Amor y engaño

Fotos: papayabizarra
Espectáculoz lunes, 29 agosto, 2022 12:00 PM

Adiestramiento, estafas, comedia, trucos, complicidad, traición, abandono y artimañas, convergen en el divertido embrollo fílmico “Lecciones para canallas”, protagonizado por Joaquín Cosío, Danae Reynaud y Diana Bovio, quienes colorean de humor y drama la nueva cinta de Gustavo Moheno que llegará a la cartelera nacional el 1 de septiembre

Sumergido en un modo de vida truculento, donde la prioridad es tener dinero y sobrevivir, Joaquín Cosío encarna al carismático estafador Barry el Sucio en la película “Lecciones para canallas”, acompañado por su novia Marisela (Diana Bovio) y buscado por su hija Jenny (Danae Reynaud), a quien abandonó de niña. En su reencuentro, éste introduce a ese ser idealista y luminoso a su oficio, regalando momentos dramáticos y divertidos con la aparición de Daniel Tovar, Ricardo Polanco, Karina Gidi, Juan Carlos Colombo, Marius Biegai, Marta Claudia Moreno, Hernán Del Riego y Carlos Corona, entre locaciones en Ciudad de México y Puerto Vallarta.

La cinta del director mexicano Gustavo Moheno hará su arribo a carteleras mexicanas a partir del jueves 1 de septiembre, y para Cosío, representa una oportunidad de desencasillarse entre “curvilíneas narrativas”.

“En definitiva Barry el Sucio es un regalo, un personaje divertido, singular, relajado. Un bribón simpático, con una vida licenciosa de vagancias, sin compromisos y entregado al azar, que llega con una buena historia de comedia inteligente que me permite alejarme de esa estela de personajes violentos, y divertirme con otras gamas y recursos, ponerme a la altura de la espontaneidad, fluidez y frescura de Danae y Diana; y contrarrestar el ímpetu de este actor voluminoso”, apuntó a ZETA el histrión que fija su interés por interpretar historias relacionadas con su entorno.

Acotado en un retrato que cuestiona qué es lo más importante en la vida, si el dinero o la familia, “Lecciones para canallas” caricaturiza cómo la gente no cambia, pero también representa la apuesta por el cine nacional.

“El cine nacional sigue moviéndose, tiene etapas complicadas, es caro hacerlo, puede ser incipiente, pero la gente consume las películas. No me atrevo a decir que hay un nuevo cine mexicano, pero logramos esfuerzos notables y premios internacionales. En ese contexto llega a salas ‘Lecciones para canallas’, donde me toca aleccionar a mi hija en este universo de las estafas, sin violencia, porque no les quito nada, sólo hago que me den su dinero. La cinta es 90% comedia verosímil y cierra con un momento dramático, un encuentro entrañable que le da solidez y le quita lo lineal a la trama”, expuso el actor nayarita.

“Sé que la industria del cine repite fórmulas hasta agotarlas y que la comedia romántica encontró su espacio, y no hablo de que sea un género bueno o malo, sino que ‘Lecciones para canallas’ no es una comedia de chiste fácil, sino de personajes atípicos, en la que interpreto a un pícaro que muestra un bajo mundo sin violencia, una especie de paréntesis ante esta realidad tan convulsa que vivimos, tan cambiante; y de pronto, la cinta es una aventura para divertirte a secas, con los paisajes naturales de Puerto Vallarta, que siempre se agradece trabajar frente al mar, lo hace todo distinto”, señaló quien recientemente finalizó el rodaje de la serie “Ambulancia”, inmersa en el mundo de los paramédicos.

Catapultado al éxito con personajes como “El Cochiloco” en la cinta “El Infierno” y “Don Neto” en la serie “Narcos México”, Cosío, quien se inició y forjó en las tarimas, concluyó que el teatro siempre será lo más gratificante para su ejercicio actoral, sin embargo, el tiempo y los salarios nunca competirán con lo que puede lograrse en lo audiovisual.

Referente a su participación en el filme, Danae Reynaud explicó que interpreta a una mujer en transformación, por su edad, compromisos universitarios y la muerte de su madre.

“En esa etapa nos hacemos muchas preguntas, creemos que sabemos quiénes somos y eventualmente cambiamos, y esos temas son los que más me apasiona encarnar, porque siento que la gente se protege de sus acciones diciendo ‘es que así soy yo’, y no. Todos estamos en constante cambio, sobre todo con la rapidez que vivimos en la era digital. Paso de un ambiente amoroso a enfrentar la vida fuera de su burbuja y no en búsqueda de aleccionar al espectador en relación a la sociedad, pero sí es un reflejo de cómo para mi personaje las cosas son en blanco y negro”, dijo.

 

El mundo del engaño también es familiar

¿Qué harías si tu madre falleciera repentinamente y lo único que te quedara fuera el padre que nunca supo de ti? La ausencia de la figura paterna y la búsqueda por llenar ese espacio son elementos que aborda “Lecciones para canallas” en una travesía mexicana hacia la adultez en la que Jenny y su padre, Barry El Sucio, desarrollan vínculo aleccionador de cómo funciona el mundo del engaño, para que ella aprenda a estafar.

Desde la primera escena se anticipa una dualidad en el personaje de la hija, una pista que recuerda lo peligroso que es el juego de engatusar a la gente para obtener beneficios, y que lo visto en pantalla desde su perspectiva es sólo una cara del espejo. Para mostrar esta evolución y química entre los personajes de Danae Reynaud y Joaquín Cosío, se aprovecha de un ritmo lento y una comicidad sutil, donde Cosío brilla en su actuación y Reynaud responde acertadamente al rol de una hija aún en shock por no saber qué hacer tras la muerte de su madre.

Aunque la película de Gustavo Moheno queda a deber en explorar las motivaciones iniciales de Jenny y la extensión del filme pudo ser menor, lo cierto es que “Lecciones para canallas” recuerda que el amor y el engaño son lecciones de vida. (Andrea López González)

Comentarios

Tipo de Cambio