Lista negra del crimen en La Paz

Fotos: Cortesía
Edición Impresa martes, 13 septiembre, 2022 12:00 PM

Con total impunidad, siguen delinquiendo 10 criminales fichados como peligrosos en los sectores 1, 2, 3 y 7, mismos que están identificados como los cuadros más antiguos de la ciudad capital

Existe una lista negra de delincuentes con antecedentes por robo, delitos contra la salud, daños y lesiones dolosas, y todos están plenamente identificados por las autoridades con nombre, apellido y dirección. Algunos son reincidentes. Y nadie los detiene.

“Lo cierto es que con el trabajo de inteligencia que realizamos, está muy claro: tienes colonias, calles y números de casa, nombres completos y su historial; es más que suficiente para que se haga algo, que se instruya por parte de la Mesa de Seguridad y se detengan, que se saquen de las calles y se enfríen los delitos, pero la instrucción desde arriba es no molestarlos. Ya estamos cansados, porque muchos de nosotros vivimos en esos puntos de influencia y ya hemos sido víctimas también”, expresó un agente de investigación criminal a ZETA.

Quienes delinquen en los sectores 1 y 3, mismos que van desde El Cerro de la Calavera hasta el Fraccionamiento Fidepaz, y del Malecón Costero hasta el bulevar Padre Kino, son cuatro sospechosos:

*Gustavo Adolfo Marcos Olachea, de 25 años y originario de La Paz, con domicilio en calle San Juan de la colonia Agustín Olachea. Cuenta con antecedentes e ingresos al CERESO por robo y delitos contra la salud.

*Luis Gilberto López Collins, de 41 años y originario de La Paz; domicilio en calle Rosaura Zapata en la colonia Vicente Guerrero. Tiene tres ingresos al CERESO, dos por robo y uno por abuso de confianza; además, fue trasladado a barandilla por consumo de sustancias prohibidas.

*Víctor Hugo Villagomez Rivera, de 47 años, y con domicilio en bulevar San Rafael y San Ramón, colonia Santa Fe. Cuenta con dos antecedentes en CERESO por daños y delitos contra la salud.

Se ha militarizado la seguridad pública en La Paz ante la falta de Policías para atender la demanda de inseguridad

*Guadalupe Ramón Ramírez Cuadras, de 38 años y originario de Los Mochis, Sinaloa. Sin domicilio fijo, tiene tres ingresos al CERESO, dos por robo y uno por abuso de confianza; además ha sido detenido por la Municipal por consumir sustancias tóxicas.

Las autoridades los han identificado operando en esas zonas, que son reincidentes y que las unidades de seguridad los tienen plenamente identificados. En los sectores 2, 3 y 7, que son de mayor influencia, se ha identificado a seis “fichitas”, que ya están fichados en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de La Paz y que salen de las rejas a seguir delinquiendo.

“Da mucha impotencia, que se les detenga y se ponga tras las rejas, y que ellos al salir hasta se burlan de uno con el uniforme. Parecemos payasos disfrazados; no tenemos fuerza como autoridad y la gente se está cansando. No podemos seguir simulando que hacemos algo; si nosotros en áreas operativas trabajamos, los de allá (arriba) los dejan salir como sin nada”, refiere el agente.

Estos sectores comprenden desde el Libramiento Norte de La Paz hasta la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), y de la avenida Isabel La Católica hasta el Libramiento en una parte, y abarca colonias como La Dorada, Agua Escondida, El Cardonal; la mayoría de ellos son jóvenes.  Aquí se identifican a las siguientes personas:

*Guadalupe Nelson Avita Pérez, de 27 años y originario de Tijuana, Baja California, con domicilio en La Paz de la colonia Península Sur. Cuenta con antecedentes en el CERESO por delitos contra la salud.

*Manuel Isidro Lucero Angulo, de 23 años y originario de La Paz, con domicilio en calle Rio Palo Adán en colonia Márquez de León. Tiene tres ingresos al CERESO por lesiones calificadas y dos por robo; además de dos ingresos a barandilla de la Policía Municipal.

*Martín Pérez González, de 54 años y originario de Culiacán, Sinaloa. Con domicilio en calle Mar y Lluvia, en colonia La Fuente, cuenta con ingreso al CERESO por delitos contra la salud.

*Víctor Armando Calderón Geraldo de 29 años y originario de La Paz, tiene un ingreso al CERESO por robo y cuatro bitácoras.

*Carlos Vázquez Martínez de 35 años y originario de La Paz, habita en calle Hermenegildo Galeana en la colonia Vicente Guerrero. Tiene un ingreso al CERESO por robo y tres a barandilla.

*Ricardo Obed Cervera Bañuelos de 29 años y originario de La Paz, vive en calle Turquesa en Fraccionamiento Camino Real. Cuenta con un ingreso al CERESO por robo y una detención por delitos contra la salud.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que ya se tienen datos importantes de los responsables de robos a negocios como tiendas OXXO y Farmacias, y en breve serán dados a conocer resultados.

En 2021 se cometieron 82 robos con violencia a comercios en todo el estado en los primeros siete meses del año; hasta julio del 2022 se cometieron 113 incidentes con violencia, lo que significa un incremento del 37 por ciento en robo a negocio con violencia, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

 

OPERATIVOS INEXISTENTES

Tras las denuncias de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) La Paz por el cobro de piso en algunos locales dedicados al giro de bares y centros nocturnos, el Gobierno del Estado presumió la aplicación del “Operativo Bitácora”, a cargo de la Policía Estatal Preventiva.

Sin embargo, a decir de los propios comerciantes y restauranteros, no hubo tal operativo; más bien se aplicó represiones contra los comercios, pues mandaron operativos para verificar que cumplieran con toda documentación de funcionamiento.

“Los operativos que yo tuve conocimiento que informaron mis compañeros, era de revisiones, no tanto operativos de vigilancia para temas delincuenciales. Los que reportaron son esos que andaban Coepris, Profeco, Comercio, revisando licencias, permisos y autorizaciones de los tres niveles de gobierno para el funcionamiento; no me reportaron mis compañeros de (operativos) otra índole”, lanzó Lorena Hinojosa Oliva, representante de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Baja California Sur.

El operativo, que cantaron con bombo y platillos, dicen comerciantes de La Paz que si acaso lo pusieron en marcha ellos nunca fueron abordados oficiales para brindarles seguridad contra el cobro de piso y la delincuencia.

¿O sea que éste operativo que anunciaron el Operativo Bitácora, no lo percibieron ustedes?

“Nosotros no. Tenemos un chat con la Policía Municipal, uno que estaba desde la administración municipal anterior, que fue creado para tener un vínculo cercano con la autoridad y que tuviéramos respuesta inmediata a nuestra petición de posibles delitos; han dado una respuesta muy pronta a nuestra petición de llamado de auxilio, ya sea porque se suscitó algún incidente de un cliente, se está portando demasiado mal, con cuestiones de que está alcoholizado o que no quiere pagar o algún maleante que anda molestando a los clientes o algún robo”, denunció Hinojosa Oliva.

Por el contrario, los mismos comerciantes alertaron a las autoridades de una mujer que acudió a muchos locales pretendiendo entregar billetes falsos, y que quedó registrada en las cámaras de vigilancia.

Esto ocurrió en las últimas dos semanas; y aún con las grabaciones en video y fotografías y descripción de la mujer, la autoridad no colaboró para su detención.

“Tuvimos en las últimas dos semanas a una señorita, una dama que se presenta en no menos de seis empresas; la tenemos, ubicada a la señorita, la misma señorita presentándose a pagar con billetes falsos. Esto se lo presentamos a la autoridad, pero te repito, ha sido cuestión de nosotros los empresarios de esa zona los que ponemos la llamada de auxilio y lo que está sucediendo”, afirmó la representante estatal de Canirac.

Recientemente los restauranteros han emitido quejas sobre la creciente presencia de indigentes en la zona dorada de La Paz, que no solo les dan mal aspecto a sus comercios, explican, sino que les arrebatan comida, artículos, bolsas y celulares a los comensales, mayormente motivados por su consumo de drogas.

Vecinos del Sector 3 de La Paz solicitaron la intervención de las autoridades ante el aumento de robos y vandalismo

“Lo que ha subido enormemente en estos últimos meses, ya casi un año, son los indigentes, que alcoholizan y hacen escándalos; tratan de robar lo que pueden para poder seguir con sus vicios. Esa cuestión de que molestan a los comensales que están sentados en el área de banquetas, pidiéndoles comida, pidiéndoles dinero, eso es lo que ha subido enormemente y se lo hemos manifestado a la autoridad; y lo que nos dicen que no pueden hacer nada, que porque tienen derechos. Pero eso sí, es una constante; a diario te puedo decir que es dos o tres llamados de petición de gente indigente que está molestando, que está buscando cómo robar”, informó Lorena Hinojosa.

 

RIÑAS EN BARES

La madrugada del miércoles 24 de agosto, el bar Cervecería La México protagonizó una vez más una riña al interior de sus instalaciones, lo que evidenció la falta de vigilancia en la zona dorada del municipio de La Paz.

Según testimoniales, uno de los comensales se negó a pagar la cuenta y se puso violento; para acabar con el problema una persona se ofreció a pagar su consumo, sin embargo, la persona alterada se dirigió hacia éste y lo derribó de un solo golpe mientras estaba distraído. Seguido a ello, meseros del local se le fueron a golpes y casi terminó linchado.

En otra ocasión, el 6 de febrero en el mismo local, personal se enfrentó a un joven aparentemente drogado y con machete en mano; luego de que el personal no pudiera controlarlo, llamaron a la Policía.

“La autoridad municipal desde anteriores administraciones recomienda que tengamos contratación de Seguridad Pública Municipal en los establecimientos donde la venta preponderante es el alcohol; y ahora, como en la pandemia la autoridad se relajó un poco en ese sentido y nos dijo ‘bueno, está bien, les vamos a permitir que no sea todos los días, que lo tengan los fines de semana, cuando hay más trabajo para ustedes’, mis compañeros contrataban viernes, sábado y domingo a la Policía Municipal. Y este incidente demostró otra vez la urgente necesidad de cumplir con la obligación de tener guardias de seguridad a (policías) municipales”, dijo Lorena Hinojosa Oliva.

Son muchos incidentes en los que la autoridad no ha estado presente y solo se justifican diciendo que los bares y restaurantes no están pagando seguridad a la Policía Municipal.

La alcaldesa de La Paz, Milena Quiroga Romero, expuso que aunque “no se percibe la seguridad”, hay operativos montados por la Policía; ellos cuidan las calles, no los locales, dijo.

“La invitación está hecha dentro de las instalaciones, afuera tenemos el operativo Malecón; después de que sucedió esto, justo después llegaron las autoridades, pero sabemos que las riñas son rápidas, y adentro de una instalación pues difícilmente lo pueden percatar, ya que no sucedió en la vía pública. Pero sí podemos reforzar, entonces la idea es que nos ayuden los propietarios de los bares, para que ellos puedan reforzar la seguridad dentro y que tengamos la comunicación directa, como ya lo tenemos con muchos establecimientos, que hay la comunicación directa con personal de seguridad interna con nuestros policías municipales, que están dando los rondines en el operativo de Malecón Seguro”, señaló Quiroga.

Para la Canirac está muy claro el panorama: al no percibirse la seguridad que se presume en las entrevistas, es necesario que reorganicen los operativos y den mayor certeza a los visitantes.

“Es muy importante que se hagan estos operativos, sobre todo ahí que es nuestra ventana de turismo que nos visita en el centro histórico y el malecón. Estas personas que viven en la indigencia, tienen derecho, pero también es el derecho del cliente, del turista, de tener un sano esparcimiento; y si son gente que no está trabajando y solo están delinquiendo, se debe buscar cómo ponerlos en un lugar especial”, finalizó la representante estatal de Canirac.

 

URGE ATENCIÓN

Para Abimael Ibarra Abúndez, Noveno Regidor del Ayuntamiento de La Paz, como presidente de la Comisión de Turismo Municipal, denunció que existe una obligación por parte de la autoridad de La Paz.

“Hay dos temas torales que debe atender esta administración municipal, a cargo de la alcaldesa Milena Quiroga y su equipo de directores: uno es el robo y la inseguridad en áreas del centro histórico de la capital, poniendo en riesgo la sensación de seguridad de quienes nos visitan, afectando a esta gran industria de las principales de nuestra ciudad. Debemos como gobierno municipal, enfatizar la vigilancia en esta zona”, reconoció Ibarra Abúndez.

Indicó que hay datos que manifiestan que en el centro de La Paz sigue reinando la impunidad y ya se brincó a diversas colonias y sectores de la capital.

Por ello, propone atender la seguridad a la par de los servicios públicos, como el alumbrado público; agregó que precisamente él ha puesto las quejas y reportes para dar seguimiento, las cuales no han sido resueltas.

“Muy lamentable que se den casos de robo y cristalazos a locales comerciales en la noche, y el robo de partes de vehículos también, como baterías, micas entre otros accesorios, y algunos asaltos; esto, aunado a las zonas oscuras por falta de mantenimiento a la iluminación en algunas zonas, genera espacios propicios para que hagan de las suyas los delincuentes. Hemos reportado en varias ocasiones la situación al director de servicios públicos municipales, sin éxito alguno, desconozco si por negligencia o apatía; pero el problema persiste y tenemos calles en penumbras en la zona dorada de La Paz”, externó el noveno regidor.

No es de desconocimiento de la alcaldesa Milena Quiroga el sentir de los comerciantes, dijo, pues la sociedad organizada como Canaco, la Asociación de Mujeres Empresarias del Centro Histórico entre otras, se han manifestado de manera puntual, e incluso han tenido reuniones, pero sin resultados claros y contundentes.

Que incluso ha habido “propuestas superfluas”, como que “el gobierno municipal compre lámparas y ustedes las instalen, para que las pongan afuera de sus negocios”, lo que aceptaron, pero ni siquiera fue un paliativo al verdadero problema.

“Lo que debe la alcaldesa ofrecer es mayor vigilancia, rondines más constantes y mayor presencia policial, en toda esta zona; exigirle al director de Servicios Públicos que le dé prioridad al mantenimiento de las lámparas de y reforzar el área del malecón. Cuántos ejemplos de pleitos y agresiones físicas hemos visto en redes sociales, y en todas, la constante es la misma: no hay policías en la zona. Y esto afecta de manera considerable la inversión, la sensación de seguridad, y poder alcanzar las metas que se tienen proyectadas en el turismo estatal y municipal”, concluyó Abimael Ibarra Abúndez.

Comentarios

Tipo de Cambio