19.6 C
Tijuana
lunes, mayo 6, 2024
Publicidad

Afecto aritmético

Cuestionando la vida adulta, los sueños, anhelos y roles de la sociedad conservadora en una ciudad moderna, se suma a cartelera el dramedy mexicano “Amor y Matemáticas”, de la ácida y sarcástica imaginería de Adriana Pelusi y la dirección de Claudia Sainte-Luce, protagonizado por Roberto Quijano y Diana Bovio


Publicidad


Entre fantasías incumplidas y frustraciones de la vida adulta, “Amor y Matemáticas”, quinto largometraje de Claudia Sainte-Luce, sigue la historia de Billy Lozano, quien luego de ser parte de Equinoccio, un famosa y popular banda juvenil, vive una nueva realidad aburrida y cotidiana como un hombre casado de treinta y tantos años a las afueras de la Capital regiomontana, frustrado por el fracaso de su último emprendimiento, por lo que su única ocupación se limita a cuidar a su hijo y al perro de su esposa… hasta que conoce a Mónica, una ex fanática de su grupo que lo impulsa a retomar su carrera.

Filmada en 2021, la cinta llegará a salas este fin de semana gracias al Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción y Distribución Cinematográfica Nacional (Eficine), sumándose a la carrera de Diana Bovio como un parteaguas.

“Trabajar con una directora que se toma muy en serio lo que hace y va a la profundidad de las historias fue de fantasía, ir a un ritmo distinto que me hizo ver por qué me hice actriz sin menospreciar lo que he hecho, sin embargo, creo que hoy por fin mi carrera está empezando, creo que este es uno de los trabajos de los que más orgullosa estoy, en los que menos me he reconocido en pantalla. Como que fue algo bien bonito ver a Mónica totalmente, completamente a ella y nada de Diana; fue algo muy lindo y me emociona que la gente vea esta historia, a estos personajes, el trabajo de Claudia tan minucioso en construirlos junto con nosotros, y pues me emociona que la gente pueda ver otra faceta y disfrutar de esta historia diferente a todo lo que he hecho”, describió Diana Bovio.


Publicidad

 


Respecto a ser dirigida por Sainte-Luce, “es una excelente directora de actores también, tiene muy claros, muy estudiados a los personajes, comprende perfecto, lo que le preguntes en el momento te lo responde, me ayudó mucho a despojarme de mis herramientas como actriz, de mis lugares como seguros; cambió mi manera de acercarme a los personajes, de hablar, mi energía a la hora de estar enfrente de la cámara”, agregó.

“Fue un proceso bien interesante y retador, porque como que trabajas tanto que ya llegas con tu cajita de herramientas, sobre todo que es un guion que me llenó de emoción y un cine de autor que me encantaría seguir trabajando”, enfatizó la histrionisa, a quien le encantaría trabajar con Alejandra Márquez (“El Norte sobre el vacío”) o Michel Franco para descubrir otras facetas de sí misma.

Por otro lado, Claudia Sainte-Luce señaló que por vez primera tomó un guion no escrito por ella para darle vida, “pero porque conocía e la historia, miré como crecieron los personajes con el tiempo y el humor tan particular, la filmamos en Monterrey, respetando las ideas originales, sin cambiar nada, más bien enriqueciéndolo como un directora que le gusta involucrarse en todos las áreas, desde levantar una película con todas las garras para evitar que ‘Amor y Matemáticas’ fuera una película de vecindario, o de infidelidades, y de narcos”.

Además, consideró que el cine mexicano debe proteger más la exhibición:
“Al final se hacen películas, pero es difícil que se vean porque, si no fueron el fin de semana, primero salen de taquilla y los exhibidores dan prioridad a las películas gabachas, entonces, creo que no quita nada que haya una sala destinada en algunos de sus complejos a cine mexicano y también cine de arte de otros países, porque también se te antoja ver una película argentina, o que estuvo en la muestra, o una película que estuvo dando vueltas por festivales y no la puedes ver porque tampoco tiene muchas salas de cine, o está muy lejos o más complicada; todo está plagado de ‘Barbie’, ‘Barbie’, ‘Barbie’”, subrayó la directora, cuya película llegará salas al mismo tiempo que ”Back to Black”, biografía de Amy Winehouse.

Para concluir, Saint-Luce dijo que como ciudadana le inquieta la falta de empatía, tema que gestará una nueva observación cinematográfica y reflexiva.

Autor(a)

Roberto A. Partida Sandoval
Roberto A. Partida Sandoval
Licenciado en comunicación por la UABC. Periodista de entretenimiento. Editor de Espectáculos. 22 años en ZETA. Apasionado por el cine, música, viajes, gastronomía, ciclismo, senderismo y aventura.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas