Presa de Ensenada, grave foco de contaminación

Fotos: Enrique Botello
Edición Impresa lunes, 14 marzo, 2022 12:00 PM

Cadáveres de animales, desechos de comida y tiradero de llantas, además de la basura generada por una invasión, forman la mezcla en el cuerpo de agua que la CESPE usa para abastecer a por lo menos doce fraccionamientos

 

La presa Emilio López Zamora fue sobreexplotada y está totalmente seca, en el 2019 alcanzó su máxima capacidad

Familias de por lo menos 12 fraccionamientos ubicados alrededor de la Presa “Emilio López Zamora”, son afectadas en su salud por los contaminantes que se mezclan en el cuerpo de agua, además de que el lugar mantiene desde hace años grandes cantidades de azolve.

Cifras del Sistema Nacional de Información del Agua (SINA), de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), indican que la presa se encuentra apenas en un 6% de su gran capacidad.

De acuerdo con sus mediciones, la cuenca ha tenido retrocesos en la calidad del agua: de un estatus de “Excelente” en 2016, descendió a “Buena Calidad” para 2020.

En lo que respecta a los años 2021 y 2022, no se tienen registros de la limpieza del agua.

Las colonias afectadas por la suciedad en la zona noroeste son Popular 1 y 2, Flores Magón, Appel Chacón, Prado 1 y 2, Encinos y Balcones de la Presa.

En la parte sur, los lugares afectados abarcan la zona de influencia del Tanque Revolución, Lomitas, Revolución e incluso Márquez de León.

Oyuky, una madre de familia residente de Villas del Prado, es un ejemplo de cómo las malas condiciones del líquido han afectado la salud: “Comenzamos con problemas de conjuntivitis. Fuimos con un oftalmólogo quien nos preguntó por nuestros hábitos diarios, ninguno coincidía con nuestro padecimiento hasta que nos pidió revisar la calidad del agua. Fue en ese momento cuando comenzamos a actuar”.

Jaime Alcocer Tello, director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE), reconoce la grave situación en la presa y pide comprensión a los ciudadanos afectados. Justifica que la gran cantidad de azolve, se debe a la basura que la gente arroja al vaso, pues se ha ido urbanizando alrededor de la cuenca.

Ante la compleja situación de desabasto para quienes habitan alrededor de la presa, el funcionario advirtió que el crecimiento urbano ha contribuido al problema.

Vecinos piden no tirar mas basura

A este escenario se suman los asentamientos irregulares en terrenos ubicados al margen del vaso.

“Son cosas que debe atender el Gobierno Federal, porque perjudica a un embalse que, en parte, lo usan como reservorio de la ciudad, pero con las condiciones de falta de agua, la hemos estado usando”, indicó el titular de la CESPE.

ZETA realizó un recorrido por las colonias para constatar la cantidad de contaminación en la cuenca, misma que mide 54 hectáreas, donde se aprecian cadáveres de animales, llantas y desechos de comida.

Entre los arbustos se puede ver a una gran invasión de familias que viven en casas de material ligero Cuentan con cultivos a un costado del cauce y, ante la falta de servicios públicos, arrojan sus desperdicios hacia la presa.

 

FAMILIA POTABILIZA SU AGUA CARA

La señora Oyuky describió a este Semanario su rutina de higiene para evitar enfermedades derivadas de la mala calidad del agua:

En su casa tienen tres filtros para retener los sedimentos: el primero se encuentra en la línea de entrada en la zona del patio, le sigue otro de carbón activado, en el interior del hogar, para quitar bacterias del agua que es usada para la cocina, baños y cuarto de lavar.

“El primer filtro que tenemos en el patio sale horrible, a tal grado que se tapa de tanta basura y nos hemos quedado sin agua. El de carbón lo pongo y ya está sucio en un minuto. Me tardo más en cambiarlo”, mostró la afectada.

Por último, coloca otro filtro en el tinaco, en la parte alta de la casa. Además de estos cuidados, la mujer también destina recursos cada 15 días para los filtros de carbón activado, mismos que cuestan 70 pesos cada uno.

En contraste, su vecino no cuenta con todos estos sistemas, por lo que se ha adaptado a la mala calidad del líquido, “sin tomar en cuenta que se me han descompuesto los sistemas del baño, por la tierra, y las llaves del agua que tenemos que cambiar constantemente debido a los empaques enlodados”, agregó.

En forma general, Oyuky y sus dos hijos gastan más dinero para mantener óptimo el sistema de abastecimiento dentro y fuera de la casa. Además, deben hacerse cargo del recibo mensual de 400 pesos que puntualmente la CESPE les hace llegar a su domicilio.

Jovita Martínez, otra usuaria de la colonia Lomitas Indeco, denunció públicamente que no ha recibido los servicios básicos, pese a ser cumplida con el pago de impuestos. A un mes de que le suspendieran el servicio de agua, su vida ha cambiado. En su casa deben comprar agua en pipa con un costo de 250 pesos por 600 litros; en promedio adquieren mil 200 litros, lo que representa 500 pesos semanales.

De manera adicional, ella y sus familiares están obligados a pagar los recibos mensuales, a pesar de no recibir el suministro.

 

NIEGA CONAGUA SOBREEXPLOTACIÓN

A través de una solicitud de información dirigida a la Comisión Nacional del Agua, la autoridad federal negó que la Presa “Emilio López Zamora” se encuentre sobreexplotada, ya que el único título de concesión de aprovechamiento de aguas superficiales, ha sido otorgado a la CESPE.

“Sin embargo, es importante precisar que el volumen concesionado queda sujeto a la disponibilidad natural del recurso, es decir, los escurrimientos superficiales que puedan existir en la cuenca de aportación”, informó la Conagua vía escrito.

Hasta el 10 de marzo, el vaso se encuentra al 6.4% de su capacidad.

El almacenamiento promedio referido a este día, es de 1.91 milímetros cúbicos, lo que significa que está al 90.83 % por debajo de la media histórica, debido a las condiciones de sequía en la Cuenca del Arroyo Ensenada.

Actualmente el desazolve no abona a la captación de mayores escurrimientos.

Por otra parte, la Conagua ha invertido en acciones de rehabilitación y mantenimiento de esta presa, aunque no informaron sobre la cantidad de dinero para el ejercicio 2022.

 

CESPE RECOMIENDA “DEJAR CORRER EL AGUA”

El abasto de agua dentro de la cuenca se debe a las pocas lluvias registradas en Ensenada, insuficientes para levantar el volumen de almacenamiento, expuso Jaime Alcocer Tello, director de la CESPE.

“Si bien, por un lado la precipitación es menor, por otro se ha visto inhibida su recepción por el desarrollo desmedido de fraccionamientos que hay alrededor”, reiteró.

Aunque han hecho propuestas a la Conagua para realizar obras de desazolve, sus peticiones no han sido atendidas y, por ese motivo, sólo atienden lo relacionado con la planta potabilizadora.

Respecto al agua turbia o sucia, tiene que ver con dos cuestiones: la calidad del agua en la presa, y el azolve que contienen los tanques en la zona donde sube por gravedad.

Para mejorar las condiciones, han ordenado una limpieza profunda a los tanques para eliminar los lodos y residuos, “hemos recomendado a la gente que deje correr el agua un poco para que salga esa parte -sucia-, después de una ruptura de tubería, el tanque se vacía y, al recuperar volumen, se genera una turbulencia que levanta el azolve y se introduce en las líneas”, explicó el funcionario.

Alcocer Tello concluyó que se trata de un tema que necesitan corregir, pero hay prioridades en este momento, por lo cual suplicó la comprensión de los usuarios afectados.

Comentarios

Tipo de Cambio