15.1 C
Tijuana
domingo, diciembre 4, 2022
Publicidadspot_img

Poderes sin voluntad política

Los 25 diputados de B.C.no saben de decencia, rendición de cuentas y transparencia;antes de autorizar algún incremento en las tarifas deben revisar y acudir a la vigilancia y control real de sus manejos correctos, verificar la situación en planeación, mantenimiento, técnica-operativa, financiera de las empresas. En este caso de la Cespt, pero donde todos los municipios tienen fallas y carencias de agua, la mayoría de un bien de gran importancia para todo ser vivo.

Es palpable el abandono de mantenimiento de la infraestructura de tubería, de bombeo, de personal técnico calificado; por ejemplo, Ensenada pasó por una crisis hídrica donde 107 colonias recibían parcialmente agua y 30 colonias sin nada de agua, por kilómetros de fugas incalculables de agua que formaban lagos, cascadas. Así se deduce que agua sí hay, pero no llega por la ineptitud, fundamentalmente por la negligencia de los exgobernadores, desde Jaime Bonilla para atrás; es decir Kiko Vega de la Madrid, Guadalupe Osuna Millán, Alejandro González Alcocer, Héctor Terán, y el colmo su gobernador emanado del PAN de Ensenada, Ernesto Ruffo Appel.


Publicidad


El panismo tiene responsabilidad. Estas fallas tienen 40 o 50 años, medio siglo que le da una dosis grande de responsabilidad al PRI y al PAN sin atención, sin inversión, sin cuidado y sensibilidad de las autoridades municipales de la Cespt de los sucesivos ayuntamientos que le dieron la espalda, creando una crisis que estalló en junio de 2022. Y que persiste no solo en Ensenada, también en Tijuana, Rosarito y Tecate.

En México más de ocho millones de habitantes carecen de agua potable; aun donde llueve mucha, en el sureste del país, no hay agua para el consumo humano y la de pozos es un riesgo de contaminación.

En el norte la situación es crítica, basta recordar la crisis en Monterrey. En este contexto de sequía, los diputados del congreso local no cuestionaron las instrucciones a sus virtuales empleados, del Poder Ejecutivo del Estado, por incapacidad de representatividad de quienes los votamos, por insolvencia moral o intelectual. Y lo más grave por presiones que deberían denunciar. Y si tienen vergüenza, renunciarían.

Un gobierno del partido de derecha, centro o “izquierda” que se imaginen, que no atiende por ceguera, ineptitud, corrupción al problema básico del agua, que capacidad tiene para resolver problemas y un desarrollo sustentable del Estado en temas más intrincados.

A los ciudadanos no se les responde con cortes y tandeos; mucho menos a los oceanólogos o institutos (CICESE-UABC-COLEF), quienes con evidencia científica defienden el mar de la terrible contaminación. Menos se escucha a científicos que advierten de los riesgos de cometer barbaridades de la población y de los órganos que deberían de regular el saneamiento del agua a través del fortalecimiento del Proyecto Morado.

Moralmente, antes que un sueldo y privilegios está su papel ante la sociedad que le pidió su respaldo en una campaña puerta por puerta. Pero no. Se plegaron a las órdenes que vienen de “arriba”, olvidando a los de abajo. Permitieron un congreso “domesticado”, conscientes de que un alza oscura, de contrabando, sin rigurosa transparencia del servicio hídrico. Como dominó, el agua no será el único abuso que cometen.

Saben todos por igual, los que votaron a favor o en contra, del alza de tarifas, que las empresas descentralizadas y dependencias gubernamentales están patéticamente administradas; con corrupción, aviadores, finanzas ocultas, compras amañadas y muchas prácticas cancerosas que las hacen inviables.

La solución fácil es subir precios. Pues ya no. Saben ciudadanos, diputados y gobierno que las empresas como la Cespt y sus hermanas requieren una reestructura y limpia profunda, rigurosa a través de una voluntad política de auditorías y determinación de responsables. ¿Cuánto se fuga por sobornos por robo del agua de grandes consumidores, y la subfacturación?

Muchas instituciones educativas desde primarias hasta educación superior y otras dependencias del gobierno tienen “aviadores” que puntualmente cobran sus sueldos sin aportar nada, más que la vergüenza de su desfachatez. Los hay y no son pocos ni pocas..

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

- Publicidad -spot_img
Héctor Ramón González Cuellar
Héctor Ortiz Ramírez Héctor Ortiz Ramírez Hector O 37 cygnus9304@hotmail.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -spot_img

Destacadas