23 C
Tijuana
domingo, octubre 2, 2022
Publicidad

Ecocidio o accidente

Balandra, la playa más bonita de México, en riesgo por derrame de hidrocarburo tras incendiarse un yate de lujo que invadió la zona

El 21 de agosto, el yate de lujo “Fortius” sufrió una avería, incendiándose durante la madrugada en el Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) Balandra, totalmente fuera de horario de visitación.

El siniestro se dio en la superficie de la Subzona de Uso Restringido Balandra B, conocida comúnmente como Playa del Hongo, generando la contaminación de la zona con aceite, diésel, ceniza y hollín.

“Personal naval apoyó a doce personas tras incendiarse la embarcación tipo yate en la que se encontraban a bordo, en inmediaciones de Playa Balandra de La Paz. Personal retornó al lugar del siniestro para proporcionar seguridad en el área y realizar labores, a fin de contener un posible derrame de hidrocarburos, en coordinación con Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y autoridades civiles de La Paz”, informó la Secretaría de Marina (Semar).

La mañana siguiente al incidente, el daño ecológico era evidente: manchas oscuras provocadas por el derrame de combustible, cenizas y demás desechos que provocaron la declaratoria de contingencia ambiental. Al cierre de esta edición, no se reveló el tamaño del daño ecológico generado en el APFF Balandra.

El 22 de agosto, la Profepa recibió una denuncia contra quien resulte responsable “por presuntas transgresiones a las disposiciones legales y ordenamientos que regulan la protección al ambiente, la preservación y restauración del equilibrio ecológico, en este caso, del APFF Balandra”, indicó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En el informe emitido por las autoridades federales, se refiere que Semar, Profepa, Capitanía del Puerto, CONANP y la Red de Observadores Ciudadanos (ROC) recorrieron la zona, incluso el gobernador de Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, afirmó que la empresa responsable contrató a otra que, junto con la Marina, contendrán la contaminación.

Playa Balandra quedó contaminada luego del incendio y derramamiento de hidrocarburos del Fortius

La Subzona de Uso Restringido Balandra B, es de vital importancia para el ecosistema, en ella habitan más de 40 especies de flora y marinas endémicas, entre otras especies en peligro por el desastre ecológico.

“Esta subzona presenta una gran importancia ecológica para las especies marinas y resulta imprescindible su conservación, debido a que funge como una extensión de los manglares de El Merito, que en su conjunto sirven de hábitat y refugio de peces como pargo amarillo (Lutjanus argentiventris), pargo colorado (Lutjanus colorado) pargo cenizo (Lutjanus novemfasciatus), pargo rayado (Lutjanus aratus), coconaco (Hoplopargus guentherii) y camarones (Pennaeus spp.), de importancia económica para la pesca de la región, así como de otros grupos de fauna como moluscos y crustáceos, entre los que se encuentra la almeja chocolata café (Megapitaria squalida) y almeja chocolata roja (M. aurantiaca).

De igual manera, las características físico-químicas de esta subzona guardan un frágil equilibrio ecológico del cual dependen los manglares de Balandra, por lo cual, en caso de presentarse cambios en la cantidad de nutrientes o de sus corrientes marinas, afectaría directamente a los manglares de Balandra, según el Plan de Manejo de Balandra.

“No solamente estamos hablando de un ecosistema costero, estamos hablando de dunas, de manglares, de un montón de especies tanto nativas como migratorias que se encuentran en esta zona de protección de flora y fauna, y no se nos está diciendo qué tan grave fue el daño ambiental. Estamos exigiendo por parte de CONANP, Profepa y Semarnat que nos informen qué es lo que ha estado pasando”, urgió Adrián de la Rosa, representante de Fridays for Future La Paz.

La playa fue cerrada hasta nuevo aviso, debido a los trabajos que se realizan para retirar el hidrocarburo derramado, aunado al riesgo a la salud que puede implicar.

De acuerdo con autoridades estatales y la federal, los contaminantes están sellados aun contra las corrientes marinas, algo que, según especialistas, es imposible.

El cierre de la zona, denominada Área Natural Protegida (ANP) desde el 30 de noviembre de 2012, también obedece a que permita trabajar en el saneamiento de la playa.

“La CONANP solicita la intervención inmediata de la empresa responsable del accidente para realizar acciones de monitoreo de la calidad del agua y de la Zona Federal Marítimo Terrestre, así como de cualquier acción que asegure la conservación de los ecosistemas de esta Área Natural Protegida”, exhortó la dependencia federal.

 

LA EMPRESA RESPONSABLE DE DERRAME

Pese a los llamados de autoridades como Semarnat, Profepa, CONANP y el propio Gobierno del Estado, ZETA recibió información de que los trabajos de saneamiento fueron detenidos desde la mañana del martes 23 de agosto, debido a que la aseguradora de la compañía responsable, en este caso dueña de la embarcación, contrataría a otra empresa para llevar a cabo los trabajos se remediación.

Gracias a los datos extraoficiales, se sabe que el yate de lujo “Fortius” pertenece a la empresa Fortius Electromecánica, SA de CV, su director es Sergio Genaro Alcalde Delgado, en tanto los administradores y accionistas son David Andrade Alcalde y Bárbara Alcalde Acosta.

Según las historias en redes sociales de familiares de los Alcalde, el yate visitaba constantemente distintos destinos de playa, incluyendo Balandra, uno de los preferidos de la familia.

La empresa se puso en contacto con el seguro de la embarcación contra accidentes, la cual detuvo las acciones de remediación para cotizar con la que se encargará del trabajo ecológico. Al cierre de edición, informaron a ZETA que han solicitado cinco cotizaciones y que el proceso para llevar a cabo los trabajos tomaría semanas para iniciar.

Playa Balandra es invadida por mar, diferentes yates acuden sin restricción alguna

LOS ACCIDENTES PASAN: VÍCTOR CASTRO

El desastre ecológico que ha provocado el naufragio del yate “Fortius” no ha sido medido, las autoridades desconocen el nivel de impacto que podría tener en el ANP y su ecosistema.

Para no ahuyentar al turismo, el Gobierno del Estado de Baja California Sur ha minimizado el incidente, siendo éste uno de los desastres más graves en la historia de Sudcalifornia y el primero de esa magnitud para Balandra.

“No se puede prever, es un incendio en una embarcación, creo que toda la comunidad entiende que es un accidente. Los dueños, pobres de las pérdidas que sufrieron también, por fortuna es importante la decisión de no huir a su responsabilidad, es primero limpiar la playa; segundo, sacar esa embarcación de ahí, pero también están en ese proceso; tercero, de la multa que se van a hacer acreedores, pues solamente ahí Semarnat o Profepa, no sé a quién corresponde”, declaró el mandatario Víctor Castro Cosío.

Parece que desconoce el procedimiento, ya que la aseguradora reiniciará los trabajos una vez que cuente con cotizaciones del servicio ambiental, lo cual tomaría de 45 a 60 días, según se agilice el trámite.

Incluso la Semarnat, a través de la CONANP, interpuso denuncia contra quien resulte responsable, no así contra los dueños de “Fortius”.

“Nos acaba de informar la Marina Armada de México, que quiero hacer un reconocimiento, y a una empresa que contrataron los dueños de la embarcación, y ya llevan buena parte del de la playa contaminada ya limpia, va a quedar en unos días, dos o tres días más va a quedar completamente limpia la playa, para que siga disfrutando la gente de esto que nos ha dado la naturaleza aquí en La Paz”, afirmó Víctor Castro.

De acuerdo con el gobernador, los trabajos de limpieza deben ir al 70%, sin embargo, personal de la Semarnat confió a este Semanario que de momento están detenidos.

Y es que había una empresa remediando el sitio, pero los dueños del yate le dijeron que parara, no le han pagado, y esto se debe a que la aseguradora tomaría el caso y contrataría a quien hará los trabajos para remediar el encallamiento y daño ecológico.

“Vamos avanzando en la limpieza, Marina Armada de México ha tenido la oportunidad de trabajar, coordinarse con una empresa privada que los dueños del barco, que por fortuna han sido muy responsables, pusieron a esa empresa especializada, y ya debe ir a estas horas del día en un porcentaje importante de 70; en un par de días debe estar completamente la playa limpia y lista para que la sigamos disfrutando los sudcalifornianos, y los que vienen a visitarnos de todas partes del mundo”, comentaría el gobernador.

Aunque las barreras que colocó la Semar para retener los hidrocarburos son suficientes para detener la contaminación, el detalle es que se está en plena temporada de huracanes y la situación podría empeorar.

“Desde el momento del accidente, bloquear la zona para que no se contaminara más, y con las barreras que pusieron fue suficiente, ya está toda la contaminación a la orilla del mar, lo están limpiando y en un muy corto tiempo, no sé exacto, ellos tienen el trabajo en mucha actividad y ahí va”, detalló el titular del Poder Ejecutivo estatal.

Hay hermetismo para conocer la identidad de los tripulantes, dijeron que 12 personas viajaban en el yate de lujo, y en realidad eran 13. Una semana previa al accidente, familiares visitaron Playa Balandra en yate, la evidencia fotográfica y en video aún se encuentra en redes sociales.

Incluso denotan que la embarcación permanecía dentro de ANP a deshoras de funcionamiento del APFF Balandra, incluso el día del incendio la embarcación estaba de madrugada en una fiesta de particulares.

Pese a los impactos que generan las embarcaciones en Playa Balandra, no habrá restricciones a los turistas que ingresen por medio del mar, ya que, según el gobernador, “los accidentes pasan”.

“No hay restricciones, porque son embarcaciones que están dentro de la Ley, no vamos a restringir más, es una desgracia que pudo haber acontecido aquí en el muelle fiscal y no por ello vamos a dejar de que sigan llegando embarcaciones. Tengo previsto, y espero que nadie tenga previsto un tipo de regulación de esa naturaleza, hasta donde den los propios barcos tienen su regulación, porque se da en función de su calado y estaba dentro de los límites normales, con todas las de la Ley, lo que sucede es que a esas embarcaciones también pueden sucederle un accidente, de manera que, pues la vida así es”, reiteró Castro.

 

DISCRIMINACIÓN

En Playa Balandra, a cargo de la CONANP, hay discriminación, así lo han denunciado visitantes y los propios prestadores de servicios turísticos, pues se da prioridad a embarcaciones de lujo y visitantes extranjeros, principalmente a quienes provienen de servicios desde Cabo San Lucas.

A aquellos que brindan el servicio de bajo impacto en APFF Balandra les exigen hasta Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por utilizar un kayak, embarcación sin motor y regularmente para el ecoturismo.

“Se les está pidiendo ese tipo de permisos con esa rigurosidad, es incongruente por parte de las autoridades ambientales que le exijan al kayak mucho más de lo que le puedan exigir a un crucero, a un yate o a una embarcación grande”, apuntó Adrián de la Rosa, representante de la organización comunitaria Fridays for Future La Paz.

Mientras las familias que desean visitar Playa Balandra vía carretera -la habitual-, deben llegar entre cuatro y cinco de la mañana para alcanzar a entrar, ya que sólo permiten el acceso a 60 vehículos al día.

Por mar entran múltiples embarcaciones sin restricción alguna, no importa la cantidad de personas que ocupen el yate, todas ingresan con tranquilidad a la hora que quieren y pueden permanecer el tiempo que deseen; por tierra están limitados a cuatro horas y hasta cierta hora del día.

Bolsas con residuos del yate que naufragó en el ANP

“Es completamente lamentable el daño ambiental que provocó este incidente, si bien, sabemos que las playas deberían ser accesibles para todo el mundo, nos hemos dado cuenta que en realidad a las embarcaciones no se le aplican las mismas restricciones que a las personas que ingresan a través de la carretera. Hay un cierto aforo permitido, y desde diciembre, me parece, se ha estado aplicando un monto a turistas no locales, pero sí se les ha aplicado un costo a los turistas por el acceso a la playa. No nos estamos dando cuenta o por lo menos no estamos percibiendo las mismas medidas de aforo para las embarcaciones, sobre todo como los yates”, dijo De la Rosa.

A los prestadores de servicios se les exige toda clase de permisos, lineamientos, plan de manejo y autorizaciones de uso de Zona Federal Marítimo Terrestre, en cambio a los yates sólo se les ve de la orilla.

Las inconformidades se vienen dando desde hace algunas semanas, incluso prestadores de servicios turísticos tomaron las instalaciones de la Semarnat en La Paz, ya que son demasiadas restricciones y discriminación hacia los locales.

“Vienen a la bahía y no sabemos si respetan todos los lineamientos en materia ambiental. No se aplican las mismas restricciones y lo que hemos estado viendo también, hace una semana los prestadores locales de servicios turísticos tomaron las instalaciones de la Semarnat. Ellos aseguran que se le está dando un trato preferencial por parte de las Semarnat y las autoridades ambientales a las empresas foráneas, lo cual también nos parece grave, porque las autoridades no están poniendo en un mismo piso parejo las oportunidades que tiene el sector turístico local con el extranjero”, expresó Adrián de la Rosa.

 

ACOSAN A PRESTADORES DE SERVICIOS

Blanca Nohemí Peralta Tirado es una prestadora de servicios que promociona el turismo a través de la renta de pequeñas embarcaciones denominadas kayak, cuenta con 23 autorizaciones otorgadas por la CONANP de Baja California Sur.

“No se trata de aplaudir la buena voluntad, sino de la impartición de justicia, de la igualdad y que también a ellos se les sea requerido todo lo necesario, toda la documentación necesaria para estar en ese lugar ese día y esa hora, y poder deslindar responsabilidades tanto de las personas que venían a bordo, de los encargados de la embarcación, como también de las autoridades que pudieran ser omisas, que ameriten responsabilidad por omisión en cuanto a su desempeño como funcionario público, ya sea CONANP, Semarnat, Capitanía de Puerto, Marina, etcétera”, argumentó Peralta Tirado respecto a lo dicho por el gobernador sobre la voluntad de la empresa en limpiar el desastre.

Pese a los golpes por la pandemia de COVID-19, cuando por fin permitieron las actividades turísticas, las autoridades ambientales arremetieron contra prestadores de servicios turísticos, sin importar las repercusiones por la contingencia sanitaria.

“Cuando por fin se pudieron reincorporar las actividades turísticas, una de las que principalmente se vieron afectadas en Baja California Sur, me vi afectada dado a una clausura que hizo la Profepa, en consecuencia a una orden de inspección mediante la cual se me requirió para efectos de que exhibiera una MIA, toda vez que se consideraba que podía existir el riesgo de un daño ecológico en relación a las embarcaciones sin motor, los denominados kayak”, externó la prestadora de servicios turísticos.

Tuvo que pagar a una empresa ambiental dedicada a realizar dictámenes técnicos, para que estudiara si su actividad turística en Balandra generaba daños ecológicos, determinando que no causaba ningún daño ecológico o que es muy mínimo, toda vez que se trata de una actividad amigable con el ecosistema.

Pero el acoso de las autoridades ambientales no termina ahí.

“Posteriormente, de nueva cuenta se aperturó un procedimiento administrativo a consecuencia de una orden de inspección, en la cual requieren una vez más para presentar ante la Profepa, Manifestación de Impacto Ambiental. Me vi afectada primero por la pandemia y después por las autoridades, fui denunciada penalmente ante la Fiscalía General de la República, denuncia de CONANP ante Profepa, se han aperturado como cuatro procedimientos administrativos”, denunció Blanca Nohemí.

En su labor turística en Balandra, dijo, su interés es cuidar lo que le da de comer a su familia y a las de sus colaboradores, por lo cual es prioritario cuidar el entorno en el que se desempeña. Aunque el acoso sigue:

“Me han hecho muchos requerimientos, impuesto multas que he pagado, ya se hizo la MIA, estoy por pagar los derechos -79 mil pesos- con mucho esfuerzo. Ya está hecho el proyecto de Manifestación para efecto de que se presente ante Semarnat y se someta para su autorización, y ejercer de manera tranquila las actividades turísticas que venía realizando”.

Para concluir, Peralta se refirió al incidente que involucra a “Fortius”:

“Este yate vino a causar un daño ecológico grandísimo, principalmente a los promotores turísticos o prestadores de servicios, en este caso hasta un mes”.

Autor(a)

Antonio Cervantes
Antonio Cervantes Antonio Cervantes Antonio T 42 antonio@zetatijuana.com
- Advertisement -

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -

Notas recientes

Destacadas