El Chaparral, sólo 162 migrantes trasladados; resto “tenían casa en Tijuana”

Foto: Jorge DueñesLa mañana de este domingo 6 de febrero fueron desalojados los migrantes que se encontraban en el campamento de El Chaparral, en Tijuana.
Edición Impresa lunes, 14 febrero, 2022 12:00 PM

De los 381 “migrantes” que había en el campamento, buena parte rehusó trasladarse a un albergue, pues “muchos tenían casa en Tijuana”, indicó funcionario municipal. Autoridades detectaron condiciones de insalubridad en el área, donde había ocho bebés expuestos al frío, infecciones e inseguridad. Cuatro refugios recibieron a personas desalojadas. Trámites de asilo en EU continúan suspendidos, y el cruce peatonal Oeste, cerrado

Tras el desalojo de migrantes efectuado por autoridades el domingo 6 de febrero en las inmediaciones del cruce peatonal a San Ysidro conocido como El Chaparral, se reubicó a 162 personas de 381 que, conforme a un censo elaborado el 28 de enero, se encontraban asentadas en ese lugar.

Un total de 157 migrantes fueron trasladados a refugios en Tijuana, cinco más (integrantes de una familia) a Mexicali; el resto de quienes ahí acampaban, ya tenía un lugar a donde llegar, a decir de funcionarios municipales consultados por ZETA.

De acuerdo con Enrique Lucero Vázquez, titular de Atención al Migrante del XXIV Ayuntamiento de Tijuana, lo que motivó a que autoridades de los tres órdenes de gobierno acordaran reubicar a los migrantes (procedentes de México, Honduras, El Salvador y Guatemala) fue que en el campamento privaban condiciones de insalubridad y había ocho bebés que por las características del asentamiento se encontraban expuestos a factores como frío, infecciones e inseguridad.

“Ya no podíamos seguir en esa situación, cualquier situación lamentable que sucediera, el Municipio iba a ser responsable, entonces por eso se tomó esa decisión. Entiendo que a lo mejor a algunas organizaciones no les gustó, pero ya no había más tiempo para dejar ahí el campamento”, argumentó el director de Atención al Migrante.

Con el operativo efectuado de 05:00 a 14:00 horas, en el que participaron policías municipales y elementos de la Guardia Nacional, quedó desmontado el campamento cuya instalación se remontaba al 18 de enero de 2021, según información oficial.

Sobre las características del lugar, el secretario de Bienestar Social del gobierno municipal, Gerardo López Montes, mencionó que “dentro del campamento había ya casitas abandonadas, que nada más estaban utilizando un espacio y que habitaba nadie”.

Foto: Jorge Dueñes / Fotos: Eduardo Andrade.- Claudia Portela. Encargada del Desayunador Salesiano Padre Chava y Responsable del Refugio Salesiano Don Bosco / Enrique Lucero Vázquez. Titular de la Dirección de Atención al Migrante

Agregó que al arribo de las autoridades la madrugada del 6 de febrero para proceder al desalojo, se confirmó que (por mil 500 pesos) “muchas casas se rentaban para ciudadanos que llegaban nada más a pernoctar o a recibir algún beneficio en el transcurso del día”.

En alusión a quienes se negaron a ser trasladados, afirmó que “muchos tenían casa en Tijuana”.

Alrededor del perímetro en que se encontraban las carpas ocupadas por los migrantes, hubo personas que a su vez llegaron a asentarse.

“Había otro grupo que se estaba formando afuera ya del campamento”, afirmó Enrique Lucero Vázquez. Ello fue motivo de “conflictos”, pues quienes se encontraban al exterior peleaban con los que residían al interior “las ayudas” que se les entregaban.

En cuestión de incidentes, “el último que se reportó y que prendió las alarmas fue que una menor fue drogada con una soda, con una bebida y se puso muy alterada, intervino Derechos Humanos, se le dio la atención”, asentó.

De igual forma, el entrevistado subrayó que las personas que originalmente montaron el campamento lo hicieron en razón de que el actual Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acababa de tomar posesión (el 20 de enero de 2021) y se trataba de un mandatario “demócrata, pro migrante”, lo que dio lugar a que los desplazados pensaran que los procesos migratorios “suspendidos producto de la pandemia (de COVID-19)”, se reanudarían “de inmediato”.

Expuso que el anterior Ayuntamiento (en el que fungieron como presidentes municipales Arturo González Cruz y Karla Ruiz Macfarland) dejó “que se arraigara” el asentamiento. “Se debió haber atendido en ese momento, reubicarlo rápidamente en un albergue y evitar que se haya arraigado”, observó.

Para cuando entró la actual administración municipal, había 769 migrantes en El Chaparral, conforme a un censo levantado el 28 de octubre de 2021. Para el 28 de noviembre, el número de personas asentadas en el área se redujo a 541, presumió el funcionario.

 

REUBICADOS

El director de Atención al Migrante mencionó que previo a proceder con el operativo del 6 de febrero, se trató el tema con los encargados de los albergues a los que se trasladó a parte de las personas en contexto de movilidad.

“Antes de ingresar estaba Servicios Médicos, se les hizo los estudios médicos antes de ingresar y estaba el DIF Estatal (Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia) para la atención de los menores, bajo esos acuerdos se hicieron estas canalizaciones, para proteger a la demás población de alguna enfermedad, esa fue la condición, que hubiera un filtro con atención médica”, reportó.

Las revisiones médicas no arrojaron datos que pusieran en entredicho la condición de salud propia de los migrantes.

“Hay que recordar que Jurisdicción Sanitaria iba también al campamento y ahí también les daban los servicios, les aplicaban vacunas, dos, tres días antes se les aplicó la vacuna contra la varicela y contra la influenza”, aseveró.

De las 157 personas que fueron trasladadas a albergues, 44 se alojaron en el refugio salesiano Don Bosco; en este caso se trata de núcleos familiares encabezados por madres solteras; 66 en el Centro Integrador para el Migrante (con alojamiento para familias); 44 “hombres solos” en el recinto Embajadores de Jesús y tres en Jardines de las Mariposas (con atención a integrantes de la comunidad LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero).

“Hasta el momento nos han dicho que siguen ahí”, afirmó Lucero Vázquez.

Agregó que se trata de “albergues que cuentan con todos los servicios: atención médica, los tres alimentos al día, atención psicológica, asesoría legal en trámites migratorios, que es lo que más les preocupaba (a los desplazados), ofertas de trabajo”.

MIGRANTES TENDRÁN “QUE ESPERAR MUCHO TIEMPO” PARA SOLICITAR ASILO EN EU

Claudia Portela, responsable del refugio salesiano Don Bosco, refirió a ZETA que, durante el arribo de las personas trasladadas de El Chaparral al albergue, se hicieron presentes DIF, Derechos Humanos y Secretaría de Salud.

Algunos migrantes llegaron con infecciones, y tratándose de la población infantil, “con pediculosis”, situación que dio pie a que personal de Salud siguiera presentándose en el albergue.

En total arribaron 27 núcleos familiares, compuestos por 20 adultos y 24 niños (incluida “una bebita de cuatro meses”), quienes se sumaron a una población interna de 21 desplazados.

“Ya teníamos población y siempre nos preguntan, nos monitorean las autoridades qué espacio tenemos”, reveló.

A los nuevos huéspedes se les expusieron las indicaciones bajo las cuales opera el lugar, los horarios de comida, además de habérseles mostrado las instalaciones y presentado al personal que se desempeña en el refugio.

A partir de ello, “fuimos haciendo las primeras entrevistas (familia por familia), filtros de salud, en qué condiciones venían”, informó.

De acuerdo con la entrevistada, de las 44 personas recién hospedadas, 22 son de nacionalidad mexicana, “después vienen hondureños, salvadoreños, haitianos, guatemaltecos”.

Portela estableció que de esos migrantes “está quien dice que (el recinto) está ordenado, hay quien también te comenta lo que vivió en El Chaparral durante casi ocho meses, hay quien no le parece tampoco estar en un albergue, porque obviamente al llegar a un albergue hay normas, hay reglas”.

Comentó que algo tan simple como “limpiar el lugar donde estás”, a algunos “no les parece”, de modo tal que “hay gente que está a favor y hay gente que no está tan contenta, que dice que estaba mejor en la calle”.

Según expuso, durante su estancia en Don Bosco los desplazados recibirán asesoría legal y pláticas, en el ánimo de conozcan su estatus migratorio.

“Si la idea es pedir asilo en Estados Unidos, (se les expone) cuáles con las causales para pedir asilo”, ejemplificó.

Otro servicio consiste en brindarles atención psicológica, “porque todas, los niños o lo que sea, vivieron situaciones a veces un poco violentas o traumatizantes en su trayectoria de llegar hasta Tijuana o incluso mismo en El Chaparral”, pues “hay personas que te cuentan que dentro del campamento vivían cosas”, asentó Portela.

Durante el primer mes de encontrarse alojados en el refugio, se trabaja con los migrantes “en el sentido de ver qué es lo que quieren hacer”, en vista de que “hay gente que tenía ocho meses” en El Chaparral “y no tiene claro todavía (semejante escenario)”, señaló.

A las mujeres que se mantienen firmes en la idea de buscar asilo en EU, “hay que preguntarles qué va a pasar con tu hijo, si está en edad escolar, cómo le podemos hacer para que puedan recibir sus clases en línea (en virtud de programas educativos de organizaciones como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia)”, manifestó.

No obstante, hay personas que permanecen en el albergue más de un mes. “No podemos mandar a la calle a alguien que no tenga herramientas para la vida, y eso es que no tenga papeles, que no tenga fuente de ingreso”.

Sobre sus propias expectativas de las personas que pretendan buscar el asilo en EU, reconoció que en razón de que actualmente están suspendidos los procedimientos migratorios, “van a tener que esperar mucho tiempo”.

Los aspirantes a esa condición “tienen que entender que antes de ti hay muchos más”, de forma tal que “mientras tanto, tienen que pensar dónde van a estar y cómo van a estar”.

Una vez que los trámites de solicitud de asilo se habían reanudado en la administración de Joe Biden, finalmente volvieron a suspenderse con la reactivación del programa Quédate en México (o Protocolos de Protección a Migrantes), consistente en esperar en este país el proceso para asilarse en EU.

Respecto a imponer de nueva cuenta el esquema, el gobierno estadounidense informó que ello tuvo que ver con una orden judicial emitida a raíz de una demanda impulsada por los estados de Texas y Misuri, “en este momento están otra vez retornados”, quienes ya habían tramitado la solicitud de asilo, “pero (los procedimientos) son para quienes ya estaban anotados antes de pandemia, eso hay que tenerlo muy claro, estaban en esa lista que les tocaba y todo se suspendió”, concluyó Claudia Portela.

TRAS DESALOJO, SIGUIERON LLEGANDO MIGRANTES A EL CHAPARRAL

El director de Atención al Migrante del XXIV Ayuntamiento, encabezado por Montserrat Caballero Ramírez, mencionó que una vez que se desmontó el campamento en las inmediaciones del cruce peatonal El Chaparral, hubo personas en contexto de movilidad que siguieron arribando a esa área, en razón de que el asentamiento se había convertido en un referente de asilo.

El martes 8 llegaron “como cuatro personas”, y al día siguiente, “tres familias con maletas”, puso de manifiesto Enrique Lucero Vázquez.

Sostuvo que la Dirección a su cargo habilitó un módulo en el lugar para efectos de proporcionar información de organizaciones que ayudan con procesos de asilo en Estados Unidos, a saber, HIAS (siglas en inglés de Sociedad Hebrea de Ayuda para Inmigrantes) y Al Otro Lado; e igualmente informar sobre los albergues disponibles en Tijuana y los servicios que ofrece la dependencia municipal.

La extensión en la que se llevó a cabo el desalojo quedó bajo vigilancia de policías municipales y Guardia Nacional.

En cuanto a la posibilidad de que Tijuana reciba nuevas oleadas de desplazados, aseguró que hay espacios disponibles en el Centro Integrador para el Migrante “Carmen Serdán” y en el Santuario Migrante (instancias adscritas a los gobiernos Federal y del Estado, respectivamente), además de contarse con la factibilidad de habilitar refugios temporales en el municipio.

 

CRUCE PEATONAL A EU, SÓLO POR ACCESO ESTE

Jacqueline Wasiluk, vocera de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, informó a pregunta expresa de ZETA que la agencia seguirá evaluando los niveles de personal, a fin de establecer cuándo podrán reanudarse los viajes ordinarios de manera segura y sostenible.

De forma tal que el cruce peatonal El Chaparral (PedWest Mex), cerrado a partir de abril de 2020, seguirá fuera de operaciones.

Acorde con la portavoz, los viajeros peatonales habrán de seguir usando el área de procesamiento Este (PedEast) para cruzar a EU. Se dotará de más personal a fin de incrementar los puestos para transeúntes en horas pico, incluyendo la utilización de las líneas destinadas a pasajeros de autobús, en el ánimo mejorar los tiempos de espera.

Comentarios

Tipo de Cambio