Los incendiarios del CJNG

Edición Impresa lunes, 22 agosto, 2022 12:00 PM

Javier Beltrán, Isaac Chávez, Enrique Galindo y Jonathan Cortez -de “Los Erres”- y el Cártel Jalisco Nueva Generación, orquestadores de bloqueos y quemas en BC: 39

Los veinte detenidos por los incendios cometidos en Baja California el viernes 12 de agosto, fueron arraigados por la Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO).

De acuerdo con información de la fiscalía, aun cuando se contaba con elementos para procesarlos por delincuencia organizada y terrorismo, no fueron imputados, con el objetivo de “fortalecer las carpetas, para procesar a todos los involucrados”. Incluidos los autores intelectuales del narco terrorismo.

Personas esperando transporte y los mismos no paraban por seguridad, blvd Agua Caliente

La célula de homicidas al servicio del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Baja California, identificados como “Los Erres”, es encabezada por los hermanastros:

Javier Adrián Beltrán Cabrera “El Puma”, “R4” “El Pedrito” y/o “El Pit”. Estuvo preso en 2011 por posesión de arma, y desde mayo de 2013 -cuando su hermano José Antonio fue asesinado-, encabeza al grupo de secuestradores y sicarios identificado como “Los Erres”, que hasta 2010 delinquieron para el Cártel Arellano Félix (CAF); de 2011 a 2021, han sido identificados como aliados criminales del Cártel de Sinaloa (CDS), bajo el mando criminal de su padrino, José Antonio Soto Gastélum “El Tigre”. De acuerdo a las mismas investigaciones, de finales de 2021 a la fecha se unieron al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Beltrán Cabrera también ha sido identificado como presunto autor intelectual de las amenazas a través de narcomantas en contra la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda y el fiscal Ricardo Carpio, en marzo 2022.

Isaac Alhiu Chávez Cabrera “El Alio” y/o “El de los Tenis”. Medio hermano de “El Puma”, presentado el 9 de noviembre de 2015 por la Policía Estatal Preventiva como el número dos de “Los Erres” por delitos contra la salud.

“Estos dos también fueron señalados por sus cómplices como los autores intelectuales de las quemas”, detallaron desde la Mesa para la Construcción de la Paz y Seguridad.

De acuerdo al trabajo de inteligencia realizado por autoridades locales y federales, a las versiones de los incendiarios detenidos el viernes, los organizadores directos de los ataques, quienes dieron las instrucciones a los autores materiales y amenazaron por vías electrónicas a los jefes de las policías en Tijuana, Ensenada y Rosarito fueron:

Luis Enrique Galindo Coronado, alias “Julio García Coronado”, “El Ñoño” y/o “Ñoñis”. 35 años, detenido en Tijuana por daños en propiedad privada en 2009, en 2011 fue capturado con 4.8 kilos de marihuana, y el 16 de diciembre de 2013 como parte de un grupo que había secuestrado a una mujer en un comercio de la unidad habitacional Infonavit Ejército Trigarante de la misma ciudad; también tiene un juicio de amparo por otro delito de 2018, bajo el expediente 223/2018.

Jonathan Raymundo Cortez Rangel “El Comandante”. No se tienen antecedentes criminales públicos suyos.

Ambos están en una segunda línea de mando en el organigrama de “Los Erres” y fueron detenidos junto con otros cuatro cómplices el lunes 15 de agosto, cometiendo otros delitos en el motel París, en la carretera a las afueras de Culiacán, Sinaloa, cuando se habían detenido a descansar en su huida rumbo al Estado de Jalisco.

Foto: Jorge Dueñes.- Bloqueo e incendio de vehículo en el Libramiento Rosas Magallón

IDENTIFICARON AL CJNG EN LOS PRIMEROS ATAQUES

Apenas pasadas las 17:00 horas, Magdalena Torres Ávila “La China”, de 41 años de edad, cabecilla en la venta de droga al menudeo para el CJNG en la colonia Alemán de Tijuana, fue detenida junto con Luis Javier Castro López -19 años – y Sergio Andrés Partida Ramírez -26 años-.

El trio fue aprehendido tras enfrentarse a balazos con la Policía de Mexicali después de bajar a los ocupantes de un camión de pasajeros de Atusa y prenderle fuego sobre Calzada Independencia, casi a la altura de la calle J, en los alrededores de la Clínica 28 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Con el trabajo de coordinación, las autoridades en todo Baja California conocieron de los antecedentes de este grupo, que ya era investigado por una serie de homicidios cometidos en la mencionada colonia entre los meses de julio y agosto de 2022. El reporte indicó que eran servidores de “El Ñoño” y “El Puma”.

En Tijuana los ataques habían comenzado a las cuatro de la tarde, de acuerdo a lo dicho por la alcaldesa Montserrat Caballero. Primero en Avenida Internacional, Colonia Empleados Federales, después Calle Segunda, Colonia Linda Vista. Siguieron con la Rampa Descendente, Colonia Bosque de las Uruaucarias, Libramiento Sur, Colonia Francisco Villa, Calle Segunda y Cañón K de la Zona Centro; ahí fueron dos vehículos.

“Todo fue muy rápido uno tras otros, estábamos punteando los eventos, al quinto ataque estaba claro que los autos los estaban quemando en la zona de confort del Cártel Jalisco. De hecho, el Cañón K es donde nacieron y se criaron la mayoría de los integrantes viejos de la célula de ‘Los Erres’ que llevan más de 12 años identificados y operando criminalmente”.

Entonces decidieron blindar y hacer sobrevigilancia en las colonias donde el CJNG y la célula de Los Beltrán tiene mayor presencia, incluso la Policía Municipal ordenó el traslado de policías de la Zona Este hacia Centro, para evitar que siguieran moviéndose en ese espacio y se trasladaran a Playas, donde también tiene alto control criminal. Al final quemaron otros nueve autos.

Foto: Ramón T. Blanco Villalón.- Interior de la feria Tijuana 2022

En Tijuana quemaban uno y uno, un vehículo de transporte público y un auto particular. Los delincuentes armados ordenaban a las víctimas entregar los carros que después incendiaban. “Pero por lo menos en tres de los casos, hay videos que muestran que los incendiarios quemaban un transporte y luego quemaban el carro que ellos traían, y esos no los dejaban bloqueando la calle, sino estacionados”.

OPERATIVO CRIMINAL

Conforme a las primeras indagatorias de las autoridades coordinadas en la Mesa para la Construcción de la Paz y Seguridad, la versión es la siguiente:

La célula de “Los Erres” encabezada por Cortez y Galindo, ya tenía todo organizado el jueves 11 de agosto. En Tijuana, Ensenada, Tecate y Rosarito, dieron la orden de la quema de autos a sus operadores en los municipios.

“Existen versiones extraoficiales que la mayoría de los jefecitos de los municipios de la Zona Costa bajacaliforniana prefirieron no arriesgarse y decidieron ofrecer el dinero a sus narcomenudistas, tiradores y polleros, 3 mil pesos por cada unidad incendiada”.

Para el grupo criminal del CJNG el problema era Mexicali, ya que en la Capital no tienen operadores. Por ello decidieron enviar delincuentes de Tijuana y reclutar locales para incendiar unidades.

La investigación indica que “El Ñoño” y “El Comandante” llegaron con ocho o diez delincuentes más, incluidos Magdalena Torres, Javier Castro y Andrés Partido, los primeros capturados en Mexicali. Mientras Esteban Ramos Padilla sigue prófugo, los otros cuatro detenidos en Sinaloa fueron:

* José García Arredondo, 32 años. Investigado por daño en propiedad privada en 2009 y robo de auto en 2011, 2012, 2012 y 2017; procesado por robo equiparado en 2012, 2013 y 2016.
* Víctor Aldair Córdova Ramírez, 18 años. Aprehendido en 2022 en posesión de un arma e investigado como sospechoso de homicidio en 2021.

* Jorge Flores Neocelo, 33 años, sin registros públicos.

* Sara Isabel Beltrán Lizárraga, sin registros públicos.

Los cuatro se trasladaron en un auto Nissan con placas A364ADJ que cruzó por la caseta de cobro de Tijuana a Tecate a las 11:0 horas del jueves 11 de agosto, y después bajó por La Rumorosa y entró a Mexicali antes de las 14:00 horas.

Foto: Rosario Mosso.- Viernes 12 de agosto se registraron múltiples eventos en los que se incendiaron vehículos particulares y de transporte público en diferentes municipios de Baja California, entre ellos Rosarito, que registró tres siniestros de este tipo.

También viajaban en un Passat con placas B44NUL4 a nombre de Julián Scoth Martínez. Este propietario -no detenido- tiene antecedentes por robo con violencia de 2016, 2017 y 2019. Ambos carros fueron asegurados en Sinaloa el lunes 15 de agosto.

El grupo llegó a Mexicali y rentaron cuatro habitaciones en el hotel City Express, de la 716 a la 719, por cuatro días. Pero las cosas no salieron como esperaban, y cuando detuvieron a Magdalena Torres Ávila “La China” y sus dos cómplices por la quema del camión en la Capital bajacaliforniana, huyeron rumbo a Sonora. Desde aquella entidad todavía iban amenazando a autoridades y tratando de reclutar más narcomenudistas para incendiar unidades, información que ha sido incluida en la investigación por delincuencia organizada y terrorismo que lleva el Gobierno de México.

CJNG TOPADOS EN SINALOA

El lunes 15 de agosto, las autoridades de Baja California fueron informadas de la captura de un grupo de presuntos delincuentes nativos de Tijuana, los seis antes mencionados.

“El Ñoño” Galindo dijo que llegaron el sábado 13 de agosto, “de aquí voy a la Trinidad…nada más me voy a ir yo”.

Y refirió respecto a sus acompañantes:

“¿Qué haces aquí en Sinaloa?”, le preguntaron a José García Arredondo. “Nada, nada más dando la vuelta”. Le cuestionaron ¿para dónde vas?, a lo que respondió: “Yo tengo familia en Los Mochis, de Los Mochis aquí, nada más con unos amigos y de regreso”. Respecto a la pregunta ¿A quién vienes acompañando?, dijo: “Con Luis vengo y con los muchachos”.

De acuerdo a la Policía Estatal de Sonora, los municipales habían atendido un reporte al 911 de “personas escandalizando” en el hotel de carretera, dos de ellos estaban a medio vestir “y al parecer amanecidos”. Al someter sus pertenencias a una revisión precautoria encontraron drogas, y los detuvieron.

La versión dada por medios de comunicación sinaloenses respecto a estas capturas, fue que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado había confirmado la detención de al menos cinco hombres en un motel ubicado en la salida Norte de Culiacán, tras el reporte de la privación de la libertad de una mujer, quien fue llevada a declarar ante el Ministerio Público.

Ante los recientes hechos violentos en la zona, los agentes sinaloenses solicitaron informes a Baja California para verificar si algunos de los seis detenidos tenían antecedentes u órdenes de aprehensión, resultando que tres de ellos sí. Y que la información en poder de la FEMDO permitió al Presidente Andrés Manuel López Obrador declarar en la conferencia mañanera del martes 16 de agosto: “Ya se han detenido a muchos de los que participaron en estos actos. Ayer se llevó a cabo la detención de quienes participaron en Tijuana, fueron detenidos en Sinaloa, entre Mochis y Culiacán, dos o tres dirigentes y al parecer de los jefes. Y se va a continuar con las detenciones”.

Respecto a las versiones que refieren que uno de los cabecillas detenidos en Sinaloa está emparentado y relacionado criminalmente con Francisco Javier Rabadán Gudiño “El Aguacate”, identificado con líder de célula en el CDS, la respuesta desde las fuerzas coordinadas de Baja California fue: “No importa quién sea su pariente, estos seis estaban operando para el Cártel Jalisco”.

 

AUTORES MATERIALES: 20 DETENIDOS EN TOTAL

Según las primeras versiones de los detenidos, les ofrecieron 3 mil pesos por cada vehículo incendiado el viernes, pero el resto del fin de semana la oferta bajó de 3 mil a mil pesos. No les pagaron.

Dieciocho de los presuntos responsables fueron detenidos por las diferentes policías municipales en Baja California y Sinaloa, la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana de Baja California capturó a dos. Además de los seis detenidos en Culiacán, fueron 14 en Baja California hasta el miércoles 17 de agosto:

Siete en Mexicali:

Por la quema de un autobús de pasajeros:

* Magdalena Ávila, con tres antecedentes por robo de auto y un penitenciario por el mismo delito.

* Luis Javier Castro, sin registro de antecedentes.

* Sergio Andrés Partida, sin registro de antecedentes.

Por el incendio de un carro en el Oxxo de La Ahumadita:

* Jorge Fabián Torres Martínez, sin registro de antecedentes.

* Brayan Rubén Elías García, sin registro de antecedentes.

Por la quema de un taxi en la colonia Baja California:

* Jesús Roberto Guzmán Beltrán, con cuatro detenciones por delitos contra la salud, dos internaciones en el Centro de Reinserción Social y una falta al Bando de Policía y Buen Gobierno.

* Edgar Eduardo Alvarado Ayala, cinco detenciones por delitos contra la salud, dos por portación de arma y cinco por faltas al Bando de Policía y Buen Gobierno.

Foto: Enrique Botello

Dos en Ensenada:

* José Julián Reyes Gaona, 28 años, con antecedentes por posesión de droga.

* Germán Antonio Garnica Arredondo, 25 años, con antecedentes por posesión de droga, manejar borracho y causar molestas en vía pública.

Fueron detenidos con dos armas y una Suburban registrada en Tijuana a nombre de Juana Martínez, que había cruzado de La Rumorosa a Mexicali la noche del jueves 11 de agosto.

Dos en Rosarito:

* José Ramón Benítez Zaragoza, 29 años, con dos antecedentes por narcomenudeo, dos por robo calificado y uno por portación de arma, todos entre 2018 y 2022. Y una orden de aprehensión pendiente por no pagar la manutención de sus hijos.

* Óscar Fernando Alonzo Miguel, con tres antecedentes por lesiones en riña.

Se les detuvo juntos cuando huían después de las quemas de autos, los interceptaron sobre el Bulevar Benito Juárez en la salida de Rosarito a Tijuana, tras pasarse luces en rojo a bordo de un vehículo Hyundai Elantra con reporte de robo, de cuyo interior se despedía un fuerte olor a combustible, además de que llevaban bombas molotov.

Al ser interrogados, respondieron: “El vehículo es prestado y las bombas molotov ya estaban en el carro cuando nos subimos”.

LOS LIBERADOS EN TIJUANA Y LA DESCONFIANZA

Tres personas fueron detenidas en Tijuana:

* Rogelio Iván Rodríguez Rodríguez, 26 años, con antecedentes por daño en propiedad ajena y una sanción administrativa por pandillerismo.

Fue capturado después que la Policía Municipal persiguió una camioneta tipo panel, en la que huía un grupo de incendiarios. Tres hombres bajaron del auto y corrieron, sólo Rodríguez fue capturado, quien aseguró no tener que ver con los actos y sólo ser de oficio barbero.

La noche del viernes, la Secretaría de Seguridad de Tijuana había reportado siete detenidos, pero al día siguiente sólo consignó a uno. Cuestionados por militares en la Mesa de Coordinación, indicaron no haber encontrado elementos suficientes para presentar a los otros seis que originalmente habían dicho estaban en posesión de un bidón.

Fueron 15 siniestros, 17 autos dañados y sólo un detenido.

Foto: Jorge Dueñes.- Tras la ola de violencia registrada el viernes 12 de agosto, al Aeropuerto Internacional de Tijuana arribaron 300 elementos de las Fuerzas Especiales del Ejército y 50 de Guardia Nacional del Batallón de Fuerzas Especiales de Intervención Rápida, para apoyar con el cumplimiento de órdenes judiciales en todos los municipios de Baja California.

“Pero no preguntaron, nadie más supo lo que encontraron o no, los liberaron unilateralmente”, y cuando los investigadores intentaron localizarlos, afirmaron que los habían enviado a la Estancia Municipal de Infractores, a donde los fueron a buscar a las ocho de la mañana del sábado y ya no estaban.

Los otros dos presuntos responsables fueron capturados por la Fuerza Estatal de Seguridad:

* Marco Alfonso Cháidez Vega, 29 años.

* Carlos Ulises Olais Vargas, 26 años.

Los aprehendieron la tarde del sábado 13 de agosto en la carretera Tecate-Tijuana, a la altura del fraccionamiento El Refugio, cuando circulaban en un auto Kia con placas de Sonora. Al ser intervenidos los aseguraron en posesión de un rifle, dos pistolas, varios cartuchos y un recipiente con gasolina.

TRAICIONES

Autoridades integradas a la Mesa para la Construcción de la Paz y Seguridad revelaron que las quemas y bloqueos no tienen origen en un evento criminal previo en Baja California, ni en venganza por acción alguna de la autoridad. No hay capturas, decomisos ni sentencias recientes ni importantes, relacionadas con el CJNG.

La hipótesis es que tiene que ver con una pugna interna a nivel nacional ante la posibilidad de la pronta muerte de Nemesio Oseguera “El Mencho”, y entre quienes asumen, se convertirá en su sucesor.

Tampoco, aseguran, los incendios de Baja California están asociados con los bloqueos y quemas realizados el 9 de agosto en los estados de Jalisco y Guanajuato, cuando Roberto Ruiz Velazco “El Doble R” -no relacionado con “Los Erres” de BC- y Gerardo González Ramírez “El Apá”, capos del CJNG, escaparon de un operativo encabezado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para detenerlos, en Guadalajara.

Sería la segunda reunión similar en la que criminales enfrentan la intervención de las autoridades, “y creen que alguien de adentro los está poniendo para limpiar su camino”, explicaron.

La reunión previa estaba programada para junio, pero la suspendieron tras descubrir drones y a las Fuerzas Armadas. Aquella ocasión, el único líder de célula citado que no se presentó fue Edgar Sauceda “El Güero Pecas”, por lo que lo mandaron llamar días después y lo mataron.

“La hipótesis es que la gente de ‘El Mencho’ les pidió a los de Tijuana o ‘Los Erres’ y éstos decidieron hacerlo como una prueba de lealtad, para mostrar fuerza al interior y frente al gobierno”, refirieron desde los grupos de Coordinación.

Al respecto, en conferencia de prensa el 17 de agosto, el fiscal estatal Ricardo Carpio declaró: “Se trató de un evento propagandístico que supone querían demostrar que grupos de personas que operan en la clandestinidad puedan tomar decisiones para infundir pánico, con propósitos de presionar o amedrentar e imponer sus propias reglas en escenarios que van más allá de una simple ilegalidad, sino que van contra el libre desarrollo de la humanidad”.

 

DESERCIONES

Al continuar las indagatorias y trabajos de Inteligencia, las autoridades integradas a las Mesas de Seguridad reportaron que miembros del CJNG en Baja California están desertando porque no les pagaron, y ahora deben esconderse sin dinero.

Reclaman que los líderes de “Los Erres” no se arriesgan ni se aparecen en el Estado, sólo ordenan por vías electrónicas y se llevan las mayores ganancias.

Foto: Ernesto Eslava

“Están robando las pertenencias de los detenidos, las casas, los carros, e incluso se están repartiendo las tienditas”, y las quemas de carros las calificaron como “mam…das”

Como dato adicional, entre los grupos que están reaccionando en contra de “Los Erres”, algunos de los delincuentes están incluyendo como parte de este grupo que organizó las quemas a Abel Miranda Rodríguez alias “El Cateo”, delincuente al que las Mesas de Coordinación aún no tienen considerado en las carpetas de investigación.

Las autoridades realizan trabajo de Inteligencia para documentar la nueva operatividad de los lideres de célula del CJNG como “El Cateo”, además de:

En Tijuana y Rosarito: Rodolfo López Arellano “Cabo 30”, Ricardo Antonio Álvarez Olivas “Cabo 39”, Cristian López Dansen “Cabo 64”, Jorge Alcaraz “Hooper”, Cristian Navarro “El Búho”, Arturo Juárez “El Halcón” y Ángel Beltrán “R1”.

En Ensenada: Ricardo Molina “El Güero”, Francisco Gallegos “El Tele” y Miguel Ruvalcaba “El Espanto”.

En Tecate: Samuel Vaca García “El Primo”, Javier Ulises López Macías “El Chamán”, Yovani Guerrero Arellano y los hermanos Aispuro.

INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO FEDERAL

Desde la tarde del viernes 12 de agosto, el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja y Adán Augusto López, titular de la Secretaría de Gobernación, se comunicaron con autoridades de Baja California, ya que habían visto las quemas en redes sociales y querían corroborar la veracidad. A partir de ese momento empezaron a recibir los reportes de la Mesa de Seguridad de Baja California.

Una vez identificado el CJNG, y bajo la premisa que los ataques eran una réplica relacionada con los hechos del 9 de agosto en Jalisco y Guanajuato, la decisión de nuevo fue contener, para evitar: intentos de rescate o que, para liberar a los detenidos, amenazaran o atacaran a la ciudadanía, las autoridades o a las instalaciones de Seguridad.

“No hubo amenaza de rescate, porque no podrían rescatar a nadie aquí si están en Ciudad de México, evitamos una réplica de contrarrespuesta. Son delitos de competencia federal por los que se pueden encuadrar en las conductas de estos sujetos”, dijo el fiscal Carpio en la conferencia del 17 de agosto.

Las autoridades locales hicieron la mayoría del trabajo y por seguridad dejaron que el Gobierno de México se quedara con el crédito, por lo que en la conferencia del Gabinete Nacional de Seguridad del 16 de agosto, sólo se dedicaron a declarar generalidades y asegurar que la estrategia del Presidente Andrés Manuel López Obrador está dando resultados.

“De alguna forma, las organizaciones van buscando cómo hacer para distraer a las fuerzas de seguridad, que atiendan a una situación y hacer otra o por el debilitamiento quieren sentirse aún fuertes y generan situaciones de violencia”, expresó el General Luis Crescencio Sandoval González, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional.

“En el país hay gobernabilidad y estabilidad. Reiteramos el llamado del Presidente de México a la población a estar tranquila e informada. Las causas se tienen plenamente identificadas y aquí se dará información al respecto. Continuaremos trabajando todos los días y a toda hora en coordinación con gobernadores, gobernadoras, para garantizar la paz”, agregó por su parte Rosa Icela Rodríguez Velázquez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

 

DELINCUENCIA ORGANIZADA, TERRORISMO… ¿Y EL DAÑO A PROPIEDAD AJENA?

Los veinte detenidos están bajo resguardo e investigación de la FEMDO, porque de acuerdo a las autoridades bajacalifornianas, las penalidades federales por los delitos cometidos son más altas.

Por terrorismo: “Artículo 139.- Se impondrá pena de prisión de quince a cuarenta años y cuatrocientos a mil doscientos días multa (…) a quien utilizando (…) armas de fuego, o por incendio (…) intencionalmente realice actos en contra de bienes o servicios, ya sea públicos o privados (…) que produzcan alarma, temor o terror en la población…”

Por delincuencia organizada: “Artículo 164. Al que forme parte de una asociación o banda de tres o más personas con propósito de delinquir, se le impondrá prisión de cinco a diez años y de cien a trescientos días multa”.

En Baja California los delitos hubieran sido: daño en propiedad ajena, “… se le impondrá de tres meses a seis años de prisión y hasta trescientos días multa”; robo de vehículo con violencia, “de 5 a 10 años y multa de 180 veces el salario mínimo”; terrorismo, “prisión de cinco a cuarenta años y hasta trescientos días de multa”.

Al no ser acusados aún por el robo y los daños generados a los autos que robaron a transportistas y particulares, las víctimas quedan en la indefensión.

Cuestionado al respecto, Ricardo Carpio respondió que “la fiscalía procurará la reparación del daño”.

La alcaldesa de Tijuana y personal de Gobierno del Estado, refirieron que los poderes ejecutivos se habían comprometido apoyar a los afectados con un porcentaje del valor de los bienes perdidos. Pero aún no definen ni cómo ni cuánto, así que esa parte sigue pendiente.

REACCIÓN DEL ESTADO

Una de las principales quejas durante los incendios del viernes y las acciones de gobierno de sábado y domingo, fue la ausencia de elementos de las fuerzas del orden en las calles de los municipios, y la falta de información.

El miedo hizo que la movilidad en los municipios se redujera en un 50% durante el fin de semana, a pesar que las autoridades insistieron en que todo estaba bien, los bajacalifornianos no regresaron a las calles hasta el lunes 15, con la salida obligatoria a trabajar.

Cuestionados al respecto, desde la Mesa de Seguridad refirieron que las corporaciones sí trabajaron, y fue en la contención:

* La vigilancia se concentró en las zonas de influencia del CJNG para evitar que expandieran la violencia. Colonos confirmaron la presencia policiaca aumentada que la noche del viernes y la mañana del sábado.

* Las fuerzas federales recién llegadas se distribuyeron hasta el lunes, y algunos -los menos- sólo vinieron para llevarse a los detenidos.

* La fiscalía realizó cateos y otros operativos en las áreas de control del CJNG y operativos para ejecutar órdenes de aprehensión pendientes con ese grupo.

* La Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana reforzó los patrullajes y vigilancias de las colonias bajo control de Jalisco.

Pero los ciudadanos reportaron no haberlo atestiguado.

La mayoría de estas acciones fueron en Tijuana, sin embargo, fuera de la Zona Centro y parte de Playas, el resto de la ciudad lució poco vigilado, lo mismo sucedió en Tecate. En los casos de Rosarito y Ensenada, la vigilancia se concentró y destacó solamente donde hubo espectáculos turísticos, como las Fiestas de Vendimia y el Baja Beach Fest.

El Gobierno del Estado no ordenó ni apoyó el cierre de los negocios, incluso manifestaron su molestia cuando los empresarios tomaron esta decisión en solitario o por consejo de los ayuntamientos, quienes a partir de la quema de tiendas pequeñas en Jalisco y Guanajuato el 9 de agosto, decidieron aconsejar los cierres tempranos preventivos.

DESINFORMACIÓN

A pesar que las quemas iniciaron entre las cuatro y cinco de la tarde del viernes 12, que se anunció que el gabinete estatal con los ayuntamientos estaba en reunión permanente, trabajando en coordinación, las autoridades decidieron cerrar el flujo de información.

La gobernadora trasmitió por redes sociales varios mensajes grabados en los que palabras menos o más, aseguraba que el Estado estaba trabajando, atentos, que el Gobierno de México enviaría refuerzos y ella mantendría a la comunidad informada, pero en realidad no decía nada.

Los datos empezaron a fluir alrededor de la media noche del mismo viernes.

La primera en emitir información real fue la Secretaría de la Defensa Nacional en un comunicado desde CDMX, informando de los detenidos, incluidos los siete de Tijuana que al final quedaron en uno.

Poco más tarde, un boletín de la Fuerza Estatal de Seguridad de BC reportó la ubicación de todos los incendios ocurridos ese viernes.

La gente sin información de los hechos, no confió en la tranquilidad que la gobernadora aseguraba que prevalecía, y se resguardó en sus casas.

A pesar que todas las autoridades que se negaron a dar información, habían manifestado que la información fluiría a través de la Fiscalía General del Estado, su titular, Ricardo Carpio, no salió hasta dos días después de los hechos principales, el domingo 14 de agosto, a través de un video para anunciar que los detenidos serían llevados por la FEMDO a Ciudad de México; un segundo video del funcionario se publicó el martes 16, sólo para corroborar la versión del Presidente de que los seis detenidos en Sinaloa eran los responsables de las quemas y bloqueos.

Al final, tanto Carpio como la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, dieron la cara hasta el miércoles 17 de agosto en la acostumbrada conferencia semanal, pero no aportaron mayores datos a los contenidos en los videos del fiscal.

* Con información de Lorena Lamas, Julieta Aragón, Alejandro Villa, Eduardo Andrade y Ana Karen Ortiz

Comentarios

Tipo de Cambio