22.8 C
Tijuana
jueves, noviembre 17, 2022
Publicidadspot_imgspot_imgspot_img

“Mi compromiso es con una literatura que representa ciertas realidades”: Imanol Caneyada

El escritor mexicano publica “Litio”, novela editada por Planeta en la cual denuncia cómo ha sido el proceso de devastación ecológica en Sonora, a causa de la minería descontrolada. “La minería se convirtió en la principal actividad económica en Sonora, desplazando cualquier otra posibilidad económica”, expresó a ZETA el narrador

El proceso de devastación ecológica y el cambio de actividad económica por la voracidad de la industria minera en Sonora es lo que el escritor Imanol Caneyada recrea en “Litio”, su novela más reciente, publicada este año por la editorial Planeta.


Publicidad


En entrevista para ZETA, Caneyada confesó que “Litio” está muy relacionada con su anterior novela, “Nómadas” (Premio Bellas Artes de Novela “José Rubén Romero” 2020; Fondo de Cultura Económica, 2021), cuya obra es una distopía en la que advierte la devastación y desolación en algún lugar llamado Sonot, debido a la actividad incontrolada de la minería.

En “Nómadas”, el autor narra el futuro desolado o ya devastado, mientras que en “Litio” cuenta cómo ha sido el proceso de arrasamiento en la actualidad de la industria minera.

“A medida que escribía ‘Nómadas’ se me iba cruzando el tema de la defensa del territorio por parte de activistas ambientales y de comunidades, de pueblos, de ejidos, que defienden el territorio frente a proyectos de devastación, entre ellos los de las mineras. Entonces, se me fue atravesando el tema y me fue interesando cada vez más, digamos, como una especie de continuación de ‘Nómadas’, pero en el presente. Es decir, para entender cómo llegamos a ‘Nómadas’ surge ‘Litio’”, reveló a ZETA el narrador.

EN SONORA

En “Litio”, allá por 2014, la familia Ochoa y otros lugareños de Sonora intentan defender de las mineras su territorio que han habitado por generaciones ancestrales, donde la ganadería, la agricultura y la floricultura son el modo de vida.

¿Cómo te diste cuenta de que la actividad económica en Sonora fue cambiando de la agricultura, la ganadería, invernaderos de orquídeas y otras flores, hacia la minería?

“En mi trabajo como reportero me tocó vivir de cerca la devastación. Conocí muy de cerca lo que fue sucediendo en Cananea, en Nacozari. La historia de Nacozari en la novela, está basada en una serie de crónicas que hice en un ejido al que le sucedió lo que cuento en la novela. No todo lo que sucede en la novela está basado en hechos reales, algunos sí, otros son puramente ficcionados; es una mezcla de ficción y de novela de no ficción, lo voy mezclando ahí, jugando con las dos posibilidades”, refirió a ZETA el autor de origen español que llegó a radicar en Sonora en 1997.

Cortesía

“El propio ejercicio periodístico me fue llevando a diferentes lugares de Sonora, diría yo, como impulsado por una agenda política federal y estatal donde la minería se convirtió en la principal actividad económica en Sonora, desplazando cualquier otra posibilidad económica y sobre todo las posibilidades económicas más reducidas, más pequeñas, los pequeños agricultores, los pequeños ganadores, los pequeños comerciantes que tienen un pequeño invernadero. Ellos sobre todo fueron desplazados por las grandes industrias, sobre todo mineras”.

“PRACTICO UNA LITERATURA DE EMERGENCIA”

“Litio” muestra cómo la ganadería y la agricultura en diversas regiones de Sonora ha ido cambiando forzosamente desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari hasta la actualidad a una actividad minera, donde los pequeños terratenientes se ven orillados a vender sus pequeñas parcelas.

¿Cómo concibes la idea de la novela de denuncia?, cuestionó ZETA a Imanol Caneyada.

“Sí tengo claro que practico una literatura de emergencia, un nombre que acuña Marta Sanz, una autora española que defiende esta literatura de emergencia frente a esta otra literatura que se abstrae de la realidad inmediata, que también es muy respetable, cuidado, simplemente es una elección”.

Entonces argumentó su postura ante la literatura de denuncia: “Este tipo de literatura existe desde siempre, esto no es algo reciente, pareciera que es algo reciente, pero ahí está Steinbeck, para mí uno de los autores que sin ningún tipo de prejuicio escribe desde ciertas trincheras con ciertas intenciones claras de denunciar de la codicia, la avaricia, la destrucción del gran capital; ahí está ‘Al este del Edén’ o con ‘Las uvas de la ira’, novelas con una intención política clara, y, al mismo tiempo, grandes novelas desde el punto de vista estético. Creo que es perfectamente combinable esto, y que una cosa no está en detrimento de otra”.

El autor de origen español nacionalizado mexicano advirtió: “Yo pretendo hacer buena literatura, no sé si lo logre, ésa es mi primera intención, pero también creo que la literatura que hago, es una literatura de emergencia. De alguna manera mi trabajo como periodista durante tantos años me fue llevando a este lugar donde me siento útil de alguna manera, siendo consiente que ningún libro va a cambiar nada; pero si por lo menos puede contribuir al debate, hacerse preguntas y a despertar empatías, despertar indignación también de pronto, pues bienvenido”.

LA ORALIDAD SONORENSE

Leer “Litio” es también encontrarse con la oralidad sonorense en algunos capítulos. “Curiosamente sí es muy sonorense la novela, pero también muy internacional, porque buena parte sucede en Canadá, fuera de Sonora, en Michoacán y Ciudad de México. Creo que es una novela que viaja mucho, que no está tan centrada en Sonora, sin embargo, por ciertos personajes que aparecen sí hay una conciencia de la oralidad sonorense que intenté trabajar con mucho respeto, sin caer en clichés, sin caer en el lugar común, sin caer en la parodia; no sé si lo logré, pero por lo menos el intento fue ése, un poco siguiendo los modelos de Rulfo y sus campesinos que no hablan como los campesinos de la región que representan sus cuentos, pero sí hablan como campesinos, son los campesinos rulfianos”, refirió sobre su obra.

Foto: Cortesía

“La oralidad sí adquiere un peso específico en esta novela, tiene que ver con los personajes que viven en la sierra, y que insisto, por lo menos procuré por todos los medios que no hablaran desde un concepto paródico o del lugar común, sino desde una oralidad literaria que representara o fuera simbólica de ciertas formas de entender el lenguaje en la sierra”, agregó Caneyada.

“UNA LITERATURA QUE REPRESENTA CIERTAS REALIDADES”

Imanol Caneyada (San Sebastián, España, 1968) es autor de las novelas “Un camello en el ojo de la aguja” (Universidad de Guadalajara, Colección Viento del Norte, 2003; Los bastardos de la uva, Secretaría de Cultura, 2017); “Tardarás un rato en morir” (Instituto Sonorense de Cultura, 2009); “Espectáculo para avestruces” (Punto de Lectura, 2014); “Las paredes desnudas” (Suma de Letras, 2014); “Hotel de arraigo” (Premio Nacional de Literatura “José Fuentes Mares” 2015; Suma de Letras,  2015); “La fiesta de los niños desnudos” (Tusquets, 2017); “49 cruces blancas” (Planeta, 2018) y “Fantasmas de oriente” (Planeta, 2021).

En “49 cruces blancas”, “Fantasmas de oriente”, “Nómadas” y “Litio”, las tragedias y escenarios son claramente sonorenses. ¿Por qué te interesa Sonora para crear tu obra literaria?

“Yo empecé a escribir en serio, me asumí como la posibilidad de ser escritor, ya viviendo en Sonora, uno; y dos, porque sí creo en esa idea de que lo local es lo que puede trascender cualquier frontera, cualquier instancia. Faulkner dice: ‘Lo local es universal’. Me parece que lo local, es decir, la tragedia de una mujer en la sierra sonorense, o de una madre de una niña que se quema en una guardería, o del abuelo y el tío abuelo de origen chino que llegan a Sonora, creo que esas tragedias, a pesar de estar ubicadas en una geografía específica, son tragedias que tocan las fibras de cualquier ser humano”.

Para concluir, sentenció: “Mi compromiso es con una literatura que representa ciertas realidades vinculadas a un espacio geográfico, pero también un espacio sentimental, a un espacio que me vio creer como autor”.

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_imgspot_img

Autor(a)

Enrique Mendoza
Licenciado en Comunicación por la UABC Campus Tijuana. Periodista cultural en Semanario ZETA de 2004 a la fecha.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

Destacadas