“El Tolín Infante” quedará libre e impune

Alexander Sánchez Féliz “El Ruso“
Edición Impresa lunes, 11 julio, 2022 12:00 PM

Héctor Eduardo Infante “El Tolín”, alias

Luis Édgar Herrera, operador de

“Los Rusos”, tiene historia criminal pero

ningún cargo o sentencia en su contra.

Fue detenido por posesión de un arma y

no permanecerá más de un año en prisión.

Acompañado de sus tres hijos y un escolta

de nombre José Roberto Suárez Guardado,

el originario de Chicago fue sorprendido

por un comando armado de por lo menos

30 sicarios. De no ser por el blindaje de su

vehículo tipo pick-up, él y los infantes

habrían fallecido. Principal hipótesis apunta

a que el crimen fue perpetrado por la célula

de los hermanos Arzate

Pese a que autoridades estadounidenses y mexicanas lo consideran “persona de interés”, clasificado como “generador de violencia” en los mapas delictivos, Héctor Eduardo Infante y/o Luis Édgar Herrera “Tolín”, no tiene ni investigaciones abiertas, ni órdenes de aprehensión en su contra. Sólo antecedentes por delitos menores que no llegaron a sentencia.

En ese contexto, “El Tolín Infante” recobrará la libertad en poco tiempo -máximo un año y medio-, hasta el momento sólo le fincan responsabilidad porque, al ser detenido, portaba un arma calibre 9 milímetros y las fiscalías no tienen nada más.

La portación de arma requiere prisión oficiosa, la pena es de dos a siete años de prisión y de cincuenta a doscientos días multa, pero el imputado se puede ir a juicio abreviado. Como no tiene antecedentes, a pesar de que en el pasado fue detenido con armas y lo investigaron como presunto responsable de un ataque armado contra policías, ninguno de los expedientes llegó a sentencia, entonces puede acceder a los beneficios de Ley. Por lo que, forzando el proceso, el mayor tiempo que la Fiscalía General de la República (FGR) podrá retener a “El Tolín” será un año aproximadamente.

Infante está identificado por las corporaciones bajacalifornianas como integrante de la estructura criminal conocida como “Los Rusos”, con operatividad en Mexicali, Baja California y en Sonora, liderada por Jesús Alexander (Alejandro) Sánchez Félix y/o Miguel Ángel Gaxiola.

El sábado 2 de julio, “El Tolín” salvó la vida de milagro, luego que un comando armado descargara más de 300 proyectiles de arma de fuego en contra de su vehículo blindado Dodge Ram de reciente modelo, color blanco, placas AN3300A de Baja California, donde se refugiaron de la lluvia de metralla e incluso repelieron la agresión. “El Tolín” y su hijo de 15 años dispararon con pistolas calibre .9 milímetros contra los matones que llevaban armas largas.

Héctor Infante, fue sorprendido cuando se encontraba sobre la calle Emiliano Zapata en la colonia Leyes de Reforma, muy cerca del centro comercial Pabellón, acompañado por varios individuos cuando fue atacado, generando un intenso enfrentamiento entre grupos delictivos antagónicos. Se reporta una persona muerta frente a una barbería.

En la escena quedó el cuerpo de su escolta, de nombre, José Roberto Suárez Guardado, quien perdió la vida a causa de los proyectiles de arma de fuego que se incrustaron en su cráneo. Además, el hijo menor de 5 años de Héctor Infante, resultó herido por las balas.

“Infante ya había estado en Rosarito antes, después regresó a Mexicali y ya tenía rato de haber retornado en el municipio de playa”, detalló un investigador.

“El Tolín” delinque de la mano de Alfonso Peralta Medina, alias “Ponchito de la Lima” y/o “El P1”, jefe de sicarios y hombre de confianza de “El Ruso”. Lleva años participando en actividades mafiosas en Playas de Rosarito, pero las autoridades aseguran que también tiene influencia en Mexicali.

Pese a tener base en el quinto municipio, las policías relacionan a Peralta con crímenes recientes en Mexicali, como el asesinato de un jefe de sicarios de “Los Salazar” en septiembre de 2021 y la detonación de un arma al interior del palenque del FEX de Mexicali en noviembre del mismo año, durante la presentación de Grupo Codiciado, el cual -cabe señalar- compuso y canta un narco corrido en honor -presuntamente- a “Tolín Infante”.

Respecto al ataque perpetrado en contra de Héctor Infante el 2 de julio, existen hasta el momento dos hipótesis:

  1. La principal apunta a los hermanos Alfonso y René Arzate García, conocidos como “El Aquiles” y “La Rana”, porque encabezan al grupo criminal que ejerce mayor control en esa zona de Baja California y por el poderío con que se perpetró el crimen.
  2. De acuerdo con las autoridades, un posible acuerdo entre Los Arzate con Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito” para permitirles perpetrar el crimen fallido.

 

ATENTADO BAJO PROTECCIÓN LOCAL

El operativo homicida estuvo planeado a detalle y fue masivo, según lo informado por investigadores:

“A la vista seis carros que se estacionaron sobre Avenida General Emiliano Zapata, que pasa frente a la Plaza Reforma donde sucedieron los hechos” explicó un elemento de las Mesas de Coordinación por la Paz y Seguridad.

“Cerraron toda una cuadra, pusieron una camioneta donde topa la calle Plan de Ayala y otra a la altura de la calle Plan de San Luis, que es la misma que pasa frente a la Unidad deportiva y la plaza Pabellón Rosarito. Nadie entraba ni salía en el interior de esa protección. Los sicarios a bordo de otras cuatro camionetas que se pararon frente a la plaza, más de 300 tiros, dispararon en contra del pick-up de Héctor Infante y mataron al único escolta que lo acompañaba; la camioneta era blindada, así que recibió daños menores. Se calcula que por lo menos participaron unos 30 matones en el ataque, porque sobre las calles aledañas había halcones. Los testigos hablan de aproximadamente seis ráfagas, con muy breves silencios”.

“El Tolín” logró salir librado del ataque, pero su hijo resultó lesionado de gravedad, por lo que decidió trasladarlo por sus propios medios al Hospital General de Rosarito. El menor presenta lesiones en tórax y una pierna. Se desconoce su estado de salud.

Algo que llamó la atención de las fuerzas coordinadas, fue que a pesar de lo prolongado de la balacera, la Policía de Rosarito no hizo ningún reporte, tampoco solicitó apoyo a Tijuana o Ensenada para el bloqueo de las salidas del municipio “ni existe información de que el comando homicida saliera de Rosarito”.

De acuerdo con un agente consultado, “con el antecedente de la aparente complicidad de la Policía Municipal durante el ataque, el hecho de que aún no se haya encontrado registro de la salida o entrada del comando a Rosarito, hace presumir que la balacera fue perpetrada por un grupo local, y la célula que actualmente tiene mayor control en ese municipio es la de los hermanos Alfonso y Rene Arzate, uno de los grupos del Cártel de Sinaloa que está enfrentado con ‘Los Rusos´, también sinaloenses pero de otra ala, a la que presuntamente sirve el atacado Héctor Infante”.

Además, “aunque no es imposible, resulta muy difícil que un grupo de atacantes así de numeroso, entre a Rosarito sin ser interceptado por gente o policías al servicio de Los Arzate”.

Cuando los homicidas huyeron, dejaron muerto al escolta y herido al hijo menor de “El Tolín” -lesión de bala en tórax y una pierna-. Conforme a lo reportado por autoridades, Héctor Infante subió con sus tres hijos a la camioneta blindada y usó la calle Plan de San Luis para salir rumbo al Bulevar Benito Juárez, cruzar el Puente Machado, tomar la prolongación de la calle José Haros Aguilar y llegar al Hospital General de Rosarito.

“Pero en el bulevar se toparon con una ambulancia de la Secretaría de Seguridad, pidieron que atendieran al niño y a punta de pistola exigieron que los llevaran al Hospital General”.

Minutos después, tanto la ambulancia como “El Tolín” fueron interceptados a unos metros de llegar al hospital.

Hasta entonces la Policía Municipal intervino, sobre la calle José Haros, frente al Palacio Municipal de Rosarito, los uniformados encajonaron la camioneta del presunto operador de “Los Rusos”, obligándolo a bajar. Lo aseguraron en posesión de un arma calibre 9 milímetros, al igual que a su hijo de 15 años. “En el proceso todavía se manifestó orgulloso de que el menor de edad hubiera disparado para defenderse”, refirió la fuente.

Como informó la FGR, ambos fueron presentados por posesión de arma de fuego, delito que amerita prisión preventiva oficiosa. El menor herido continúa hospitalizado, diagnosticado como delicado, pero estable.

 

EL HISTORIAL DE “TOLÍN” Y “LOS RUSOS”

“Tengo dos compadres/Son muy tranquilos, nunca se rajan/Ponchito el de la Lima es un hombre serio, todo se le cuadra/Para Chavo Félix ahí va un saludo, al hombre hasta su plaza /Con la misma línea se escucha el apoyo de la casa”. Se trata de un fragmento de la canción de Grupo Codiciado identificada como “El Tolín” o “Bélico el Asunto”, la cual se presume, habla de Héctor Eduardo Infante, el mismo que fue asegurado el 2 de julio antes de llegar al Hospital General de Rosarito, mientras escoltaba una ambulancia donde viajaba su hijo de 5 años, herido de bala.

Infante forma parte de la célula del “P1” y responde a “Los Rusos” junto con otros grupos conocidos como “Los Omegas”, anteriormente dirigidos por Felipe Eduardo Barajas Lozano, detenido el 27 de diciembre de 2021 tras realizar detonaciones de armas de uso exclusivo del Ejército en las vialidades principales de la Zona Dorada de Mexicali, luego de trasnochar con varios amigos. Hoy se encuentra en una prisión de Nayarit, pero se presume que su hermano Christian Jael asumió el liderato de las actividades mafiosas.

El martes 5 de julio, Héctor Infante “El Tolín” fue trasladado desde el Cereso de La Mesa hasta los Juzgados federales en Vía Rápida, a la altura del Centro Cultural Tijuana, a bordo de un tanque “Rino” de la Guardia Nacional y un convoy de al menos seis unidades de diferentes corporaciones de seguridad. Además de la Vía Rápida, por minutos se bloquearon vialidades como Paseo de los Héroes y Bulevar Federico Benítez

A esta célula pertenecen “Los Chelos” y los grupos encabezados por un hombre conocido como “El Caimán” y “El Plaga”, las cuales se dedican principalmente al cobro de piso a narcomenudistas, polleros y al sicariato en Mexicali.

“Los Rusos” son una de las ramificaciones del Cártel de Sinaloa alineadas a Ismael “El Mayo” Zambada, con base de operaciones en el Valle de Mexicali y años de presencia en Playas de Rosarito.

Los investigadores identificaron como casa de seguridad el domicilio del “Tolín” ubicado en Calle Miramar número 9, Colonia Villa Lepro, al Norte del municipio de playa.

Los líderes de esta célula fueron relacionados con dos vehículos: una Ford Expedition 2015, color blanco, placas ALM248A; y un Volkswagen Jetta 2017 color negro, placas AHE631A.

Según información proporcionada por fuentes de las Mesas de Seguridad para la Construcción de la Paz, los antecedentes de Héctor Infante muestran que cuenta con internaciones en el sistema penitenciario por portación de arma de fuego (2011) y averiguaciones previas por los delitos de lesiones calificadas contra funcionarios públicos, luego de un ataque contra policías municipales durante un reporte de queja de una fiesta; portación de arma de fuego (2015) y aprehensiones por riña y lesiones a un oficial; además de una investigación por cambio de identidad y alterar el orden público (2015).

Adicionalmente, un vehículo Ford Expedition de su propiedad, estuvo involucrado en un enfrentamiento con policías municipales en 2019, el cual fue abandonado en la escena del crimen; se hallaron armas largas, chalecos balísticos y radio de frecuencia policial.

En Estados Unidos, “El Tolín” fue detenido en tres ocasiones durante 2009, una por posesión de narcóticos y las otras por delitos menores.

El 2 de julio, al momento de su detención, las autoridades informaron que el presunto delincuente tiene un tatuaje en el costado derecho de su tórax, con la leyenda “P1”, y una especie de herramienta en media luna, color rojo con estrellas, el cual distingue a los integrantes de la célula de “Los Rusos”, los cuales sostienen una batalla encarnizada en el Valle de Mexicali en contra de sicarios de los hermanos Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, líderes de “Los Chapitos”, con apoyo de “Los Salazar”, grupo delictivo que sostiene el control de las actividades ilícitas en gran parte de Sonora.

Otro de los crímenes que se atribuyen a “Tolín” y a la célula del “P1”, es el asesinato de José Alberto Montaño Mercado “El Guasón”, jefe de sicarios de “Los Salazar”, quien estuvo en dos ocasiones en primera fila en los conciertos de Los Tucanes de Tijuana y Carín León cuando se presentaron en las Fiestas del Sol en septiembre del año pasado.

La indagatoria de integrantes de las Mesas de Seguridad, sugiere que tras el segundo concierto fue levantado por un grupo armado y torturado hasta ser desmembrado y su cuerpo arrojado en la limítrofe de San Luis Río Colorado, Sonora con el Valle de Mexicali.

Previo a su asesinato, “El Guasón” fue videograbado por sus verdugos confesando algunos delitos cometidos y su actividad criminal; el video fue hecho público mediante redes sociales a los pocos días.

También se le relaciona con una balacera ocurrida en noviembre de 2021 en el mismo palenque del FEX, donde se presentó Grupo Codiciado. Presuntamente “El Tolín” disparó un arma de fuego en contra de un sujeto que se encontraba en primera fila, el cual intentaba tomarse una foto con el vocalista del conjunto de narcocorridos.

 

APUNTA A “LOS ARZATE”

La principal línea de investigación que mantienen autoridades estatales, es que el atentado contra Infante sólo pudo ser perpetrado por sicarios de los hermanos Arzate del Cártel de Sinaloa, matones bajo las órdenes de René, el hermano conocido con el apodo de “La Rana”. Se trata del grupo delictivo preponderante en Rosarito, lo cual quiere decir que una movilización de esa magnitud no podría ser orquestada por nadie más, sobre todo porque durante el prolongado tiempo de la balacera, no hubo una sola intervención de la Policía.

De acuerdo a versiones de los testigos, además de armas de grueso calibre, los delincuentes portaban equipo táctico con chalecos en los que destacaba la palabra “Policía”.

Sin embargo, apoyados en versiones de investigadores que trabajan coordinados con el Gobierno de Estados Unidos, los elementos de las Mesas de Seguridad han decidido investigar la versión que presume una posible intervención o respaldo por parte de la célula de “El Flaquito” -integrante del Cártel de los Arellano Félix-, que actualmente sostiene una alianza con “Los Chapitos” del Cártel de Sinaloa y que en el pasado tuvo acuerdo con “La Rana”.

La razón de ahondar en esta hipótesis, es que actualmente Héctor Infante y “Los Rusos” están protagonizando una pugna encarnizada con gente de “Los Chapitos”, y a la fecha no habían registrado enfrentamientos con los Arzate, a pesar que “El Tolín” tenía años delinquiendo en Rosarito y estaba plenamente identificado dentro de las estructuras delincuenciales.

Sin embargo, por la premura de la situación, las hipótesis aún no son concluyentes.

Tras el crimen, el Gobierno de Estados Unidos emitió una alerta ante posibles balaceras como una reacción de agrupaciones delictivas. Del mismo modo, se tuvo conocimiento que existió una advertencia sobre un acto de represión hacia los policías que llevaron a cabo la captura del “Tolín”, por lo que autoridades locales reforzaron las medidas de seguridad para los agentes y el propio gobierno.

Por ello, autoridades estatales y federales extremaron precauciones durante su traslado a los Juzgados de Tijuana, donde Infante fue procesado bajo Causa Penal 602/2022, por portación de armas de uso exclusivo del Ejército, en un enorme operativo de seguridad en el que participaron autoridades de los tres niveles de gobierno.

Luego de declarar legal la detención, se decretó plazo de 144 horas para llevar a cabo la audiencia de vinculación a proceso el 8 de julio, “él se va a quedar, porque la Ley instruye que lleve el proceso en prisión”. Mientras tanto, su hijo de 15 años, acusado del mismo delito, sin antecedentes y por ser menor de edad, con apoyo de la familia, podrá llevar el proceso en libertad.

Comentarios

Tipo de Cambio