8.1 C
Tijuana
sábado, enero 28, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

Cae hermano de “El Mencho”… otra vez

Durante los operativos de búsqueda del Coronel de Caballería, José Isidro Grimaldo Muñoz, desaparecido en Tapalpa, Jalisco, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detuvieron la madrugada del martes 20 de diciembre a Antonio Oseguera Cervantes “Tony Montana”, hermano de Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La captura de Antonio, considerado presunto operador logístico de la organización criminal, quien llevaba a cabo actividades de lavado de dinero, ocurrió a las 05:20 horas en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, a 30 kilómetros de Guadalajara, cuando los miembros del Ejército Mexicano y Guardia Nacional en coordinación con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y Fiscalía General de la República (FGR), ubicaron la zona de acción de su objetivo.


Publicidad


La colaboración de las fuerzas federales permitió localizar el inmueble en que se resguardaba el hermano de “El Mencho”, desde donde presuntamente realizaba sus actividades delictivas y coordinaba operaciones logísticas y financieras. Militares y agentes civiles establecieron un perímetro de seguridad para que elementos de la FGR cumplimentaran una orden técnica de investigación y detuvieran en flagrancia a Antonio, al que le aseguraron seis armas cortas, un arma larga, un paquete con polvo blanco -al parecer cocaína-, dos vehículos y nueve cargadores.

De acuerdo con información de la Sedena, se presume que “Tony Montana” era encargado de la adquisición de armamento en grandes cantidades, coordinar acciones violentas en contra de grupos antagónicos; de igual forma, es considerado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como presunto integrante de citada organización delictiva y encargado de las actividades de blanqueo de capital y narcotráfico internacional.

El mando castrense estima que la captura de Antonio Oseguera Cervantes, quien no contaba con orden de aprehensión, “representa un golpe contundente a una de las organizaciones delictivas del país, ya que es considerado en su estructura, como uno de los presuntos principales operadores logísticos, financieros y generadores de violencia”. El detenido y los instrumentos ilícitos asegurados fueron puestos a disposición del Ministerio Público federal en Ciudad de México para las investigaciones y peritajes de rigor.


Publicidad

 


DESAPARICIÓN DE MILITAR

Aunque las autoridades no relacionaron la detención de “Tony Montana” con la desaparición del Coronel de Caballería, Diplomado de Estado Mayor, José Isidro Grimaldo Muñoz, acontecida la tarde del sábado 10 de diciembre, coincide la gran movilización del Ejercito Mexicano en Jalisco para realizar tareas de búsqueda del mando militar, cuyo vehículo fue localizado en  Tonalá, días después del hecho, abandonado.

Grimaldo Muñoz, integrante activo del Ejército Mexicano que se encontraba de vacaciones en la zona montañosa de Tapalpa, fue privado de su libertad por integrantes del CJNG, según informo la Sedena días después. El Coronel se encontraba descansando en una cabaña de renta y, al abandonar el inmueble con la intención de reincorporarse a su unidad de adscripción en Nuevo Laredo, Tamaulipas, “como consecuencia de un incidente de tránsito, fue interceptado por dos vehículos con gente armada, quienes con uso de violencia lo obligaron a descender de su vehículo, llevándoselo con dirección desconocida”.

El viernes 16 de diciembre, el instituto armado informó que se tenía identificado al grupo específico del CJNG que había perpetrado la desaparición de Grimaldo Muñoz, que correspondería a una célula criminal comandada por el jefe de plaza regional de Tapalpa, conocido con el alias “CR” y cuyos datos de identidad, lugares que frecuenta y área de influencia ya están en poder de las áreas de Inteligencia y de las corporaciones coordinadas que realizan la búsqueda del militar.

Datos recabados de integrantes del CJNG y otras fuentes de información, permitieron a la Sedena establecer un perímetro definido dentro del cual, muy probablemente, haya sido trasladado el Coronel Grimaldo y hacia donde se orientó el operativo y los esfuerzos de búsqueda. Se agregó que “CR” y otros presuntos involucrados ya eran rastreados por diferentes autoridades tanto en la región donde ocurrieron los hechos, como en la ruta que al parecer siguieron los captores.

En Jalisco, Ricardo Sánchez Beruben, coordinador estatal del Gabinete de Seguridad, confirmó que en Tonalá fue encontrado abandonado un vehículo similar al que utilizaba el mando castrense, pero desmintió que se haya encontrado el cuerpo de algún fallecido. “No hay ningún hallazgo que lo confirme. Al momento se mantiene el operativo de búsqueda. Está siendo encabezada personalmente por el General de la Comandancia de la XV Zona Militar, quien se encuentra encabezándola, señal de que la mantienen”, dijo el funcionario a la cadena radial Notisistema.

LA OTRA CAPTURA

Antonio Oseguera Cervantes “Tony Montana” ya había sido detenido siete años atrás, también en Tlajomulco de Zúñiga y en diciembre, sólo que fue la tarde noche del día 4 de ese mes, en 2015. Fuerzas federales le atraparon de una forma sigilosa, sin ruido ni balacera. Fueron más las movilizaciones que realizaron policías municipales y estatales de Jalisco al enterarse en aquella ocasión de la detención del hermano de Nemesio y/o Rubén Oseguera “El Mencho”, considerado uno de los hombres más importantes de la organización delictiva.

La Policía Federal informó entonces que la captura de Antonio ocurrió cuando conducía un automóvil en el referido municipio. El presunto narcotraficante intentó escapar al verse descubierto, pero fue interceptado sin necesidad del uso de las armas. Durante una revisión al automotor del detenido, se localizaron dos armas de fuego largas, una corta y un paquete con droga, por lo que fue trasladado inmediatamente a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) en Ciudad de México, donde quedó a disposición de un fiscal.

El otrora comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, calificó la aprehensión de Antonio Oseguera Cervantes -que se hacía pasar por Joel Mora Garibay- como  “un importante golpe financiero a ese grupo criminal”. Unas de las funciones del consanguíneo de “El Mencho” eran obtener información sobre operativos que realizaban las autoridades y conseguir armamento para Jalisco Nueva Generación.

En aquella ocasión, Antonio Oseguera Cervantes fue internado en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 11 en Hermosillo, Sonora, donde quedó a disposición del Juez Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales de Jalisco, quien le dictó auto de formal prisión por delitos contra la salud y portación de armas de uso exclusivo del Ejército. Tres, cuatro años después, recuperó su libertad y desde entonces se presume que se reincorporó a las estructuras del CJNG.

HISTORIAL CRIMINAL

Antonio es uno de los cuatro hermanos de Nemesio Oseguera Cervantes. Estuvo preso en una penitenciaría de Mississippi, Estados Unidos, donde cumplió con una condena por el delito de daño en propiedad ajena, de acuerdo con datos de la Policía Federal y registros de la Oficina Federal de Prisiones de la Unión Americana, aunque no se especificó la época. Tiempo después regreso a Michoacán y posteriormente se trasladó a Jalisco.

Antes de la primera captura de “Tony Montana” en 2015, no se conocían antecedentes penales en México; sin embargo, se conoce su participación en el clan delictivo desde la década de los noventa, cuando ya colaboraba para la organización “Los Cuinis”, cuñados de su hermano “El Mencho”. Tan es así que la madrugada del 2 de agosto de 2006 resultó herido por las esquirlas de una de las cuatro granadas arrojadas a un palenque de Tonalá, Jalisco, donde brindaba servicio de escolta a los hermanos González Valencia, originarios de Aguililla, Michoacán.

Rivales de “Los Cuinis” intentaron asesinar a los hermanos José Luis, Édgar y Abigael González Valencia en las instalaciones de “El Carril”, donde éstos participaban en peleas de gallos. En el lugar estallaron las granadas y se escucharon ráfagas de disparos. El saldo fue de cuatro muertos y 28 personas lesionadas, entre ellas “Tony Montana”. Ahí estuvo presente también Nemesio Oseguera.

José Luis González Valencia “La Chepa” resultó herido en uno de los brazos, mientras que otro familiar de Nemesio y de Antonio, identificado como Saúl Díaz Oseguera “El Cangrejo”, de 52 años, vecino del Naranjo de Chila, Michoacán, perdió la vida. El cuerpo fue reclamado por su prima Adela Valencia Oseguera, quien declaró que el fallecido era agricultor.

Los heridos y los testigos de los hechos quedaron en libertad, pese a poseer vehículos blindados y localizarse en el sitio dos fusiles AK-47; se trataba de las víctimas del atentado. Abigael “El Cuini” se había ocultado tras la identidad de Luis Ángel González Valencia, pero en febrero de 2015 fue detenido en Puerto Vallarta y actualmente se encuentra preso en Ciudad de México, sometido a un procedimiento de extradición, pues autoridades de EU lo reclaman para juzgarle por delitos cometidos en ese país.

Tras la nueva detención de “Tony Montana”, las autoridades de Jalisco se mantienen en estado de alerta, tanto en la Zona Metropolitana de Guadalajara como en el resto de los municipios de la entidad, acompañando el patrullaje de las corporaciones preventivas, unidades de Guardia Nacional, Ejército y Marina.

Ricardo Sánchez Beruben, coordinador del Gabinete de Seguridad, confirmó que los tres niveles de gobierno permanecen atentos para atender posibles acontecimientos que puedan registrarse por la captura del presunto narcotraficante.

Tlajomulco de Zúñiga, donde ha sido detenido dos veces Antonio Oseguera, es un municipio clave para el CJNG, desde hace más de varias décadas se ha utilizado como tiradero de cadáveres y comenzaron a aparecer narcolaboratorios; en años más recientes, esta comarca se convirtió en la más prolífica para las inhumaciones clandestinas, registrándose de 2018 a la fecha la localización de 54 fosas comunes con más cuerpos encontrados.

Jalisco, territorio agraviado por la criminalidad de alto impacto, es una de las seis entidades con mayor número de homicidios dolosos en el país y líder en personas desaparecidas, con más de 16 mil. Incluso en las fosas clandestinas localizadas durante el sexenio del gobernador Enrique Alfaro Ramírez, de diciembre de 2018 a esta fecha, se han extraído  mil 426 cadáveres de personas, muchas de las cuales permanecen sin identificar en instalaciones diversas del Servicio Médico Forense.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas