Impunes, asesinos de policías

Foto: Tomada de Internet Platicamos las noticias / Ricardo Damián Cabrera, identificado como agente de la Policía Municipal de Playas de Rosarito fue asesinado a balazos en las inmediaciones de la colonia Aztlán, el 31 de marzo
Edición Impresa lunes, 11 abril, 2022 12:00 PM

Apenas el 18% de las carpetas iniciadas por el asesinato de policías bajo la administración de Morena en Baja California, se han resuelto, únicamente la mitad de ellas a través de investigaciones. El gobierno no está “cuidando a quienes nos cuidan”. Todos los cárteles, Jalisco, Arellano y Sinaloa, han ordenado homicidios de policías. Los móviles de las ejecuciones van desde las capturas de criminales, hasta el robo de droga. Casos de agentes presuntamente ligados a las mafias, tienen menos porcentaje de resolución

Entre diciembre de 2018 y el 31 de marzo de 2021, un total de 50 elementos de las corporaciones de seguridad en Baja California, han sido asesinados: uno en diciembre de 2018, 12 durante 2019, en 2020 se sumaron 19 más, 2021 agregó 17 oficiales muertos y van dos durante el año en curso.

Esto indica que, durante las administraciones de gobiernos emanados de Morena, más de un agente es acribillado por mes.

En un ejercicio de muestreo, ZETA solicitó de manera aleatoria información de 12 carpetas de investigación, dos por investigación. De las otras dos, una se solucionó, debido a que el homicida fue abatido en la escena por una de las victimas mientras sus compañeros huían del lugar; y la segunda, porque los criminales regresaron a la escena a recoger un teléfono celular y fueron sorprendidos.

Pese a que han pasado años de algunos de estos asesinatos de oficiales, la mayoría de las investigaciones permanecen en una primera etapa, con trabajo de Inteligencia o de calle, en el que identifican el posible móvil y el presunto grupo cártel agresor, pero nada obra en las carpetas con elementos de prueba.

Con un promedio de 18% de asuntos resueltos, en términos estadísticos, no se está “protegiendo a quienes nos protegen”, como fue el compromiso de la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda y el fiscal general del Estado, Iván Carpio.

La mañana del jueves 21 de octubre, un elemento de la Agencia Estatal de Investigación
identificado como Jorge Luis López Núñez, fue asesinado en las inmediaciones de la colonia
Cumbres en Tijuana.

El caso más reciente es el de Ricardo Damián Cabrera. Oficial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Rosarito y fundador de la Unidad Canina, lo asesinaron a balazos poco antes de las 06:00 horas del jueves 31 de marzo y se convirtió en el agente número 50 asesinado en Baja California, en los tres años cuatro meses de administración de Morena.

Como parte de la carpeta de investigación, las autoridades indagan como presunto autor del homicidio, al ex esposo de la actual pareja de Damián, con quien llevaba viviendo poco menos de un año. Pero el hermano de la víctima pide que investiguen al interior de la corporación y a los mandos ligados al crimen organizado.

Francisco Arellano Ortiz, secretario de Seguridad Ciudadana de Rosarito, aseguró que el uniformado no había reportado haber recibido amenazas. Aunque en septiembre de 2021 se quejó públicamente de ser víctima de hostigamiento por parte del secretario Arellano, porque meses atrás se negó a liberar a tres sujetos detenidos – a quienes había inscrito en el Registro Nacional de Detenidos- después de atacar a los uniformados, quienes intentaban detenerlos porque estaban consumiendo marihuana en la banqueta. Uno era líder transportista, quien apoyó la campaña de la alcaldesa Araceli Brown. Demián Cabrera informó que el jefe policiaco incluso lo acusó por teléfono de haber hecho mal su trabajo, y de golpear a la gente sin haber investigado ni estar en la escena.

Ese jueves 31 de marzo, Cabrera, quien de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana estaba en su día franco, salió antes de las 06:00 horas de la casa que habitaba en la colonia Aztlán, percatándose que una llanta de su vehículo estaba ponchada y se dispuso a ponerle aire.

En un video de vigilancia blanco y negro, que apuntaba al lugar donde estaba la víctima, se puede ver que Damián se encontraba en cuclillas trabajando en la llanta de su coche que tenía con los focos traseros y delanteros prendidos, cuando la escena se ilumina con las luces de un auto tipo sedán de color claro. Van en circulación y cuando el copiloto queda justo a la espalda del agente, le dispara, al parecer en dos ocasiones.

El agente cae medio doblado, boca arriba sobre su costado derecho en la vialidad de tierra y levanta polvareda, entonces el auto de los matones se detiene cerca, cuando la mitad del vehículo de los asesinos le saca todo el frente del carro estacionado de la víctima. Dos hombres descienden por la puerta del copiloto, uno se pone al lado derecho y dispara otras dos veces a Cabrera. El segundo asesino, se ubica del lado izquierdo y jala el gatillo en tres ocasiones. Ambos hombres apuntaron a la cabeza del oficial de la policía municipal, que desde los primeros impactos, yació tendido, indefenso, en la calle de tierra.

Dejó de moverse, antes que sus atacantes subieran al carro y huyeran. Al llegar los paramédicos no hubo nada por hacer, estaba muerto.

El mismo día, Marco Antonio Damián, ex policía de Rosarito y hermano del agente ultimado, publicó un video en su red de Facebook, con un señalamiento que ha repetido ante la prensa en los siguientes días:

* El conocido vínculo de algunos- no todos- jefes, mandos y policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de  Rosarito con criminales.

* A los agentes que no se alinean con sus intereses, los ponen en un clavo –puntos fijos-, indefensos, como cuando su hermano estuvo en una caseta dos años.

* Se violaron los derechos humanos y el derecho a un trato justo de su hermano, por negarse a liberar a presuntos consumidores de marihuana que aseguró, lo agredieron.

Jesús Manuel Aragón Estrada, policía municipal de Tecate asesinado en la colonia Downey, pertenecía al cártel Jalisco Nueva Generación y tenía historial delictivo (se presume inocente mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial Art. 13, CNPP), de acuerdo a información vertida en la Mesa Estatal de Coordinación para la Paz y Seguridad.

* Que iban a denunciar al secretario Arellano Ortiz, pero a la fecha, la Comisión Estatal de Derechos Humanos no registra expediente en contra del funcionario.

* Que al momento del ataque había patrullas municipales en las inmediaciones,

pero en lugar de acercarse, se alejaron de la escena del crimen.

* Los policías municipales llegaron tarde e ingresaron a la casa sólo para sacar el video que filtraron.

* Los peritos de la FGE no recopilaron todos los indicios.

* No están atendiendo a la familia, y no hubo honores para el oficial asesinado.

Respecto a esta última parte, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de Rosarito informó que no hubo honores porque no murió en servicio, que el secretario Arellano personalmente habló a la funeraria para que le dieran la atención y se exentaran los gastos.

En cuanto a la atención de la familia, el cuerpo fue liberado hasta el 5 de abril, porque había un desacuerdo entre las dos familias de la víctima. Y respecto al seguro, el dinero será entregado a la persona que él haya designado en su carta.

EN PROCESO

Al cierre de esta edición, en el procesamiento de los casquillos encontrados, no habían encontrado coincidencias balísticas con otros ataques. Aún no concluye el rastreo, pero “en los atentados contra policías usualmente usan armas limpias” detalló un investigador.

Respecto a la parte de la indagatoria que se está concentrando en la posible implicación de la actual pareja del uniformado, se debe a que tras las primeras entrevistas quedó expuesto que, según las autoridades, luego que ambos hombres habían tenido varios enfrentamientos, a partir de que el policía empezara a vivir en la casa de la mujer, “se habían amenazado y agarrado a golpes”.

¿Hubo registros o denuncias por estas peleas?

“No, pero si existieron, hay testigos”.

¿El ex marido de su actual pareja tiene antecedentes delictivos?

“Se negaron a responder porque es parte del proceso”.

¿Por qué estaba comisionado a un punto fijo, como castigo?

“Tenía varias denuncias por abuso de autoridad”.

En la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) registraron tres en su contra desde 2015, pero el agente ingresó a la corporación en 2008. Lo mismo se preguntó a la SSC de Rosarito, pero señalaron que ese era tema de Sindicatura.

Se preguntó a la FGE la falta de respuesta de las patrullas cercanas y de la incursión no autorizada de los agentes en la casa, pero refirieron que eso aún se está revisando.

 

AGENTE AMÉZQUITA Y OTROS CASOS CON DETENIDOS

En el 18% de los casos que registran avances y se reportan procesados, la mitad están relacionados con factores incidentales, más que con investigación.

Por ejemplo, José Francisco Sánchez Vidal y Juan Antonio Sánchez Yáñez, elementos de la Guardia Nacional asesinados a balazos en la colonia Buena Vista de Tijuana la noche del 7 de marzo de 2021 por un mexicoamericano que estaba muy drogado y tenía antecedentes penales en Estados Unidos por portación de arma, robo de vehículos y delincuencia, quien también fue abatido por una de las víctimas en el lugar.

La patrulla estaba integrada por ocho elementos, pero de acuerdo con las declaraciones de testigos, seis corrieron a esconderse mientras sus compañeros eran baleados.

Esa noche los oficiales le marcaron el alto al hombre, quien se detuvo para revisión, lo bajaron del carro y se pusieron a inspeccionar el auto, pero no revisaron al sujeto y no se dieron cuenta que estaba armado. De repente le disparó al agente que estaba cateando el vehículo, el uniformado de al lado reacciona y repele. El hombre drogado toma el arma del primer policía abatido, y se vuelve contra el agente que había disparado, y mientras el resto huye, el segundo oficial herido le quita la vida a su atacante antes de morir.

Así, el caso quedó resuelto con un homicida abatido.

Olivia Martínez fue ejecutada a balazos la noche del lunes 26 de abril, en las inmediaciones de la colonia Lázaro Cárdenas en Tecate.

En una segunda carpeta, los autores materiales fueron capturados porque se les cayó el teléfono celular y regresaron a la escena a recogerlo, cuando ya había llegado el equipo de Procesamientos de la FGE.

En el caso de Felipe Sánchez Amézquita, elemento de la Agencias Estatal de Investigación de 46 años de edad y asesinado a balazos la mañana del martes 16 de noviembre de 2021 en Avenida Las Joyas en la colonia Los Álamos en Tijuana, cuando iba a abordar unidad Ford Expedition, color blanco sin placas, había sido arraigado en 2008 con otros 20 elementos de seguridad por presuntos nexos criminales, pero fue liberado y siguió laborando.

Luis Ángel “N”, quien entregó el arma y manejó la moto, y Jesús Ángel “N”, quien le disparó, fueron aprehendidos luego que el segundo regresara a la escena en compañía de la mujer del primero, a recoger el celular que se le había caído durante el ataque y a tomar video de la muerte, porque se los habían pedido como prueba.

Los peritos no la habían recogido, estaba fuera del área marcada con cinta amarilla y no lo habían marcado como indicio, pero ya lo habían visto, por eso cuando llegó como “chismoso” y lo recogió, varios agentes lo detuvieron. La mujer que lo acompañaba y estaba a una cuadra se dio cuenta y se alejó de la moto, pero ya la habían visto; después ambos testigos condujeron a los agentes a la casa donde estaba su cómplice, y en el lugar encontraron droga, un arma larga y dos cortas. Una de estas había sido usada para asesinar a Amézquita.

Investigadores identificaron al jefe como “El Gordo”,  traficante al servicio del Cártel Arellano Félix. Catearon su casa, pero ya había escapado; encontraron droga y su esposa fue consignada por los bloques de marihuana, aunque salió libre con apoyo de un abogado de oficio.

Personan ligadas al “Gordo” informaron a las autoridades que el hombre desapareció el mismo día que mataron a Amézquita, se fue diciendo “ya valió madre” tras haber sido advertido por sus jefes por haber ejecutado esa muerte “sin permiso”. Casi cinco meses después, sigue ilocalizable.

 

POR INVESTIGACIÓN

A Ignacio Villagómez Robles, agente de la Policía Municipal adscrito al Valle de Mexicali, lo asesinaron a tiros en Ciudad Morelos el 15 de abril de 2020. De acuerdo con las indagatorias, por cumplir con su deber, al capturar a un integrante de una célula de traficantes de drogas al mayoreo y al menudeo.

Por su asesinato ya existe una orden de aprehensión en contra de Vicente Martínez González “El Güilo”, operador criminal que se negó a delinquir con “Los Rusos” y a compartir el control delictivo que tiene en Los Algodones, Ejido Pachuca, Guadalajara, Mérida y otros puntos de la Zona Norte del Valle de Mexicali, sitio estratégico para el descenso de avionetas y el cruce de drogas, y espacio con un número importante de tienditas de droga. Existen versiones no confirmadas de que “El Güilo” buscó respaldo del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En el caso de Francisco Negrete Vite, elemento de la sección Caminos de la Guardia Nacional, adscrito a Tecate, las autoridades informaron que era de los que trajo el ex gobernador Jaime Bonilla para combatir la corrupción de la desaparecida -sólo le cambiaron el nombre- Policía Estatal Preventiva (PEP).

Lo asesinaron en el cruce de Bulevar Universidad y Avenida Lázaro Cárdenas de Tecate el 24 de enero de 2021; la primera hipótesis dada a conocer, indicaba que se había relacionado sentimentalmente con la ex pareja de un miembro del crimen organizado, pero al final, de acuerdo con la investigación, se determinó que había robado una droga.

Por este caso hay dos autores materiales detenidos y uno muerto, uno de los presuntos responsables consignados es Néstor Manuel Mejorado Ávila “El Chocorrol”, detenido en mayo del mismo año como resultado de la investigación del homicidio del regidor independiente Luis Roberto Don Félix, cometido en el Pueblo Mágico un mes antes, el 8 de abril.

De este grupo de sicarios al servicio de Danny Isaac Ortiz Covarrubias “El Moreno”, ex operador del CJNG asesinado -enero de 2022- por su misma gente, también fueron detenidos José Antonio Peña Alvarado, “El Michoacano”; José Manuel Reyes Acevedo “Don Meño”; J. Jesús González Isaías “El Uno”; y Joaquín Ernesto Reyes Morales “El Neto”.

LÓPEZ NÚÑEZ, CON INVESTIGACIÓN Y SIN ÓRDENES DE APREHENSIÓN

A José Luis López Núñez, elemento de la Agencia Estatal de Investigación de la FGE, lo asesinaron en la colonia Cumbres en Tijuana el 21 de octubre de 2021; sus homicidas colocaron un GPS en su patrulla para seguirlo, había sido activado en la colonia Villas del Campo desde el 5 de octubre y, durante seis días, con él recorrieron el fraccionamiento El Niño, Zona Río y las colonias Linda Vista, Alemán, Morelos, Francisco Villa, Los Altos, Zona Norte. Hasta el día 11, cuando el GPS se ubicó en las inmediaciones de la Fiscalía de Homicidios

La persona que daba seguimiento al aparato se movió de Otay a San Antonio de los Buenos, Lomas del Porvenir, y para las fechas del homicidio estaba en la colonia Gran Tenochtitlán.

Como parte del seguimiento del equipo electrónico, las autoridades relacionaron a José Alonso Hernández Flores “Sicky”, con tres antecedentes por robo de vehículo, tres por portación de armas, dos por delitos contra la salud, uno por robo con violencia y lesiones. Y a Jonathan Farías Arévalo, con orden de aprehensión pendiente por homicidio de 2021, bajo la carpeta 2-4-2021-1875, donde registra como cómplices de asesinato a Lester Aguilar Sánchez, Genaris Ahumada Álvarez y Álvaro González Valle.

Como parte del operativo de búsqueda realizado tras el homicidio de López, más tarde aseguraron una camioneta Honda CRV y un taxi libre (blanco con franjas naranjas) en los que se transportaban Irving Said Carillo Santiesteban, identificado como sicario del Cártel Arellano Félix (CAF) al servicio de “El Gucci”, con antecedentes en México y Estados Unidos por posesión de armas, de droga y robo con violencia; y Juan Pablo Agraz Núñez “Mocos”, detenido por posesión de armas.

Las pistolas estaban ligadas con otros homicidios, pero no con el del López. “Tal vez sirvieron de halcones, pero eso no está definido aún”, se informó.

A estos hombres les encontraron relación en el organigrama criminal con Brayan y Efraín Reyes Ramírez, operadores delictivos de Pedro Herrera Estrada “El Viejón”, presuntos delincuentes al servicio de los Arellano Félix.

En la indagatoria también salió a relucir el nombre de Cristian RodríguezEl Búho” a quien las autoridades relacionan con Jalisco y el CAF de manera indistinta.

Otros miembros de esta célula mencionados, todos con antecedentes por portación de armas o drogas, son Enrique Ayala Figueroa, Luis Arteaga Velasco, Guillermo Méndez Madrigal, Ángel Moreno Treviño, Héctor Magaña Muñoz, Alejandro Rivera Figueroa, Alicia González Gómez y Alberto Cañedo Lazcano.

Como seguimiento al GPS localizado en el auto del agente acribillado, los investigadores realizaron un cateo en la casa ubicada en la calle Luis Donaldo Colosio de la colonia Vista Encanta en Playas de Tijuana, pero aun con esa información, la carpeta sigue sin contener elementos para solicitar órdenes de aprehensión o identificar a los presuntos responsables.

 

MÁS CARPETAS IMPUNES

Omar Alpízar Muñoz. Este agente tenía mala fama y lo habían relacionado en más de una ocasión con robo de droga, sin embargo, seguía trabajando sin investigaciones en su contra.

Perteneciente a la Agencia Estatal de Investigaciones de la Unidad de Personas Desaparecidas, lo asesinaron al salir de su casa en el fraccionamiento Soler el 20 de abril de 2021. Para los investigadores de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz y seguridad de Baja California, esta muerte está relacionada con:

  1. 1. El ataque al que sobrevivió con lesiones en el abdomen ocho días antes -12 de abril- el agente José Sebastián Leyva Mariscal, adscrito al área de Trata de Personas, quien fue atacado a balazos afuera de su casa en la colonia Villafontana, mientras estaba fuera de servicio, por dos hombres que dispararon a quemarropa y huyeron en un automóvil Nissan Sentra color oro, aproximadamente año 1998.
  2. El homicidio de López Núñez, suscitado seis meses después, del que ya se informó.

“Todos trabajaron juntos en homicidios, Alpízar y Leyva fueron jefe y subjefe, y López era muy apegado a ellos”, además, una de las armas cortas usadas en el asesinato de Alpízar fue utilizada en el homicidio de López.

En el ataque de Alpízar y las lesiones de Leyva, la información de Inteligencia conduce a Pedro Stanley Herrera Jelinek alias “El Peter”, cabecilla del Cártel Jalisco, quien presuntamente habría reaccionado tras la captura -y posterior liberación- de su padre, el también traficante Pedro Herrera Estrada “El Viejo”.

En ambos casos, sigue sin haber detenidos ni órdenes de aprehensión, ni presuntos responsables consignados en las carpetas.

 

Héctor José Soto. Subjefe de la Policía Municipal de Tijuana, con cáncer y permiso médico, fue asesinado el 15 de enero de 2021 en su casa del fraccionamiento Santa Fe.

Esta carpeta no registra avances en cuanto a órdenes de aprehensión, pero en teoría, ya hay autores materiales identificados.

Respecto a los intelectuales, la información está únicamente relacionada con el material recopilado por áreas de Inteligencia. La principal hipótesis se dirige la indagatoria a una mujer policía con quien estuvo relacionado, previo a regresar con su familia. Se trata de Ana Margarita Gaeta Maqueda, “es vaga, y actualmente está relacionada sentimentalmente con otro vago perteneciente a una célula criminal del Cártel de Sinaloa”, refirieron, pero la mujer sigue laborando sin problemas ni indagatorias serias en su contra, y el nombre del delincuente sospechoso tampoco ha sido revelado.

“Entre ellos se colgaron mantas y se estuvieron echando en redes sociales, la mujer policía tiene varias denuncias por abuso de autoridades, y varias direcciones en toda la ciudad. En uno de los departamentos que renta, los vecinos la denunciaron porque vieron entrar hombres armados en altas horas de la noche”, expuso la fuente.

 

Luis Quintero Machado. Policía municipal de Mexicali asesinado el 10 de septiembre de 2021, saliendo de su casa en la colonia Las Palmeras. Las primeras líneas de investigación lo relacionaron con actividades criminales, presuntamente -en la carpeta no hay elementos de prueba- cobraba piso a los traficantes de personas, con permiso del Cártel de Sinaloa, pero no han definido con cual célula operaba. Sin embargo, estos primeros datos de Inteligencia han sido suficientes, para estancar la investigación.

 

Olivia Martínez Cruz y José Manuel Aragón Estrada. Policías municipales de Tecate, a ella la acribillaron el 26 de abril de 2021 en el Bulevar Universidad, en la colonia Lázaro Cárdenas; a él, lo balearon en la colonia Downey el 27 de junio. De acuerdo con reportes de Inteligencia, tenían alianzas y actividades delictivas relacionadas con “El Moreno”, quien fuera el principal operador del Cártel Jalisco Nueva Generación, la mafia dominante en ese municipio.

El policía incluso estaba siendo investigado por haberse robado un celular de una escena del crimen, para obtener información de un cártel contrario.

Esta célula empezó a tener problemas internos desde 2021, y los agentes fueron asesinados como parte de esta pugna interna; las armas usadas para matarlos no estaban relacionadas entre sí, pero tuvieron relación balística con otros homicidios de los cuales no se facilitó información.

Oficialmente, las carpetas no consignan sospechoso ni órdenes de aprehensión, tampoco detenidos.

Comentarios

Tipo de Cambio