20 familias sin vivienda y 200 damnificados por incendio

Fotos: Gilberto Santisteban
Edición Impresa martes, 15 marzo, 2022 12:00 PM

La solidaridad en Baja California Sur se activó de inmediato tras el suceso. Decenas de centros de acopio se abrieron en negocios e instituciones públicas para ayudar a la comunidad. Ausencia de un Cuerpo de Bomberos de Santiago sale a relucir en el análisis de la catástrofe

Cientos de elementos de diversas corporaciones de Baja California Sur se movilizaron para combatir por más de 12 horas un incendio en el oasis de la comunidad de Santiago, municipio de Los Cabos. Los esfuerzos de las y los agentes de seguridad de rescate evitaron que se reportaran víctimas fatales, sin embargo, decenas de familias perdieron sus viviendas y más de 200 personas resultaron damnificadas.

Por la magnitud del siniestro fue necesario que las corporaciones de Los Cabos y La Paz se concentraran en la zona. A su llegada coordinaron la evacuación de civiles en la comunidad de Santiago, ya que el fuego, que avanzaba entre palmeras, se acercaba a las viviendas.

A pesar de la intervención de los cuerpos de seguridad, el incendio arrasó con una parte del pueblo. En un inicio, el gobernador Víctor Castro Cosío, dio a conocer un total de 40 casas siniestradas, sin embargo, al paso de los días el informe oficial precisó que eran 20.

El titular de la Subsecretaría de Protección Civil, Benjamín García Meza, expuso que seis de las viviendas afectadas son pérdida total, el resto presenta afectaciones parciales.

Aseguró que la diferencia entre el primer informe y el segundo se debe a que en un inicio no había información exacta, y al final, no entraron todas las casas a la lista.

En ese contexto, el funcionario confirmó que no abrieron un refugio temporal para las y los afectados, debido a que las personas que perdieron su vivienda prefirieron quedarse con sus familiares en la localidad.

El informe de Protección Civil pormenoriza que 40.99 hectáreas fueron arrasadas por el fuego, no obstante, las autoridades celebran que hubo un saldo blanco en un siniestro de esta magnitud.

Respecto a las causas del incendio, García Meza declaró que falta terminar la investigación, sin embargo, todo apunta a que el origen del fuego fue intencional.

“A ciencia cierta no se puede saber, se sabe que no fue natural. Hay testimonios de que por ahí había una persona, pero no podemos certificar como real hasta que no se haga la investigación más completa”, dijo.

Una vez que la catástrofe quedó controlada, más de 250 brigadistas de las distintas instituciones de seguridad y atención de emergencia recorrieron el área para levantar el reporte de daños.

 

APOYO LLEGA A SANTIAGO; FALTAN HERRAMIENTAS DE TRABAJO

La historia del incendio de la comunidad llegó rápidamente a todos los rincones de Baja California Sur, todavía amenazaba el fuego al poblado cuando la sociedad civil e instituciones públicas activaron centros de acopio para reunir alimentos no perecederos, medicamentos, artículos de limpieza y de higiene personal.

Decenas de negocios en La Paz, San José del Cabo y Cabo San Lucas se convirtieron en puntos para entregar el apoyo de la ciudadanía para las y los habitantes de la localidad siniestrada.

La población de Santiago expuso que la ayuda llegó rápidamente, incluso en “exceso”. En el caso de los alimentos, se vieron en la necesidad de entregar bolsas de despensa a personas de comunidades cercanas. Por ello, agradecieron la solidaridad ante la emergencia que atraviesa el pueblo. No obstante, hay necesidades que todavía no han sido cubiertas.

En el caso de hombres y mujeres que se dedican a laborar en sus hogares, destacan solicitudes de herramientas de trabajo, ya que el fuego las convirtió en cenizas.

Además de los artículos que las autoridades han solicitado, habitantes de Santiago externaron que requieren de herramientas para mecánicos, plomeros, electricistas y carpinteros. Exponen que, aunque recuperen sus viviendas, sin sus utensilios será imposible mantener a sus familias una vez que la emergencia termine.

En medio del apoyo y las atenciones de autoridades de los tres niveles de gobierno, solicitaron que no se vuelva a descuidar a comunidades como Santiago, ya que pareciera que sólo se les voltea a ver cuando hay tragedia.

 

GOBERNADOR SE COMPROMETE A RECONSTRUIR

Al día siguiente del incendio, autoridades de los tres órdenes de gobierno llegaron a Santiago. En el recorrido de inspección, el gobernador del Estado prometió a las y los damnificados que sus viviendas serían reconstruidas lo antes posible.

“El fuego fue muy voraz, fue muy destructivo. Estamos muy contentos con esta solidaridad y preocupados porque a todos se les va a ayudar. Vamos a hacerlo rápido, lo más rápido que se pueda”, aseguró.

Víctor Castro nombró al secretario general, Homero Davis, como encargado del Gobierno del Estado para supervisar el proceso de rehabilitación de la localidad.

Por su parte, el alcalde de Los Cabos, Óscar Leggs Castro, se sumó a los compromisos para levantar al pueblo, una vez que termine el levantamiento de cifras y dictámenes para empezar con la reconstrucción.

“Hay que resolver de inmediato, el papeleo viene después. Primero hay que resolverlo y así es la instrucción. Ya después viene la documentación y todo lo que se tenga que hacer, pero nuestra gente no va a estar dando vueltas para que se le apoye”, expresó.

Cabe recordar que el subsecretario de Protección Civil afirmó que realizan un estudio para que las autoridades correspondientes continúen con el proceso de determinar el costo de la rehabilitación de Santiago, aunque dependerá de qué tipo de domicilios construirán para las y los damnificados.

 

SANTIAGO NO TIENE CUERPO DE BOMBEROS

Habitantes de la localidad manifestaron sus necesidades luego del embiste del siniestro. No sólo se trataba de alimentos, medicamentos o artículos de higiene personal o limpieza, sino de las condiciones en que se encuentra el pueblo.

Señalaron que el poblado, ubicado a 45 kilómetros al Norte de San José del Cabo y con alrededor de mil habitantes, carece de un Cuerpo de Bomberos.

Lo anterior fue confirmado por el funcionario de Protección Civil, quien expone que, de haber existido una corporación en la comunidad, el incendio no hubiese alcanzado la escala que reportó.

“Esa fue la causa, que se salió de control. No había un Cuerpo de Bomberos de reacción rápida, se tuvo que esperar un tiempo para que llegara el primer bombero, que era de Buenavista. No había un Cuerpo de Bomberos local, si se podía haber controlado en su momento, si hubiese el Cuerpo de Bomberos, cuando menos haberlo atacado más rápido”, sostuvo, además de insistir en que la catástrofe debe servir para prever que Santiago cuente con su propia corporación.

“Es voluntad y equipo, se exhorta y es voluntad del gobierno municipal. El Ayuntamiento tiene que tomar cartas en el asunto para que se haga una Estación de Bomberos, definitivamente”, reiteró Benjamín García Meza.

Testimonios de habitantes de Santiago evidencian constantes fallas en el servicio de energía. Cada vez que se va la luz, se quedan sin agua, ya que el Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOMSAPAS) no cuenta con generadores de electricidad para que las bombas continúen trabajando.

Desde la perspectiva de la comunidad, tal factor fue crucial, ya que al momento de que inició el incendio, no había agua en el pueblo.

Comentarios

Tipo de Cambio