RedFem exhibió 648 casos de abuso

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G.-
Edición Impresa martes, 12 abril, 2022 12:00 PM

BCS está en el ojo del huracán por colectivos feministas que exhibieron 648 casos de abuso y acoso sexual, violación, pedofilia y maltrato contra mujeres, la mayoría sin castigo a los agresores

Denuncian casos de abuso sexual en Escuela Secundaria Técnica número 20 ubicada en Camino Real

El reporte de acoso exhibió a profesores, médicos, jóvenes y señores, políticos y ex servidores públicos, familiares, amigos y cientos de hombres, por su presunta responsabilidad de casos de abuso, acoso sexual, violación, violencia física y psicológica, abandono paternal, pedofilia y compartir fotografías íntimas.

En total se hicieron públicos 648 casos de abuso contra niñas, jóvenes y señoras, que en algunos casos vivieron con culpa por muchos años, en tanto, otras sí denunciaron, pero sus carpetas están empantanadas.

“La verdad es que muchos de los casos exhibidos están acompañados por carpetas de investigación, algunas decidieron ellas mismas hacer pública la carpeta de investigación, la carátula de denuncia, otras prefieren permanecer en anonimato para no ser revictimizadas. Lo cierto es que las denuncias no avanzan en casos de políticos o funcionarios, el gobierno protege agresores”, indicó a ZETA Colectivas Feministas.

Debido a que han recibido amenazas vía redes sociales de los agresores de mujeres exhibidos en el tendedero del acoso,  “por protección a las familias”, las jóvenes pertenecientes a la Red Feminista de Baja California Sur determinaron omitir sus nombres.

Incluso, en la Asamblea Feminista de BCS donde fueron exhibidos los presuntos agresores de mujeres y niños, se creó una página de “contrapeso” denominada Asamblea del Hombre BCS, la cual amenazó con exhibir a las jóvenes detrás de la página de Red Feminista (RedFem).

A través de dicha página, están exhibiendo a quienes conforman a las colectivas feministas, se desconoce si sean las encargadas del portal en Facebook que publicó el tendedero del acoso, pero ellas fueron acusadas con la leyenda “Ciberacoso, incitación al odio y daño moral”, además de que exigen, sea borrada la página o continuarán exhibiendo a RedFem.

En total fueron contabilizados 648 casos de abuso, destacan 237 chicas que denunciaron acoso y hostigamiento sexual, ya sea de manera personal, teléfono o redes sociales; 281 casos de abuso sexual, hablando de abuso de confianza al tocar el cuerpo de una dama sin su consentimiento; 42 jóvenes se quejaron de actos de violencia física y psicológica que utilizaron sus agresores; 31 incidentes de pedofilia y abuso de menores de edad; 19 casos confirmados de violación en diferentes tiempos, algunos con muchos años de ocurridos, otros en tribunales y denuncias recién hechas.

Además, hay al menos 22 jóvenes señalados por compartir contenido íntimo de jovencitas, fotografías y videos, en algunos casos material con el que fueron chantajeadas; 15 quejas de abandono paternal y dos personas acusadas de machistas. Muchas de las denuncias coinciden entre sí en delitos de acoso, abuso y hasta violación.

“En algunos casos no estamos hablando de un agresor, sino de varios, por ejemplo, en casos de abuso sexual, en algunos participaron dos, tres o más, en compartir los packs se hacían en grupo de tres o más integrantes, sólo se exponen los casos, y que esto sirva de alguna manera a que otras chicas agredidas se animen a denunciar de manera formal, no están solas”, exhortaron las Colectivas Feministas.

Del 8 al 30 de marzo, fueron expuestos los presuntos agresores, resaltan algunos políticos como Walter Valenzuela Acosta, ex alcalde de Comondú, y Ricardo Velásquez, senador por Baja California Sur; también Juan Pérez Cayetano, diputado local por Morena.

“Ciertamente la procuraduría maneja datos bajos, cuidan sus estadísticas, el Instituto de la Mujer, pero no olvidemos la cifra negra, allí es donde realmente está el problema, los gobiernos maquillan sus cifras, si no, esto sería un caos, por ello dedicamos gran parte del tiempo a investigar la veracidad de las denuncias, de las quejas, y gran parte de estos casos coinciden con las historias de otras chicas que pasaron por lo mismo”, refieren las jóvenes de RedFem.

Así están colgados los casos en el tendedero del acoso, algunas con foto y otras con denuncia

 

ACOSO SEXUAL EN SEP

El 15 de marzo, con el empuje de la Asamblea Feminista de BCS, trabajadoras de la Secretaría de Educación Pública (SEP) rompieron el silencio para exhibir casos de acoso sexual por parte de algunos maestros.

Las manifestantes mencionaron a funcionarios públicos como Esteban Ojeda, Juan Trujillo y Román Arce Meza, además de acusar a la Secretaría de Educación de encubrir a los presuntos agresores sexuales, por ello presionaron para que interviniera la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

“Llegan denuncias que son muy sensibles y deben ser en lo particular, si se expresan como Asamblea, pero es en lo particular; en ese sentido hemos recibido tanto personas o víctimas en la particular, como de parte de la SEP. Nos han remitido otras, que son las que de hace dos semanas para acá se han venido integrando, algunas ya inclusive que hemos judicializado, algunas por hostigamiento, acoso o por abuso sexual, se trae la mayor incidencia en Los Cabos y en La Paz”, indicó Daniel de la Rosa Anaya, titular de la PGJE sudcaliforniana.

Con la intervención de la Asamblea Feminista y la exhibición de cientos de casos de acoso, abuso y hostigamiento sexual, De la Rosa reconoció que durante marzo se tuvo un incremento en el número de denuncias.

El tendedero del acoso sirvió para que más mujeres se animaran a denunciar estos delitos, lo mismo ocurrió en la SEP, las maestras se armaron de valor y se plantaron en la explanada de la institución, “sobre todo en Los Cabos, tanto en San José como Cabo San Lucas, por eso hemos reforzado con otra compañera Agente del Ministerio Público en cada una de esas representaciones de investigación, para atender todas las denuncias que se presenten. Tenemos un 16% de incremento (de denuncias) de lo que normalmente se viene presentando”, reconoció el funcionario estatal.

Un caso más de abuso sexual fue expuesto en la Escuela Secundaria Técnica Número 20, ubicada en Camino Real, donde un maestro fue acusado por al menos dos estudiantes ante la supervisora, lo que armó un zafarrancho entre la directora y la supervisora de la SEP.

Según la denuncia, presuntamente el plantel está evitando que la autoridad educativa y la judicial intervengan, “en cada dependencia e institución, se han conformado comisiones de Prevención y Erradicación del Acoso, Hostigamiento Sexual o conductas irregulares como esas, hay una comisión en la procuraduría, en la Secretaría de Educación, en Salud, en diversas áreas; y en parte de estas comisiones ya está fluyendo la información de cualquier conducta que se precise al interior. A la par de las comisiones internas, hay interinstitucionales, para dar seguimiento a las denuncias”, expuso Daniel de la Rosa Anaya.

Dentro del aula y frente a estudiantes, la supervisora de la zona escolar solicitó a los estudiantes grabar la conversación con la directora, allí exhibe que esta “no quiso escuchar la denuncia” sobre el profesor señalado de abusar de las menores.

Refiere la supervisora que el docente no fue suspendido o expulsado, y que allí deben actuar las autoridades del plantel y más arriba.

“La Secretaría de Educación Pública nos ha turnado en dos ocasiones diversas situaciones que han detectado al interior de la institución. Son cuatro que nos han presentado, dos inicialmente y dos más posterior”, concluyó el procurador.

 

ABUSADA POR UN FAMILIAR

La madre de una adolescente se entrevistó con ZETA para compartir la historia de su hija, a quien un ser querido y cercano abusó sexualmente en casa de sus abuelos.

La menor se armó de valor y contó a su madre haber sido víctima, pasó cinco años sufriendo de abuso sexual por parte de su tío. Hoy, dos años después de romper el silencio, siguen en espera de justicia.

“Desde muy chiquita yo notaba a mi hija que tenía un comportamiento raro para su edad, le preguntaba qué había pasado, qué tenía, qué le pasaba y ella sólo respondía que nada. Ella seguía igual, para mí no era normal, hasta un día que decidió hablar conmigo y contarme que su tío la tocaba, me dijo quién, ya que no es el único tío”, dijo la madre de la menor.

Colectivas feministas están en la mira de amenazas con ser exhibidas por dar voz a jóvenes abusadas

La carpeta LPZ/875/2021/NUC, interpuesta el 15 de febrero de 2021 en contra de Isaac “N”, sigue sin ser atendida como es debido, lo complicado es que hay más pequeñas en riesgo de ser agredidas, o quizá ya hayan pasado por esa situación.

Un año después de haberle platicado a su mamá y encontrarse en terapia, la joven solicitó ayuda para denunciar, no por ella, sino para evitar que más niñas tengan ese sufrimiento.

“Cuando recién ocurrió, mi hija quedó muy dañada y nos apoyamos con la procuraduría, allí me dijeron que había dos opciones, abrir la carpeta de investigación y a la par ir a terapia o que mi hija recibiera terapia, y ya que estuviera lista, declarara. Un año duró en terapia, debido a que le afectó, después de ese tiempo ella sola me dijo ‘estoy lista para denunciar, mi caso ya pasó, pero hay que hacerlo para prevenir a otras niñas’, ya que el agresor tiene una niña y tiene más sobrinas, queremos evitar que siga pasando”, manifestó la madre.

Lamentablemente a su caso le han dado largas para aplicar la justicia; primero por la pandemia, después el cambio de administración, todo se fue alargando. Y todo parece indicar que es empleado de la PGJE.

“Cuando acudí a poner la denuncia, la persona que nos atendió en Procuraduría dijo que verían si procedía aún la denuncia, que me llamarían para cualquier cosa; a los días me marca el Ministerio Público y me citan, allí les digo que hay un víctima más. Mi hija compareció ante la autoridad en compañía de la psicóloga y dijeron que sólo faltaba la decisión del juez, así pasó el tiempo y después se dilató por la pandemia, luego el cambio de administración, pasó el tiempo y nada”, contó la mamá.

Nadie daba señal de avance del caso, por lo que acudieron a la Subprocuraduría de Atención al Menor y la Mujer, donde  revisaron el estatus de la demanda. Tal fue su sorpresa que les indicaron que el expediente estaba incompleto, que la menor debía declarar de nuevo después de tanto tiempo, como si el hecho acabara de pasar y con lujo de detalle, pues al parecer la declaración anterior se perdió. “Con todo el dolor del alma llevé a mi hija y así fue. Mi hija revivió todo, fue complicado para ella y hoy en día todo sigue igual”, lamentó la mujer.

Según los tiempos desde que iniciaron los abusos contra la menor, estiman que tenía 9 años, hasta los 14 pudo platicar con su madre y hoy, con 16 años y en terapia, sigue sin recibir justicia.

La familia espera que el caso sea resuelto, el culpable pague y no haya más pequeñas vulneradas por este presunto agresor sexual.

“Yo no sabía dónde trabajaba, pero no sé si por esta razón se está deteniendo, a lo que se está trabajando en la procuraduría. No se me hace justo, voy a insistir, a esperar el tiempo que tenga que esperar para que valga la pena. Le pido a la autoridad que se castigue a esta persona y deje de hacerle daños a más niñas, no lo puedo permitir”, finalizó la denunciante.

Comentarios

Tipo de Cambio