Cuatro levantones en La Paz

Edición Impresa martes, 12 julio, 2022 12:00 PM

Mientras dan con responsables en Los Cabos, en la Capital del Estado grupos armados recrudecen las privaciones de la libertad

Trascurría la media noche del martes 21 de junio cuando Miguel Adán Espinoza Lucero, de 47 años, se encontraba en la caseta de vigilancia de los condominios Vista Dorada, sobre el Kilómetro 16 de la carretera federal La Paz-Ciudad Constitución, en el poblado de El Centenario.

De acuerdo a los testimonios e imágenes de vigilancia, hombres armados llegaron hasta la caseta de acceso al conjunto inmobiliario y, a través de los cristales, Espinoza trató de reaccionar, pero ya estaba rodeado.

“Fue privado de su libertad cuando se encontraba en su trabajo en los condominios llamados Vista Dorada. Como características físicas: estatura de 1.72 metros, le falta la dentadura de en frente y una cicatriz en ceja izquierda. Vestía camisa color gris con rayas blancas y amarillas en frente, pantalón color caqui de vestir, cinturón negro, calcetines blancos y botas negras con casquillo. Si lo has visto o sabes dónde podemos encontrarlo, mándanos mensaje o llámanos a los números de llamadas anónimas 612-140-9761”, informó el Colectivo de Búsquedas por La Paz.

Tanto la esposa de Miguel Adán como sus hijos, solicitaron a las autoridades su intervención para la localización, incluso la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas reportó la desaparición o no localización el 24 de junio.

Pero no fue el único caso de la zona. Miguel García Ramírez, de aproximadamente 55 años, fue sacado de su domicilio por un comando armado también en El Centenario.

Según la familia, “fue privado de su libertad el 23 de junio del 2022, lo sacaron de su casa a la fuerza a las 2 am. Lleva puesto un pantalón camuflajeado como el que lleva en la foto, una playera de tirantes color negra y unos huaraches color café. Como características es de tez morena clara y estatura 1.70 metros aproximadamente”.

Con lujo de violencia, un comando fuertemente armado ejecutó estas dos privaciones de la libertad, y hasta el momento las respectivas familias siguen con la esperanza de que, tanto Miguel Adán Espinoza como Miguel García, regresen con vida.

El 11 de junio se dio otra desaparición forzada, cuando entre las 03:00 y 04:00 horas, en la colonia Roma de La Paz, Marcos Alonso Ibarra fue sustraído de su domicilio. Vestía camisa de botones color gris, pantalón azul marino y tenis color gris. El hombre de 45 años tiene una placa en el brazo izquierdo, una cicatriz sobre la costilla derecha y una condición psicomotriz en la mano izquierda.

De igual forma, el 13 de junio, José Alberto Galindo Orantes -36 años- fue privado de su libertad en La Paz, siendo la cuarta víctima pública de un comando armado.

Pese a los dichos del Gobierno de Baja California Sur respecto a la reducción de sucesos violentos en la entidad, las privaciones ilegales de la libertad se están dando sobre todo en La Paz. Según reportes del Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4), entre septiembre de 2021 y el 24 de abril de 2022 se recibieron por lo menos 28 llamadas de auxilio de familiares que solicitaron ayuda al momento en que un consanguíneo fue sacado de sus respectivos domicilios por hombres armados.

“Por lo regular son familiares muy nerviosos, hablan de gente armada que entró por la fuerza al domicilio y que sacaron a su familiar, la mayoría afirma que fueron amenazados de regresar por ellos y asesinarlos. Todos confirman la presencia de armas cortas y largas, otra de las características es que son gente preparada, por cómo se mueven y la rapidez con que ejecutan el levantón”, expuso a ZETA un agente de Investigación Criminal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Por otro lado, la Comisión Nacional de Búsqueda reporta que del 10 de septiembre de 2021 a 4 de julio de 2022, es decir el periodo de administración de Víctor Manuel Castro Cosío, 66 personas aún se encuentran en calidad de desaparecidas o no localizadas 66.

 

CAE PRESUNTO SECUESTRADOR DE VALERIA

De acuerdo con los primeros informes recibidos por parte de la Agencia Estatal de Investigación Criminal de la PGJE y de la Agencia Antisecuestros, elementos ministeriales están cerca de dar con los agresores de Valeria Daylin Carrillo Jasso, de 20 años, y el supuesto líder de la banda que ordenó su levantón.

El 3 de julio en Cabo San Lucas, agentes de Investigación Criminal ejercieron acción penal contra quien dijo llamarse Víctor Manuel Navarrete Mondragón, por el delito de desaparición forzada de personas cometido por particulares, siendo la víctima Valeria Daylin, originaria de Guadalajara, Jalisco.

“Los datos de prueba apuntan a que Víctor Manuel ‘N’ fue uno de los encargados de vigilar y privar de la libertad a Valeria junto con otras tres personas, presuntamente la trasladaron hasta el Puente Tule, así menciona y hacen la entrega al cabecilla de la banda, quien sería el encargado de disponer finalmente de la víctima, ya sea interrogarla. El caso es que en ello se desconoce lo ocurrido, es lo que dijo a los agentes de Investigación”, refirió una fuente de Inteligencia militar.

Valeria Daylin fue privada de la libertad en el Centro de San José del Cabo, frente a un cajero automático y con testigos oculares, entre ellos un agente de Tránsito, el cual no ha revelado información certera del incidente, pero con la captura de Víctor Manuel se obtuvieron algunos datos relevantes.

La información extraoficial proporcionada, es que posiblemente la joven fue trasladada al Puente El Tule en Cabo San Lucas, es decir, a 36 kilómetros desde donde fue privada de su libertad y allí fue entregada al líder de la banda, quien llevaría a cabo un interrogatorio, pero esa información sigue en manos de la Agencia Estatal de Investigación Criminal.

“Ella visitaba Los Cabos y La Paz específicamente por un tema de narcomenudeo, sus clientes principales eran turistas extranjeros, era enviada por un contacto en Guadalajara que también ofrecía servicios a otras ciudades importantes de diferentes estados; esa es una de las líneas principales que se mantiene en la procuraduría y que tiene fuerza, no ha sido descartada”, confirmó la fuente militar.

La información compartida con ZETA indica que se libró orden de aprehensión contra el supuesto líder de la banda criminal, quien operaba en Cabo San Lucas y San José del Cabo.

 

ENERO Y FEBRERO, LOS MESES CON MÁS LEVANTONES

Enero y febrero han sido los meses que más llamadas por levantones registró el C4 en Baja California Sur, entre los que destaca el de Valeria Daylin Carrillo Jasso, privada de su libertad el 26 de enero en Los Cabos.

Acorde con los indicios contenidos en la carpeta de investigación, Valeria se hospedaba en el Holiday Inn Express de Cabo San Lucas y se dirigía al Aeropuerto de San José del Cabo, abordó un Uber a la salida del hotel y fue llevada hasta el corazón de San José, donde  la esperaban sus captores.

“Lo que me sorprende es que ese día nadie hizo nada, fue en el mero centro y nadie hizo nada, a las 10:30 y nadie se dio cuenta, nadie vio nada, había un banco contra esquina, había gente y esa misma gente que hable y diga lo que vio, aunque sea anónimo, no pido nombres”, urgió Martha Jasso, madre de la joven jalisciense.

Miembros de la Agencia de Investigación Criminal confirmaron a ZETA la captura de Víctor Manuel “N”, de 30 años, presunto miembro de la banda que privó de la libertad a la joven. Fue interceptado en Cabo San Lucas y se le ejecutó acción penal por el delito de desaparición de personas cometido por particulares, por lo que quedó internado en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Los Cabos.

“Se la llevan, a mí me informan por la noche y al día siguiente hago la denuncia, regresamos para ver los avances con el Procurador, pero mientras no se esclarezca la situación, para mí no hay avances. Si alguien sabe de ella, cualquier indicio es importante, yo quiero a mi hija, les ruego que nos den información, su hermano la extraña mucho y todos en Guadalajara la estamos extrañando”, expresó la madre.

Para la familia Carrillo Jasso es muy desesperante no tener rastro alguno de Valeria, peor aún, que las propias autoridades de justicia y de búsqueda de personas les confirmen que no hay recursos suficientes para continuar las búsquedas.

Lo cierto es que el Gobierno del Estado no brinda la atención necesaria y requerida para llevar a cabo los operativos de localización de personas, incluso las fichas y alertas se activan a destiempo, días después de la denuncia interpuesta por familiares de los desaparecidos.

“Seguimos en lo mismo, mientras no tenga a mi hija sigue siendo un caso no resuelto, observé en estos días que la Fiscalía no tiene muchos recursos, el Gobernador supuestamente ya va a darles recursos para esto, porque realmente quiero que sepan que es un caso importante la desaparición, y que le den la importancia que realmente es. Que la ciudadanía sea consciente que le puede ocurrir a cualquiera”, lanzó la madre de Valeria.

Según la Agencia Estatal de Investigación Criminal, Carrillo Jasso “estaba de paso en el Estado para llevar a cabo la concertación de venta de estupefacientes, es la principal línea de investigación que se sigue tras su desaparición”.

La información que se tiene del caso, es que los agresores en todo momento estuvieron enterados de los movimientos de Valeria, esperaron el momento en que pudieran aproximarse y privarla de la libertad. Incluso la autoridad tiene parte de los puntos que Carrillo Jasso recorrió previo a su desaparición, testimonios de amigos y cercanos, posibles contactos previos al hecho; todos los detalles están siendo analizados por la PGJE.

“Hay algunos avances, comentan que hay un presunto ahí, pero realmente no hay gran avance. Dicen que están trabajando, que van a poner más elementos, que a veces no tienen ni recursos ni para carros, imagínense que no tengan para carros. Como que aquí en Baja California Sur no le ponen mucha atención a ese tipo de delitos, al tema de desapariciones, la gente que tiene desaparecidos es la que casi, casi hace la labor”, demandó Martha Jasso.

A más de cinco meses de la desaparición, no se tiene una sola pista del paradero de la jalisciense, las pistas que la familia busca, no llegan.

La Comisión Estatal de Búsqueda ofreció iniciar una búsqueda en mayo, pero la señora Jasso fue clara: si las autoridades no cuentan con datos dónde buscar, “ni indicios de dónde buscarla, mucho menos como familia podríamos saber dónde empezar a buscar específicamente o dónde ir ni nada, ni siquiera somos de aquí”, finalizó la madre de Valeria.

 

JUSTICIA PARA ANNEL VIRIDIANA

La familia de Annel Viridiana Silva Valenzuela, de 24 años y con domicilio en la colonia Cerro de los Venados de Cabo San Lucas, municipio de Los Cabos, la reportó como desaparecida el 30 de mayo de 2021 y, casi 48 horas después, se le localizó sin vida.

La originaria de Hermosillo, Sonora fue encontrada con un tiro en la cabeza, ejecutada al estilo del crimen organizado, acción que llevara a cabo su presunta pareja sentimental -Jesús Alberto “N” alias “El Beto Pechuga”, de 33 años-, supuesto narcomenudista de Cabo San Lucas.

“El 1 de junio del año en curso, la Procuraduría General de Justicia del Estado, emitió el Protocolo Alba para la búsqueda y localización de la víctima. Aproximadamente a las 15:33 horas del martes 1 de junio se tuvo conocimiento de la localización del cuerpo sin vida de una persona del sexo femenino en la colonia El Tezal, en Cabo San Lucas, por lo que personal de la Agencia Estatal de Investigación Criminal y Peritos acudieron al lugar y localizaron en el camino vecinal El Manglito de dicha colonia, el cuerpo sin vida de una mujer”, confirmaría Daniel de la Rosa Anaya, titular de la PGJE.

Dos días después de haber localizado sin vida a la joven, mediante acciones de Inteligencia se ubicó al “Beto Pechuga”, detenido el 3 de junio de 2021 en la colonia Cangrejos, Delegación Cabo San Lucas, asegurándole un arma de fuego calibre .40 con un cartucho percutido, 650 dosis de metanfetamina (cristal) y un automóvil tipo pick-up, además de un teléfono celular.

“Los resultados de la necropsia, las causas que provocaron la muerte de la víctima fueron traumatismo craneoencefálico producido por proyectil de arma de fuego. Mediante trabajo de Inteligencia e investigación ministerial, horas más tarde en la colonia Cangrejos, en Cabo San Lucas, agentes estatales de Investigación Criminal lograron la localización y aseguramiento de Jesús Alberto ‘N’, de apodo ‘El Beto Pechuga’”, reveló en su momento la Agencia de Investigación Criminal.

Según la causa penal J346/2021, el imputado sostuvo una fuerte discusión con la víctima aparentemente por celos, y cuando Annel Viridiana trató de descender del vehículo, “El Beto Pechugas” sacó un arma de fuego, la joven trató de tranquilizar a su agresor y luchó por su vida.

Sin embargo, en el forcejeo el masculino le disparó a quemarropa, asestando el tiro en un ojo, dejando inmediatamente inerte el cuerpo de la joven de 25 años del lado del copiloto, fue así que Jesús Alberto condujo hasta el camino vecinal y cavó una fosa clandestina e introdujo el cuerpo de la víctima.

El lunes 4 de julio de 2022, a más de un año de los hechos, “El Beto Pechugas”, presunto líder de distribución de droga de la zona turística y comercial de Cabo San Lucas, fue declarado culpable de feminicidio en agravio de Annel Viridiana, quedando pendiente la audiencia de individualización de sanciones para conocer su condena.

Comentarios

Tipo de Cambio