó a las Fuerzas Armadas en 1964, y se retiró al finalizar su comisión como titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en 2018, luego de seis años de encabezar la milicia. Antes fue Director del Heroico Colegio Militar (1997), Comandante del Cuerpo de Cadetes (1991).

Durante su gestión como titular de la SEDENA en el periodo de 1 de diciembre de 2012 hasta el 30 de noviembre de 2018, se encargó de darle continuidad a la llamada “guerra contra el narcotráfico”, que inició el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

De los sucesos más trascendentales en su gestión fue el asesinato de 22 personas en una bodega en la comunidad de San Pedro Limón, en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, el 30 de junio de 2014. Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), un grupo de militares ejecutaron a 15 de los 22 muertos hallados en el suelo de la bodega.

Un total de ocho militares del 102 Batallón de Infantería pasaron frente a una bodega en obra negra que no tenía puertas. El enfrentamiento comenzó alrededor de las 4:20 horas de la madrugada, según detalló el órgano constitucional autónomo.

Luego de lo ocurrido el general Cienfuegos Zepeda defendió a los militares contra las acusaciones de violaciones de los derechos humanos. Tanta fue la presión de organismos internacionales que llevaron al al titular de la SEDENA a poner en resguardo a los elementos vinculados con la masacre.

Después de Tlatlaya, vino la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Raúl Isidro Burgos, en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre del 2014. Algunas investigaciones y las familias de los desaparecidos señalaron que el rapto de los jóvenes se dio con la complicidad de elementos del Ejército mexicano.

“BASURA, BASURA”, ACUSACIONES DE LA DEA CONTRA GENERAL CIENFUEGOS, CRITICA AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como “basura”, el 26 de septiembre del 2022, el expediente que la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), integró en contra de Salvador Cienfuegos Zepeda, General de División en Retiro, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“Una vez [Arturo Sarukhán Casamitjana] el embajador de Estados Unidos (sic) cuando estaba [Felipe] Calderón [Hinojosa] se atrevió a decir que el Ejército mexicano nuestro no servía, y que ellos nada más confiaban en la Marina, metiendo cizaña, buscando la división”, expuso el político tabasqueño, durante su conferencia de prensa matutina, llevada a cabo en el Salón Tesorería, del Palacio Nacional.

“Nosotros estábamos en la oposición, salí a decirle que actuara de manera responsable, que no fuese injerencista, que no nos ofendiera, que respetará nuestra soberanía. Lo mismo cuando la detención en Estados Unidos del general Cienfuegos, ¡cómo sin avisarnos!, abajo las agencias, mándenos el expediente, y, ¿qué hay en el expediente? Basura, basura”, insistió.

“¿Y qué, era nada más defender a un mexicano, defender a un miembro del Ejército, defender a un general de División, defender al Secretario de Defensa? No, es la defensa de México, de nuestra soberanía […] Entonces, sin permitir impunidad para nadie, pero no darle entrada a quienes quieren someternos, esos tiempos ya pasaron. Por eso aclarando las cosas tenemos que hacer justicia, pero no darle entrada ni a zopilotes, ni a buitres, ni halcones”, agregó López Obrador.

El presidente acusó que hay quienes quieren debilitar y desprestigiar a la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA) por la participación de militares en el caso Ayotzinapa, por lo que subrayó la necesidad de defender a la institución castrense. También cuestionó si las intenciones de desprestigiar al Ejército buscan la llegada de agencias del extranjero, para que se hagan cargo de la seguridad interior.

“Hay quienes no quieren que se aclaren las cosas. Por ejemplo, la consiga ‘fue el Estado”, sí, tan es así que estamos actuando desde el Estado, un Estado distinto, que no permite la violación de derechos humanos y que procura ante todo la justicia, ‘fue el Ejército”, sí, se está actuando, pero el Ejército es una institución”, enfatizó.

“¿Quiénes fueron los que participaron de manera directa, indirecta? ¿Quiénes deben ser castigados?, eso es lo que estamos haciendo, pero no, ahh ‘todo el Ejército’. ¿Qué quieren, que se debilite nuestro Ejército? En beneficio de quién […] No, no, no, tenemos que defender nuestras instituciones y este Ejército, lo he dicho muchas veces, surgió para combatir un golpe de Estado, para combatir a conservadores fifís que se atrevieron a asesinar al Presidente Madero, así surge este Ejército”, recordó.

“Es un Ejército revolucionario, formado por gente del pueblo; ninguno, lo repito, de los Generales de División pertenece a la oligarquía, son hijos de campesinos, de obreros, de militares, de mecánicos, de comerciantes, no es el Ejército de otros países ¿Y qué quieren, que se destruya?”, finalizó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

SU DETENCIÓN EN EU FUE “INJUSTA Y HUMILLANTE”, LE DIJO EL GENERAL CIENFUEGOS A AMLO EN CARTA

Salvador Cienfuegos Zepeda, General de División en Retiro, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, envió una carta el 29 de octubre del 2020, al presidente Andrés Manuel López Obrador, 14 días después de su detención en Los Ángeles, California, por parte de la a Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

La misiva de dos cuartillas, escrita a mano y en mayúsculas por el ex mando militar mexicano, aparece publicada en el capítulo 2, ‘Política Exterior’, del libro ‘A la mitad del camino’, escrito por el político tabasqueño, y cuya distribución comenzó el fin de semana de mediados de agosto del 2021.

“Le escribo estas letras, orillado por las circunstancias que se han venido dando. Desde el día 15 de este mes y que coincide con mi detención en el aeropuerto de esta ciudad. Una detención arbitraria, injusta y humillante, enfrente de mi familia (esposa, cuatro hijos y tres nietos) por las autoridades de este país”, indicó el ex titular de la SEDENA en su carta.

“Cómo mi comandante supremo de las Fuerzas Armadas, le informo con toda veracidad como ciudadano y como militar, que los cargos que se me atribuyen son totalmente falsos porque nunca en mi vida he cruzado una palabra con ningún criminal, ni por tercera persona, ni mensajes, ni vías telefónicas o mensajes de cualquier tipo”, abundó el General de División en retiro.

Cienfuegos Zepeda le solicitó al titular del Poder Ejecutivo Federal mexicano su “superior atención” para que el juicio que se le imputaba fuera agilizado y pudiera demostrar su inocencia. Asimismo, el ex mando militar asegura que podría escribir mucho más, pero lo importante era que se estaba cometiendo una gran injusticia.

“Me siento impotente y carezco de recursos para pagar un juicio en este país. Usted me conoció y me trató en dos ocasiones ya como presidente electo, en la que me permitiría darle mi opinión del Ejército y la Fuerza Aérea. Quedo en espera de su determinación”, afirmó el ex titular de la SEDENA.

En su declaración rendida ante la Fiscalía General de la República (FGR), el 9 de enero del 2021, Cienfuegos Zepeda cuestionó que la DEA, haya dado crédito a los mensajes intervenidos a presuntos delincuentes, porque estos “rayan en la estupidez”.

El ex mando militar declaró ante la FGR que es falso que él haya ordenado o prohibido que se realizaran operaciones contra miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el 15 de octubre de 2020.

El 15 de enero del 2021, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) difundió el expediente del caso del ex titular de la SEDENA. Un día antes, Cienfuegos Zepeda fue exonerado por la FGR, de vínculos con el narcotráfico y su caso quedó archivado.

A través de un comunicado, la FGR informó que el mando militar nunca tuvo conversaciones por chat ni vínculos con miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el 15 de octubre de 2020.

“Sobre el caso del General Salvador Cienfuegos Zepeda, la FGR reitera lo ya informado el pasado jueves 14 de enero, en el sentido de que el procedimiento que se llevó en secreto, en los Estados Unidos de Norteamérica, durante siete años, finalmente las autoridades del Gobierno y del Poder Judicial de ese país, retiraron los cargos en su contra. Devolviéndole su libertad y regresándolo a territorio mexicano”, agregó la FGR en un comunicado.

Ese mismo día, durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador afirmó que la SRE daría a conocer el expediente completo del caso, por ser un asunto trascendente y porque de ello depende el prestigio de México.

Tras la publicación completa del expediente del caso de Cienfuegos Zepeda -integrado por la DEA , el cual consta de 751 páginas y tiene la leyenda “distribuido por orden judicial y no distribuir”-, las autoridades de Estados Unidos acusaron al Gobierno mexicano de violar el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre ambas naciones.

“Publicar dicha información viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos, y pone en duda si Estados Unidos puede continuar compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México”, advirtió el Departamento de Justicia de EE.UU.

“El Departamento de Justicia de Estados Unidos hace notar que los materiales dados a conocer a México hoy, muestran que el caso contra el general Cienfuegos, no fue, de hecho, fabricado. Esos materiales también muestran que la información recolectada contra el general Cienfuegos fue recolectada legalmente en los Estados Unidos”, agregó el Gobierno estadounidense.

Antes, en una carta dirigida al canciller Ebrard Casaubón y firmada el 29 de octubre del 2020, Timothy J.Shea, administrador interino de la DEA, afirma que “entre tanto que Cienfuegos Zepeda ha sido acusado en los Estados Unidos por unos delitos relacionados con narcotráfico, él nunca fue el objetivo central de una investigación de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos”.

Sin embargo, en su comunicado, la FGR afirmó haber realizado “todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso”, y concluyó que Cienfuegos Zepeda “nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas”, y que tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos para protegerlos o ayudarlos.

“También es de referirse que los mensajes interceptados o extraídos de aparatos telefónicos por parte de autoridades estadounidenses habían sido realizados desde teléfonos BlackBerry, ya que sólo esos aparatos pueden permitir el sistema de comunicación comúnmente conocido como PIN y en el caso resulta que no hay dato de prueba alguno que permite establecer que haya tenido y utilizado aparatos de esa naturaleza y marca como lo informó la propia Secretaría de la Defensa Nacional”, señaló la FGR.

“Súmese a lo anterior que aún y cuando la autoridad estadounidense dijo haber iniciado su investigación en 2013 y pudo interceptar comunicaciones, extraer información de aparatos telefónicos por un período comprendido de 2015 a 2017 y no obstante que dentro de los investigados están un Secretario de la Defensa Nacional en funciones nunca puso en conocimiento en su término tales hechos de la autoridad mexicana”, insistió la Fiscalía mexicana.

“[…] Pues de haberlo hecho podría haberse solicitado con éxito la información a las concesionarias mexicanas de telefonía celular y no ahora cuando hace información no es factible de obtener por los lapsos de tiempo limitado en que las concesionarias deben conforme la ley conservar ese tipo de información tal y como se desprende de los informes que rindieron esta autoridad en el curso de la investigación”, advirtió la FGR.

DEA DEBE INDAGAR FABRICACIÓN DE EXPEDIENTE A CIENFUEGOS, SUGIERE AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió el 22 de enero del 2021, a la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), que haga una investigación interna respecto a la supuesta fabricación de pruebas en el caso del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“Yo no voy a ir a ningún organismo internacional, pero sí, con todo respeto creo que ese organismo y esa agencia debería de hacer una investigación en su interior y aclarar qué fue lo que pasó, quién fabricó este expediente, quién dio la orden de aplicarlo, porque está de por medio la credibilidad”, señaló el mandatario nacional.

“Hay que preguntarle a ellos, porque al final fue como un timo de un miembro de esa organización delictiva del más bajo nivel a los de arriba. Se está investigado todo en este caso y va a haber mucho más tiempo para que se sigan aclarando las cosas. Hemos dicho que si la DEA tiene información adicional, que la presente”, abundó el político tabasqueño.

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente afirmó que en dicha agencia estadounidense, en lugar de estar molestos por las decisiones que ha tomado su Gobierno, debería hacer una autocrítica para “reformarse” y explicar la investigación contra el ex mando militar mexicano.

“La DEA tiene que explicar quién hizo el expediente, quién lo fabricó, por qué lo dan a conocer y detienen al general diez días antes de la elección, cuando la investigación supuestamente la inician en 2013”, agregó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“Eso es interesante, pero por el bien de la misma agencia, en vez de estar molestos deberían de estar haciendo una autocrítica para reformarse, lo digo con todo respeto. Porque lo que está de por medio es la credibilidad, si no se tiene autoridad moral, no se puede tener autoridad política, aseguró.

El 21 de enero del 2021, el presidente López Obrador pidió que no escalara el conflicto entre la Fiscalía General de la República (FGR) mexicana y agencias de Estados Unidos, ello tras las declaraciones de Alejandro Gertz Manero. Durante su conferencia de prensa matutina aclaró que esperaba una relación de respeto y profesionalismo entre autoridades de México y EE.UU., además de que advirtió, ya no se permitiría el injerencismo en asuntos de nuestro país.

“No soy partidario de que se escale este asunto, es cosa de respeto, si antes los gobiernos permitían y se quedaban callados ante violaciones a la soberanía ahora no, es distinto, inclusive ya la propuesta tiene que ver con otras cosas”, insistió el político tabasqueño.

“No hemos aceptado la cooperación militar no queremos que la relación con Estados Unidos se sostenga en eso, no queremos cooperación para el desarrollo, no helicópteros artillados […] Se tiene que buscar que haya cooperación ordenada, respetuosa y que no haya injerencismo de ningún gobierno. que nosotros no nos metamos en asuntos que corresponden a Estados Unidos y que también ellos no vengan a meterse en asuntos que nos corresponden a nosotros”, declaró.

“Respeto mucho a Alejandro Gertz, pero lo mejor es definir las reglas, sin estridencias, sí va a haber cooperación perro vamos a ponernos de acuerdo. Necesitamos mantener buena relación con el Gobierno de Estados Unidos y no tengo la menor duda de que va a ser así”, finalizó.

El 19 de enero del 2021, el titular de la FGR anunció que la institución que encabeza iría a juicio contra la DEA, ello luego de que el Departamento de Justicia estadounidense expresó su decepción por la decisión de México de no ejercer acción penal contra Cienfuegos Zepeda.

“ESTABA DE POR MEDIO EL PRESTIGIO DE MÉXICO”, DICE AMLO POR CASO CIENFUEGOS

El 18 de enero del 2021, el presidente López Obrador dijo que las autoridades de Estados Unidos saben que “no se puede poner en entredicho la credibilidad de un gobierno”, luego de que el Departamento de Justicia estadounidense expresó su decepción por la decisión de México de no ejercer acción penal contra el General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda -ex titular de la SEDENA, durante el sexenio de Peña Nieto.

“Bueno yo pienso que hay bastante comprensión de parte del Gobierno estadounidense sobre este asunto. Ellos saben que no se puede poner en entredicho la credibilidad de un gobierno. Ellos no aceptarían eso y tampoco nosotros”, señaló el presidente mexicano.

El mandatario nacional aseguró que el Gobierno mexicano actuó bien al dar a conocer el expediente del caso, “fue lo correcto, es ético, independientemente del derecho que tampoco se viola”.

“Pero un gobierno sin ética, sin moral, no es nada […] esto no afecta las relaciones […] No es posible que se lleve a cabo una investigación con tanta irresponsabilidad, sin sustento, y que nos quedemos callados”, indicó el político tabasqueño.

“Imagínense, que el Gobierno de México que encabezo, se quede callado. ¿Qué sucede? Pues perdemos autoridad y lo más importante, autoridad moral, terminamos como encubridores ante los ojos de los mexicanos y del mundo”, insistió.

Durante su conferencia de prensa matutina afirmó que los mensajes que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) atribuye a Cienfuegos Zepeda tienen “un nivel de expresión que no corresponde a un funcionario de nivel medio”.

“Hay muchísimos errores en el expediente, contradicciones, empiezan a investigar supuestamente en un tiempo, y al final todavía se están presentando si es o no es Zepeda, ellos mismos”, abundó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

Por otra parte, el mandatario nacional agradeció al entonces Gobierno de Donald Trump por enviar los documentos del expediente sobre Cienfuegos Zepeda, “sin ninguna condición”.

“Entiendo bien por parte del Gobierno de Estados Unidos y le agradecemos mucho a quienes todavía están en el Gobierno, porque nos enviaron estos documentos y repusieron el procedimiento y además nos dieron este expediente, y todo el caso sin ninguna condición”, comentó.

López Obrador afirmó que el expediente del caso se dio a conocer para que se supiera que no hay elementos y se fabricaron los delitos contra Cienfuegos Zepeda, y que esta decisión no afecta las relaciones con el Gobierno estadounidense.

“Entonces, lo que hicimos fue dar a conocer el expediente para que se supiera, sin esconder nada, de que no hay elementos, de que en efecto se fabricó el delito o se fabricaron los delitos, independientemente de quien sea la persona, independientemente de lo que se trate, nosotros debemos de actuar con rectitud, con apego a la verdad y a principios”, insistió.

“Esto lo han entendido en el Gobierno de Estados Unidos, quienes están rasgándose las vestiduras, pues son los conservadores de aquí, hay algunos periodistas y expertos que hasta parecen agentes de organismos extranjeros”, agregó López Obrador.

“Pero, actuamos bien y esto no afecta las relaciones, son buenas las relaciones con el Gobierno actual y con el que entrará en funcionamiento esta semana”, aseveró el presidente.

“No podemos nosotros fabricar delitos a nadie ,de modo que lo que hicimos fue lo correcto, es ético, independientemente del derecho que tampoco se viola, pero un gobierno sin ética, sin moral no es nada, no tiene ningún valor, ninguna fortaleza, lo que hicimos fue dar a conocer el expediente para que se supiera, sin esconder nada, de que no hay elementos de que en efecto se fabricó el delito o los delitos”, declaró.

“Nada más se decreta el no ejercicio de la acción penal por parte de la Fiscalía y ya entonces pues quienes armaron esto, de manera indebida, sin profesionalismo, sin ética, y los corifeos, pues entonces empiezan a gritar como pregoneros. No hay transparencia, qué es lo que ocultan, son iguales, que no iban a combatir la impunidad y la están garantizando’, todo esto”, adujo.

“De ahí que di la instrucción de que se diera a conocer todo el expediente; es inédito, pero lo exigían las circunstancias. Estaba de por medio el prestigio de México y ningún grupo o gobierno extranjero puede socavar la dignidad y el prestigio de nuestra nación, ningún gobierno o agencia, somos un país independiente libre, y soberano”, declaró.

PRUEBAS DE LA DEA “RAYAN EN LA ESTUPIDEZ”, DECLARÓ CIENFUEGOS ANTE LA FGR

En su declaración rendida ante la FGR, el 9 de enero del 2021, el General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda -ex titular de la SEDENA, durante el sexenio de Peña Nieto-, cuestionó que la DEA haya dado crédito a los mensajes intervenidos a presuntos delincuentes, porque estos “rayan en la estupidez”.

El ex mando militar declaró ante la FGR que es falso que él haya ordenado o prohibido que se realizaran operaciones contra miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el 15 de octubre de 2020.

Cienfuegos Zepeda señaló que la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, así como el Reglamento Interior de la SEDENA dejan claro que “no es función ni responsabilidad” del titular de dicha institución la planeación, conducción o participación de las operaciones que, en materia de combate al narcotráfico, realizan las tropas a lo largo y ancho del país.

“Consecuentemente, es falso que, como secretario de la Defensa Nacional, yo haya ordenado o prohibido en particular que no se ejecutaran operaciones contra determinados delincuentes o grupos criminales en [Nayarit] toda vez que la facultad no me correspondía ejercer, ni en esa entidad, ni en ninguna otra del país”, sostuvo el General de División en Retiro.

Asimismo, el ex titular de la SEDENA calificó de falsos los mensajes telefónicos que la DEA supuestamente intervino. También cuestionó a la Agencia Antidrogas estadounidense por dar credibilidad a los delincuentes.

“El mensaje del día 8 de agosto de 2016 de mi supuesta autoría, con el siguiente texto ‘boy a mandar en un par de días 300 elementos o más pero solo van a montar una exposición de Ejército a partir del 20 de agosto para que no se me asusten’, siendo falso su contenido de nuevo, porque durante todo el año 2016, únicamente se montó la exposición La Gran Fuerza de México, en ciudades de Piedras Negras, Coahuila; Tlalnepantla, Estado de México y Hermosillo, Sonora”, explicó Cienfuegos Zepeda.

“También es falso lo dicho en una conversación del 24 de noviembre de 2016, donde los delincuentes hablan de un militar retirado y uno de ellos le pregunta sobre el aspecto físico del militar”, dijo el ex mando militar.

“Otra vez falso, si algo sobresale de mi aspecto físico es mi estatura, que es de y mi color de tez morena, es decir, que soy todo contrario a ‘chaparrito’ y blanco, de donde resulta evidente que este delincuente en realidad jamás sostuvo entrevista alguna conmigo”, manifestó el General de División en Retiro.

Aunado a ello, Cienfuegos Zepeda indicó que Daniel Isaac Silva, alias “El H9”, timó a su jefe Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, sacándole dinero y haciéndole creer que era para sobornar al entonces titular de la SEDENA.

“Con lo descrito hasta aquí, resulta útil preguntarse ¿cómo es que un sujeto como el del que de la simple lectura de sus mensajes se puede advertir que su educación es escasa, por no decir nula, se empezó a dar cuenta que estaba siendo engañado por el grado de manifestar que iba a empezar a matar gente porque le dolía la cabeza de pensar que el contacto al que le habían entregado no se trataba del secretario de la Defensa Nacional?”, cuestionó.

“Y por otro lado, cómo la […] todo su personal de especialistas, no se percató, o no quiso percatarse, de este cúmulo de incongruencias, que apuntaban a que los mensajes atribuidos injustamente a mi persona, en realidad habían sido elaborados por el propio para obtener cantidades millonarias? que por supuesto jamás me fueron entregadas”, insistió.

“De la existencia de varios mensajes del día 4 de enero del 2017, de un supuesto autor con el nombre de usuario […] en una de ella se advierte una burda maniobra de [‘H9’] le entregue 10 millones de pesos, dado que el motivo que expresa raya en la estupidez, como el hecho de que se va a llevar a cabo un golpe de Estado para deponer al presidente de la República, incluso, hace mención de un levantamiento en armas y hasta una revolución”, dijo.

“[…] francamente ridículo y más ridículo, que los especialistas de [la DEA han] dado crédito a que efectivamente tales mensajes habían sido míos, cuando es de sobra conocida la lealtad hacia la instituciones y hacia la institución presidencial, no solo de mi persona sino de la totalidad de los integrantes de la Fuerzas Armadas”, añadió.

El ex titular de la SEDENA también descartó tener alguna relación de parentesco con el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, porque en conversaciones interceptadas a narcotraficantes se menciona que la esposa del mandatario estatal sinaloense es su supuesta cuñada.

“Las débiles y circunstanciales evidencias en mi contra, carecen de todo sustento y son, por lo tanto, desacreditadas con suficiencia y contundencia con las aportaciones de información y probatorias que mi defensa ha hecho a mi favor”, advirtió el General de División en retiro.

“[…] durante los más de 55 años de servicio prestados al instituto armado realice diversos cursos y estudios, ascendí todos y cada uno de los grados de la escala jerárquica […] guiado siempre por los principios de honor, lealtad, integridad, honestidad y patriotismo, sin que durante esta larga trayectoria hubiere sido objeto del más mínimo señalamiento de vinculación o involucramiento con algún delincuente o grupo criminal”, afirmó.

“Finalmente, deseo manifestar que nunca he recibido ni un solo centavo proveniente de ningún tipo de actividad ilícita, nunca nadie me ha ofrecido sobornos o dádivas, no tengo otras remuneraciones más que las que la nación me otorga, no tengo empresas, no soy socio ni inversionista de ningún negocio”, finalizó Cienfuegos Zepeda.

Lo anterior forma parte del expediente que integró la FGR respecto del ex titular de la SEDENA, con base en la indagatoria y las pruebas que integró la DEA, y que concluyó con la determinación del no ejercicio de la acción penal en México, por considerar que no hubo elementos de prueba que acreditarán la comisión de algún ilícito por parte del ex mando militar.

“Para todos los efectos legales correspondientes, el Ministerio Público Federal ha notificado, hoy [15 de enero], a las autoridades norteamericanas, su resolución de ‘No Ejercicio de la Acción Penal’, en este caso”, detalló la FGR en un comunicado.

El 16 de enero del 2021, el Ministerio Público Federal dio a conocer a través de su página web un total de 60 archivos con los que se integran dos tomos y ocho anexos que en conjunto suman más de 6 mil páginas.

Sin embargo, tan solo en la segunda parte del tomo uno, que constaba de 42 páginas, nada era visible, excepto, fechas, el número de la carpeta de investigación, el asunto y número de oficio. El resto venía testado, es decir, subrayado en negro.

En ellas se daba cuenta del proceso que llevaba a cabo dicha indagatoria con respecto a los indicios aportados por la DEA, mismos que incluyeron peritajes financieros, contables, telefónicos, de análisis y seguimiento a cada uno de los personajes señalados en los mismos.

Los fiscales de la FGR revisaron el expediente de alrededor de 700 páginas, entregado por la DEA, cuyas principales evidencias son las conversaciones que “El H2” y “El H9” sostuvieron en cinco aparatos BlackBerry, entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

Tanto el “H2”, como el “H9” ya están muertos, ya que Patrón Sánchez fue ejecutado por la Secretaría de Marina (SEMAR) el 9 de febrero de 2017, en una casa de seguridad en Tepic, y, Silva, un día después, por elementos de la Fiscalía de Nayarit, en el poblado El Ahuacate, en la misma ciudad.

Silva conversaba por ese sistema de mensajería instantánea con un sujeto al que se refería como Zepeda o “Padrino” y convenció a Patrón Sánchez que dicho interlocutor era el titular de la SEDENA en la Administración de Peña Nieto, para obtener dinero de su jefe.

Según los informes obtenidos por la DEA, “El H9” le comunicó a Patrón Sánchez que el general de División era un hombre de estatura baja, robusto y blanco, descripción que no guarda coincidencia con la del mando militar.

Silva supuestamente exhibió a su jefe los chats en los que “El Padrino” le pedía dinero o le agradecía el regalo de un avión para uno de sus hijos. Pero según fuentes citadas por el diario Reforma, algo que no sabía el capo es que Cienfuegos Zepeda tiene tres hijas.

El sujeto también presumió a “El H2” que se había reunido con el general de División, aunque Cienfuegos Zepeda también reportó a la FGR que en las fechas en que “El H9” dijo haberlo visto, él no se encontraba en la entidad federativa donde supuestamente se dio la reunión. Sin embargo, “El H2” le advirtió a su subordinado que no debía engañarlo, porque habría consecuencias.

Por dicha razón “El H9” habría puesto en contacto a “El Padrino” con Patrón Sánchez. Esta comunicación presumiblemente se dio a través de un aparato Blackberry de “El H9”, lo que supone que éste fue a ver al militar y le prestó su dispositivo para entablar la conversación.

Según los reportes de la indagatoria, no hay otro tipo de contacto acreditado entre el ex titular de la SEDENA y los delincuentes, y es por ello que la FGR dice que el mando militar nunca se reunió con el narcotraficante.

El 15 de enero de 2021, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) difundió el expediente del caso del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“En cumplimiento de la instrucción presidencial de este 15 de enero, se hace del conocimiento público la información sobre el caso del General retirado Salvador Cienfuegos Zepeda”, escribió la SRE adjuntando el archivo compuesto por 751 páginas.

Un día antes, el 14 de enero del 2021, el Secretario de la Defensa durante el Gobierno de Enrique Peña, fue exonerado por la Fiscalía General de la República (FGR) de vínculos con el narcotráfico y su caso quedó archivado.

A través de un comunicado, la FGR informó que el mando militar nunca tuvo conversaciones por chat ni vínculos con miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el 15 de octubre de 2020.

“Sobre el caso del General Salvador Cienfuegos Zepeda, la FGR reitera lo ya informado el pasado jueves 14 de enero, en el sentido de que el procedimiento que se llevó en secreto, en los Estados Unidos de Norteamérica, durante siete años, finalmente las autoridades del Gobierno y del Poder Judicial de ese país, retiraron los cargos en su contra. Devolviéndole su libertad y regresándolo a territorio mexicano”, agregó la FGR en un comunicado.

Ese mismo día, durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador afirmó que la SRE daría a conocer el expediente completo del caso, por ser un asunto trascendente y porque de ello depende el prestigio de México.

Tras la publicación completa del expediente del caso de Cienfuegos Zepeda -integrado por la DEA , el cual consta de 751 páginas y tiene la leyenda “distribuido por orden judicial y no distribuir”-, las autoridades de Estados Unidos acusaron al Gobierno mexicano de violar el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre ambas naciones.

“Publicar dicha información viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos, y pone en duda si Estados Unidos puede continuar compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México”, advirtió el Departamento de Justicia de EE.UU.

“El Departamento de Justicia de Estados Unidos hace notar que los materiales dados a conocer a México hoy, muestran que el caso contra el general Cienfuegos, no fue, de hecho, fabricado. Esos materiales también muestran que la información recolectada contra el general Cienfuegos fue recolectada legalmente en los Estados Unidos”, agregó el Gobierno estadounidense.

Antes, en una carta dirigida al canciller Ebrard y firmada el 29 de octubre del 2020, Timothy J.Shea, administrador interino de la DEA, afirma que “entre tanto que Cienfuegos Zepeda ha sido acusado en los Estados Unidos por unos delitos relacionados con narcotráfico, él nunca fue el objetivo central de una investigación de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos”.

Sin embargo, en su comunicado, la FGR afirmó haber realizado “todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso”, y concluyó que Cienfuegos Zepeda “nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas”, y que tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos para protegerlos o ayudarlos.

“También es de referirse que los mensajes interceptados o extraídos de aparatos telefónicos por parte de autoridades estadounidenses habían sido realizados desde teléfonos BlackBerry, ya que sólo esos aparatos pueden permitir el sistema de comunicación comúnmente conocido como PIN y en el caso resulta que no hay dato de prueba alguno que permite establecer que haya tenido y utilizado aparatos de esa naturaleza y marca como lo informó la propia Secretaría de la Defensa Nacional”, señaló la FGR.

“Súmese a lo anterior que aún y cuando la autoridad estadounidense dijo haber iniciado su investigación en 2013 y pudo interceptar comunicaciones, extraer información de aparatos telefónicos por un período comprendido de 2015 a 2017 y no obstante que dentro de los investigados están un Secretario de la Defensa Nacional en funciones nunca puso en conocimiento en su término tales hechos de la autoridad mexicana”, insistió la Fiscalía mexicana.

“[…] Pues de haberlo hecho podría haberse solicitado con éxito la información a las concesionarias mexicanas de telefonía celular y no ahora cuando hace información no es factible de obtener por los lapsos de tiempo limitado en que las concesionarias deben conforme la ley conservar ese tipo de información tal y como se desprende de los informes que rindieron esta autoridad en el curso de la investigación”, advirtió la FGR.

En otro apartado la Fiscalía mexicana destacó la incongruencia entre las diferentes señas que entre el “H” y “H9” dan sobre su supuesto “protector”, de cargo militar.

Mientras que el “H-9” se refiere a un sujeto “chaparrito” y “güero” que se pone “colorado” cuando se enoja. “De ningún modo puede, alguien que lo conozca personalmente puede decir que sea de baja estatura y de tez blanca”, indica el expediente, probablemente refiriéndose al ex titular de la SEDENA, cuyo nombre aparece testado.

“[…] el léxico que se atribuye a su puesto […] dista mucho de la forma de expresión de una persona preparada como quien independientemente del alto cargo que desempeñó, secretario de la Defensa Nacional en la época de los hechos ha tenido una alta preparación académica incluso de nivel Maestría, lo que vuelve inverosímil que se expresará en los términos en que aparecen los mensajes que supuestamente emitió”, agregó la FGR.

“Obvia decir que la actitud servil que aparece mantener ante integrantes de un grupo delictivo cómo al que pertenecían […] respectivamente hacen igualmente dudar por entero que fuera […] mantenía relación con ese grupúsculo delictivo”, expuso la FGR en el documento ahora público.

SRE DIFUNDE EXPEDIENTE DE CIENFUEGOS; NARCO ENGAÑÓ A SU JEFE, SEGÚN FUENTES

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) difundió el 15 de enero de 2021, el expediente del caso del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda,;ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“En cumplimiento de la instrucción presidencial de este 15 de enero, se hace del conocimiento público la información sobre el caso del General retirado Salvador Cienfuegos Zepeda”, escribió la SRE adjuntando el archivo compuesto por 751 páginas.

Ayer, el Secretario de la Defensa en el Gobierno de Enrique Peña fue exonerado por la Fiscalía General de la República (FGR) de vínculos con el narcotráfico y su caso quedó archivado.

A través de un comunicado, la FGR informó que el mando militar nunca tuvo conversaciones por chat ni vínculos con miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el pasado 15 de octubre.

Ese mismo día, durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador afirmó que la SRE daría a conocer el expediente completo del caso, por ser un asunto trascendente y porque de ello depende el prestigio de México.

En el documento difundido por la FGR, se lee que Daniel Isaac Silva, “El H9”, timó a su jefe Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, líder del Cártel H2, sacándole dinero y haciéndole creer que era para sobornar Cienfuegos Zepeda, según fuentes citadas por el diario Reforma, relacionadas con la investigación archivada por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Según dichas fuentes, los fiscales de la FGR revisaron el expediente de alrededor de 700 páginas, entregado por la Administración de Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), cuyas principales evidencias son las conversaciones que “El H2” y “El H9” sostuvieron en cinco aparatos Blackberry, entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

Ambos narcotraficantes ya están muertos, ya que Patrón Sánchez fue ejecutado por la Marina el 9 de febrero de 2017, en una casa de seguridad en Tepic y Silva un día después, por elementos de la Fiscalía de Nayarit, en el poblado El Ahuacate, en la misma ciudad.

Según Reforma, Silva conversaba por ese sistema de mensajería instantánea con un sujeto al que se refería como Zepeda o “Padrino” y convenció a Patrón Sánchez que dicho interlocutor era el titular de la SEDENA en la Administración de Peña Nieto, para obtener dinero de su jefe.

Dichos mensajes, que la DEA atribuyó a Cienfuegos Zepeda, mismos que estaban plagados de faltas de ortografía. Según los informes obtenidos, “El H9” le comunicó a Patrón Sánchez que el general de División era un hombre de estatura baja, robusto y blanco, descripción que no guarda coincidencia con la del mando militar.

Silva supuestamente exhibió a su jefe los chats en los que “El Padrino” le pedía dinero o le agradecía el regalo de un avión para uno de sus hijos. Pero según las fuentes del rotativo, algo que no sabía el capo es que Cienfuegos Zepeda tiene tres hijas.

El sujeto también presumió a “El H2” que se había reunido con el general de División, aunque Cienfuegos Zepeda también reportó a la FGR que en las fechas en que “El H9” dijo haberlo visto, él no se encontraba en la entidad federativa donde supuestamente se dio la reunión. Sin embargo, “El H2” le advirtió a su subordinado que no debía engañarlo, porque habría consecuencias.

Por dicha razón “El H9” habría puesto en contacto a “El Padrino” con Patrón Sánchez. Esta comunicación presumiblemente se dio a través de un aparato Blackberry de “El H9”, lo que supone que éste fue a ver al militar y le prestó su dispositivo para entablar la conversación.

Según los reportes de la indagatoria, no hay otro tipo de contacto acreditado entre el ex titular de la SEDENA y los delincuentes, y es por ello que la FGR dice que el mando militar nunca se reunió con el narcotraficante.

JUSTICIA DE EU SE RESERVA DERECHO DE REINICIAR PROCESO CONTRA CIENFUEGOS

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó el 15 de enero de 2021, en un comunicado citado por la agencia Reuters, que se reservará el derecho de reiniciar un proceso judicial por vínculos con el narcotráfico General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda -ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto-, si el gobierno del país latinoamericano no lo hiciera.

Ese mismo día, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su Gobierno respalda la decisión de la FGR respecto a no ejercer acción penal en contra del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Ello luego de que fuera detenido en Estados Unidos, acusado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), de delitos contra la salud y estar involucrado con grupos criminales en México.

“Es una decisión que toma la fiscalía, pero que el gobierno que represento secunda, es decir, avala, respalda, porque nosotros sostenemos que debe de terminarse la impunidad, desde luego la corrupción, pero también que no pueden haber represalias, venganzas, y que no se pueden inventar delitos”, dijo el mandatario nacional.

El político tabasqueño adelantó que dio instrucciones a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), para que “lo más pronto posible” se difunda el expediente completo que envió el Gobierno de Estados Unidos a México respecto a dicho caso, “para que pueda ser consultado, revisado, investigado, por quien lo desee”.

“Lo más importante es la verdad y la justicia. Entonces, ayer resuelve la Fiscalía que no procede la acusación que se le fabricó al general Cienfuegos por la Agencia Estadounidense del Combate a las Drogas, por la DEA”, agregó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“La FGR ha actuado porque se consideró de que los elementos de prueba presentados por el Gobierno de Estados Unidos, en este caso por la Agencia que se conoce por sus siglas como DEA, no tienen ningún valor probatorio para procesar, para iniciar un juicio en contra del general Cienfuegos”, abundó el presidente.

“¿Por qué hicieron esta investigación así? ¿Sin sustento, sin pruebas? Quiero aclarar que, aun cuando llevaban mucho tiempo con la investigación, detienen al general antes de las elecciones”, comentó López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina.

“Es un asunto que le correspondió básicamente a la Fiscalía resolver, pero de una u de otra manera tiene que ver con el Gobierno que represento, es una decisión que toma la Fiscalía, pero que el Gobierno que represento secunda; es decir, avala, respalda”, señaló el mandatario nacional.

“Porque nosotros sostenemos que debe terminarse la impunidad, desde luego la corrupción. Pero, también, que no pueden haber represalias, venganzas y de que no se pueden inventar delitos; que nadie debe actuar de esa manera trátese de quien se trate”, sostuvo el presidente.

El 14 de enero de 2021, el titular de la SEDENA durante el Gobierno de Peña Nieto fue exonerado de vínculos con el narco y su caso quedó archivado. En un comunicado, la FGR informó que el mando militar nunca tuvo conversaciones por chat, ni vínculos con miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el 15 de octubre de 2020.

El Ministerio Público Federal llegó a la conclusión de que el general nunca tuvo encuentro alguno o comunicación con integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, como acusaron autoridades estadounidenses, y que tampoco los protegió o ayudó.

El 9 de enero de 2021, Cienfuegos Zepeda conoció las imputaciones en Estados Unidos y las investigaciones de la FGR, teniendo acceso a todo el expediente. A partir de esa fecha, el ex titular de la SEDENA aportó sus elementos de prueba.

“La Fiscalía General de la República llevó a cabo todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso. No se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso”, señaló la Fiscalía.

“Del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público”, detalló la FGR.

Por estos motivos, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) determinó el no ejercicio de la acción penal en favor de Cienfuegos Zepeda. Asimismo, la FGR reveló que desde 2013 la DEA inició, sin el conocimiento y sin la colaboración de México, una investigación de delitos contra la salud, en los que se involucraba al entonces titular de SEDENA.

“Esa investigación la continuó ese organismo que combate a las drogas en el gobierno norteamericano, durante la presente administración, sin haber tampoco informado a las autoridades mexicanas sobre el caso”, indicó la FGR en su comunicado.

CON PRUEBAS QUE MANDÓ EU NO SE PODÍA PROCESAR A CIENFUEGOS, DICE EBRARD

Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó el 15 de enero de 2021, que Estados Unidos presentó como pruebas contra del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda -ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) mexicana, durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto-, “copias de las carátulas de celulares con llamadas, en ese tiempo de una plataforma BlackBerry”.

Sin embargo, durante la conferencia de prensa matutina presidencial, el canciller aclaró que con dichos elementos México “no hay manera de vincular a proceso al general, es más en México ni siquiera lo hubieran podido detener, de acuerdo a la ley vigente”.

Ebrard Casaubón agregó que la investigación no ha terminado, ya que “hay otros elementos importantes que se deben investigar, eso sí, pero lo que hace al general hoy, con todos los testimonios que tiene, lo que mandó Estados Unidos, lo que presentó la Fiscalía, no hay elementos para iniciarle una acción penal en su contra o determinar algún tipo de acción procesal en su contra”.

Por otra parte, el canciller mexicano insistió que para que el Gobierno de México tenga credibilidad respecto al caso de Cienfuegos Zepeda, no era necesario contar con una condena.

“¿Para que haya credibilidad tiene que haber una condena? No, qué dijo el Presidente, qué dijo el Fiscal [Alejandro Gertz Manero], vamos a investigar los elementos que nos mandaron y vamos a llegar a una conclusión, la que sea”, afirmó el titular de la SRE.

“Lo que proporcionó Estados Unidos no hay manera de vincular a Cienfuegos, es más ni siquiera en México lo hubieran podido detener de acuerdo a la ley vigente”, dijo el canciller.

RESPALDA AMLO A FGR POR EXONERAR A CIENFUEGOS; ACUSA A DEA DE FABRICAR DELITOS

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró, el 15 de enero de 2021, que su Gobierno respaldaba la decisión de la Fiscalía General de la República (FGR) respecto a no ejercer acción penal en contra del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) mexicana, durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto.

Ello luego de que fuera detenido en Estados Unidos, acusado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), de delitos contra la salud y estar involucrado con grupos criminales en México.

“Es una decisión que toma la fiscalía, pero que el gobierno que represento secunda, es decir, avala, respalda, porque nosotros sostenemos que debe de terminarse la impunidad, desde luego la corrupción, pero también que no pueden haber represalias, venganzas, y que no se pueden inventar delitos”, dijo el mandatario nacional.

El político tabasqueño adelantó que dio instrucciones a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), para que “lo más pronto posible” se difunda el expediente completo que envió el Gobierno de Estados Unidos a México respecto a dicho caso, “para que pueda ser consultado, revisado, investigado, por quien lo desee”.

“Lo más importante es la verdad y la justicia. Entonces, ayer resuelve la Fiscalía que no procede la acusación que se le fabricó al general Cienfuegos por la Agencia Estadounidense del Combate a las Drogas, por la DEA”, agregó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“La FGR ha actuado porque se consideró de que los elementos de prueba presentados por el Gobierno de Estados Unidos, en este caso por la Agencia que se conoce por sus siglas como DEA, no tienen ningún valor probatorio para procesar, para iniciar un juicio en contra del general Cienfuegos”, abundó el presidente.

“¿Por qué hicieron esta investigación así? ¿Sin sustento, sin pruebas? Quiero aclarar que, aun cuando llevaban mucho tiempo con la investigación, detienen al general antes de las elecciones”, comentó López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina.

“Es un asunto que le correspondió básicamente a la Fiscalía resolver, pero de una u de otra manera tiene que ver con el Gobierno que represento, es una decisión que toma la Fiscalía, pero que el Gobierno que represento secunda; es decir, avala, respalda”, señaló el mandatario nacional.

“Porque nosotros sostenemos que debe terminarse la impunidad, desde luego la corrupción. Pero, también, que no pueden haber represalias, venganzas y de que no se pueden inventar delitos; que nadie debe actuar de esa manera trátese de quien se trate”, sostuvo el presidente.

Ayer jueves 14 de enero, el titular de la SEDENA durante el Gobierno de Peña Nieto fue exonerado de vínculos con el narco y su caso quedó archivado. En un comunicado, la FGR informó que el mando militar nunca tuvo conversaciones por chat, ni vínculos con miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el pasado 15 de octubre.

El Ministerio Público Federal llegó a la conclusión de que el general nunca tuvo encuentro alguno o comunicación con integrantes del cártel de los Beltrán Leyva, como acusaron autoridades estadounidenses, y que tampoco los protegió o ayudó.

El 9 de enero de 2021, Cienfuegos Zepeda conoció las imputaciones en Estados Unidos y las investigaciones de la FGR, teniendo acceso a todo el expediente. A partir de esa fecha, el ex titular de la SEDENA aportó sus elementos de prueba.

“La Fiscalía General de la República llevó a cabo todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso. No se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso”, señaló la Fiscalía.

“Del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público”, detalló la FGR.

Por estos motivos, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) determinó el no ejercicio de la acción penal en favor del Cienfuegos Zepeda. Asimismo, la FGR reveló que desde 2013 la DEA inició, sin el conocimiento y sin la colaboración de México, una investigación de delitos contra la salud, en los que se involucraba al entonces titular de SEDENA.

“Esa investigación la continuó ese organismo que combate a las drogas en el gobierno norteamericano, durante la presente administración, sin haber tampoco informado a las autoridades mexicanas sobre el caso”, indicó la FGR en su comunicado.

FGR EXONERA A SALVADOR CIENFUEGOS DE VÍNCULOS CON EL NARCOTRÁFICO

La Fiscalía General de la República (FGR), a través de la la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), informó la tarde del 14 de enero de 2021, no ejercer penalmente en contra del ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Salvador Cienfuegos Zepeda, al no encontrar pruebas suficientes en su contra.

A través de un comunicado de prensa, la FGR detalló que luego del desahogo de las pruebas presentadas por parte del imputado y el análisis y revisión del caso por parte de la fiscalía se determinó que Cienfuegos Zepeda “no sostuvo encuentro ni comunicación con grupo delictivo alguno”.

Según la FGR, el general “nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas [Los Beltrán Leyva], y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos”.

“Tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en este caso. Del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público”, expuso la FGR.

Salvador Cienfuegos fue acusado por las autoridades de EE.UU. de narcotráfico, en modalidad de transporte y distribución de droga y fue llevado al Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, en Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés), donde también se encontraba Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, y donde estuvo recluido Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, ex líder del Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, desde el 2013, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, la DEA inició una investigación en contra del entonces titular de la SEDENA, por delitos contra la salud. Dicha investigación continuó durante la Administración de Lopez Obrador, sin que las instituciones estadounidenses informaran a las autoridades mexicanas del caso.

Según la acusación iniciada en su contra por Richard P. Donoghue, Fiscal del Distrito Este de Nueva York, Salvador Cienfuegos tiene los alias de “El Padrino” o “Zepeda”, además reveló que el ex mando militar distribuyó y conspiró para importar a Estados Unidos, entre diciembre del 2015 y febrero del 2017, un kilogramo de heroína, 5 kilogramos de cocaína, 500 gramos de metanfetaminas y mil kilos de marihuana.

El documento fue revelado por el periodista Alan Feuer, del diario The New York Times, donde indicó que “Cienfuegos ha sido acusado en Brooklyn de conspirar con el cártel H-2, un violento grupo narcotraficante mexicano que tiene sus raíces en la organización Beltrán Leyva”.

“Los fiscales de Brooklyn también derrotaron con éxito al ex fiscal general del estado de Nayarit, Edgar Veytia [Cambero], por trabajar con el cártel H-2. Veytia fue condenado el año pasado a 20 años de prisión”, agregó el reportero en una serie de tuits.


Publicidad_


“Los documentos judiciales revelados hoy dicen que Cienfuegos aceptó sobornos para proteger al H-2 de las operaciones militares, utilizó al Ejército para atacar a los rivales del H-2 e incluso presentó a los principales miembros del cártel a otros funcionarios mexicanos corruptos”, abundó Feuer.

“Funcionarios estadounidenses han basado el caso contra Cienfuegos en ‘miles de comunicaciones interceptadas’ desde dispositivos BlackBerry. Estos dispositivos fueron una vez el método elegido por los cárteles mexicanos”, detalló el periodista del NYT.

“Los documentos judiciales también dicen que se han presentado testigos con información sobre la asistencia de Cienfuegos a H-2 y otros cárteles. No está claro si Edgar Veytia, el ex fiscal general estatal de Nayarit, procesado en Brooklyn, es uno de esos testigos, aunque tendría sentido si lo fuera”, insistió el reportero.

“Cabe señalar que la oficina del fiscal de Estados Unidos en Brooklyn es ahora la zona cero para los casos relacionados con la corrupción oficial en México. La oficina procesa a Genaro García Luna, el exministro de seguridad, y a dos de sus ex socios, Ramón Pequeño y Luis Cárdenas Palomino”, indicó Feuer.

“Aparte del caso Veytia, la oficina de Brooklyn también tiene un caso pendiente contra Iván Reyes Arzate, otro exfuncionario de la Policía Federal acusado de conspirar con los Beltrán Leyva a lo largo de los años”, tuiteó el reportero del NYT.

Luego de darse a conocer dicha información, se reveló que la defensa del ex titular de la SEDENA durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012 al 2018), también defendieron en los tribunales a Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, y con César Horacio Duarte Jáquez, ex gobernador de Chihuahua del 2010 al 2016, estos dos últimos también detenidos y procesados en Estados Unidos.

Cienfuegos Zepeda contrató a la firma de abogados Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, uno de los despachos jurídicos más grandes del mundo y cuyos litigantes cobran de 800 a mil dólares por hora facturada. Para el 4 de noviembre, la defensa del “Padrino” cambió, a partir de ese día el despacho Sapone & Petrillo LLP, Edward V. Sapone y Michael Vitaliano, se encargaron del caso.

El 17 de noviembre del 2020 Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR) y William P. Barr, fiscal general de los Estados Unidos, emitieron un comunicado conjunto en el cual señalaron que el Gobierno estadounidense desestimó los cargos penales contra el General de División, Salvador Cienfuegos Zepeda.

“En reconocimiento a la sólida asociación institucional entre México y Estados Unidos, y con el interés de demostrar nuestro frente unido contra todas las formas de criminalidad, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha tomado la decisión de solicitar a la Jueza que se desestimen los cargos penales de Estados Unidos contra el ex secretario Cienfuegos, para que pueda ser investigado y, en su caso, procesado de acuerdo con las leyes mexicanas”.

“A solicitud de la Fiscalía General de la República (FGR), el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en virtud del Tratado que rige el intercambio de pruebas, ha proporcionado a México pruebas en este caso y se compromete a continuar la cooperación, dentro de ese marco, para apoyar las investigaciones que realicen autoridades mexicanas”, indicó el Gobierno estadounidense en el comunicado.

El 18 de noviembre de 2021, el general fue devuelto a México, entregado por las autoridades norteamericanas, al Ministerio Público Federal (MPF) para que continuara con su proceso por los cargos que el Gobierno estadounidense llevó a la Corte del Distrito Este de Nueva York.

Al siguiente día de su llegada a nuestro país el 19 de noviembre del 2020, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, declaró durante la conferencia matutina del presidente de la república en Palacio Nacional que no enjuiciar a Cienfuegos Zepeda sería un acto suicida.

“Para México no existe escenario de impunidad. Sería muy costoso para México haber optado por tener esa conversación con Estados Unidos. Lograr que se desestime por primera vez en la historia los cargos contra un ex secretario de la Defensa, que se ha retornado a México y luego no hacer nada, sería casi suicida”, declaró el canciller.

EU ENTREGÓ AL GENERAL CIENFUEGOS A MÉXICO “SIN CONDICIONES”: LANDAU

Christopher Landau, entonces embajador de Estados Unidos en México, aseguró el 14 de enero de 2021, que el General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) mexicana, durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto, quien había sido detenido en EE.UU. por supuestos nexos con el narcotráfico, fue devuelto a México sin ninguna condición.

Durante una conferencia virtual, el diplomático estadounidense también culpó al Gobierno de su país, de no haber informado con anterioridad a su homólogo mexicano respecto en contra del ex mando militar.

“Cuando el General Cienfuegos fue detenido, obviamente causó un gran impacto en México, y el Fiscal General de Estados Unidos mismo [en ese entonces William Barr[, que ya había visitado México en varias ocasiones y estaba muy comprometido con la colaboración de México, él investigó cómo esto llegó a pasar y él fue quien tomó la decisión de devolver al general Cienfuegos”, señaló el embajador.

“Es importante decir, destacar, que nosotros devolvimos al general Cienfuegos sin condiciones, porque el Fiscal [estadounidense] revisó todo el caso y él decidió que en este caso le correspondía a México en primer lugar investigar”, agregó Landau.

Asimismo, el embajador destacó que la Fiscalía General de la República (FGR) inició una investigación en México del ex titular de la SEDENA, pero afirmó que él no sabe cuáles son los avances de la misma.

Landau aseguró que dos días antes de que llegara a México como embajador de EE.UU., en agosto de 2019, hubo una comunicación de la Fiscalía de Brooklyn respecto a la acusación formal contra el Cienfuegos Zepeda.

“Cuando yo llegué estábamos en una posición donde ya era demasiado tarde para compartir esto […] Ambos países somos países grandes, y tenemos gobiernos grandes, burocracias grandes, con muchos componentes distintos, que a veces no se comunican como lo deberían de hacer entre sí, y francamente ese fue el caso, con el caso del general Cienfuegos, de nuestro lado”, dijo el diplomático.

Además, Landau consideró que deben generar entendidos entre ambos países respecto a cómo se manejarán este tipo de casos en el futuro y evitar “este tipo de sorpresas”.

“Yo creo que los fiscales en nuestro país son autoridades que no tienen todo el conocimiento del marco internacional y no necesariamente entienden todas las repercusiones de sus decisiones”, agregó el embajador, que en una semana dejará su cargo.

El 21 de diciembre de 2020, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) desclasificó la nota diplomática dirigida al Gobierno de EE.UU. tras la detención del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Roberto Velasco Álvarez, director general para América del Norte de la Cancillería mexicana, dio a conocer la carta con fecha del 28 de octubre de 2020.

A través de la nota diplomática enviada a la Embajada de EE.UU. en México, la SRE manifestó su profundo extrañamiento por la falta de información sobre la investigación que condujo a la detención de Cienfuegos Zepeda.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores-dirección General para América del Norte- saluda atentamente a la Embajada de los Estados Unidos de América del Norte en México, y hace referencia a la información relativa a la detención del C. Salvador Cienfuegos Zepeda, ocurrida el 15 de octubre de 2020 en la ciudad de Los Ángeles, California”, indica el texto de la misiva.

“Al respecto, la Secretaría de Relaciones Exteriores manifiesta su profundo extrañamiento por la falta de información sobre la investigación que condujo a la detención del nacional mexicano. El Gobierno de México se permite destacar que, de conformidad con los instrumentos suscritos por ambos países y los acuerdos de cooperación en materia de seguridad, la relación con el Gobierno de Estados Unidos se caracteriza por la existencia de sólidos lazos de confianza y cooperación, por lo que sorprende a este gobierno que se hayan soslayado los mecanismos formales de intercambio de información y cooperación disponibles en el caso en concreto”, agrega la carta.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores -Dirección General para América del Norte- hace válida la ocasión para reiterar a la Embajada de los Estados Unidos de América en México la seguridad de su más alta y distinguida consideración”, finalizó la misiva enviada por la SRE a la sede diplomática de EE.UU. en México.

“Conforme lo instruyó el presidente @lopezobrador_ y en apego al principio de máxima publicidad, se desclasifica la nota diplomática enviada al gobierno de Estados Unidos el 28 de octubre de 2020 relacionada con la detención del Gral. Ret. Salvador Cienfuegos”, tuiteó Velasco Álvarez.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó ese mismo 21 de diciembre de 2021 a la Cancillería mexicana, desclasificar la nota diplomática que México envió a Estados Unidos para expresar su descontento por la detención del ex titular de la SEDENA.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario nacional detalló que esta misma semana se podría hacer público el documento que estaba reservado por cinco años para “no dañar” la relación bilateral en materia de seguridad.

“Di la instrucción al Secretario de Relaciones Exteriores que se desclasifique que no tengamos ninguna nota bajo reserva. Yo creo que en esta semana se da conocer la nota diplomática que se envió. Espero que pronto la Fiscalía [General de la República] informe y resuelva sobre este tema”, insistió el político tabasqueño.

La semana pasada, el diario milenio dio a conocer que para no dañar la relación bilateral en materia de seguridad, la SRE reservó por cinco años la nota diplomática enviada a Estados Unidos en la que se expresó el “profundo descontento” de México por la detención de Cienfuegos Zepeda, sin avisar a las autoridades nacionales.

Según una solicitud de información que la SRE respondió al citado rotativo, la difusión de la información podría socavar los canales de comunicación existentes con el Gobierno estadounidense para la cooperación con México en materia de seguridad, particularmente ante el contexto de la salida de Donald Trump de la Presidencia de EE.UU.

“La información está reservada ya que su divulgación puede afectar el funcionamiento adecuado del andamiaje institucional entre ambos países para la atención de intereses comunes”, indicó la Cancillería mexicana.

La FGR informó el 18 de noviembre de 2020, que Cienfuegos Zepeda llegó a México, donde el Agente del Ministerio Público de la Federación le notificó formalmente de la existencia de una investigación en la que él se encuentra involucrado.

Según la Fiscalía, la carpeta que fue iniciada con la información que se recibió del Departamento de Justicia de los EE.UU., y en lo sucesivo la investigación estará a cargo de las autoridades mexicanas.

El general Cienfuegos Zepeda se dio por notificado y proporcionó toda su información personal y de contacto, incluyendo domicilio y teléfono celular, donde puede ser localizado y citado para las diligencias a que haya lugar y ordene el Ministerio Público de la Federación, manifestando su total disposición de atender los requerimientos propios de la investigación.

Según lo informó la misma FGR, después, a las 19:12 horas, el General Cienfuegos Zepeda se retiró de las oficinas de la FGR en el hangar de Toluca, Estado de México, terminándose así las diligencias ministeriales correspondientes.

Durante una breve audiencia realizada ese mismo 18 de noviembre de 2020, la jueza Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Estados Unidos, desestimó las acusaciones contra el General de División, a quien le habían puesto el alias “El Padrino” o “Zepeda”.

Después de un juramento tardío, Cienfuegos Zepeda aceptó renunciar a sus derechos y ser devuelto a México bajo la custodia del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service).

Al inicio de la audiencia, el fiscal Seth DuCharme, indicó que continuar el caso de Cienfuegos Zepeda en EE.UU. iba contra los intereses de Estados Unidos en materia de relaciones exteriores, en particular en la relación bilateral.

Según lo dijo el fiscal estadounidense, para Estados Unidos era de mayor interés mantener la cooperación con México, que los mismos intereses del Departamento de Justicia de continuar el caso contra el General de División en retiro mexicano.

“Estoy de acuerdo”, respondió el Cienfuegos Zepeda a la pregunta de la jueza sobre si estaba de acuerdo en que se desestimaran los cargos en su contra. Tras ello, el General de División asintió a la pregunta de Amon respecto a si estaba de acuerdo con su traslado a México.

La jueza le señaló que sería escoltado y deportado. “Sí señora”, respondió el ex titular de la SEDENA. Cuestionado de forma directa por Amon respecto a si temía a ser perseguido en México, Cienfuegos Zepeda aseguró que no.

Durante su intervención, la jueza Amon señaló que la decisión se tomó al más alto nivel del Departamento de Justicia “con el fin de permitir que México investigara y mantuviera “la fuerte asociación policial” entre Estados Unidos y México”.

“Esta decisión […] es un asunto de política exterior, no tengo razones para dudar de la determinación del gobierno de que las autoridades judiciales mexicanas sinceramente desean avanzar en una investigación y posible procesamiento del acusado”, dijo la jueza federal en la audiencia.

En México, la investigación de la FGR contra Cienfuegos Zepeda se basa, única y exclusivamente, en la información proporcionada por los fiscales estadounidenses, quienes acusaban al ex titular de la SEDENA, de aprovechar su posición de poder, para así recibir sobornos a cambio de impunidad y libertad a grupos del narcotráfico, entre ellos miembros del Cártel de los Beltrán Leyva.

En un comunicado conjunto entre el entonces fiscal General de los Estados Unidos, William P. Barr, y su homólogo mexicano, Alejandro Gertz Manero, se informó que a partir de la detención de Cienfuegos Zepeda, la FGR mexicana inició su propia investigación.

El pasado 5 de noviembre, Cienfuegos Zepeda se declaró no culpable de lavado de dinero y narcotráfico. El general de División en retiro fue detenido el 15 de octubre del 2020 en el aeropuerto de Los Ángeles, California, acusado por la Fiscalía Federal de Nueva York, en el condado de Brooklyn.

Los supuestos delitos se cometieron entre 2015 a 2017, cuando el ahora ex mando militar estaba al frente de la SEDENA. La acusación original señalaba que Cienfuegos Zepeda estaba implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, cinco kilogramos o más de cocaína y un kilogramo de heroína.

“¿En qué calidad viene [Cienfuegos Zepeda]?, es un ciudadano en libertad, no viene detenido a México, la [Fiscalía General de la República] FGR va a dar los detalles y el camino procesal que va a seguir, pero el el general viene México como un ciudadano repatriado por la autoridad norteamericano y se pondrá a disposición de la FGR en libertad, no está detenido, en esa condición va a llevar a México […], dependerá de las pruebas, las diligencias para sustanciarlo”, resaltó Marcelo Ebrard Casaubón, el pasado 18 de noviembre.

“Procede que los delitos cometidos en territorio nacional sean juzgados en México, es un derecho de las y los ciudadanos mexicanos. Conocer qué ocurrió y por qué ocurrió dado el rango de general”, afirmó Ebrard Casaubón.

Durante la conferencia de prensa matutina presidencial, el canciller recalcó que el acuerdo de cooperación entre México y Estados Unidos se fundamenta en el respeto mutuo a las soberanías e instituciones de ambos países.

Por lo cual, según indicó el titular de la SRE, la relación de cooperación de ambos países debe alimentarse bajo el principio de la confianza, y que, si esta no existe, es muy difícil, “por no decir casi imposible”, llevar a cabo una lucha eficaz contra el crimen.

Ebrard Casaubón refirió que no se sabe, a la fecha, si el general Cienfuegos Zepeda, es o no culpable de los cargos que se le imputa, pero la Fiscalía General de la República mexicana va a realizar su investigación.

“Habrá que probarlo o desestimarlo”, señaló el canciller, quien reiteró que lo esencial ante la decisión es que se va a mantener la cooperación entre ambos países, y para que ello se dé, tiene que respetarse el ámbito de la jurisdicción mexicana.

“Si tienes elementos contra un funcionario, los acuerdos vigentes dicen que nos lo tienes que compartir. En términos de México, no nos parece correcto lo que se estaba haciendo”, declaró el canciller mexicano.

“Me dijo el fiscal ‘tenemos confianza en las instituciones de México, sabemos que el presiente de México mantiene una lucha contra la corrupción’, que la FGR que es autónoma que es autónoma y que tiene aun hombre serio y respetado en los Estados Unidos, de lo contrario no hubiera existido jamás. No es un acuerdo de impunidad, Estados Unidos no lo aceptaría y nosotros menos”, externó Ebrard Casaubón.

El encargado de la Política Exterior de México confirmó que el general Cienfuegos Zepeda no tiene una orden de aprehensión en México, y apuntó que hay delitos cometidos la FGR “debe investigarlos, sustanciarlos y castigarlos en su caso”.

Reconoció y calificó como “extraordinario” el trabajo llevado por la FGR, y refirió que “cualquiera en el lugar del fiscal general quizá no había admitido ni diseñado las vías legales para lograr este objetivo, pero se ha hecho en función de la dignidad ye intereses de México”, concluyó.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseveró que no hay nada a cambio en el caso del desistimiento de cargos en Estados Unidos contra el ex titular de la SEDENA. Asimismo, recalcó que su Administración no realiza compromisos con países extranjeros que afecten los principios de la soberanía mexicana.

“Hay confianza en el Gobierno de México, hay confianza en el canciller, en la Presidencia de la República y confianza en la FGR. Hay que esperar a que la jueza decida sobre esta petición, no hay nada cambio, nosotros no establecemos compromisos que afecten nuestros principios, es algo que teníamos la obligación de hacer, porque sentimos que no se había cuidado el procedimiento”, destacó el mandatario nacional.

“Quiero agradecer al Gobierno de Estados Unidos, que supo escuchar nuestro planteamiento y rectificar. No significa esto impunidad, sino que se inicia una investigación que ya comenzó a partir de que nos envían elementos de prueba”, dijo el político tabasqueño.

“No hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta uy deciden juzgar en EE.UU. sin conocimiento de nuestro Gobierno, esto va más allá de lo legal”, indicó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“Existe un acuerdo de cooperación pero no se hacía valer, y en el caso que nos atañe fue violado, porque nosotros no tuvimos ninguna información Ellos fueron receptivos, entendieron, que si existe cooperación debe haber confianza”, puntualizó López Obrador.

“Está de por medio el prestigio de una institución fundamental para el Estado mexicano, que es la Secretaría de la Defensa, las Fuerzas Armadas y no es cualquier cosa, no podemos permitir que sin elementos se socaven nuestras instituciones fundamentales. México es un país libre, independiente y soberano, eso lo han entendido bien en los Estados Unidos”, declaró el presidente.

“Si la Fiscalía encuentra que hay culpabilidad, entonces se castiga y lo dije también desde el principio: la conducta de un militar por importante que sea, debe manchar a toda una institución”, admitió el político tabasqueño.

El diario The Washington Post aseguró que la rectificación de Estados Unidos en el caso de Cienfuegos Zepeda respondió a amenazas del Gobierno de López Obrador para limitar en territorio mexicano el rol de la DEA estadounidense.

“La decisión de retirar los cargos en contra de Cienfuegos, equivale a un revés significativo, aunque solo sea simbólico, para los esfuerzos del Departamento de Justicia contra el tráfico de drogas en México”, según reportó el rotativo estadounidense.

“No amenazamos a la DEA, lo único que hicimos fue expresar por la vía diplomática nuestra inconformidad […] Wall Street Journal y The Washington Post se equivocaron, porque no amenazamos nosotros a los agentes, lo único que queremos es que nos informen de acuerdo a los acuerdos de cooperación”, respondió el mandatario nacional el 19 de noviembre de 2020.

Por su parte, Ebrard Casaubón, titular de la SRE, señaló que la jueza estadounidense Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York decidió desestimar los cargos contra el Cienfuegos Zepeda porque “tiene toda la certeza de que en México se va a realizar la investigación correspondiente”.

“Para México no existe escenario de impunidad. Sería muy costoso para México haber optado por tener esa conversación con Estados Unidos. Lograr que se desestime por primera vez en la historia los cargos contra un ex secretario de la Defensa, que se ha retornado a México y luego no hacer nada, sería casi suicida”, según lo explicó el canciller.

“El señor presidente de la República nos instruyó a que dijéramos con prudencia, pero siempre con firmeza y claridad, la posición de México, que es defender su dignidad y de sus instituciones y de nuestras Fuerzas Armadas. Sí, defender la dignidad, pero de ningún modo permitir impunidad […] De suerte que México ha hecho eso: defender su dignidad, su prestigio y también preservar y hacer justicia conforme a lo que la ley mexicana disponga”, expresó Ebrard Casaubón.

SRE DESCLASIFICA NOTA DIPLOMÁTICA ENVIADA A EU POR DETENCIÓN DE SALVADOR CIENFUEGOS

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) desclasificó el 21 de diciembre de 2020, la nota diplomática dirigida al Gobierno de Estados Unidos tras la detención del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) mexicana, durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto, del periodo 2012 al 2018.

Roberto Velasco Álvarez, director general para América del Norte de la Cancillería mexicana, dio a conocer la carta con fecha del 28 de octubre de 2020. A través de la nota diplomática enviada a la Embajada de EE.UU. en México, la SRE manifestó su profundo extrañamiento por la falta de información sobre la investigación que condujo a la detención de Cienfuegos Zepeda.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores-dirección General para América del Norte- saluda atentamente a la Embajada de los Estados Unidos de América del Norte en México, y hace referencia a la información relativa a la detención del C. Salvador Cienfuegos Zepeda, ocurrida el 15 de octubre de 2020 en la ciudad de Los Ángeles, California”, indica el texto de la misiva.

“Al respecto, la Secretaría de Relaciones Exteriores manifiesta su profundo extrañamiento por la falta de información sobre la investigación que condujo a la detención del nacional mexicano. El Gobierno de México se permite destacar que, de conformidad con los instrumentos suscritos por ambos países y los acuerdos de cooperación en materia de seguridad, la relación con el Gobierno de Estados Unidos se caracteriza por la existencia de sólidos lazos de confianza y cooperación, por lo que sorprende a este gobierno que se hayan soslayado los mecanismos formales de intercambio de información y cooperación disponibles en el caso en concreto”, agrega la carta.

“La Secretaría de Relaciones Exteriores -Dirección General para América del Norte- hace válida la ocasión para reiterar a la Embajada de los Estados Unidos de América en México la seguridad de su más alta y distinguida consideración”, finalizó la misiva enviada por la SRE a la sede diplomática de EE.UU. en México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó ese mismo 21 de diciembre de 2020, a la Cancillería mexicana, desclasificar la nota diplomática que México envió a Estados Unidos para expresar su descontento por la detención del ex titular de la SEDENA.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario nacional detalló que esta misma semana se podría hacer público el documento que estaba reservado por cinco años para “no dañar” la relación bilateral en materia de seguridad.

“Di la instrucción al Secretario de Relaciones Exteriores que se desclasifique que no tengamos ninguna nota bajo reserva. Yo creo que en esta semana se dará a conocer la nota diplomática que se envió. Espero que pronto la Fiscalía [General de la República] informe y resuelva sobre este tema”, insistió el político tabasqueño.

La semana pasada, el diario milenio dio a conocer que para no dañar la relación bilateral en materia de seguridad, la SRE reservó por cinco años la nota diplomática enviada a Estados Unidos en la que se expresó el “profundo descontento” de México por la detención de Cienfuegos Zepeda, sin avisar a las autoridades nacionales.

Según una solicitud de información que la SRE respondió al citado rotativo, la difusión de la información podría socavar los canales de comunicación existentes con el Gobierno estadounidense para la cooperación con México en materia de seguridad, particularmente ante el contexto de la salida de Donald Trump de la Presidencia de EE.UU.

“La información está reservada ya que su divulgación puede afectar el funcionamiento adecuado del andamiaje institucional entre ambos países para la atención de intereses comunes”, indicó la Cancillería mexicana.

La FGR informó el 18 de noviembre de 2020, que Cienfuegos Zepeda llegó a México, donde el Agente del Ministerio Público de la Federación le notificó formalmente de la existencia de una investigación en la que él se encuentra involucrado.

Según la Fiscalía, la carpeta fue iniciada con la información que se recibió del Departamento de Justicia de los EE.UU., y en lo sucesivo la investigación estará a cargo de las autoridades mexicanas.

El General Cienfuegos Zepeda se dio por notificado y proporcionó toda su información personal y de contacto, incluyendo domicilio y teléfono celular, donde puede ser localizado y citado para las diligencias a que haya lugar y ordene el Ministerio Público de la Federación, manifestando su total disposición de atender los requerimientos propios de la investigación.

Según lo informó la misma FGR, después, a las 19:12 horas de ese mismo día, el General Cienfuegos Zepeda se retiró de las oficinas de la FGR en el hangar de Toluca, Estado de México, terminando así las diligencias ministeriales correspondientes.

Durante una breve audiencia realizada ese mismo 18 de noviembre de 2020, la jueza Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Estados Unidos, desestimó las acusaciones contra el General de División, a quien le habían puesto el alias “El Padrino” o “Zepeda”.

Después de un juramento tardío, Cienfuegos Zepeda aceptó renunciar a sus derechos y ser devuelto a México bajo la custodia del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service).

Al inicio de la audiencia, el fiscal Seth DuCharme, indicó que continuar el caso de Cienfuegos Zepeda en EE.UU. iba contra los intereses de Estados Unidos en materia de relaciones exteriores, en particular en la relación bilateral.

Según lo dijo el fiscal estadounidense, para Estados Unidos era de mayor interés mantener la cooperación con México, que los mismos intereses del Departamento de Justicia de continuar el caso contra el General de División en retiro mexicano.

“Estoy de acuerdo”, respondió Cienfuegos Zepeda a la pregunta de la jueza respecto a si estaba de acuerdo en que se desestimaran los cargos en su contra. Tras ello, el General de División asintió a la pregunta de Amon respecto a si estaba de acuerdo con su traslado a México.

La jueza le señaló que sería escoltado y deportado. “Sí señora”, respondió el ex titular de la SEDENA. Cuestionado de forma directa por Amon respecto a si temía ser perseguido en México, Cienfuegos Zepeda aseguró que no.

Durante su intervención, la jueza Amon señaló que la decisión se tomó al más alto nivel del Departamento de Justicia “con el fin de permitir que México investigara y mantuviera “la fuerte asociación policial” entre Estados Unidos y México”.

“Esta decisión […] es un asunto de política exterior, no tengo razones para dudar de la determinación del gobierno de que las autoridades judiciales mexicanas sinceramente desean avanzar en una investigación y posible procesamiento del acusado”, dijo la jueza federal en la audiencia.

En México, la investigación de la FGR contra Cienfuegos Zepeda se basa, única y exclusivamente, en la información proporcionada por los fiscales estadounidenses, quienes acusaban al ex titular de la SEDENA, de aprovechar su posición de poder, para así recibir sobornos a cambio de impunidad y libertad a grupos del narcotráfico, entre ellos miembros del Cártel de los Beltrán Leyva.

En un comunicado conjunto entre el fiscal General de los Estados Unidos, William P. Barr, y su homólogo mexicano, Alejandro Gertz Manero, se informó que a partir de la detención de Cienfuegos Zepeda, la FGR mexicana inició su propia investigación.

El 5 de noviembre de 2020, Cienfuegos Zepeda se declaró no culpable de lavado de dinero y narcotráfico. El general de División en retiro fue detenido el 15 de octubre de ese mismo año, en el aeropuerto de Los Ángeles, California, acusado por la Fiscalía Federal de Nueva York, en el condado de Brooklyn.

Los delitos se cometieron entre 2015 a 2017, cuando el ahora ex mando militar estaba al frente de la SEDENA. La acusación original señalaba que Cienfuegos Zepeda estaba implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, cinco kilogramos o más de cocaína y un kilogramo de heroína.

“¿En qué calidad viene [Cienfuegos Zepeda]?, es un ciudadano en libertad, no viene detenido a México, la [Fiscalía General de la República] FGR va a dar los detalles y el camino procesal que va a seguir, pero el el general viene México como un ciudadano repatriado por la autoridad norteamericano y se pondrá a disposición de la FGR en libertad, no está detenido, en esa condición va a llevar a México […], dependerá de las pruebas, las diligencias para sustanciarlo”, resaltó Marcelo Ebrard Casaubón, el pasado 18 de noviembre.

“Procede que los delitos cometidos en territorio nacional sean juzgados en México, es un derecho de las y los ciudadanos mexicanos. Conocer qué ocurrió y por qué ocurrió dado el rango de general”, afirmó Ebrard Casaubón.

Durante la conferencia de prensa matutina presidencial, el canciller recalcó que el acuerdo de cooperación entre México y Estados Unidos se fundamenta en el respeto mutuo a las soberanías e instituciones de ambos países.

Por lo cual, según indicó el titular de la SRE, la relación de cooperación de ambos países debe alimentarse bajo el principio de la confianza, y que, si esta no existe, es muy difícil, “por no decir casi imposible”, llevar a cabo una lucha eficaz contra el crimen.

Ebrard Casaubón refirió que no se sabe, a la fecha, si el general Cienfuegos Zepeda, es o no culpable de los cargos que se le imputa, pero la Fiscalía General de la República mexicana va a realizar su investigación.

“Habrá que probarlo o desestimarlo”, señaló el canciller, quien reiteró que lo esencial ante la decisión es que se va a mantener la cooperación entre ambos países, y para que ello se dé, tiene que respetarse el ámbito de la jurisdicción mexicana.

“Si tienes elementos contra un funcionario, los acuerdos vigentes dicen que nos lo tienes que compartir. En términos de México, no nos parece correcto lo que se estaba haciendo”, declaró el canciller mexicano.

“Me dijo el fiscal ‘tenemos confianza en las instituciones de México, sabemos que el presidente de México mantiene una lucha contra la corrupción’, que la FGR que es autónoma que es autónoma y que tiene a un hombre serio y respetado en los Estados Unidos, de lo contrario no hubiera existido jamás. No es un acuerdo de impunidad, Estados Unidos no lo aceptaría y nosotros menos”, externó Ebrard Casaubón.

El encargado de la Política Exterior de México confirmó que el general Cienfuegos Zepeda no tiene una orden de aprehensión en México, y apuntó que hay delitos cometidos la FGR “debe investigarlos, sustanciarlos y castigarlos en su caso”.

Reconoció y calificó como “extraordinario” el trabajo llevado por la FGR, y refirió que “cualquiera en el lugar del fiscal general quizá no había admitido ni diseñado las vías legales para lograr este objetivo, pero se ha hecho en función de la dignidad e intereses de México”, concluyó.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseveró que no hay nada a cambio en el caso del desistimiento de cargos en Estados Unidos contra el ex titular de la SEDENA. Asimismo, recalcó que su Administración no realiza compromisos con países extranjeros que afecten los principios de la soberanía mexicana.

“Hay confianza en el Gobierno de México, hay confianza en el canciller, en la Presidencia de la República y confianza en la FGR. Hay que esperar a que la jueza decida sobre esta petición, no hay nada cambio, nosotros no establecemos compromisos que afecten nuestros principios, es algo que teníamos la obligación de hacer, porque sentimos que no se había cuidado el procedimiento”, destacó el mandatario nacional.

“Quiero agradecer al Gobierno de Estados Unidos, que supo escuchar nuestro planteamiento y rectificar. No significa esto impunidad, sino que se inicia una investigación que ya comenzó a partir de que nos envían elementos de prueba”, dijo el político tabasqueño.

“No hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta uy deciden juzgar en EE.UU. sin conocimiento de nuestro gobierno, esto va más allá de lo legal”, indicó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“Existe un acuerdo de cooperación pero no se hacía valer, y en el caso que nos atañe fue violado, porque nosotros no tuvimos ninguna información Ellos fueron receptivos, entendieron, que si existe cooperación debe haber confianza”, puntualizó López Obrador.

“Está de por medio el prestigio de una institución fundamental para el Estado mexicano, que es la Secretaría de la Defensa, las Fuerzas Armadas y no es cualquier cosa, no podemos permitir que sin elementos se socaven nuestras instituciones fundamentales. México es un país libre, independiente y soberano, eso lo han entendido bien en los Estados Unidos”, declaró el presidente.

“Si la Fiscalía encuentra que hay culpabilidad, entonces se castiga y lo dije también desde el principio: la conducta de un militar por importante que sea, debe manchar a toda una institución”, admitió el político tabasqueño.

El diario The Washington Post aseguró que la rectificación de Estados Unidos en el caso de Cienfuegos Zepeda respondió a amenazas del Gobierno de López Obrador para limitar en territorio mexicano el rol de la DEA estadounidense.

“La decisión de retirar los cargos en contra de Cienfuegos, equivale a un revés significativo, aunque solo sea simbólico, para los esfuerzos del Departamento de Justicia contra el tráfico de drogas en México”, según reportó el rotativo estadounidense.

“No amenazamos a la DEA, lo único que hicimos fue expresar por la vía diplomática nuestra inconformidad […] Wall Street Journal y The Washington Post se equivocaron, porque no amenazamos nosotros a los agentes, lo único que queremos es que nos informen de acuerdo a los acuerdos de cooperación”, respondió el mandatario nacional el 19 de noviembre.

Por su parte, Ebrard Casaubón, titular de la SRE, señaló que la jueza estadounidense Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York decidió desestimar los cargos contra el Cienfuegos Zepeda porque “tiene toda la certeza de que en México se va a realizar la investigación correspondiente”.

“Para México no existe escenario de impunidad. Sería muy costoso para México haber optado por tener esa conversación con Estados Unidos. Lograr que se desestime por primera vez en la historia los cargos contra un ex secretario de la Defensa, que se ha retornado a México y luego no hacer nada, sería casi suicida”, según lo explicó el canciller.

“El señor presidente de la República nos instruyó a que dijéramos con prudencia, pero siempre con firmeza y claridad, la posición de México, que es defender su dignidad y de sus instituciones y de nuestras Fuerzas Armadas. Sí, defender la dignidad, pero de ningún modo permitir impunidad […] De suerte que México ha hecho eso: defender su dignidad, su prestigio y también preservar y hacer justicia conforme a lo que la ley mexicana disponga”, expresó Ebrard Casaubón.

NO AMENAZAMOS A LA DEA: AMLO; SERÍA SUICIDA NO JUZGAR A CIENFUEGOS EN MX: EBRARD

El presidente Andrés Manuel López Obrador negó el 19 de noviembre de 2020, que su Gobierno haya amenazado a la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), tal como señalaron los medios estadounidenses The Washington Post, Wall Street Journal y The New York Times.

“No amenazamos a la DEA, lo único que hicimos fue expresar por la vía diplomática nuestra inconformidad […] Wall Street Journal y The Washington Post se equivocaron, porque no amenazamos nosotros a los agentes, lo único que queremos es que nos informen de acuerdo a los acuerdos de cooperación”, indicó el mandatario nacional.

Por su parte, Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), señaló que la jueza estadounidense Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York decidió desestimar los cargos contra el Cienfuegos Zepeda porque “tiene toda la certeza de que en México se va a realizar la investigación correspondiente”.

“Para México no existe escenario de impunidad. Sería muy costoso para México haber optado por tener esa conversación con Estados Unidos. Lograr que se desestime por primera vez en la historia los cargos contra un ex secretario de la Defensa, que se ha retornado a México y luego no hacer nada, sería casi suicida”, según lo explicó el canciller.

“El señor presidente de la República nos instruyó a que dijéramos con prudencia, pero siempre con firmeza y claridad, la posición de México, que es defender su dignidad y de sus instituciones y de nuestras Fuerzas Armadas. Sí, defender la dignidad, pero de ningún modo permitir impunidad […] De suerte que México ha hecho eso: defender su dignidad, su prestigio y también preservar y hacer justicia conforme a lo que la ley mexicana disponga”, expresó Ebrard Casaubón.

Tras la decisión de desestimar los cargos contra el General de División Salvador Cienfuegos Zepeda, a petición de la Fiscalía General de Estados Unidos, medios de aquel país informaron que fiscales del Distrito Este de Nueva York aseguran que la decisión habría sido ante supuestas “amenazas del Gobierno mexicano para limitar” las operaciones de la DEA en México.

EU ENTREGA A CIENFUEGOS A LA FGR EN TOLUCA

La Fiscalía General de la República (FGR) informó el 18 de noviembre de 2020, por la noche, que a las 18:40 horas de ese mismo día, arribó al hangar, ubicado en el Aeropuerto de Toluca, Estado de México, la aeronave Gulfstream 4, matrícula N40VC, del Gobierno de los Estados Unidos, la cual procedía del Aeropuerto de Nueva Jersey.

Una vez arribada dicha aeronave, a las 18:48 horas descendió el General de División en Retiro, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) mexicana, Salvador Cienfuegos Cepeda, “vestido de ropa formal y corbata”.

A su descenso, se le acompañó hacia una sala privada en las oficinas del citado hangar de la FGR, donde se le practicó, con su anuencia, un dictamen pericial médico, para la constancia de su estado de salud al arribo a este país, el cual resultó favorable.

Posterior a ello, el Agente del Ministerio Público de la Federación le notificó formalmente al General Cienfuegos Zepeda de la existencia de una investigación en la que él se encuentra involucrado; carpeta que fue iniciada por esta FGR, con la información que se recibió del Departamento de Justicia de los EE.UU., y en lo sucesivo la investigación estará a cargo de las autoridades mexicanas, a través de la Fiscalía.

El General Cienfuegos Zepeda se dio por notificado y proporcionó toda su información personal y de contacto, incluyendo domicilio y teléfono celular, donde puede ser localizado y citado para las diligencias a que haya lugar y ordene el Ministerio Público de la Federación, manifestando su total disposición de atender los requerimientos propios de la investigación.

Según lo informó la misma FGR, después, a las 19:12 horas, el General Cienfuegos Zepeda se retiró de las oficinas de la FGR en el hangar de Toluca, Estado de México, terminando así las diligencias ministeriales correspondientes. Mientras que algunos medios reportaron que el ex mando militar durmió en domicilio particular.

Durante una breve audiencia realizada ayer miércoles 18 de noviembre, la jueza Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Estados Unidos, desestimó las acusaciones contra el General de División, Salvador Cienfuegos Zepeda, alias “El Padrino” o “Zepeda”, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012 al 2018), quien será repatriado a México en libertad, ya que no existe una orden de aprehensión en su contra por parte de las autoridades mexicanas.

Después de un juramento tardío, Cienfuegos Zepeda aceptó renunciar a sus derechos y ser devuelto a México bajo la custodia del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service).

Al inicio de la audiencia, el fiscal Seth DuCharme, indicó que continuar el caso de Cienfuegos Zepeda en EE.UU. va contra los intereses de Estados Unidos en materia de relaciones exteriores, en particular en la relación bilateral.

Según lo dijo el fiscal estadounidense, para Estados Unidos es de mayor interés mantener la cooperación con México, que los mismos intereses del Departamento de continuar el caso.

“Estoy de acuerdo”, respondió Cienfuegos Zepeda a la pregunta de la jueza sobre si estaba de acuerdo en que se desestimarán los cargos en su contra. Tras ello, el General de División asintió a la pregunta de Amon respecto a si estaba de acuerdo con su traslado a México.

La jueza le señaló que será escoltado y deportado. “Sí señora”, respondió el ex titular de la SEDENA. Cuestionado de forma directa por Amon respecto a si teme a ser perseguido en México, Cienfuegos Zepeda aseguró que no.

Durante su intervención, la jueza Amon señaló que la decisión se tomó al más alto nivel del Departamento de Justicia “con el fin de permitir que México investigara y mantuviera “la fuerte asociación policial” entre Estados Unidos y México”.

“Esta decisión […] es un asunto de política exterior, no tengo razones para dudar de la determinación del gobierno de que las autoridades judiciales mexicanas sinceramente desean avanzar en una investigación y posible procesamiento del acusado”, dijo la jueza federal en la audiencia.

El General de División será trasladado a México, donde no existe una orden de aprehensión en su contra, pero sí una investigación por parte de la Fiscalía General de la República (FGR).

Dicha investigación se basa, única y exclusivamente, en la información proporcionada por los fiscales estadounidenses, quienes acusaban a Cienfuegos Zepeda de aprovechar su posición de poder, para así recibir sobornos a cambio de impunidad y libertad a grupos del narcotráfico, entre ellos miembros del Cártel de los Beltrán Leyva.

La justicia estadounidense informó que solicitó la desestimación de los cargos contra Cienfuegos Zepeda, lo cual fue confirmado también por la Fiscalía mexicana.

En un comunicado conjunto entre el fiscal General de los Estados Unidos, William P. Barr, y su homólogo mexicano, Alejandro Gertz Manero, se informó que a partir de la detención de Cienfuegos Zepeda, la FGR mexicana inició su propia investigación.

El pasado 5 de noviembre, Cienfuegos Zepeda se declaró no culpable de lavado de dinero y narcotráfico. El general en retiro fue detenido el 15 de octubre de este año en el aeropuerto de Los Ángeles, California acusado por la Fiscalía Federal de Nueva York, en el condado de Brooklyn. Los delitos, según la acusación, se cometieron entre 2015 a 2017, cuando el ahora ex mando militar estaba al frente de la SEDENA.

La acusación original señalaba que Cienfuegos Zepeda estaba implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, cinco kilogramos o más de cocaína y un kilogramo de heroína.

Cienfuegos Zepeda llegará a México en libertad, pero con una carpeta de investigación iniciada en la República Mexicana, a raíz de las evidencias enviadas por autoridades de los Estados Unidos, según lo expuso este miércoles 18 de noviembre, Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

“¿En qué calidad viene [Cienfuegos Zepeda]?, es un ciudadano en libertad, no viene detenido a México, la [Fiscalía General de la República] FGR va a dar los detalles y el camino procesal que va a seguir, pero el el general viene México como un ciudadano repatriado por la autoridad norteamericano y se pondrá a disposición de la FGR en libertad, no está detenido, en esa condición va a llevar a México […], dependerá de las pruebas, las diligencias para sustanciarlo”, resaltó el canciller mexicano.

El titular de la SRE recalcó que es un derecho de los ciudadanos mexicanos que sean juzgados en su país por delitos cometidos en territorio nacional.

“Procede que los delitos cometidos en territorio nacional sean juzgados en México, es un derecho de las y los ciudadanos mexicanos. Conocer qué ocurrió y por qué ocurrió dado el rango de general”, afirmó Ebrard Casaubón.

Durante la conferencia de prensa matutina presidencial, el canciller recalcó que el acuerdo de cooperación entre México y Estados Unidos se fundamenta en el respeto mutuo a las soberanías e instituciones de ambos países.

Por lo cual, según indicó el titular de la SRE, la relación de cooperación de ambos países debe alimentarse bajo el principio de la confianza, y que, si esta no existe, es muy difícil, “por no decir casi imposible”, llevar a cabo una lucha eficaz contra el crimen.

Ebrard Casaubón refirió que no se sabe, a la fecha, si el general Cienfuegos Zepeda, es o no culpable de los cargos que se le imputa, pero la Fiscalía General de la República mexicana va a realizar su investigación.

“Habrá que probarlo o desestimarlo”, señaló el canciller, quien reiteró que lo esencial ante la decisión es que se va a mantener la cooperación entre ambos países, y para que ello se dé, tiene que respetarse el ámbito de la jurisdicción mexicana.

“Si tienes elementos contra un funcionario, los acuerdos vigentes dicen que nos lo tienes que compartir. En términos de México, no nos parece correcto lo que se estaba haciendo”, declaró el canciller mexicano.

“Me dijo el fiscal ‘tenemos confianza en las instituciones de México, sabemos que el presidente de México mantiene una lucha contra la corrupción’, que la FGR que es autónoma que es autónoma y que tiene a un hombre serio y respetado en los Estados Unidos, de lo contrario no hubiera existido jamás. No es un acuerdo de impunidad, Estados Unidos no lo aceptaría y nosotros menos”, externó Ebrard Casaubón.

El encargado de la Política Exterior de México confirmó que el general Cienfuegos Zepeda no tiene una orden de aprehensión en México, y apuntó que hay delitos cometidos la FGR “debe investigarlos, sustanciarlos y castigarlos en su caso”.

Reconoció y calificó como “extraordinario” el trabajo llevado por la FGR, y refirió que “cualquiera en el lugar del fiscal general quizá no había admitido ni diseñado las vías legales para lograr este objetivo, pero se ha hecho en función de la dignidad e intereses de México”, concluyó.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseveró que no hay nada a cambio en el caso del desistimiento de cargos en Estados Unidos contra el ex titular de la SEDENA.

López Obrador recalcó que su Administración no realiza compromisos con países extranjeros que afecten los principios de la soberanía mexicana.

“Hay confianza en el Gobierno de México, hay confianza en el canciller, en la Presidencia de la República y confianza en la FGR. Hay que esperar a que la jueza decida sobre esta petición, no hay nada cambio, nosotros no establecemos compromisos que afecten nuestros principios, es algo que teníamos la obligación de hacer, porque sentimos que no se había cuidado el procedimiento”, destacó el mandatario nacional.

“Quiero agradecer al Gobierno de Estados Unidos, que supo escuchar nuestro planteamiento y rectificar. No significa esto impunidad, sino que se inicia una investigación que ya comenzó a partir de que nos envían elementos de prueba”, dijo el político tabasqueño.

“No hay nada oculto, nosotros actuamos a partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta uy deciden juzgar en EE.UU. sin conocimiento de nuestro gobierno, esto va más allá de lo legal”, indicó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“Existe un acuerdo de cooperación pero no se hacía valer, y en el caso que nos atañe fue violado, porque nosotros no tuvimos ninguna información Ellos fueron receptivos, entendieron, que si existe cooperación debe haber confianza”, puntualizó López Obrador.

El mandatario nacional dejó en claro que en este caso estaba en juego el prestigio de las Fuerzas Armadas mexicanas.

“Está de por medio el prestigio de una institución fundamental para el Estado mexicano, que es la Secretaría de la Defensa, las Fuerzas Armadas y no es cualquier cosa, no podemos permitir que sin elementos se socaven nuestras instituciones fundamentales. México es un país libre, independiente y soberano, eso lo han entendido bien en los Estados Unidos”, declaró el presidente.

“Si la Fiscalía encuentra que hay culpabilidad, entonces se castiga y lo dije también desde el principio: la conducta de un militar por importante que sea, debe manchar a toda una institución”, admitió el político tabasqueño.

Este mismo miércoles se realizará la audiencia en la Corte del Distrito Este de Nueva York, en la que se determinará si se accede a desestimar los cargos que la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), imputó a Cienfuegos Zepeda.

Una vez que se realice la audiencia en la Corte ubicada en Brooklyn, si se determina desestimar los cargos, el ex mando militar será liberado en Nueva York y trasladado a México por el Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service), ello aunque aún se desconoce la fecha de su llegada a territorio mexicano.

El diario The Washington Post aseguró que la rectificación de Estados Unidos en el caso de Cienfuegos Zepeda respondió a amenazas del Gobierno de López Obrador para limitar en territorio mexicano el rol de la DEA estadounidense.

“La decisión de retirar los cargos en contra de Cienfuegos, equivale a un revés significativo, aunque solo sea simbólico, para los esfuerzos del Departamento de Justicia contra el tráfico de drogas en México”, según reportó el rotativo estadounidense.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarez.mx/
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas