“AMLO tiene un problema: no acepta la discrepancia”: José Luis Martínez S.

Fotos: Cortesía Pascual Borzelli Iglesias
Cultura lunes, 20 junio, 2022 12:15 PM

“López Obrador aprovecha perfectamente el hartazgo ciudadano contra la corrupción, contra la violencia; la cuestión es ver si su gobierno realmente ha tenido resultados positivos para la gente en estos asuntos, o si las cosas siguen como antes con otros nombres”, cuestionó en entrevista para ZETA el autor de “Herejías. Lecturas para tiempos difíciles”, publicado por Madre Editorial en 2021

Un libro fundamental, sobre otros libros y autores que hay que leer o releer, que desmenuza los entramados de la política, el populismo, la libertad, la demagogia y el papel del periodismo ante el poder, es “Herejías”, del periodista y escritor José Luis Martínez S., mismo que en el subtítulo lo sugiere todo: “Lecturas para tiempos difíciles”, cuyo título fue editado en 2021 por Madre Editorial.

En “Herejías”, José Luis Martínez S. (Ciudad de México, 1955) propone básicamente 60 reseñas de libros o referencias a autores, clásicos o contemporáneos, publicadas originalmente en su columna semanal El Santo Oficio en Milenio Diario; aunque aclaró que fueron reescritas durante la pandemia por COVID-19 para la versión del libro.

“Todos los textos fueron reescritos, sobre todo para evitar cuestiones netamente coyunturales, aunque desde luego hay acontecimientos, fechas y nombres que se mantienen, porque me ayudan a reflexionar sobre asuntos que van más allá de los sucesos cotidianos”, expresó a ZETA José Luis Martínez S., director fundador del Suplemento Cultural Laberinto de Milenio Diario.

“Ese fue el objetivo: textos que se puedan leer y que contribuyan a la reflexión de nuestro tiempo, sin que estén atados a un acontecimiento particular, a un gobierno o una época determinada. Cuestiones como la libertad, la demagogia, el populismo, la violencia contra las mujeres y las redes sociales, se pueden discutir en cualquier momento y en cualquier circunstancia, independientemente de lo que esté sucediendo coyunturalmente”, complementó.

 

“LA BITÁCORA DE UN LECTOR”

Contó José Luis Martínez S. a este Semanario que “Herejías” es un libro que empezó a gestarse en 2018, a raíz de la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

“Fue un proyecto que me plantee hace aproximadamente cuatro años: revisar libros políticos, filosóficos, sociológicos, sobre lo que está ocurriendo en el mundo y, particularmente, en México. El libro nace como un proyecto de lecturas, es la bitácora de un lector que a lo largo de este tiempo lee y reflexiona sobre los grandes dilemas y los grandes problemas que está teniendo nuestra época. Sintetizando: es un proyecto pensado desde al principio como un libro, aunque, desde luego, al final tuve que hacer una selección, porque era imposible meter todos los textos que se publicaron en estos casi cuatro años”, refirió.

“Entonces, hice una selección que fuera una especie de mosaico, que mostrara todas estas disyuntivas que estamos viviendo. Tienen un momento de arranque, que es el del gobierno de Andrés Manuel López Obrador por una cuestión histórica, es la primera vez que accede la izquierda al gobierno, y es necesario ver cuáles eran las promesas, las circunstancias y la atmósfera en que este gobierno, elegido legal y legítimamente, llega cobijado por millones de votos, por una popularidad impresionante, y ver cuál es la actitud con que se asume el poder. Tengo muchos años reflexionando y estudiando sobre el poder, entonces, elegir a este personaje y las circunstancias en que accede al poder presidencial me parece un ejercicio fascinante; ese es mi punto de arranque”, complementó el autor.

Cortesía

 

LOS PRINCIPALES DILEMAS DE NUESTRO TIEMPO

Por “Herejías” desfilan subtítulos como “Pobres políticos; La quiebra democrática”; “En el nombre del pueblo”; “Miedo a la libertad”; “Crítica, medios y poder”; “La lectura y la doctrina”; “La cruzada de los niños”; “El eterno femenino” y “El monstruo es el otro”, temas que determinan la estructura del libro.

“Se trata de abordar los principales dilemas de nuestro tiempo, a eso obedece la estructura. Por ejemplo, para qué sirve la política, qué papel desempeñan los políticos, cuál ha sido su papel histórico, ver cuál es la definición y el desarrollo de la democracia, cuáles son las circunstancias que dentro de la democracia hacen posible el autoritarismo, el populismo, esas desviaciones que nacen dentro de la misma democracia; ver cuáles son las condiciones y las políticas que nos han llevado a una crisis ambiental, a una situación extremadamente delicada en cuanto a la violencia no solamente de homicidios dolosos, sino de feminicidios, de desapariciones, de la trata de personas; cuáles son las condiciones que propician la migración multitudinaria, qué razones impulsan a tanta gente a dejar sus lugares de origen y, en nuestro continente, tratar de migrar hacia Estados Unidos. Entre estas personas, desde luego, hay muchos centroamericanos, pero también gran cantidad de mexicanos para quienes sus necesidades no son satisfechas en nuestro país, ya sea por cuestiones económicas, pero también por la violencia que ha arrasado a numerosos pueblos”, explicó el también autor de “El día que cambió la noche. Memorias de un noctámbulo en la Ciudad de México” (Grijalbo, 2016).

“Llevo muchos años estudiando cuáles son las condiciones en que se puede ejercer o se debe ejercer la libertad de prensa; la libertad de prensa implica siempre, en cualquier circunstancia, la crítica, y esto lo mencionan prácticamente todos los teóricos y grandes maestros del periodismo. El periodista, el analista, el que se dedica a comentar lo que está sucediendo, no puede ser complaciente con el poder; creo que esta actitud le hace más daño que beneficio al poder, porque el poder necesita mirarse en un espejo que no sea el de la complacencia, el de la lambisconería, el de anuencia y el de la obediencia ciega, sino mirar sus posibles errores, equivocaciones, para tratar de implementar políticas que beneficien a todos y no solamente a determinados grupos o grupos clientelares. En ese sentido, el ejercicio periodístico es fundamental en una sociedad libre, democrática”.

Martínez reprobó los cotidianos ataques del Presidente a la prensa:

“Lamentablemente nosotros vemos que en el país, que es uno de los más peligrosos para ejercer el periodismo, este oficio sufre una continua descalificación desde el poder, que no abona a la convivencia ni al diálogo, sino que provoca una actitud muy peligrosa, que es el odio y el descrédito de muchos periodistas”.

 

“AMLO NO ACEPTA LA DISCREPANCIA”

Dos subtítulos de “Herejías”, son “Miedo a la libertad” y “Crítica, medios y poder”, en los que José Luis Martínez S. aborda el papel de los medios de comunicación y periodistas ante el poder.

“La revista Proceso (…) no se portó bien con nosotros”, citas a Andrés Manuel López Obrador en el texto “Francisco Zarco revisitado” (página 112). ¿Qué lectura haces de la idea que tiene el Presidente del papel de la prensa ante el gobierno?

“El Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un problema: no acepta la discrepancia de lo que él cree o piensa, o de sus acciones. Y yo creo que la disidencia, la discrepancia, son parte de un diálogo, nadie tiene absolutamente la razón en todo. Cuando el Presidente cuestiona al reportero de Proceso, y el reportero de Proceso le responde que no tiene por qué portarse bien con nadie, en el sentido de obedecer, de ser dócil al poder, y tiene razón.

“Los grandes ejemplos en este sentido, los periodistas que el mismo Presidente cita constantemente, uno de ellos Francisco Zarco; y bueno, hay que leer la biografía, pero también los artículos de Zarco que están reunidos en libros editados por la UNAM o en la serie ‘Los imprescindibles’ que publicó Cal y Arena, con un prólogo de Pepe Woldenberg, en donde Zarco muestra sus discrepancias con el poder y dice que la libertad de prensa, si no es absoluta, no es libertad. Entonces, no hay que perder de vista que si uno lee con atención a los periodistas del Siglo XIX, encuentra un alto sentido de independencia, de libertad y de crítica, incluso a gobiernos que ideológicamente son afines, como el gobierno de Juárez”.

¿Tergiversa el Presidente lo que los periodistas del Siglo XIX pensaban? ¿Lo utiliza a su favor?

“Yo creo que lo hace para manipular la información que elige, sacando de contexto las ideas de estos periodistas. Por eso es importante leer en su conjunto lo que estos periodistas dijeron, en qué momento hicieron una crítica o apoyaron una decisión del gobierno, del régimen, o de un personaje como Juárez, del cual muchos de ellos discreparon, incluso en su actitud de, por ejemplo, marginar a algunos de sus más fieles colaboradores, como Santos Degollado, absolutamente leal, abnegado, y sin embargo, muy maltratado por Juárez; y muchos de estos periodistas le hicieron notar lo injusto que estaba siendo el Presidente Juárez con alguien que le tenía una gran devoción.

“Entonces, si el periodismo no es crítico, si no es capaz de poner en entredicho las decisiones del gobierno, si el periodismo se torna complaciente y aplaudidor, pierde su esencia. Por ejemplo, lo que sucede con el Tramo 5 del Tren Maya, quienes se oponen al él, no están contra el Tren Maya en su conjunto, se están oponiendo a un tramo que devasta la selva. Vamos a suponer que no tienen razón, pero por qué no el Presidente y sus funcionarios muestran los estudios de impacto ambiental; por qué no muestran con documentos y estudios profundos que esta obra no va a afectar ríos subterráneos, ni cenotes ni vestigios arqueológicos, ni va a afectar a la selva en sí. ¿Dónde están esos estudios, esas demostraciones de que es una obra inofensiva para el medio ambiente?”.

Insistió en el papel del periodismo:

“Cuestionar no quiere decir tratar de imponer una verdad, cuestionar quiere decir dudar y el periodismo siempre debe dudar de la palabra del poder. Entonces, embarcarse de un lado o de otro, hacer periodismo de causa, provoca mucho daño al periodismo. El periodismo debe ser un instrumento al servicio de la sociedad, y debe investigar y documentar cada una de sus informaciones”.

 

“DE TODOS DEPENDE NO VOLVER A LOS VIEJOS Y OSCUROS TIEMPOS”

Leer “Herejías” de José Luis Martínez S., es encontrarse a pensadores clásicos de las letras universales o autores críticos contemporáneos a los que hay que voltear, como Amos Oz con “Contra el fanatismo” (Siruela, 2004); Hannah Arendt, autora de “Verdad y mentira en la política” (Página Indómita, 2017); Umberto Eco, que escribió “El superhombre de masas” (Debolsillo, 2016); Roger Bartra, autor de “El fracaso de López Obrador” (Debate, 2021); Federico Finchelstein con “Del fascismo al populismo en la historia” (Taurus, 2018) y Jan-Werner Müller, autor de “¿Qué es el populismo?” (Grano de Sal, 2017), por citar algunos.

En el texto “Serpentinas y confeti” señalas: “Ojalá nunca le abramos las puertas al horror” (página 100); y en “La larga sombra de Blartlett” subrayas: “De todos depende no volver a los viejos y oscuros tiempos” (108). Tus textos tienen muchas veces el tono de la advertencia…

“‘Serpentinas y confeti’ habla de cómo los jóvenes, el pueblo y la gente de Austria miran con arrobo la llegada de Hitler, del invasor a su país, lo reciben como si fuera un héroe; hay grabaciones, videos, filmaciones sobre estos hechos; lo reciben con serpentinas y confeti, precisamente. Después sabemos en lo que desemboca esta adoración, este culto extremo a la personalidad. Hay que defender nuestras convicciones con inteligencia y sin odio, pero también sin medias tintas, cuando advertimos rasgo de autoritarismo.

“En el caso de Bartlett Díaz, como secretario de Gobernación su acto más conocido es la caída del sistema en 1988, pero como alto funcionario del gobierno de Carlos Salinas de Gortari, desde la Secretaría de Gobernación, fue también un represor y, como ahora el fiscal Gertz Manero, un hombre que aprovechaba el puesto para resolver asuntos familiares. El caso que ahí se muestra, que es la visita que le hace uno de sus enviados a Proceso, a Julio Scherer y a Vicente Leñero, demuestra el horror, la manera tan impune en que se ejerce el poder y se amenaza al periodismo y a la libertad; no creo que este tipo de personajes ahora reciclados puedan ser ejemplo de nada, excepto del abuso del poder, de un completo cinismo, de una total impunidad y de un enriquecimiento obsceno en un país como el nuestro para un funcionario público”.

Para concluir, José Luis Martínez S. advirtió:

“Pienso que debemos reflexionar sobre qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal. Creo que López Obrador aprovecha perfectamente el hartazgo ciudadano contra la corrupción, contra la violencia; la cuestión es ver si su gobierno realmente ha tenido resultados positivos para la gente en estos asuntos, o si las cosas siguen como antes con otros nombres”.

Comentarios

Tipo de Cambio